martes, 29 de diciembre de 2009

La música, mi mirada y la lluvia

Suena un piano derramando gotas musicales. Fuera, la lluvia estrella lágrimas de agua en los lugares más insospechados y la gente camina por mi calle mirando hacia el suelo. La ventana llora gotas de agua pura que se aceleran y se paran, que se unen y forman riachuelos estrellándose contra el marco de aluminio; tal y como si este piano en su languidez contagiara la emoción de ese artista en su melodía de compás. Hoy las calles y los campos, la gente y mi mirada tienen una pauta en el tiempo. Por mi cabeza aparecen recuerdos plagados de imágenes y lugares pasados como si la vida y la muerte no se confundieran hasta que dejamos de existir en la memoria. Cada nota le da un toque de color especial a lo que siento y a lo lejos, el reloj del campanario de mi pueblo dá dos solemnes campanadas en un vuelo de palomas...

lunes, 28 de diciembre de 2009

Día de los inocentes

Siento en tu mirada ese calor de mi cuerpo que antes me hacía estallar en escalofríos de pasión y ahora son de miedo. No sé muy bien si es recuerdo de tu amor o de odio...miedo a la soledad o a esa mirada que tienes tan fría y despreciable. Todos los males que me hiciste pasar los he pagado con mis lágrimas y de alguna manera, mi vida se ha esfumado en cada una. Aún guardo en mí aquellos momentos en que fuí feliz contigo, pero chocan con la persona que eres ahora. Mi alma la convertiste en pedazos que poco a poco voy recomponiendo; un puzzle en donde cada pieza tiene un mal sabor de boca...y ya estoy cansada de levar tu cruz. No sabes que significado tiene para tí el respeto a una mujer y tampoco sabes lo maravilloso que eras cuando en tu forma natural, me hacías sentir la mujer más afortunada. Mi vida se ha quedado en nada.
Hoy vivo tranquila sin saber muy bien que camino debo escoger pero necesito tomar una decisión y aún no se si estoy preparada. Me recuerdo cuando estaba llena de sueños y esperando de la vida cada fruto pero, sólo tengo vacios que se me clavan como alfileres. Han pasado días y años esperando verte cambiar. Sigo sin saber que hacer y miro la carita de nuestro hijo y no sé bién pero Dios me da fuerzas por darle un futuro que no sea igual que el mío...Ahora llega el momento de irme. Me voy con mis padres; a la cuna de un hermoso recuerdo para que mi niño crezca con el amor que tú no sabes dar. Me voy con mis padres y a tí nunca te volveré a ver...jamás te acerques a nosotros.

- Ella abre la puerta con su hijo de la mano. Tiene miedo a lo que pueda suceder en ese momento y en toda la calle, se escucha un disparo de escopeta...


Bambú y yo.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Primer y último verso

El amor,
es el murmullo
de ese silencio.
Es caricia del alma.
Es lo que siempre
deseaste en soledad
y que ahora además,
lo sientes en tí.
Conoces su significado
pues sabes que
desde siempre,
es alegría.

A tu primer amor.

Érase una vez

Érase una vez, un niño que nació en una familia humilde; en la cama de sus padres. Era una madrugada de verano allá por el 27 de julio y nació tan pobre, que aún no tenía un nombre determinado. Aquel niño guardó para siempre su raiz infantil y tiene ahora de mayor recuerdos imborrables. A lo largo de su vida tuvo conocimiento de lo mejor y lo peor de la vida, amó profundamente y también conoció el desamor, la enfermedad, la soledad...la nada absoluta. En su raiz siempre llevó la semilla del amor y un mundo interior que se enriquecía con el día a día y ahora, despues de tantos años, aquella voz infantil surge incólume.
Érase una vez, millones de lugares en el mundo plagados de millones de historias; de sentimientos que nacieron en cualquier lugar de un mapa geográfico. Nacieron a cualquier hora del día y conocieron de alguna manera sabios secretos. Sus historias pueden ser afortunadas o, no tanto pero, saben indudablemente que es la belleza y el amor. Alguna vez soñaron con acontecimientos llenos de vida por vivir y de ser amados. Hoy despues de tantos años aquella voz infantil aún la llevas dentro de tí y te habla todos los días...aunque la olvides.
Érase una vez, un niño que nació en un portal de Belén y que al parecer murió por todos nosotros. Su nombre perduró a lo largo de los siglos y aquel niño que nació un 27 de julio, tuvo oportunidad de conocerlo un día. Desde entonces nunca dudó de Dios para lo bueno y lo malo pero por ser humano, aún cometía pecados que se borran con el crecimiento personal y no, con una confesión.
Aquella voz divina venía del silencio del corazón por eso en este cuento, se acaban las palabras de mi pensamiento porque Dios sabe que lo espero en lo más íntimo de mis silencios....
FELIZ NAVIDAD...a pesar de todo lo que ocurre.

lunes, 21 de diciembre de 2009

La voz del silencio

Nada, sólo nada...
sólo yo en mí.
Sentimiento callado
que adivina mi voz
en el lenguaje universal.

La nada me habla con
palabras de silencio...
con voz del corazón
que me ama en la
razón de la nada.

...y en la nada,
sólo mi soledad...



Para quién se escucha.

domingo, 20 de diciembre de 2009

El equilibrista

El sonido del silencio es un pozo sin fondo en mi cabeza; una profunda sima donde el tiempo es portador de los recuerdos que abarcan todo aquello que una vez sentí, desde quién puedes ser tú hasta quién sería yo por entonces...Por sus paredes negras se adhieren múltiples estados de ánimo como la soledad y el desasosiego, la desesperanza y las lágrimas que están por venir... hasta mis ganas de vivir plenamente y mi afán de superación. Tantas cosas hay en ese pozo que nos atrae como su fuera un agujero negro estelar. Quién entre en su interior sabrá quén soy yo en realidad y la causa de porqué soy así...Hace falta valor bañarse en esa oscuridad pero ten en cuenta que tú tambien tienes una profunda sima y quizás como la mía, no tiene un fondo aparente.
El tiempo nos arranca del presente y nos arrastra al pasado de una forma implacable. A veces la verdad amarga y da asco comersela; mirarse al espejo y aceptar las cosas que no son de color de rosa para poder tragarlas y crecer madurando un poco más si aún cabe. Todavía no sé a que punto me dirijo a la deriva y aún así quiero alcanzar tantas metas... Saber llevar la vida requiere la destreza de un malabarista por tener que llevar en la cabeza muchíiisimas cosas. Imagínate decenas de platos que giran en un alambre y nuestra misión es la de no dejarlos caer porque si eso ocurriera, si cayera alguno, no sería nada agradable. Creo que esa imagen de equilibrista se queda escasa con todo lo que tenemos que hacer.
Quien tenga la oportunidad de bañarse en su vida y entrar en ese pozo, le recomiendo que lo haga porque quizas ese miedo a lo desconocido y esas limitaciones absurdas, sólo sean fantasmas que se hacen nada cuando sientas tu raiz.
Algún día alguien me conocerá y yo la conoceré, tan desnudos los dos, que no habrá lugar para el desengaño...

sábado, 19 de diciembre de 2009

Definir al amor

Definir al amor es algo que siempre me trajo de cabeza y creo que una vez lo conseguí.
Descubrimos en las personas destellos de autenticidad que nos llenan el corazón de buenos sentimientos; admiramos su belleza y cuando menos lo esperamos, nos enamoramos de diferentes formas en apreciar a esa persona, o por enamorarnos para iniciar una relacion de pareja. Me sorprendo cuando hay casos en que se separan cónyuges de cualquier sexo por cuernos u otros motivos y sin embargo, el a ella o ella a el,el a el o, ella a ella, aún siguen enamorados-as y...tambien sé de quien se enamora de más de una persona a la vez.
Las canciones están repletas de temas amorosos y sin embargo, yo lo sigo sin definir desde aquel día. Tengo la certeza de que una persona sencilla es capaz de profundizar tanto en su corazón que sólo desprende belleza e incluso, se descubre a sí misma fundiéndose con todo lo que le rodea; formando parte de un todo que le hace un ser privilegiado-a en su forma de vivir: Toda persona que sea artista sabrá lo que digo. El amor se manifiesta de tantas maneras y tiene tal riqueza que es infinito...
Pienso que una educación debe de orientar a la persona para escoger su propia forma de vivir en libertad porque nace desprovista e indefensa de todo. Sólo los animales y la plantas nos sacan partida en saber vivir. La verdad y el significado de muchas cosas que no comprendemos, la forma acertada de afrontar esta vida, sólo está en virtud de unos pocos por eso y por tal causa, necesitamos una formación. La naturaleza del ser humano es admirable en su grandeza y sólo basta un mínimo detalle en el justo momento para que se nos caiga una lágrima...
Hace muchos años tuve un sueño del que no salía. Por entonces definí al amor con una sola palabra al ver a mi corazón de aquella manera. Esa palabra es: PUREZA.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Riqueza de espíritu

A veces alcanzamos significados certeros en nuestro sentimiento; en nuestra profundidad. Hay ocasiones de oro donde pescamos a fondo perdido repuestas en nuestra naturaleza y también comprendemos por un momento su mensaje pero, en ese instante no sabemos y si el mundo nos comprendería. Con escasa frecuencia llegamos a esa tierra de nadie y la música del espíritu se emociona por querer derramar en palabras lo que somos capaces de sentir; lo que llevamos por dentro...
En ciertas soledades, el corazón se ensancha de tal manera que no tiene lenguaje para contarselo a nadie y puede que nunca salga de nuestra boca pues, cuando ha pasado ese instante, lo olvidamos y sólo queda su esencia. Así pues, las palabras son pobres. Me encantaría retener aquello que se olvida tan fácilmente por desear tanta riqueza en tanta gente que siento en tal variedad de razas y clases sociales, en tal variedad de ver la vida de una manera tan individual, que me pierdo con la curiosidad...
...y ahí estás tú.

martes, 15 de diciembre de 2009

Un baile compulsivo.

No sé muy bién cuanto tiempo hace que no bailo. Recuerdo a mi hermano que se avergonzaba de mí por ver a 1.83cm bailar de esta forma tan destartalada.
Todo ocurrió un día de fiesta de Navidad. Mi colegio cantaba villancicos o preparaba obras de teatro y yo, debutaba como bailarín al son de los Bee Gees. Recuerdo la foto de aquel maldito single donde John Travolta disparaba su dedo al cielo en medio de una discoteca con luces multicolores y las chicas de mi pueblo se lo comían a besos. Yo por entonces era un chico atractivo...elegante...con clase...golfillo como debe de ser...Total,un tio con gancho al que las chicas soñaban con el de la forma más coqueta y permanente. Mi profesora me animaba por creer en mí dotes para el baile y todas las chicas de mi clase se me ofrecían por acompañarme y hacer coros a este jilipollas (me refiero a John Travolta)...
En el día del estreno no se cabía en el salon de actos. Mi profesora tenía fe en que todo saldría bién y las chicas de mi clase se sabían de memoria cada paso y pirueta...Por el megáfono, la chica de moda de la clase me anunciaba como el John Travolta de Rute (cosa que esa presentación no me agradaba lo más mínimo)y la música comenzó a sonar.
A veces pienso si mi sentido del ridículo se debe a ese baile estrafalario; mover mi piernas de alambre como la gallina turuleta o por escuchar los silvidos y las protestas más oscenas del distinguido público. Total un desastre... Sin poder evitarlo aquella actuación marcó mis dotes expresionistas y ahora sólo bailo en privado. Me da verguenza recordar aquel show y mi profesora nunca jamás me refirió nada de nada...y tampoco mis compañeras de baile. Aquello quedó oculto y sin opinión durante el resto del curso; como un familiar que omite la verguenza de su familia...
Pero esta tarde me dió el gusanillo de volver a bailar. Me he comprado un CD maravilloso y aquí, solo en mi casa, mis piernas me recordaban aquellos pasos de baile y he de reconocer que me he sentido feliz. Si me vierais con qué estilo muevo mis piernas y me agacho y me levanto, salto y corro por mi salón, parece que estoy corriendo detrás de los perdigones por el campo.
Ahora os dejo, que tengo que bailar...

lunes, 14 de diciembre de 2009

Fragilidad

Me pregunto
por qué huyes de
mis ojos
en la mirada
si además,
esquivas lo que sientes.
Porqué eres tú sin ser tú
si al mirarte en mi espejo,
sabes que todo te llena.
Cierto que soy yo y
que en esos reflejos
donde tu te ves,
yo me veo en tí.
Sientes cosas
que deseas
de tal magnitud
que por miedos,
quizás no te das...

domingo, 13 de diciembre de 2009

Amor ciego, amor verdadero.

Ella lloraba como una Magdalena a las puertas del casamiento. Su madre, para consolarla, decía que no hay mayor dicha que la del espíritu...y la arropaba entre sus brazos con mimos y caricias maternales. Sus novios, sus antiguos novios, no salian del asombro y se decían eso de...:"Con lo que era esta chica y lo que es ahora". Ana Rosa Quintana en su programa de telecinco la disuadía con entevistas millonarias y el museo de cera les quería hacer una estatua. Ella se llamaba Yenny y el Alfonso.
Una boda como esa no se daba en ningún lugar de esta tierra...tan llena de fidelidad y con unos cimientos tan sólidos que yo mismo quisiera tener esa lotería. Yenny se colmaba de felicidad a sabiendas que lo suyo era un milagro de la Virgen del Consuelo. Cada semana, encargaba una misa pidiendo por esa gente que está tan necesitada de amor y que se cruzan por la calle sin saber que ese hombre o esa mujer, están hechos el uno para el otro... Incluso yo al saber de su casamiento, tengo un cirio encendido día y noche en mi casa por conocer en mis propias carnes y mi alma tal amor.
Yenny llevaba en sus entrañas una sorpresa para Alfonso y sólo se lo desvelaría en la noche de bodas. Ya soñaba con Alfonsillo gateando por el piso de la casa mientras le regañaba hecha una madraza jejeje...
...Y la boda se celebró.
La gente se agolpaba en el escaparate del fotógrafo alucinando como si fueran enfermos mentales o drogadictos. Ella estaba impecable (guapísima como siempre) con un ramito de violetas en las manos porque le encantaba la canción del ramito de violetas y un vestido tan blanco como la cal pura. Su mirada estaba vidriosa por tanta dicha... Alfonso por decirlo en breve era más feo que los cojones de un camello lleno de ronchas y el fotógrafo puso al pie de su foto la aclaración de su encuentro y feliz amor. Decía así:" Se conocieron en un chat"...

viernes, 11 de diciembre de 2009

Tú en mí

En alguna ocasión he tenido la fantasía de querer ser invisible para poder ver y estar presente en los sitios más insólitos. Ese sueño, me daba un abanico muy grande de posibilidades e incluso, podía hacerme hasta poderoso por ser espectador y conocedor de ciertos secretos de estado. He de reconocer que aún hoy tengo esa fantasía y para poder quedarme dormido, sustituyo a todo un rebaño de corderitos que saltan por una valla por mujeres decentes desnudas y secretos de alcoba... En mi caso, todo lo oculto me provoca una enorme curiosidad con enormes interrogantes y mi manera de vivir más que todas estas chorradas que cuento, es pura filosofía. Por necesidad me complico la vida buscando el porqué de esas cosas que me dan cierto desasosiego. Este camino no tiene fín por encontrar y descubrir todo aquello que me gustaría saber.
A veces me he centrado tanto en mí que me olvide de las demás personas. Mi mundo interior era inaccesible y no permitía que nadie entrara en el por pura desconfianza. La gente me hablaba pero mi corazón estaba sordo a toda persona que quería ayudar: No hay mayor error... Durante muchísimo tiempo he vivido en una burbuja y sin saberlo, he guardado todos los consejos que me daban porque he escuchado sin apenas querer. Con el tiempo he descubierto que escuchar no son únicamente los oidos sino, todos los mensajes que recibimos de las personas, animales o cosas. Almacenamos tal cantidad de información que nos quedamos pequeños ante el mundo y el secreto de muchas dudas está en la comprensión hacia los demás.
Cuando por fín comprendo la semejanza de nuestros sentimientos y sentir lo que tu sientes, mi humildad se hace patente en el hacer diario. Me quiero en mi justa medida y me abro a todo lo que la vida me pueda aportar. La gente no es producto de desconfianzas sino, de ampliar fronteras para crecer más como persona.
Chambao dice en una canción: "Mirarme dentro y comprender que tus ojos son mis ojos...que tu piel es mi piel..." A veces, lo más sencillo de este mundo cuesta la misma vida apreciarlo en nosotros mismos pero descubrir el acertijo, es cuando la vida nos besa de verdad en la boca y... hasta los besos pueden ser amargos...

jueves, 10 de diciembre de 2009

Memorias musicales

Los pasos solitarios dan mucho que pensar. La avenida se hace tan larga como una duda interminable y yo, sólo deseo en estos momentos que mi tiempo discurra más rápido que este reloj.
La mañana se despierta con gente madrugadora; con pasos de gente sin sonido que no se escuchan por los motores del tráfico; tropezandome con miradas que esquivan la mía e imaginando de ellas mil historias... A veces pienso que nuestro pensar bulle tanto como esta ciudad de Córdoba, tal y como si fuera en su ir y venir otra ciudad íntima de nuestro mundo interior...Hay vagabundos durmiendo en los portales de los bancos y mujeres perfumadas que van impecables a Diós sabe donde... Hay hombres de abrigo y corbata de mirada fría y gente que no deja de hablar en su móvil sobre cualquier asunto que me da mucha curiosidad. A veces, me tropiezo con alguien conocido y nos damos los buenos días de una manera sincera pero en cambio, casi a diario me tropiezo con gente de las que solo los conozco por su cara y mirada. Son tantas las historias de esta ciudad como interesantes sus gentes. Esta mañana me he vuelto a cruzar con una mujer sin nombre y como siempre nos hemos observado en medio de una frontera de silencio que no permite a más...
En la Plaza de las Tendillas, en medio de tanto ir y venir de tanta gente, me he emocionado. Pienso que el sentimiento en su estado más puro hace que la vida en esta soledad nos de un beso que no esperábamos. Reconozco que en mi garganta se hizo un nudo cuando escuché la letra y aminoré el paso porque mis ojos casi se cubren de lágrimas. Aquella canción se repetía en mi memoria infantil y me acordaba de tantas veces que la sentía de una manera tan especial... Quizás por algún motivo olvidamos nuestras raices pero en cambio, la memoria traicionera juega con los sentimientos más puros y esta mañana, lo hizo la Niña de La Puebla.

La letra dice así:

En los pueblos de mi Andalucía
los campanilleros, por la madrugá,
me despiertan con sus campanillas
y con las guitarras me hacen llorar.

Y empiezo a cantar,
y a sentirme con los pajarillos
cantar en [las ramas] y echar a volar.

Y las flores del campo andaluz
al rayar el día llenas de rocío,
lloran penas que yo estoy cantando
desde el primer día que te conocí,
porque en tu querer
tengo puestos los cinco sentidos
y me vuelvo loca sin poder ver.

Pajarillos que estáis en el campo
buscando el amor y la libertad,
recordadle al hombre que quiero
que venga a mi reja por la madrugá;
que mi corazón se lo entrego
al momento que llegue
cantando las penas que he pasado yo.

martes, 8 de diciembre de 2009

Me hablas de tí

Estoy sintiendo de tí y
tú te estás dando a mí.
Al final,
mientras terminamos el acto,
con infinito sentimiento
abres tus ojos a los míos.
Me dices que mi mirada,
son ojos perdidos en la nada y...
que es lo que más te gusta de mí...

lunes, 7 de diciembre de 2009

La soledad

Mi memoria y
el olvido
tienen una disputa.
Memoria de ser tú y
olvido por desearlo yo.
Vuelas dentro de mí y
antes estabas fuera:
en todo te palpaba.
Ahora sólo estás por dentro.
Quizás, porque todo lo que fué
empieza a corroerse como
si tu memoria y la mía,
se deshacieran en
hierros oxidados;
como si poco a poco
esta errumbre del pasado
diera un respiro a
un aire nuevo,
aquello que antes
era memoria, ahora
después de todo lo pasado,
comienza a llamarse
olvido...

7-12

El último aliento de Diciembre es la Navidad.
Hoy el día está frío y grís. La gente desfila frente a mi ventana con pasos abrigados y todo a mi alrederdor, se llena de esa luz tan especial que me invita al recuerdo. No olvido a las personas que fueron algo en mi vida; a sentir esas cosas que ensanchan mi corazón y que me hablan en una lengua tan carente de palabras... Este mundo interior es una colmena de recuerdos y de sentimientos, de añoranzas y de nobles deseos que entran y salen sin parar...
El placer de la nostalgia y su tristeza, de la melancolía y el recogimiento, son amigas de mi Navidad. Por las calles escuchamos villancicos anunciando alegrías y aún así, la televisión y la radio son mensajeros que siempre ofrecen aquello que se desprecia y se desea.
Cada persona en su mundo recibe a la navidad de una forma diferente y casi toda la gente que conozco, sólo me habla de tristezas y de sueños rotos que están tan cargados de soledad, que al hablar de ellos su mirada se les cubre de lágrimas...
Esta Navidad, a pesar de mis tristezas, siempre esconderá algo positivo y, muy muy positivo: Es el motor a querer sentir la vida con una esperanza llena; casi mística. Es ese amor insaciable que está en cada persona como algo primigenio por ser hermano del que siente: Son los sentimientos de cualquier criatura...


Para Victoria...Alma de almas.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Al mirarte

La vida son lineas curvas
y círculos profundos
como tus mejillas
tu barbilla
tu cuello
tus labios
tus cejas
tus oyuelos
tu barbilla
el lóbulo de la oreja...
Pero lo más importante,
aquellos círculos imperecederos,
...esos...
son sólo tus ojos negros
y en tus ojos,
la mirada...

Mundos parecidos

El placer es fácil de encontrar. Se encuentra en la tristeza y en la alegría, en los sueños y en el dolor, la nostalgia, la melancolía, la admiración, la soledad, en momentos ausentes...quisiera recordarlos todos pero según a mi parecer, el placer se halla en infinitos estados de ánimo.
La persona lleva impresa la formula del placer y creo que sin ella esta guerra sería una autentica guerra pues la peor guerra, es aquella que libramos contra nosotros mismos. El placer nunca nos abandona y se encuentra de las más diferentes formas...hasta se puede comprar por un módico precio. Es tan profundo e invariable, tan fácil de recurrirlo, que sin él no podríamos vivir. Cada persona es un mundo y más amplio es el placer... Cuando miro dentro de mí creo encontrarme a mí mismo. Pero mi mente es como mi cuerpo. No siento mis ojos cuando veo sino cuando me duelen, cuando la luz es excesiva y me molesta, cuando la oscuridad no me permite ver apenas.
Cuando miro dentro de mí sólo encuentro mis estados de ánimo. Alegría o tristeza, placer o dolor, dicha, gozo, amor, sufrimiento, miedo, odio, rencor, ira, turbación, armonía, serenidad, paz.
Mi mente es como un cielo por el que pasan nubes de todos los colores, nubes que no terminan de encontrar formas definidas aunque parecen pájaros, ángeles, dragones, viejos terribles. Mi mente es como una pantalla blanca por la que transitan sombras de guerreros y amantes que se abrazan. Es como un gran escenario por el que circula gente que pregona a gritos productos de su mente, donde hay infierno y dramas, fuego y nieve, lágrimas y silencio. Mi mente es como un niño que pasea por un lugar desconocido y se llena de asombro por ver lo que ve, un niño que mira recuerdos luminosos y tardes de lluvia interminable.
Así soy. Así creo que somos.

Por Pepe y yo.

Pepe me vas a permitir que se lo dedique a Namyra.
De vez en cuando me pregunta por ti.

sábado, 28 de noviembre de 2009

Para Erin Sunako

Tienes ojos soñadores
llenos de tristeza.
Anhelas...
sueñas...
deseas...
sientes...
y a pesar de todo,
eres tú.

Aún no llega el invierno. Te espero como hoja seca que no quiere besar el suelo y desde aquí, en la distancia, ya se deja sentir el frío. Te pienso con deseos amarillos de hojas caducas que revolotean dentro de mí. Las aceras, limpias de pasos perdidos, parecen como mojadas en lluvia y de lágrimas. El cielo se cubre de centenares de arcoiris tan grises como mi pensamiento y nuestro sentir, tiembla cual rama de árbol desnuda, tan desnuda como las almas que tiritan por los callejones en busca de calor. De alguna manera el invierno que viene ya se divisa. Los recuerdos aparecen con forma de sombras sin forma...sin vida....sin alma...Quizás veo más vida en esos monumentos de piedra. Te busco y no consigo encontrarte. Me cuestiono si realmente existes o si es que acaso he soñado durante todo este tiempo buscado una ilusión producto de mi mente.
¿Dónde estás?. ¿Es que no me escuchas?.Los sentimientos, pensamientos e impulsos que hay en una persona son como caballos desbocados que tienen una inmensa fuerza. Su secreto, es conducirlos a buen cauce para emplear esa energia de una forma constructiva. Deseamos ser buenas personas y lo vamos a conseguir. Tú por mí...yo por tí...

martes, 24 de noviembre de 2009

...de lo nuestro

Me hablas y
entras en mí.
Te hablo y
entro en tí.
Lo mío
se hace tuyo y
lo tuyo
se hace mío.
Vives en mí y
sin darme cuenta
hablo de lo que me das.
Vivo en tí y
sin darte cuenta
hablas de lo que te doy.
La red se extiende
y alguien sabrá de
tí, de mí y de otras personas...
Recibimos de la vida
en distintos manantiales
de la misma manera que,
percibimos del silencio.
Formamos parte de unos pasos,
son los pasos encontrados...

domingo, 22 de noviembre de 2009

La noche más larga

Voy de camino a casa recordando mi tacto en tu piel. Te paseo por mis sentidos y revoloteas en mi pensamiento como la llegada de aquella primavera. Mis dedos temblaban a la puerta de tu casa mientras tu madre decía dentro: ¿ !!niña es que no entras¡¡¡?. El dinero de mis bolsillos estaba ausente en menos de una hora. Salía de casa con tres pesetas en la mano y tú me esperabas para contarme lo sucedido en los dos últimos días.
La tarde pasaba observando como tus ojos hacían guiños de alegría al fumarnos nuestros primeros cigarrillos rubios de a "dos por tres pesetas". Te preguntaba cosas que no entendía en aquel atardecer de nuestra vida, como chiquillo desnudo que te brincaba al cuello lleno de dudas. Tu enredabas los dedos en mi cabello y tus labios decían cosas que nunca antes escuché...Aquellos atardeceres se sucedían unos tras otros para nunca llegar donde quisiéramos. Solo quería estar contigo como si el hilo del tiempo no tuviera fin. Tu voz junto con la mía era nuestro fruto inmaduro de inocencia... tenías tanto para contarme... tantas imaginaciones que hasta la noche nos cogía contando cosas. Me acordaba de mi soledad y del miedo de sentirme solo y tú dibujabas palabras que hoy se me hacen recuerdo de camino a casa.
Eras mi primer amor. Yo pensaba en ti en todas partes y en todos mis silencios; florecías en el pensamiento y con el paso de los años cualquier suceso cotidiano volvía a dar flor en aquella primavera. Vuelvo atrás en el tiempo para beber de ese agua que me diste en tus labios; el beso más profundo que he sentido... ese atardecer fue rojo en tus mejillas y las mías...
Hoy caminamos por la vida como si esos recuerdos que no aparecen fueran muertos sin resucitar jamás y aún así, en el momento menos pensado, salen a la luz cuando ni tu ni yo ya lo esperábamos.
El fin de aquellos días llegó cuando te marchaste del pueblo sin decirnos adiós. Tu padre terminó su trabajo y al atardecer siguiente me tocó llorar tu ausencia... justo al filo de la noche más larga.

jueves, 19 de noviembre de 2009

Ocurrencias de un niño

De pequeño, siempre quise alcanzar la puesta de sol... bañarme en aquel colorido de tonos rojizos donde el horizonte, une la tierra con el cielo.
Todas las tardes eran diferentes y mágicas pero por más que anduviera, nunca llegué a alcanzar ningún atardecer. Para un niño inocente aquello era el fin del mundo y según se escuchaba en una canción, sólo el que era capaz de llegar al límite, sabría de primera mano lo que pasaría en el futuro. Aquel deseo era mi secreto y no comprendía porque la gente pasaba de largo sin apreciar aquel don del cielo.
Desde lo alto de la calle más empinada se divisaba el milagro veraniego. La brisa de la tarde lanzaba mi flequillo al viento y mi mirada, se perdía como el vuelo de una golondrina que vuela por encima de olivares. Todas las tardes lo mismo y yo, fiel a la cita. Aún hoy, mi mirada se vuelve a perder por el cielo de Andalucía y el 1.82, se queda en 1.10.
Mi empeño no tuvo descanso hasta que un día tuve la idea más tonta del mundo. ¿Cómo no se me ocurrió antes?¿Cómo no me di cuenta? . Pensé que si el atardecer siempre se colocaba a la misma hora en el mismo sitio, un tiempo antes pasaría por encima de mi cabeza hasta llegar al horizonte, traspasarlo , y ceder el puesto a la noche. Así que, horas antes del atardecer, mis ojos acechaban vigilantes el cielo por ver pasar aquella gama de tonos rojos y anaranjados. Pero todo sueño tiene su final y el mío lo puso mi abuela. Cuando me vio tan atento al cielo me pregunto que era lo que me pasaba y yo le dije mis intenciones. Ella se echo a reir y me dijo que el atardecer solo pasa en el horizonte...que no fuera tonto...Hoy, mi querida Valerie , me pregunto cuantas son las tonterías que pueblan nuestra cabeza ayudándonos a vivir...Nada más.

lunes, 16 de noviembre de 2009

Asi como el otoño le da paso al invierno,
como la tempestad espera a la calma,
como el recuerdo abriga una bella esperanza,
sin otra alternativa me voy, me voy lejos...
No quiero ser velero anclado en tus orillas,
ni ser gaviota herida tendida en las arenas
recogiendo de todos de sus miradas pena,
llorando cabizbaja, rendida por la vida...
Me voy volando alto, con un vuelo perfecto,
dejando mi sonrisa en tu melancolia.
Bien sabes que te quise con un amor sincero
ese que no deshoja las blancas margaritas...
Y cuando me haya ido, cuando no me presientas,
me buscaras perdido en todos mis poemas,
en esa mirada triste de mi fotografia donde
yo estare vagando por tí en mi lejania...

Angeles

domingo, 15 de noviembre de 2009

Dame tu mano

Como cada mañana, la radio daba los buenos días y ella despertaba entre almohadones de recuerdos. Aquel día la emisora anunciaba la llegada de un artista a la ciudad. Victoria volvía a revivir aquellos años del Perú cuando buscaba plantas medicinales. Llevaba en los labios sus besos y en la mente sus palabras, en una cajita recuerdos y en un album de fotos a su amante del Perú. El paso de los años iba deshilando recuerdos que unas veces le hacían sonreir y otras llorar, unas pensar y otras flotar en un mar de sensualidad. Nunca creyó en la eternidad hasta que conoció el amor de un sentir tan profundo que se prolongaba en las primaveras,los veranos,los otoños y los inviernos. Su mirada era la misma de siempre pero no así su rostro. Entrar en la tercera edad era como ver el tiempo desde una perspectiva diferente y le daba miedo verse en esa recta final...
Era mediados de noviembre. La calle era era un río de gente que iba y venía con prisas y el cielo estaba profúndamente grís. Le encantaba llenar sus pulmones de aire frío hasta que su nariz se ponía tan roja como una amapola. Sus paseos matutinos siempre terminaban en un cafecito que estaba por el centro histórico.
La camarera la saludó y no le tuvo que preguntar qué iba a tomar. Aquella mañana el local estaba casi vacío y la campanilla de la puerta anunció un nuevo cliente. Era curioso, pero Victoria lo había visto esa misma mañana al salir de su casa o...¿fué ayer?, ya no lo sabía. Parecía un hombre apuesto de cierta edad con un sombrero de ala ancha y un bastón. Victoria se sentía observada y no se atrevía a mirar. Agudizó su oido por escuchar su voz pero aquel desconocido no dijo nada. Le dió algo a la camarera y se marchó. Victoria terminó su café y la camarera le dijo que ya lo tenía pagado. Le entregó una entrada para el cine que aquel señor pidió que le diera. Ella la tomó y miles de presentimientos se agolpaban en su mano...La función era a las nueve de la noche. Parecía curioso, pero no venía el titulo de la película.
Durante todo el día no dejaba de darle vueltas a la cabeza, incluso le molestaba aquel suspense que la sacaba de quicio. Las horas pasaban menos rápidas que la impaciencia y de vez en cuando sonreía por tonterías que se le ocurrían.
Llegaron las nueve. En la taquilla colgaron el cartelito de no hay entradas y para mayor sorpresa, el cine estaba vacio. Tomó asiento con mil atenciones del acomodador y ella se sintió un poco sorprendida; deseando ver el desenlace de todo ese entramado.
Las luces se apagaron y alguien tomó asiento justo detrás de ella. En todo su cuerpo sintió un escalofrío como cuando estaba con el hacía años. El león de la Metro dió paso al título: "Dame tu mano". En una pantalla completamente oscura se escuchó un piano: Era el tema preferido de los dos. Cuando terminó la melodía, de la pantalla apareció "The End". Victoria extendió su mano justo detrás de su butaca y el la tomó.

sábado, 14 de noviembre de 2009

La pierna de plástico Nº 9 de un mercadillo

No había nada comparable a ella. Hacíamos el amor cada fin de semana a escondidas en la habitación. Todos los sábados por la tarde me esperaba desnuda en mi imaginación… y su pierna era irresistiblemente perfecta… No sé el porqué, pero quedé atrapado por ella. En mi memoria durante la semana aparecía el resto de la maniquí y su pierna como algo mágico y verdadero a la vez; una pierna perfectamente imperfecta que me llamaba al sexo. Cada Jueves pasaba por el mercadillo y me paraba delante de un puesto donde todo eran señoras menos yo, y me dedicaba a examinar el género concienzudamente... La pierna número nueve. Sí, esa era la que me enseñó a dar besos al aire recreándome en la imaginación mientras me revolcaba solo en la cama como un poseso. Más de una vez quise secuestrarla y arrastrarla por detrás de aquel furgón; poseerla y hacer del erotismo un arte para amar el plástico. Durante toda la semana la esperaba con impaciencia hasta que llegaba el jueves...y allí estaba: inconfundible entre sus hermanas gemelas; con un toque erótico que me volvía loco...siempre quise tocarla y abrazarla pero no encontraba la manera. A veces me hacía el distraído y al pasar por su lado arrojaba una moneda al suelo: Era el momento perfecto para acariciarla, tocar esa pierna con ese tobillo que daba la sensación de bailar un eterno tango o un baile de cancan al estilo del viejo oeste. Pero no la tocaba por miedo a sufrir múltiples orgasmos en público. Desde que la vi mi vida ha cambiado por completo. Solo tomo comida plastificada y gominolas por aquello de la goma. Incluso he excavado una especie de zulo en el cuarto de baño de casa para que sólo sea mía...solo mía...!!!que deseo más lujurioso!!. Apenas duermo, he dejado de ir a la oficina, no visito a los amigos y tampoco me tomo mi cubata de ron con coca-cola. Ella esta presente en mi pensamiento y no sé lo que voy hacer. Ayer la fotografíe con la cámara de mi móvil y ya he cargado cuatro veces la batería. Apago la luz del cuarto y aparece en la pantallita como una actriz de cine a la que yo, me entrego al onanismo puro y duro.
No se lo que hacer doctora.--¿Doctora?---¿Me escucha doctora?(abre los ojos tumbado en el diván y ve una falda, unas piernas, unas medias. Las medias de su amor. Se lanza por ellas y del golpe se vuelve a caer de la cama. Su mujer enciende la luz y le dice...!!!Manolo!!! Estoy seriamente preocupada contigo. Te dije que no tomaras mas enfermos mentales en tu consulta porque te afecta muchísimo.

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Si el me viera

Apareció de repente.
Pasos firmes y seguros.
Rostro de satisfaccion.
Dicha perfecta con
figura de hombre.
Perfume que deja
ecos dulces en su sien.
Respira y exala aromas y
crea arte en un segundo
rechazando temores y
superando obstáculos de
la fatiga y la soledad.
Si fuera posible,
si el me viera,
saldría de este sueño
que se hace nada.

Namyra y yo.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Distancias separadas del msn

Volviste donde no te tuve.
Te acaricie donde no estabas.
Imaginamos mimos en las manos
tan ausentes los dos
como cercanos en el pensamiento.
Te eché de menos en silencio
y en la soledad,
tanto tú como yo,
nos volvimos a soñar.

A toda esa gente que se acaricia
y no se toca ni se ve...

domingo, 8 de noviembre de 2009

Mi vida en un diario

El diario de mi vida
tiene paginas sueltas,
renglones separados
y una vieja cubierta.
Tiene mil cicatrices,
heridas muy profundas,
sentimientos muy tristes.
El diario de mi vida
esta tan malgastao
que todas las esquinas
se han roto, se han doblado.
El diario de mi vida
guarda con egoismo
aquel amor sagrado,
aquel amor dormido.
Tiene tantos secretos
que se salen a voces
con el libro entreabierto.
Mi diario, pobre diario,
que esta casi vencido
sabe bien cuantas veces
¡He llorado tu olvido!

Angeles.

...y Curro se fué al caribe.

Este cuento rinde tributo a lo más natural del ser humano, al desenfreno de profundos sentimientos que lo mismo expresan la más pura candidez como la desesperanza de un dolor que no termina. Que nadie se alarme.
Comienza así...

Curro, cuarenta años y portador de una vida que para la mayoría de sus vecinos pasaba desapercibida. Es un ser solitario, carente de amigos, nunca ha tenido una compañera sentimental. Su única amiga ha sido durante años la cámara fotográfica que llevaba colgada del cuello y, como dato anecdótico, nunca se le vio fotografiar nada.
A mi modo de ver ha sido una persona hermética que hizo de su vida lo que le vino en gana. Nunca he pensado que fuera tonto, como todo lo hace el que lo ha juzgado sin conocerlo. Es alguien que escogió su soledad. Trabajaba desde hacía unos quince años, los viernes, sábados y domingos en el cine de la localidad con la misión de mantenerlo limpio y acomodar a la gente .
En lo tocante a la limpieza del cine se podría decir que alcanzaba la desinfección en cada uno de sus rincones; nunca se había conocido un local público tan limpio y bien cuidado. Siempre tenía a mano lo útiles de limpieza dispuestos para limpiar en cualquier momento los suelos, cristales y los servicios cada vez que se utilizaban... Esta manía por la limpieza era, sin duda, una actitud algo extraña pero viniendo de un tonto como él resultaba comprensible. Algunas mujeres le comentaban admiradas lo limpios que tenía los servicios, le pedían consejo sobre la limpieza de algún que otro objeto, y otras tantas lo contrataban para que les ayudase en la limpieza del hogar.
Al comenzar su labor en el cine, lo primero que le llamó poderosamente la atención fue el mundo del glamour y la fama. Quería ser artista por encima de todo. Su cabeza daba una vuelta tras otra buscando la manera de consagrarse a la gloria. Tal era su obsesión, que apenas comía ni dormía. Sus padres estuvieron seriamente preocupados pues nunca habían visto a su hijo con un aspecto tan descuidado. Pero su vida de bohemio buscando la manera de expresar el arte que llevaba dentro le duró tres meses hasta que un buen día su madre, atacada ya de los nervios pensando que se había vuelto definitivamente loco, le escuchó gritar desde el servicio: !!!EUREKAAAAA!!! como si ese día fuera el más feliz de su vida. Desde entonces volvió a ser el mismo de siempre con la variante de llevar colgada del cuello aquella cámara fotográfica. La gente se ha reído de él, algunos le gastaron bromas pesadas pero al bueno de Curro parecían no afectarle.

Hoy la desgracia vino a caer sobre este pueblo en forma de correo. La gran mayoría recibimos esta mañana una sorpresa escondida en cada sobre. Cuando saqué la fotografía del sobre me quedé extrañado y en suspenso al ver en ella la imagen de mi vecino Alfonso en una situación nada decorosa. Tenía la cara roja y las venas del cuello estaban tan hinchadas que hacían temer una muerte súbita. Sus ojos cerrados se escondían bajo un manto de piel angustiosa y sus manos, entrelazaban los dedos en forma de oración. No tardé en averiguar que aquel lugar donde se libraba la singular batalla eran los servicios del cine. El muy ladino nos la había pegado a todos con la limpieza, la cámara y el agujerito de la pared que tan disimuladamente prestaba sus servicios. Al poco, mi vecino Alfonso entró en casa mostrándome una fotografía en similares circunstancias: era la mía. Me sentí ofendido, ridiculizado y nunca mejor dicho, con el culo al aire.
De esta manera mi pueblo fue despertando al tiempo que el cartero iba dejando sus cartas. Las reacciones han sido de lo más variadas y las denuncias llovieron en el cuartelillo de la guardia civil. Sus padres no sabían que decir a la masa que se agolpaba a las puertas de la casa gritando y exigiendo justicia en público linchamiento. La madre de Curro lloraba y su padre negaba la mayor.
Cuando, con una orden judicial fueron a detener al ser presunto culpable de escándalo público y, de un golpe, abrieron la puerta de su habitación encontraron una nota que decía:
¡¡¡¡¡ ME VOY AL CARIBE JAJAJAJAJAJAJAJAJA !!!!!

jueves, 5 de noviembre de 2009

Gajes del oficio

...!!!Dejadme en paz!!!
y que la noche alivie mis sentidos.
-GORAN SOCOWICH-
Noche fría en Madrid. Calefacción al máximo y tripas rugiendo.
Dos hombres me levantan al unísono la mano. Detengo el coche y compruebo que son dos extranjeros hablándome en una mezcolanza de alemán, inglés y algo de español. No los entiendo. Suben al taxi y en un nuevo conflicto de idiomas parecido a la torre de Babel, me piden que los lleve a su hotel.
Apenas comenzada la carrera, se encienden en mi cabeza las luces de alarma .Aguanto lo indecible pero quedo resignado e impotente, al dejar escapar irremisiblemente un pedo.
Sale como los gases silenciosos de un volcán y con una temperatura, que deja en ridículo a la calefacción del coche. Me temo lo peor. La flama sube con la velocidad del aire caliente y cuando la olfateo me digo:¿Pero esto puede ser mío? . Mi cara enrojece como el semáforo donde estoy parado. Bajo un poco las ventanillas y el aire exterior se encarga de expandir aquel olor por todo el habitáculo.
Los dos extranjeros se miran en un principio con ojos interrogantes y pasado un instante, con ojos afirmativos. Las expresiones de sus rostros gesticulan, hablan entre ellos y este conductor agradece no entenderlos. Son momentos delicados. Uno piensa en todo, desde abandonar el coche y salir corriendo avergonzado, hasta retroceder en el tiempo para cambiar el futuro. Mis labios nerviosos intentan despegarse de la boca y decir: ¨Sorry...I´m sorry¨, pero permanezco en un silencio angustioso… tanto, que me distrae de la conducción.
Cuando los ánimos parecen que se han calmado, me viene otro apretón de tripa. Los gases llaman imperativamente a las puertas de la libertad y no sé que postura adoptar. Mi trasero empuja contra el asiento, el puño de mi mano libre se cierra fuertemente como si de esa manera pudiera controlar la evolución de la naturaleza. Le pido a Dios con vehemencia, una segunda oportunidad para que mi dignidad no vuelva a caer por los suelos y mi pensamiento, se acelera hasta quedar bloqueado.
Miro la fotografía de mi mujer, la de mis hijos, la de San Cristóbal...todas sus miradas cambian el significado de su expresión y yo les digo… que no puedo más.
En una especie de alucinación aparece la imagen de mi suegra. Me mira con ojos maternales llevando entre sus manos un enorme plato de judías estofadas: Las culpables de mi desgracia. Esos ojos cargados de ternura, esconden el odio de quién se venga a conciencia por viejas rencillas. No,… si ya lo sabía yo.
En mis años de taxista, siempre me había manejado bien en estas situaciones pero la verdad es que este suplicio no lo aguanta ni un hereje mientras lo torturan .Mi cuerpo empieza a arder, el sudor se hace abundante y un pensamiento cercano al delirio me dice: ¨ Ya de perdidos, al río ¨.
Estudio cuidadosamente y con mucho tacto la forma de quedar por fín aliviado. Mi estrategia es soltarlo poco a poco, a pequeñas ráfagas y cuando pongo en acción mi plan, todo el metano sale más aprisa que el aire comprimido.
Desconcierto total .Éste, a diferencia del primero, lleva música incorporada.
Una paz celestial entra por mi cuerpo y mi mente estresados. Mi cara expresa por un momento la candidez de un recién nacido y la tensión de mi cuerpo desaparece. Creo que si mi vida transcurriera con este bienestar, sería el hombre más feliz del mundo. Mientras tanto, uno de los extranjeros ya ha sacado su cabeza por la ventanilla y el otro me pide bajar las delanteras.
Un aire polar entra por el habitáculo desalojando mi desgracia y purificando el ambiente. El sudor de mi cuerpo se convierte en un carámbano. Me hace temer el peor de los resfriados.
Al final de la calle termina mi odisea. Acelero un poco más y cuando detengo el taxi a las puertas del hotel, no me atrevo a volver la mirada para mis ocupantes. Creo haber recibido un castigo. Los niños, cuando han sido regañados merecidamente y se han desahogado en su lloriqueo, se sienten en paz con el mundo. Así estoy yo. En estos momentos soy un hombre humilde, cargado de bondad y deseándole a los dos extranjeros la mejor de las dichas. Decido no cobrarles el servicio adivinando la comprensión en los ojos de los dos. Aún así, deciden pagarme por encima de mi insistencia. Nos damos la mano amiga y en mi despedida, les digo con la mano en mi vientre y media sonrisa: RETORTIJONES. Los dos me miran pensativos por aquella expresión y cuando me alejo en busca del taxi, uno de ellos me dice en su acento Alemán: !Adios! !Re-tor-ti-jo-nes!.

lunes, 2 de noviembre de 2009

Muertos en vida

Los bellos y los malos sentimientos se adhieren al corazón. De alguna manera alguien los envía para hacerse nuestros y por tanto, nos lo contagia. En ocasiones se siente la soledad y añoramos todo aquello que se desea pero también nos quejamos de todo eso que nos amarga la existencia. La noche se inunda de palabras perdidas en pasos perdidos y somos tan perdedores como esos pensamientos que pueden saber más que nosotros mismos. La madrugada se disfraza con el alma desnuda y nos acompaña por una senda tan oscura como perdedores podamos serlo. En ocasiones, somos gatos que en la noche pierden su camino por las aceras y los tejados; gatos que maullan en la madrugada por recuerdos felices y amargos buscándose la vida en el lado más oscuro de la noche.
.... Aquella noche Harry no estaba muy animoso tocando el piano. Las lágrimas afloraban a cada nota y podría decirse que aún a su pesar la noche se balanceaba en recuerdos amargos. El perfume a cannabis se apreciaba a la vuelta de la esquina y Hellen decía que sin ese sentimiento embriagador la vida carecía de sentido. Era noche de difuntos y calurosa para ser primeros de noviembre. Sandra echaba el hígado por la boca en los servicios del club y Tom se reía de ella sin ningún escrúpulo. La vida se derramaba a cada sábado dejando los bolsillos vacios y el alma rota. Rony se había gastado toda la paga en regalarle a Margaret una cadena de oro blanco que ella a su vez, la malvendió esa misma noche por unos gramos de heroína. Sam era diabético y borracho empedernido que se pasaba la noche enseñando su pié derecho con síntomas de gangrena. Thomas se sentaba siempre en el rincón más alejado de la gente y cuando se pedía el último Ron tenía por costumbre dejarlo sin probar sobre la mesa. Susi era una viciosilla calienta pollas que se arrastraba por la vida buscando en los bolsillos de algún incauto y los demás asistentes, sólo eran gente de paso que buscaban la soledad y la buena música. Con frecuencia Harry decía que la noche era el espejo del alma donde cada cual enseña su miseria más íntima. Aquella noche sus dedos arrancaban del piano notas depresivas. La noche de difuntos era una noche vacía de vida; de recuerdos de seres queridos que de alguna manera dejaron de existir. El recuerdo de todas esas personas pasadas, resultaba ser la resurreción de aquello que no vivía y por motivos de la vida, su recuerdo nos puede matar...

sábado, 31 de octubre de 2009

Recuerdos de un otoño

Todas las tardes de otoño solía sentarme al lado de aquella mujer. Siempre me llamó la atención su semblante. Parecía como de otro tiempo, aquel donde el olvido se une con el recuerdo en algún lugar de la memoria. Aquella mujer era la protagonista de mis cuentos infantiles; tan dulces como su mirada y tan cálidos que parecía venir de otro mundo. Su pasado era un misterio y su mirada cálida marcaba una extraña frontera entre ella y yo. El nombre nunca lo supe pero podría ser el de cualquier mujer que ama la vida como yo la amé en mi niñez.
Hoy soy mamá de cuentos infantiles y mi hija, sabrá quien soy a través de lo que escribo. Aquella mujer, se parece a mi madre y a mi abuela y todas las madres del mundo.
Cada tarde se sentaba en el mismo banco del parque rodeada de hojas secas y un cielo cubierto de sueños. Yo me sentaba a su lado y ella parecía no estar aunque, aquella expresión, aquella mirada, me recordaba a todo aquello que viví en la infancia por mis mayores
. Tenía un paraguas roto, una ropa usada pero limpia como su mirada y yo, tonta de mí, siempre quise hablarle y aún así no lo hice.
Hoy, pasado el tiempo, aquella mujer ya no está. Hace tiempo que se marchó más allá donde los cuentos no alcanzan mi memoria. Supe que padecía de Alzheimer y no puedo concebir la idea de que aquella mujer sufría. A veces me miraba y sonreía y yo volaba en el recuerdo como tonta ajena de todo. Me he quedado parada unos instantes en el mismo lugar donde ella se sentaba para recordar todo aquello que sentí. He tenido el reproche de no abrazarla y besarla por todo aquello que vivía a su lado y por recordarme cosas tan íntimas.
A veces me da miedo perder el sentido de la realidad. No concibo el final de mis días en ese dulce abismo y me aterra pensar que sea así. De todas formas la memoria es algo pegadizo en el ser humano y de alguna manera, ella vivió su ausencia en mí.

Bambú y yo

viernes, 30 de octubre de 2009

Causas del azar

Vivir es un regalo de sorpresas.
Buscar es mi fortuna y porvenir.
Alcance mi destino pero...
nunca te encontré.
Estuviste a mi lado y te tenía
mas aún así no te ví.
Descifré lo que susurraba mi corazón.
De un golpe abrí mis ojos a la realidad.
Te miré
y fué lo que siempre soñé.

lunes, 26 de octubre de 2009

Nubes

De mil formas las nubes
hacen imágenes en mi imaginación.
Rojas rozando al sol y
anaranjadas cuando se alejan.
Pasara lo que pasara
en cualquier lugar del mundo y
en algun lugar de mi pensamiento,
estarán en millones de personas.
Al sol y la lluvia con un arcoiris
siempre son relevadas por la noche
y donde ellas desaparecen,
impasibles a los rayos de una luna
se crecen por su claridad...
Son eternas del sentimiento.



Lola y yo.

domingo, 25 de octubre de 2009

Hablando con Luis en el msn

Domingo dice:
Cuando una persona llega a su verdad
se acerca más a los demás.
Todos la tenemos
y además funciona
y muy bién
...pero con el pensamiento la necesitamos tocar
como comerse un dulce.
Fíjate como somos los humanos
que no nos conformamos con llevar lo mejor del mundo.
Necesitamos saborearlo
y eso en el fondo no es estupidez.
Es por ejemplo que
si no tuvieramos conciencia de una cosa,
parece que no existe
luisbg_111@hotmail.com dice:
cierto
Domingo dice:
y hasta el más sabio
puede ser un don nadie
y vivir en la nada

viernes, 23 de octubre de 2009

Complejo de desamor

Cuarenta y tres años a sus espaldas. Sentirse una vieja cuya vida ha pasado sin dejar su fruto.
El frío de la calle, los hombres que pasaban por su lado sin mirarla, el amanecer de la mañana...Todo era soledad en la avenida más poblada de la ciudad.
Caminaba ausente, con una tristeza en la que su corazón le decía lo rota que estaba. El rencor, salía de su escondrijo por no tener lo que merecía; aumentaba la frustración de no sentirse nunca amada.
Los rayos del sol daban en su rostro... la alentaban en una vaga ilusión por la incipiente primavera. Sus sueños siempre eran románticos en aquellas fechas, le hacían huir por momentos de la amargura de no ser querida; sumergiéndose en la fantasía y descargando su deseo en infinidad de historias inconfesables.
Detuvo su marcha en el paso de cebra que siempre cruzaba para ir al trabajo. Los coches pasaban veloces. Un autobús urbano devolvió a sus ojos el reflejo de las ventanillas: La imagen estremecida de una mujer llena de soledad y tristeza. Fue un momento que duro lo suficiente como para que su mente estallara sin apenas variar la expresión de su rostro.
Dio un paso en falso hacia delante con la intención de lanzarse al asfalto y ser atropellada. Las lágrimas afloraron a sus ojos dejando escapar por la boca el llanto de una mujer deshecha. Sus piernas apenas la sostenían. Se dejo caer de rodillas sobre la acera, sin que nadie se atreviera o se molestara en acercarse a ella.

miércoles, 21 de octubre de 2009

Cosas de la vida

Vengo de algo desconocido
y tengo enormes dudas.
Me haces sentir y
aun así, sólo hallo vacíos

...de tí, de mí, de mi alrededor
de todo lo que no comprendo.

Escucho con mis cinco sentidos
sobre interrogantes profundos
y para mi eterna duda,
dicen que no soy tonto.

Cosas de la vida...

Naturaleza de amor

Amor, es la pureza que desprende el brillo de sus miradas. La noche abre puertas de sinceridad desvelando a unos ojos cerrados el secreto de su propia luz. El tiempo encuentra la tranquilidad y su alma el sosiego para enriquecerse a cada instante. La vida se detiene mostrando su mejor sonrisa; hace una parada en la noche dando ejemplo de como se puede vivir eternamente en el corto intervalo de un segundo.
Sueña con acariciar su piel. Ella esta dormida junto a el. Sus manos se pasean por la espalda tratando de no romper el hechizo o tomándola sutilmente y derrochando sentimientos de amor. Ella sigue dormida junto a el. En este sueño se convierte en el aire que respira buscando en su interior la pureza que derrocha su mirada.
Todo se hace una novedad cuando entra en el corazón. Espera encontrar lo bueno que esconde el mundo y lo primero que halla es un aluvión de pensamientos e imágenes desconcertantes sin poder ver bien su origen. Siente miedo a lo desconocido y a hacer frente a una realidad que se muestra tal como es. Por un lado encuentra pensamientos y sentimientos nobles que dan una clara visión de grandeza y por otro, esta lo negativo que hay en ella hiriéndole como las espinas de un rosal.
Su intuición le dice que debe de profundizar aun más y conforme va bajando todo ese entramado se va volviendo más sencillo y menos complicado. La sensibilidad de ella se hace la suya despertando su lado femenino y enriquece a pasos agigantados sin poder alcanzar lo que la ciencia quisiera retener. Todo lo que le falta ella lo tiene hasta saciar lo incierto que hay en el. En toda esa grandeza, encuentra la necesidad de una mujer que la ayude en su camino. No sabría explicárselo mejor porque al ver su parte mas rota, experimenta un dolor que le hace cómplice de su pesar y reparador de algo que solo puede aliviar. Se esfuerza por hacerle saber que esta a su lado siendo como ella el complemento que une varias vidas. Todo es en vano cree que ella no esta en su interior.
Aun hay algo en este sueño que rompe sus esquemas. El se convierte en la persona que es devolviendo a la cama el peso existencial y ella es ahora el aire que entra en su interior.
Recorre cada rincón de su pensamiento haciéndole ver quien es en realidad. Observa sus miedos, sus frustraciones, las mentiras , el rencor, sus limitaciones...Todo queda al descubierto y no sabe si ella le seguirá amando. Sigue bajando por el túnel de su corazón con el valor que el no tuvo. Le muestra la verdad, el valor y la nobleza que tiene (Toda su autenticidad se hace omnipresente). La realidad traspasa el sueño y le hace ver que esta cargado de nobles valores al igual que ella. Todo un mundo por explorar. Se sumerge en los recuerdos e intenta curarle las heridas. Quiere hablarle pero encuentra el mismo silencio del pricipio. La expectación aumenta sobre cual va a ser su determinación al conocerlo y piensa que ella es mas importante que el.
Cuando por fin abandona el corazón siente en los labios el beso de una mujer madura que lo quiere y acepta sin palabras.
En el amanecer, este sueño se evapora cuando comienza a sonar el teléfono. Despierta con un presentimiento y al contestar la llamada, escucha su voz.

martes, 13 de octubre de 2009

Pensar, sentir, vivir...

Sin duda no hay nada comparable al cerebro humano. De todo lo que me rodea nace tal riqueza, que necesitaría infinitas vidas para guardar lo maravilloso que es este mundo. Si aprecias un libro, una persona, una música,un detalle de la vida diaria, un paisaje, la sensación de algo...todo...hasta el más ínfimo detalle, eso te lo da tu mente. En ocasiones somos tan estúpidos que pensamos que aquello que percibimos no es nuestro y sin embargo, somos nosotros mismos en lo que sentimos. El pensamiento es un músculo que hay que ejercitar con muchísima voluntad y tarde o temprano, recogemos de el sus frutos. Nuestra vida es una película particular que se presencia en primera fila y no termina hasta que llega la muerte. En la educación del pensamiento está la aventura de vivir y no debería de estar prohibida para nadie. Cada persona es irreemplazable y con frecuencia muchos mueren en la más miserable de las miserias. Nuestro mundo interior es la mano que se tiende al futuro; un diamante en bruto que se pule poco a poco. Cuando veo a la gente por la calle, noto en sus ojos y en mi imaginación una historia que puede ser la suya. Hay en sus ojos tristezas, dolores, alegrías y sueños. Sus vidas no son sus vidas sino la vida que cada una de esas personas imagina. Quizá a mí me pasa lo mismo. Innumerables veces he pensado que no soy lo que de verdad soy sino lo que soy para mí; lo que imagino ser, pero con el tiempo y la constancia todo se aprende.
Cuando alguna vez he bajado por esa escalera oscura que da a los sótanos de mi mente, veo que allí está mi verdad y quién soy yo en realidad; siento quien eres tú en tu verdad y puedo comprender que todo lo que sientes porque yo lo puedo sentir. Para llegar a ese sótano hace falta tener un poco de valor y no caer en el engaño de lo superficial. Se siente la vida tal como es sin trampa ni cartón y la sencillez, es la reina de la fiesta. Llegar a ese estado no cambia lo que somos pero sí nos ayuda a comprender mejor el mundo que nos rodea. En el sótano del pensamiento está la clave de la seguridad en uno mismo y las puertas de la libertad, la inteligencia, la verdad, la flor de aquello que no comprendíamos y ahora basta un soplo para saber de qué se trata. Hay una canción de Radio Furuta que se llama "La ciudad interior" y en ella dice esto: "Una quietud más veloz que la luz recorriendo la ciudad...". A veces sin duda la vida se nos hace difícil y lloramos hasta preguntarnos que es lo que nos está pasando para tener tantos sin sabores. Nos miramos al espejo del cuarto de baño para ver nuestra alma y todo nos parece un caos...En ese sótano, también existe la miseria pero su remedio puede a los sin sabores del corazón: Los pasos perdidos, son los mejor encontrados.

Por Pepe y yo.

domingo, 11 de octubre de 2009

Perdida

A veces la necesidad transforma a las personas. La precariedad hace agujeros en el alma y la calle, es un mercado de gente perdida que compra lo que no tienen en el corazón. La necesidad de la vida vuelve el alma del revés. El destino, la llevó a buscar lo que no se merecía caminando una y otra vez sobre aquella acera; arriba y abajo vendiendo placer a gente vacía de todo menos de deseo sexual y dinero. En sus primeras relaciones el miedo le recorría cada rincón de su cuerpo y sus clientes la tocaban y la penetraban como si fuera una muñeca sexual por sólo 50 Euros. Al terminar cada servicio vomitaba llena de desengaños por besar bocas infestadas de tabaco y de whisky; de dientes podridos y aliento putrefacto. Sentía la necesidad de abandonar ese mundo y también sentía asco de todos los hombres y de toda la humanidad. Quería salir de ese mundo que engullía a la gente decente hasta un pozo negro lleno de miseria.
Su silueta, alargada y fina se apreciaba en el principio de la acera. Al andar simulaba un movimiento sensual que batía con gracia su vestido. Siempre gustó de usar zapatos de tacón por aquello que hacen más esbelta la figura y aun así, desgreñada y sucia, tenia ese aquel de las mujeres de clase. Sus ojos eran negros, grandes y profundos como la noche en la que se movía.Tenía una nariz graciosa y pequeña con unos labios grandes y perfilados como si fueran tallados por un escultor. Pero aún así, no podía disimular la frialdad de su rostro ni la oscuridad de su mirada... fue tanto el dolor pasado, fueron tantos los sinsabores que en su vida había tenido, que un día en que el hastío, la soledad y el abandono, hizo que su cuerpo se vendiera.
Pasaron tantos años en aquella acera como infinitos los hombres que la tocaron. Algún cliente a punta de navaja la dejó sin dinero para que le pagara los medicamentos de la enfermedad venérea que le trasmitió y casi todos le pagaban con una especie de chulería grotesca a la que ya estaba acostumbrada.
Una noche eran ya las tres de la madrugada. Al fondo de la calle apareció un hombre solitario que parecía estar buscando mujer. Ella se le acercó y nada ver sus ojos, supo que era Adrián, el amor de su juventud. El la reconoció al instante y su cara tenía la expresión del mayor de los asombros. Estuvieron durante un tiempo sin decirse nada por la sorpresa de aquel encuentro y ella se puso a llorar como una chiquilla. ¿¡¡Porqué te fuiste porqué te fuiste!!? - le decía ella abrazada a él-¿Por qué has llegado a esto? le preguntaba Adrián... Eras la más bella de todas las mujeres y ninguna competía contigo por sentirse inferior. Pasé años enteros pensando en tí y ahora veo que la vida da más vueltas de las que quisieramos. ¿Qué vas a hacer ahora? ¿ No sabes que esta vida destruye todo lo que somos? ¡¡Dios mío!!- Vamos ven a mi casa ¿has cenado?...venga que no quiero verte así.
El amanecer la despertó abrazada a una almohada con olor a perfume masculino. Las lágrimas afloraban serenas por desear que todo aquello fuera de verdad y por no sentir ahora las aceras frías de la ciudad ni la pensión donde vivía. El aroma a bacon y salchichas que venía de la cocina, le hacían soñar despierta; vivir en la vida que siempre deseó y todo lo que quedó de aquella noche y del pasado, se esfumaron por un momento...


Por Namyra y yo.

sábado, 10 de octubre de 2009

Encuentros

Una noche cualquiera, al son de una música maravillosa que enamora mis sentidos, he sabido darme cuenta de que las casualidades no existen, que ha sido el destino quien hoy te puso en frente mía, adoptando una forma etérea que abrazaba mi soledad y le daba compañía, que me has hecho sonreír, y me has hecho sentir viva. Me has regalado tus palabras, tu tiempo, me has regalado ésta hermosa melodía y me quito el sombrero ante tan oportuno encuentro, pues aunque tu no seas consciente y aunque jamás volviera a disfrutar de tu deliciosa presencia, ésta noche necesitaba encontrarte…


Inma.

Un regalo que vino del mar

Viniste navegando en la deriva a merced de las corrientes marinas; de allá en la lejanía que se pierde en lo más profundo del mar azul. El atardecer, te depositó en la playa gracias a una ola que después de dejarte regresaba otra vez a la inmensidad como un espumoso adiós que acariciaba la arena. El sol jugaba en el horizonte ardiendo en medio de unas nubes candentes. Era una tarde de finales de Enero donde sólo estaba yo en aquel lugar. Me acerqué a tí mientras temblabas entre el miedo y la impotencia de no poder hacer nada. Tus ojos eran verdes como el agua más pura; tan profunda como tu mar Mediterráneo y...pasados unos minutos, el sol nos dejó a la luz de una luna de primavera de invierno. Las aguas del mar brillaban infestadas de reflejos plateados y un barquito cruzaba aquella estela. Te pregunte si necesitabas algo, si tenías frío después de aquel naufragio y tu, conocedora de la profundidad del alma, levantaste tu mano para tocar la mía...solo eso. Acaricie la palma de tu mano abierta como quién se abre al mundo y, en aquel momento entendí tu idioma...tan universal como el del corazón. Naciste en medio del océano y sólo entendías de libertad. Llegaste a esta playa y no era lo mismo. Quieres regresar al mar pero allí encuentras la soledad porque de tu especie solo quedas tú...ves a otro corazón y a el te das aún sin saber de lo falso que puede ser el hombre. Lloré al ver tu pureza y me abracé a tí como nunca lo hice con una mujer. Te arrastré por la arena y te devolví al mar que te vio nacer y justo al amanecer, cuando el sol inundó de llamaradas el horizonte de un nuevo día, desperté en medio de aquella playa con el sabor en mis labios de un beso del mar...Gracias a ti escribí este relato y gracias a mí, sentí lo que siento...

jueves, 8 de octubre de 2009

Sonidos desde el silencio

La magia de sentirse bién en este mundo tiene tantas caras y caminos como personas lo habitan. Es difíl encontrar una vida hecha a medida y segun muchos sabios, el secreto está en nuestro interior. Hay gente que halla en la adversidad ventanas abiertas que ofrecen motivos para vivir. La profundidad del ser humano, es un misterio y no hay nada comparable a su cerebro. Me encantaría poder saber que es lo que piensas en momentos determinados, cuando tu forma de ver las cosas quizás se pierda y se olvide en tu memoria; momentos de verdadera brillantez que no tienen clase social y si esos silencios hablaran, pienso que este mundo no sería el que es ahora...

Erase una vez, un niño que se quedó sordo. Estaba muy angustiado en su silencio y no sabía que hacer. Un día, le dió por leer un libro de muchiiiisimos personajes...Cuando iba por la mitad, descubrió algo maravilloso: Cada personaje tenía voz propia en su pensamiento y hasta se podía escuchar a los arboles y a los perros, a los coches por la calle y los pajaros por los tejados; todo tenía sonido... De esta manera, su pensamiento se hizo tan grande como una ciudad imaginaria plena de seres vivos y de cosas.
Un día, sus padres lo llevaron a un buén doctor que le prometía volver a escuchar la vida real tal como es y así fué, le colocaron unos audífonos maravillosos para escuchar otra vez los sonidos cotidianos pero, su vida interior experimentó un nuevo cambio. Era tan maravilloso su mundo interno que se resistía en abandonarlo y cuando quería entrar de nuevo en aquella magia, apagaba los audífonos para penetrar en las entrañas de algún libro que era tan inmenso como su sentir, tan inabarcable como la misma vida interior.

FIN

martes, 6 de octubre de 2009

Ausencia

Una mujer se fué ayer de mi lado.
Dejó una brecha en mi corazón y
de su recuerdo, solo sangra el deseo.
La añoranza del ayer hasta hoy
tiene la profundidad de un abismo
cual pensamiento sin fondo.
Ahondo más y más y
sólo hallo vacío...ausencia.

lunes, 5 de octubre de 2009

De soledades y recuerdos

Quizás será el mal sueño de estos días pero cuando despierto al amanecer, me siento un ser extraño . El reloj da su alarma a las seis de la mañana. Abro los ojos y no sé bién el porqué pero este sentimiento me da frialdad y soledad. El recuerdo es un paraguas que se abre a la lluvia de lágrimas buscando refugio en aquellos momentos que son tan lejanos como entrañables. Veo imágenes nítidas del pasado y veo a mi madre que me despertaba con más cariño que este despertador. Me acuerdo de aquellos cantos de gorriones por los tejados y de aquellas nubes grises que venían del frío como los sabañones de mi pié. Recuerdo que mi habitación tenía un ventanuco que daba a ninguna parte y que la pared de la izquierda era un inmenso perchero cargado de tanta ropa que me daba miedo por imaginar a gente que me obsevaba cual agónicos ahorcados. Mis hermanas dormían muy cerca y yo, por ser niño, me tocaba la soledad. Es tanta la magia que puede sentir un niño como hermosos pueden ser sus recuerdos de mayor. Volver atrás en el tiempo es ver las cosas desde diferente perspectiva y algunas, me hacen verdadera gracia. Los recuerdos son cortometrajes con infinitas historias que van y vienen por mi pensamiento y a veces ya no puedo distinguir con claridad lo sucedido. Quizás la soledad de este amanecer me de la lección de ser quien soy y de quienes somos las personas por retener lo más malo y, aquello que nos hace ser nobles y plenos de sentir la vida. Lo más amargo dura demasiados presentes seguidos y lo que es eterno, se hace en un sin vivir continuo hasta que comprendemos en qué consiste el olvido. No miento si digo que esta nostalgia se acrecenta y se hace grande en revivir aquellos tiempos que alimentaban mi corazón. Ahora ya sé lo que es el olvido y con frecuencia lo practico pero...¿Que vamos a hacer con aquello que de alguna manera nos ofreció nuestra razón de ser? quizas aquella experiencia fué amarga... ¿Nos vamos a suicidar en el olvido?...¡¡Nunca jamás!!. A veces sonrío en mi recuerdo por ver aquel pasado lleno de magia y aún así me pregunto si la tristeza esta detrás de cada presente. Es de dar gracias a la memoria de aquello que voy encontrando, busco consuelo en lo que siento y me pregunto si este es el presente que me conduce desde el pasado a un camino de futuro...
Pasan los dias y como cada amanecer despierto a la llamada de este despertador. Pienso que cada soledad es cada silencio tal como si la vida fuera una condena sin fín. En cada amanecer la claridad del día me saluda por la carretera. La radio me acompaña en un sin fín de canciones repetitivas y cuando menos lo espero, un rayo de sol atraviesa la ventanilla de mi coche; comienza un nuevo día...

jueves, 1 de octubre de 2009

La llamada

La música se escuchaba en la lejanía de su pensamiento. Eran las tres de la madrugada. El club de jazz rebosaba de gente desconocida y Peter ya estaba borracho como siempre. Quizás el peor dolor de este mundo sea la crisis de ansiedad por mal de amores; se decía a sí mismo. Como cada noche, Peter entraba en la vana realidad del alcohol, quizás para olvidar quizas, para sentirse un poco más persona...mejor hombre. El recuerdo de aquella mujer se repetía y volvía a repetirse con imágenes en su pensamiento; una maldición que no lo abandonaba. Alguna chica le dijo que los sentimientos son lo peor que hay en esta vida, "los hieres y puede que te acompañen a la tumba" ...le decía. "Esta noche es mi última noche", se decía Peter apurando una botella cargada de veneno. Abrió los ojos a un ambiente lleno de risas y de voces altas, de gente que iba y venía en esmoquín y vestidos de lentejuelas. A su lado lo acompañaba Sam que siempre lo escuchaba y le contaba cosas de algún amor perdido por los bares de Costa Rica...Decía que allí las mujeres eran hermosas como la noche más estrellada y que su amor sólo le costó 25 dólares, lo suficiente para enamorarse porque otra mujer más caval que aquella a pesar de cobrarle dos horas de felicidad, no había conocido en ningún puerto del mundo. Sam no dejaba de hablarle y hablarle sobre lo que es la vida y lo mucho que costaba vivir en la más absoluta soledad sin que nadie tuviera un gesto de amistad para nadie. Le hablaba de los mares del norte, de como le amputaron un dedo del pie en las Islas Galápagos, de su primera borrachera a bordo de un atunero y de que no conocía a su madre...entonces Sam lloraba como un chiquillo perdido de sus padres.
Eran las 3.30 de la madrugada y Peter aún tenía ese sentimiento tan dulce que lo llamaba a las puertas de la muerte. De cualquier rincón del alma, le surgió la idea del suicidio como algo que lo llamaba para el descanso eterno; poner fin a una vida de dificultades mal avenidas y de poner fín al dolor de no querer seguir viviendo. Nunca deseó terminar su vida de aquella manera pero pensó en quitarsela antes de que la vida lo devorara a él. Sin pensarlo le pidió a Sam si podía hacerle un último favor y Sam le dijo que sí. Salieron del club y peter le pedió a Sam que le quitara la vida porque ya estaba gastado de tanto vivir. Sam se puso a llorar por aquellas palabras y que por Diós lo escuchara. Peter le dijo que lo tenía decidido.

- ¡¡Dame una razón para no querer seguir viviendo!!
- Esta noche he sentido una llamada que me quiere como mi propia madre. Es dulce y me dice que me dará descanso eterno. Después de tantos años perdidos de trabajo en trabajo y de taberna en taberna, sufriendo lo que tú has sufrido, no me queda mas salida que entregarme a sus brazos. ¿Tu tienes miedo a morir?.
- Solo me da miedo el dolor de la amargura. He conocido a mucha gente de esa manera que me hablas y no miento cuando soy un cobarde en dejar esta vida. Te pido que no me dejes por muy fuertes que sean tus ansias de morir. Nunca llores lo que has vivido...solo pelea por lo que te queda por vivir. A compañame amigo en este último trago y deja que la vida siga su curso...

El barco zarpaba al amanecer hacia Oriente. Peter vomitaba por la borda su penúltima borrachera y Sam, lloraba por desear ahora lo que Peter...

miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sentirse bién

Me acuerdo mucho de esta frase y es frecuente que la siga recordando: "Ojos que no ven, corazón que no siente". Lo más hermoso y lo peor de este mundo puede ocurrirnos en lo más cotidiano y hasta puede que pase inadvertido. No tiene que ser algo espectacular ni tampoco algo que se le preste una atención especial pero sucede a diario y no lo sabemos ver.
Hay momentos de verdadera magia blanca que pueden venir de nuestro mundo interior o de lo que percibamos de la realidad. También puede suceder que lo más inhumano desfile ante nuestros sentidos y sin saber como, una mano mágica tapa nuestros ojos y nos evita el dolor por no saber apreciar aquel momento. He pensado muchas veces en poder tener una calidad de vida más segura para ser fuerte sin abandonar los pies puestos en esta tierra. La vida se nos presenta tal cual como un laberinto de difícil salida y aún así, puedo asegurar que hay gente que es feliz. Despertar a lo maravilloso de la vida y lo hermoso que es vivir, se puede leer en infinidad de libros de autoayuda pero es como si le hablaran a un sordo o hicieran ver colores a un ciego.
Con frecuencia me asombro de la naturalidad de alguna gente y quizás ellos sin saberlo, la derrochan sin apreciar su grandeza. Percibo de la belleza algo muy especial que puede durar un momento para así guardarlo en una vida entera y puede que lo más hermoso de este mundo, nos haya sucedido y pasó delante de nuestras narices sin prestarle mayor atención. Cuando camino por una acera y me cruzo con infinitas miradas, me pregunto sobre la soledad de nuestros pasos perdidos y de nuestras dudas, de no saber que hacer en determinados momentos y de nuestros agujeros en el alma; cruzo mi mirada con miradas que esquivan la mía y otras más valientes que no la apartan de mis pupilas. La calle son ríos de historias sin terminar...
Esta mañana despierto con el silencio de la madrugada. Abro los ojos y todo lo que me rodea es una quietud silenciosa. Escucho mi respiración, siento el pulso de mi corazón y apenas puedo recordar mi último sueño. Siento mi vida como algo agradable desde hace algún tiempo y mi corazón parece que ha firmado una tregua. Tengo los pies fríos y el corazón caliente. Abro mi ventana al amanecer y pienso que lo más importante de esta vida es estar bién con uno mismo. Quizás el secreto de vivir no sea nada espectacular y no por ello sea lo más fácil de alcanzar. La vida sigue desfilando delante de mis ojos y seguramente me pasarán muchas cosas. Mis sentidos me ofrecerán cosas buenas y otras no tanto pero, este bienestar que tengo, abre camino a la vida y no al desasosiego de estar perdido...¿Hasta cuando?.

sábado, 26 de septiembre de 2009

...

Qué me dices cuando callas
si tu mirada y tu gesto,
si mi suspense y lo que presiento,
están perdidos sin saber.
Qué me dices cuando callas...

jueves, 24 de septiembre de 2009

Espejismos de ilusión

Siempre soñamos y esperamos algo en especial. Estoy convencido que cuando nacemos llevamos la felicidad impresa en nuestro corazón y el vernos reflejados en la mirada de un niño, hace que nuestro recuerdo viaje donde alguna vez fuimos felices. Con el paso del tiempo creamos ídolos para seguir viviendo; fantasmas de nuestra ilusión que buscan una mejor vida pero aun así, a todos los ídolos les llegará su ocaso.
Al pasar el tiempo maduramos y destruimos todo aquello que un día adorábamos. Hoy me pregunto si el sueño igualará un día a la realidad que hace nada se convirtió en pasado.
Existen momentos es nuestra vida en que se ignora si habitamos en el reino de Morfeo o en el mundo Vigil pues causan tal impacto que hacen que estemos perdidos. La realidad es tan inverosímil que bien pudiese ser una fantasía cualquiera o tal vez sólo el reflejo de si misma. Después de pensar en todo esto tengo infinitas dudas pero mi tiempo pasa indestructiblemente. Me miro al espejo y veo mi figura, me toco y siento pero el pensamiento, es una cadena que engarza múltiples eslabones por ser tan larga.... Deseo vivir lo que percibo en este momento y hace nada que he viajado al pasado. Recuerdo el pasado y me hace sonreír porque de alguna manera, aquello que sentí fue de verdad aunque en ese instante ya haya sido. Siempre he de preferir un segundo a la eternidad ya que la belleza de lo efímero no durará para siempre. A veces pienso que la vida se pega a mi como un pegamento donde guardo infinitos recuerdos y también creo ser alguien extraño en un mundo imaginario. El recuerdo se funde con la ficción y me pierdo como quién mira el rojo atardecer. Enlazo imágenes a capricho y juego con la imaginación. En un segundo vivo mil vidas y soy todo cuanto puedo ser o no ser.
En el gran castillo que todos guardamos dentro, en mi gran salón un día bailoteo y otro canto o, simplemente me imagino estando ahí creando mundos dentro de otros mundos gracias al poder de la imaginación. La vida es una danza y hay que bailarla. No importa donde estemos y lo que hagamos porque nuestro corazón marca el compás de los sueños. Un día, cuando llegue mi último viaje y deje esta tierra bendita, solo quiero tener la certeza que brinda la realidad y en el final de mi lucidez, ansío creer que mi vida valió realmente; poner los pies sobre la tierra y el corazón en el cielo para que el eco de mi voz con un grito en silencio me susurre: !!Sí viví!!.

Erin Sunako y yo

martes, 22 de septiembre de 2009

El sueño de seguir viviendo

Hay cosas que fueron hechas para ser eternas como el alma del ser humano. No obstante, no estamos preparados para que nuestro corazón inmortal habite un cuerpo mortal. El alma se escapa por la mirada, por los dedos al escribir, por sentir con los cinco sentidos...por un momento de felicidad o tristeza. Vamos derramando quienes somos allá donde vamos y la memoria a su vez, guarda trocitos de otras almas que se cruzaron por nuestro camino y cada vez que nos reencontremos en la calle, el corazón saltará de júbilo por el recuerdo de haber aprendido algo más de tí porque sólo me diste cosas buenas. Pasará el tiempo, los soles se alzarán y se declinarán lo mismo que los imperios. Todo cambia y seguiremos siendo los mismos seres sensibles de antaño; almas imperecederas encerradas en frágiles cuerpos perecederos. Imagino que cuando llegue mi última hora, será porque mi alma es joven para estar en un cuerpo enfermo y gastado por los años. Ese día quiero estar cuerdo y pendiente de cómo viajo por los tejados, las nubes y el cielo y allí cuando vuelva a nacer, perderé todas las impurezas que arrastré en mi otra vida; abriré los ojos al nuevo día como niño inocente y preparado para recibir mi nuevo destino. Mi alma se regocijará pues al fín he vuelto al sitio del que partí, un lugar de infinita pureza.
La historia no termina. Solo habrá un nuevo comienzo que continuará mi larga existencia; la siguiente vida que se escribirá en una hoja en blanco... Mil vidas en una sola... Mil instantes en uno.

Para tí que me enseñaste tanto...


Por Erin Sunako y yo.

Todo cambia en caminos que se unen

El movimiento es algo en verdad tan maravilloso como sinónimo es de vida. Todo lo que se mueve ha de estar vivo de alguna manera: El viento soplando entre las ramas, la tierra girando sobre su eje, los corazones latiendo al unísono con las melodías de la belleza y la eternidad, el agua que recorre caminos y cambia de pequeños lagos a grandes océanos. Todo siempre en constante movimiento, siempre preservando la vida. El pensamiento es nuestra revolución interior. Pensamos cosas de lo más variopintas que van desde lo más sencillo hasta lo más enrevesado. Viajamos con un contador de tiempo en la muñeca de nuestra mano y sentimos el paso del tiempo para hacernos la misma pregunta sin respuesta: ¿Al final de este día que me sucedió?. Esta noche la Osa Polar sigue en el mismo sitio sin variar su posición. El sol amanece a la misma hora y en el mismo lugar pero nosotros tenemos un camino incierto con puntos suspensivos. Recuerdo aquel sabio de siglos pasados que decía: " ...y sin embargo se mueve". Pienso en los astros del firmamento, las células del cuerpo, los átomos...todo sigue su curso de una manera tan sistemática y precisa... Quiero creer que nuestro camino tiene un destino irrevocable de tal manera que si hoy no nos conociéramos, ya no tardaría el día en que nuestros pasos se dirigiesen al mismo punto. La magia del destino va uniendo el camino de dos que se esperan pero el destino no lo componemos ni tu ni yo. Quizás no nos conozcamos pero es tal la complejidad de este mundo que siempre, de alguna manera, encontramos ese corazón que nos llenará. Todo se mueve y nada es seguro, solo el amor llena de solidez la senda a la felicidad. A veces me pregunto desde esta perspectiva si la vida, el destino o yo mismo facilito lo que siempre busco: Tú sueño y el mío...nuestro sueño.

Erin Sunako y yo.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Orígenes

Despertar a la niñez no me cuesta apenas esfuerzo. Pienso que la modernidad, despues de ser moderno, no tiene más años que los sentimientos. Los años pasan y aún así, no el recuerdo de lo vivido. Con frecuencia, la gente se queja de los tiempos de ahora y de lo poco que aprecian los jovenes aquello que es de verdad. Creo que allá en el cielo, Dios dispuso un reino para la niñez aquí en la tierra para que ningun niño ya de mayor, puede decir que no guarda recuerdo alguno de aquello que vivió. Un niño es una esponja que devora la vida y la siente de tal manera, que es imposible que de esta vida, la pasada o la futura, empañen lo que se siente. Violeta Parra canta en una canción aquello de..." Lo que puede el sentimiento, no lo ha podido el saber, ni el mas claro proceder ni el mas ancho pensamiento...".
Nuestro camino va abrazando recuerdos y conforme van pasando los años, solo perdura aquello que hemos vivido en la lejanía, no lo de ayer. Hoy tengo 41 años y doy gracias de mantener el sentido más noble noble que ahora me ayuda a vivir: " La virtud de no matar la capacidad de aquello que impresiona el presente ". El placer de imaginar lo vivido, me muestra fieles imagenes de aquellos segundos que siempre perduraran...el olor, el color, el sabor, las fotografías, el tacto de aquello que he sentido. Consevar la juventud del corazón es cosa de nuestra naturaleza y del empeño que pongamos en esta vida. Mi amigo Pepe (profesor de filosofía) está jubilado por la edad pero no de juventud. Ayer me envió un texto para continuarlo y yo insisto en no continuarlo. Prefiero que esas vivencias tengan la prolongación de otro recuerdo: La de sus nietos por recordar a un hombre que antepuso el querer saber vivir ante todo... El texto dice así:
"El otoño no entraba. Salía el verano. Bajaba la temperatura. Los vientos se removían. El cielo se llenaba de nubes oscuras y llovía. En la escuela se mezclaban el olor de la tiza, el de los restos de barro que llevábamos en los zapatos cuando se resecaba y el primer olor de los cuerpos cuando las ventanas se cerraban porque entraban corrientes frías de aire. Ëramos niños todavía y las estaciones venían para quedarse. Eran largas, interminables. El curso comenzaba y la escuela era nuestro destino para siempre.Nunca íbamos a crecer".

Nunca crezcas amigo Pepe.

jueves, 17 de septiembre de 2009

El despertar de tus palabras

Sentado en el filo de aquel puente, sus piececitos se tambaleaban adelante y hacia atrás, a un lado y hacía otro. La inmensidad del vacío le daba miedo cada vez que miraba las aguas turbulentas que pasanban sin piedad y aquel horizonte, era otro infinito donde los aviones marcaban lineas blancas tan valientes que no les daba miedo la inmensidad. Su miedo aún abría abismos por vencer. Quizás, la naturaleza le puso límites donde otras almas avanzaban tan rápidas como aquellos aviones. Deseaba ser mayor con urgencia para vencer sus miedos porque su padre, nos los tenía. "El cielo está lleno de nubes valientes"...pensaba... y recordó aquella frase que alguien le dijo una vez: "Las nubes son rios que ya conocen el mar". Soñaba con alcanzar aquello tan inmenso que sentía en el corazón; aquello tan inabarcable que le hacía desear ser mayor...

Hoy, al cabo de los años volvía a recordar aquella tarde que le hizo un poquito más maduro pero...aún ahora, tenía miedos que se perdían en el infinito de su corazón. Su mejor amiga le decía una y otra vez:
" Mira por encima de lo que ves y me verás a mí. Recuerda aquel horizonte de tu infancia que aún se expande frente a tí. Si vieras en tu interior la profundidad que veo en tu mirada serías el rey del mundo. Ten confianza en el infinito y lo que te hace sentir porque en él estamos los dos. Te enriqueces con todas las cosas pequeñas que te rodean y por ello te admiro, parece que no necesitas más de esta vida y yo, siendo mujer, espero de tí lo más grande que puedes llegar a sentir. A veces tengo celos de tu forma de vivir por ser tan tuyo y otras... siento el amor de darte lo que necesitas para ser libre de verdad...Pienso que tu humildad en necesitar poco rompe mis límites pero, es tan bonito lo que te quiero enseñar... "

El otoño se acercaba con prisa cubriéndole la cabeza de canas y aún así, volvía a sentir como un niño. Nunca perdió la inocencia y menos aún la capacidad de ver las cosas de una manera especial. Quizás, pensaba, el secreto de vivir no está en la conciencia de las cosas sino en todo aquello que forma a la persona y que sin ser insignificantes parecen enormes para otra gente...quizás la sencillez nos abre la ventana a lo no conocido, a la enormidad de todo aquello que es capaz de sentir el ser humano. La nostalgia de su amiga le abría el recuerdo de infinitas cosas y sin saber porqué, una lágrima se deslizó por la mejilla...prufundizó aún más y la sensibilidad parecía que no tocaba fondo en el sentimiento hasta que de un solo golpe, su miedo quedó atrás. El viento sopló y las hojas del libro que tenía se abrieron en una pagina al azar. Leyó esto:
" ...Al final se acercó a mí y paseó un dedo delicadamente por mi cara; allanando las arrugas de la vida al mismo tiempo que mis ojos no se apartaban de los suyos. Sentía como la yema de su dedo se paseaba por mi cuello mientras yo reaccionaba involuntariamente con espasmos llenos de nervios. Se acercó aún más a mí y su aliento me quemaba en el lóbulo de la oreja...deseaba que aquella sensación no nunca tuviese un final. Fué entonces cuando le comprendí a la vez que aumentaban mi lucidez y mi espiritualidad multiplicadas por mil..."
Cerró aquel libro con una leve sonrisa. Miró hacia el horizonte y siguió a una bandada de palomas que jugaban con el viento y la nada; allá donde nacían los sueños de la niñez...


Por Nizna y yo.

El despertar del amor

Sentía que el corazón me iba a estallar conforme pasaban los segundos; como si el aire y la vida se me fueran. Fue mi primer beso. Sus labios tenían la suavidad del terciopelo y rozar su lengua era como sentirme amada en primera fila. Nunca pude imaginar el beso como es en realidad...me transportaba al cielo con los pies en la tierra. Mis labios temblaban en un juego de caricias y nuestras manos se entrelazaban al compás de dos enamorados. Siempre había soñado con el primer beso; imaginarme ser la princesa que duerme y es despertada con un dulce beso. Después de ese beso, solo sé que mi experiencia rebasó los límites de la fantasía y ni la bella durmiente habría sentido jamás como se agolpaba en mi corazón tal manantial de sensaciones.

Por Erin Sunako y yo.

martes, 15 de septiembre de 2009

Mi amiga

Tengo una amiga que se despierta con el otoño preparandome el corazón para lo que pueda venir. Hace unos días que la siento renacer y es tan dulce su llamada que se hace irresistible. Su fama es sabida por todo corazón que se precie y sus amantes no son pocos. Aún así, nadie tiene celos por su viajar de corazón en corazón; robando sentimientos que quizás no salgan por unos labios o una mano al escribir pero...¿Qué reproches se le pueden hacer cuando nace de tí lo mejor?. Ayer me acompañó paseando por este parque natural entre encinas milenarias y en plena tormenta. Esta mañana, me despierta con su dulce voz para ir al trabajo y por mis cinco sentidos, su vista, su oido,su tacto,su olfato y su buén gusto, no dejaba de sugerirme cosas que son íntimas entre ella y yo.
Espero que mi pueblo, Rute, se vuelva a perfumar con olor a anís y dulces de navidad como todos los años, cuando mi amiga, se pasea por sus calles con mirada lánguida y el corazón tan caliente como debe de ser el sentir de estas fechas...A veces mi amiga,solo a veces, me llama a su lado en cualquier estación. Despierta de su letargo como quien despierta en medio de la noche para volver a dormir; me regala su mensaje y su sentimiento, se transforma en mis palabras...


Para Nizna.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Fotografías

Un día te dije que las palabras cuando se leen se hacen voz en el pensamiento, que cada autor tiene su propia voz como cada imagen su interpretación y cada escrito su estilo. El recuerdo se llena de imágenes como la imaginación de un niño y la vida no es dejar huella sino vivirla. Muchos de mis recuerdos no tienen voz ni nombre y son mendigos pasajeros de las calles de Córdoba. Leo miradas y gente que va y que viene pero que no se el porqué se queda impresa en mi memoria. La vida interior de cada persona tiene tantos recovecos como la noche de una gran ciudad; con tantos personajes y tantas fotografías inclasificables. Antonio Machado decía que (corrígeme si me equivoco) todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar… pasar haciendo camino caminos... caminos sobre la mar. Nunca perseguí la gloria de dejar en la memoria de los hombres mi canción... Caminante son tus huellas el camino y nada más...

Amiga caminante, tu huella esta en mí.
¿Te parece poco conquistar mi corazón cada vez que te das?
...y nada es poco para tí...
Que inocentes somos los dos...por vivir de la fantasía
Fabricamos un mundo de encuentros donde nada, lo fue todo...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Poema inadvertido

Para mí los deseos son un lujo como el escuchar de esta melodía. Al borde de una guitarra mi corazón se deshace en sentimiento y yo, vuelvo a ser yo. El corazón es misterioso y a su vez transparente como el cristal. No lo puedo evitar. En este momento soy la silenciosa noche que vaga difusa más allá del sueño. Este sendero, es un abrir y cerrar de alas entre tus brazos como la melodía que escucho tan enigmática y clara: Como tú. ¿Es malo querer así?.
El alma aflora en la madrugada buscando la esencia del pensamiento. El horizonte de esta noche es gris si no veo tu risa y este adagio de música con palabras, no huyen ni le hacen frente a la nada. Torpes son, no lo dudo, pero quien hace del silencio música con ella me voy.
Las palabras dibujadas más puras son las que estoy dando por aprender de tí. Te amo en el silencio y la filosofía de la vida es la verdad desnuda donde no hay palabras, sólo aquel sitio en el que está la pintura del alma; aquella que no encuentra más explicación que el silencio de esta noche.

Mujer de cristal y yo.

El sueño de seguir viviendo

Hay cosas que fueron hechas para ser eternas como el alma del ser humano. No obstante, no estamos preparados para que nuestro corazón inmortal habite un cuerpo mortal. El alma se escapa por la mirada, por los dedos al escribir, por sentir con los cinco sentidos...por un momento de felicidad o tristeza. Vamos derramando quienes somos allá donde vamos y la memoria a su vez, guarda trocitos de otras almas que se cruzaron por nuestro camino y cada vez que nos reencontremos en la calle, el corazón saltará de júbilo por el recuerdo de haber aprendido algo más de tí porque sólo me diste cosas buenas. Pasará el tiempo, los soles se alzarán y se declinarán lo mismo que los imperios. Todo cambia y seguiremos siendo los mismos seres sensibles de antaño; almas imperecederas encerradas en frágiles cuerpos perecederos. Imagino que cuando llegue mi última hora, será porque mi alma es joven para estar en un cuerpo enfermo y gastado por los años. Ese día quiero estar cuerdo y pendiente de cómo viajo por los tejados, las nubes y el cielo y allí cuando vuelva a nacer, perderé todas las impurezas que arrastré en mi otra vida; abriré los ojos al nuevo día como niño inocente y preparado para recibir mi nuevo destino. Mi alma se regocijará pues al fín he vuelto al sitio del que partí, un lugar de infinita pureza.
La historia no termina. Solo habrá un nuevo comienzo que continuará mi larga existencia; la siguiente vida que se escribirá en una hoja en blanco... Mil vidas en una sola... Mil instantes en uno.

Para tí que me enseñaste tanto...


Por Erin Sunako y yo

martes, 8 de septiembre de 2009

Fusión de almas

Henos aquí en un lugar fuera de todo espacio y ajenos del tiempo; viajando con el pensamiento sin conocer nuestra voz y también sin sentir el tacto de nuestras manos. Palabras que vienen del otro lado del oceano para unirse a las mías cargadas de sueños como una fusión de almas citándose en otra dimensión. Hace dos días yo pensaba en tí y tú en mí. Hoy volvemos a vivir ese pasado como presente donde nuestros pensamientos se entrelazan en un beso cargado de esperanza. Tú estás sentado sobre una roca en aquel hermoso valle y yo, te observo tras un escritorio. Nuestros caminos se han encontrado gracias al azar y avanzan paralelos hacia un destino; al punto de unión donde todo será una sonrisa o una tristeza, un suspiro, una ilusión o un sueño que nos ayuda a vivir. Te miro y te vuelvo a mirar y ahí estás con tu característica sonrisa, tan limpia, tan pura, tan franca... con ese brillo en la mirada que tanto alimenta mi espíritu.
Aprendemos a vivir cada cual a su manera; luchando por anhelos y siguiendo sueños que hacen borrosa nuestra mirada. Tanto me quieres por ser quien soy que me das sin mayor esfuerzo aquello que tanto deseé en esta vida. Ponemos en cada texto una semilla y aún así, sé tan poco de tí...Las raices del cariño nacen en este blog como campo de primerizas amapolas y por ello, cuando menos lo espero, me apremia volar para tenerte en mí. Me quitas de un solo golpe los sentimientos y los haces tuyos mezclando palabras que hacen el amor donde nada existió y cuando menos lo espero, todo lo tuyo se hace mío.Milagros de la vida...


Erin Sunako y yo.

sábado, 5 de septiembre de 2009

El lenguaje del silencio

.
A veces, el decir las cosas
pesa menos que callarlas.

La persona que me escuche
puede que sólo sienta dolor.

Aún así, siempre tendrá oidos
donde no existan las palabras...


medaslavida dijo...

Buscador de sueños, alza el rostro, mira hacia el horizonte, busca en el firmamento una estrella y háblale. Puede que creas que está a millones de kilómetros de distacia y que tu voz no llegará a ella, pero...fijate bien, te escucha, te siente, sabe lo que quieres decirle. Lo único que desea es que se lo cuentes, porque sin tu voz no podrá descubrir lo que se esconde tras las palabras.
Allí donde triunfa el silencio, la verdad se esconde.
Allí donde se alzan las voces, la mentira no haya lugar.
Buscador, mira una estrella lejana, perdida, pequeña, casi sin brillo, pues está esperando oir tu voz para ser estrella fugaz y acercarse a ti.
Felices sueños Buscador

viernes, 4 de septiembre de 2009

Las tres de la madrugada

Cuando cierre los ojos esta noche y la oscuridad no la vea por estar dormido, no pensaré en nada por motivos de estar en la compañía de Morfeo. Quizás cuando despierte, sólo recordaré el tema de mi último sueño y también, puede que mi despertar sea la continuación de aquello que dejé al cerrar los ojos.Quién sabe.Tantos miedos en la vida y cuando más indefenso puedo estar, hago un parentesis sin temor a la nada...Al infinito.

Felices sueños Buscador.



Pepe dijo...

El sueño es el gran ensayo de la muerte. En el sueño vivimos mundos irreales como si fueran reales. Me intriga los sueños de mi perro. Sé que sueña porque lo oigo a veces en una especie de sollozos inquietantes. Nunca sabré si sueña que está cazando, o si se está peleando o si huye asustado de una fiera que le aterroriza.
Siento gran curiosidad por los sueños de los bebés. Los budistas dicen que nadie puede entrar en la pesadilla de otro para tranquilizarlo. Ha de despertarse por sí mismo. Para ellos la vida es un sueño del que sólo despiertan los que alcanzan la iluminación que es como un gran despertar.
Esta noche de sábado a domingo, felices sueños, Buscador. Ojalá despertemos del sueño de la vida. Que nos ayude la música de esta tarde, tan simple y tan profunda.
Pepe

miércoles, 2 de septiembre de 2009

A mi triste amiga

Cuando estes triste,
piensa en la manera de crecer
y de hacer algo por tí porque...
se lo darás a los demás.

martes, 1 de septiembre de 2009

Un mundo especial

Supongo que a mis cuarenta años estoy al final de mi verano y comienza el otoño. Nunca me dió miedo avanzar en la edad. Los años van pasando cada vez más deprisa y los recuerdos se amontonan aunque en verdad, nunca me afectó el paso del tiempo. Si viajo en el recuerdo sé en cada instante lo que sentí pero quizás nadie lo sepa más que yo. Paseando por mi calle descubro huellas que nunca cambiaron desde que nací y me devuelven a un tiempo que solo me pertenece. Con frecuencia hablo con amigos evocando viejos momentos así como lo que sentíamos en ese instante pero sólo, gana aquello que no se puede expresar: Nuestro mundo interior. Me puedes regalar una canción, una poesía, un recuerdo...cualquier instante que yo esté receptivo y tu descuidado y cuando percibo ese momento, solo pertenece a mí. Pienso en lo preciosa que es esta vida y los frutos que he conseguido con mi esfuerzo, la de veces que me he enriquecido sin saber el por qué y que tanto dejé de lado. Este otoño de mi vida aparece en el mejor momento y sus hojas caídas serán como pensamientos y sentimientos que alguien recogerá para guardarlos. Viajo por el tiempo y tengo recuerdos que no sabía que los almacenaba...tantos instantes únicos y tantas cosas que me ayudan a vivir... Tu vida querido lector, es única al igual que la mía y guardas en tu interior tal riqueza, que hasta el más envidioso de esta vida mataría por tenerla sin saber que la suya también es preciosa. ¿No te has parado en sentir lo que nunca cambia? ¿Eso que nos trae esos recuerdos y mueve nuestro mundo interior...aquello que de un simple vistazo sabes que eres solo tú?...que cosa más bonita es tener una identidad; tener esa magia de compartir y crear momentos únicos con otras personas. Vamos al compás de nuestro corazón caminando con alegrías y con tristezas pero nunca jamás solos porque aquello que nunca cambia, siempre nos hablará desde su más sincera sencillez por ello, no estamos aislados y como dice la Mari de Chambao: "Mirarme dentro y comprender que tus ojos son mis ojos...que eres parte de mi ser..." No sabes lo maravillosa que es tu vida y la mía...la de todos.

Gracias por estar ahí...