sábado, 10 de octubre de 2009

Encuentros

Una noche cualquiera, al son de una música maravillosa que enamora mis sentidos, he sabido darme cuenta de que las casualidades no existen, que ha sido el destino quien hoy te puso en frente mía, adoptando una forma etérea que abrazaba mi soledad y le daba compañía, que me has hecho sonreír, y me has hecho sentir viva. Me has regalado tus palabras, tu tiempo, me has regalado ésta hermosa melodía y me quito el sombrero ante tan oportuno encuentro, pues aunque tu no seas consciente y aunque jamás volviera a disfrutar de tu deliciosa presencia, ésta noche necesitaba encontrarte…


Inma.

No hay comentarios: