miércoles, 30 de septiembre de 2009

Sentirse bién

Me acuerdo mucho de esta frase y es frecuente que la siga recordando: "Ojos que no ven, corazón que no siente". Lo más hermoso y lo peor de este mundo puede ocurrirnos en lo más cotidiano y hasta puede que pase inadvertido. No tiene que ser algo espectacular ni tampoco algo que se le preste una atención especial pero sucede a diario y no lo sabemos ver.
Hay momentos de verdadera magia blanca que pueden venir de nuestro mundo interior o de lo que percibamos de la realidad. También puede suceder que lo más inhumano desfile ante nuestros sentidos y sin saber como, una mano mágica tapa nuestros ojos y nos evita el dolor por no saber apreciar aquel momento. He pensado muchas veces en poder tener una calidad de vida más segura para ser fuerte sin abandonar los pies puestos en esta tierra. La vida se nos presenta tal cual como un laberinto de difícil salida y aún así, puedo asegurar que hay gente que es feliz. Despertar a lo maravilloso de la vida y lo hermoso que es vivir, se puede leer en infinidad de libros de autoayuda pero es como si le hablaran a un sordo o hicieran ver colores a un ciego.
Con frecuencia me asombro de la naturalidad de alguna gente y quizás ellos sin saberlo, la derrochan sin apreciar su grandeza. Percibo de la belleza algo muy especial que puede durar un momento para así guardarlo en una vida entera y puede que lo más hermoso de este mundo, nos haya sucedido y pasó delante de nuestras narices sin prestarle mayor atención. Cuando camino por una acera y me cruzo con infinitas miradas, me pregunto sobre la soledad de nuestros pasos perdidos y de nuestras dudas, de no saber que hacer en determinados momentos y de nuestros agujeros en el alma; cruzo mi mirada con miradas que esquivan la mía y otras más valientes que no la apartan de mis pupilas. La calle son ríos de historias sin terminar...
Esta mañana despierto con el silencio de la madrugada. Abro los ojos y todo lo que me rodea es una quietud silenciosa. Escucho mi respiración, siento el pulso de mi corazón y apenas puedo recordar mi último sueño. Siento mi vida como algo agradable desde hace algún tiempo y mi corazón parece que ha firmado una tregua. Tengo los pies fríos y el corazón caliente. Abro mi ventana al amanecer y pienso que lo más importante de esta vida es estar bién con uno mismo. Quizás el secreto de vivir no sea nada espectacular y no por ello sea lo más fácil de alcanzar. La vida sigue desfilando delante de mis ojos y seguramente me pasarán muchas cosas. Mis sentidos me ofrecerán cosas buenas y otras no tanto pero, este bienestar que tengo, abre camino a la vida y no al desasosiego de estar perdido...¿Hasta cuando?.

sábado, 26 de septiembre de 2009

...

Qué me dices cuando callas
si tu mirada y tu gesto,
si mi suspense y lo que presiento,
están perdidos sin saber.
Qué me dices cuando callas...

jueves, 24 de septiembre de 2009

Espejismos de ilusión

Siempre soñamos y esperamos algo en especial. Estoy convencido que cuando nacemos llevamos la felicidad impresa en nuestro corazón y el vernos reflejados en la mirada de un niño, hace que nuestro recuerdo viaje donde alguna vez fuimos felices. Con el paso del tiempo creamos ídolos para seguir viviendo; fantasmas de nuestra ilusión que buscan una mejor vida pero aun así, a todos los ídolos les llegará su ocaso.
Al pasar el tiempo maduramos y destruimos todo aquello que un día adorábamos. Hoy me pregunto si el sueño igualará un día a la realidad que hace nada se convirtió en pasado.
Existen momentos es nuestra vida en que se ignora si habitamos en el reino de Morfeo o en el mundo Vigil pues causan tal impacto que hacen que estemos perdidos. La realidad es tan inverosímil que bien pudiese ser una fantasía cualquiera o tal vez sólo el reflejo de si misma. Después de pensar en todo esto tengo infinitas dudas pero mi tiempo pasa indestructiblemente. Me miro al espejo y veo mi figura, me toco y siento pero el pensamiento, es una cadena que engarza múltiples eslabones por ser tan larga.... Deseo vivir lo que percibo en este momento y hace nada que he viajado al pasado. Recuerdo el pasado y me hace sonreír porque de alguna manera, aquello que sentí fue de verdad aunque en ese instante ya haya sido. Siempre he de preferir un segundo a la eternidad ya que la belleza de lo efímero no durará para siempre. A veces pienso que la vida se pega a mi como un pegamento donde guardo infinitos recuerdos y también creo ser alguien extraño en un mundo imaginario. El recuerdo se funde con la ficción y me pierdo como quién mira el rojo atardecer. Enlazo imágenes a capricho y juego con la imaginación. En un segundo vivo mil vidas y soy todo cuanto puedo ser o no ser.
En el gran castillo que todos guardamos dentro, en mi gran salón un día bailoteo y otro canto o, simplemente me imagino estando ahí creando mundos dentro de otros mundos gracias al poder de la imaginación. La vida es una danza y hay que bailarla. No importa donde estemos y lo que hagamos porque nuestro corazón marca el compás de los sueños. Un día, cuando llegue mi último viaje y deje esta tierra bendita, solo quiero tener la certeza que brinda la realidad y en el final de mi lucidez, ansío creer que mi vida valió realmente; poner los pies sobre la tierra y el corazón en el cielo para que el eco de mi voz con un grito en silencio me susurre: !!Sí viví!!.

Erin Sunako y yo

martes, 22 de septiembre de 2009

El sueño de seguir viviendo

Hay cosas que fueron hechas para ser eternas como el alma del ser humano. No obstante, no estamos preparados para que nuestro corazón inmortal habite un cuerpo mortal. El alma se escapa por la mirada, por los dedos al escribir, por sentir con los cinco sentidos...por un momento de felicidad o tristeza. Vamos derramando quienes somos allá donde vamos y la memoria a su vez, guarda trocitos de otras almas que se cruzaron por nuestro camino y cada vez que nos reencontremos en la calle, el corazón saltará de júbilo por el recuerdo de haber aprendido algo más de tí porque sólo me diste cosas buenas. Pasará el tiempo, los soles se alzarán y se declinarán lo mismo que los imperios. Todo cambia y seguiremos siendo los mismos seres sensibles de antaño; almas imperecederas encerradas en frágiles cuerpos perecederos. Imagino que cuando llegue mi última hora, será porque mi alma es joven para estar en un cuerpo enfermo y gastado por los años. Ese día quiero estar cuerdo y pendiente de cómo viajo por los tejados, las nubes y el cielo y allí cuando vuelva a nacer, perderé todas las impurezas que arrastré en mi otra vida; abriré los ojos al nuevo día como niño inocente y preparado para recibir mi nuevo destino. Mi alma se regocijará pues al fín he vuelto al sitio del que partí, un lugar de infinita pureza.
La historia no termina. Solo habrá un nuevo comienzo que continuará mi larga existencia; la siguiente vida que se escribirá en una hoja en blanco... Mil vidas en una sola... Mil instantes en uno.

Para tí que me enseñaste tanto...


Por Erin Sunako y yo.

Todo cambia en caminos que se unen

El movimiento es algo en verdad tan maravilloso como sinónimo es de vida. Todo lo que se mueve ha de estar vivo de alguna manera: El viento soplando entre las ramas, la tierra girando sobre su eje, los corazones latiendo al unísono con las melodías de la belleza y la eternidad, el agua que recorre caminos y cambia de pequeños lagos a grandes océanos. Todo siempre en constante movimiento, siempre preservando la vida. El pensamiento es nuestra revolución interior. Pensamos cosas de lo más variopintas que van desde lo más sencillo hasta lo más enrevesado. Viajamos con un contador de tiempo en la muñeca de nuestra mano y sentimos el paso del tiempo para hacernos la misma pregunta sin respuesta: ¿Al final de este día que me sucedió?. Esta noche la Osa Polar sigue en el mismo sitio sin variar su posición. El sol amanece a la misma hora y en el mismo lugar pero nosotros tenemos un camino incierto con puntos suspensivos. Recuerdo aquel sabio de siglos pasados que decía: " ...y sin embargo se mueve". Pienso en los astros del firmamento, las células del cuerpo, los átomos...todo sigue su curso de una manera tan sistemática y precisa... Quiero creer que nuestro camino tiene un destino irrevocable de tal manera que si hoy no nos conociéramos, ya no tardaría el día en que nuestros pasos se dirigiesen al mismo punto. La magia del destino va uniendo el camino de dos que se esperan pero el destino no lo componemos ni tu ni yo. Quizás no nos conozcamos pero es tal la complejidad de este mundo que siempre, de alguna manera, encontramos ese corazón que nos llenará. Todo se mueve y nada es seguro, solo el amor llena de solidez la senda a la felicidad. A veces me pregunto desde esta perspectiva si la vida, el destino o yo mismo facilito lo que siempre busco: Tú sueño y el mío...nuestro sueño.

Erin Sunako y yo.

sábado, 19 de septiembre de 2009

Orígenes

Despertar a la niñez no me cuesta apenas esfuerzo. Pienso que la modernidad, despues de ser moderno, no tiene más años que los sentimientos. Los años pasan y aún así, no el recuerdo de lo vivido. Con frecuencia, la gente se queja de los tiempos de ahora y de lo poco que aprecian los jovenes aquello que es de verdad. Creo que allá en el cielo, Dios dispuso un reino para la niñez aquí en la tierra para que ningun niño ya de mayor, puede decir que no guarda recuerdo alguno de aquello que vivió. Un niño es una esponja que devora la vida y la siente de tal manera, que es imposible que de esta vida, la pasada o la futura, empañen lo que se siente. Violeta Parra canta en una canción aquello de..." Lo que puede el sentimiento, no lo ha podido el saber, ni el mas claro proceder ni el mas ancho pensamiento...".
Nuestro camino va abrazando recuerdos y conforme van pasando los años, solo perdura aquello que hemos vivido en la lejanía, no lo de ayer. Hoy tengo 41 años y doy gracias de mantener el sentido más noble noble que ahora me ayuda a vivir: " La virtud de no matar la capacidad de aquello que impresiona el presente ". El placer de imaginar lo vivido, me muestra fieles imagenes de aquellos segundos que siempre perduraran...el olor, el color, el sabor, las fotografías, el tacto de aquello que he sentido. Consevar la juventud del corazón es cosa de nuestra naturaleza y del empeño que pongamos en esta vida. Mi amigo Pepe (profesor de filosofía) está jubilado por la edad pero no de juventud. Ayer me envió un texto para continuarlo y yo insisto en no continuarlo. Prefiero que esas vivencias tengan la prolongación de otro recuerdo: La de sus nietos por recordar a un hombre que antepuso el querer saber vivir ante todo... El texto dice así:
"El otoño no entraba. Salía el verano. Bajaba la temperatura. Los vientos se removían. El cielo se llenaba de nubes oscuras y llovía. En la escuela se mezclaban el olor de la tiza, el de los restos de barro que llevábamos en los zapatos cuando se resecaba y el primer olor de los cuerpos cuando las ventanas se cerraban porque entraban corrientes frías de aire. Ëramos niños todavía y las estaciones venían para quedarse. Eran largas, interminables. El curso comenzaba y la escuela era nuestro destino para siempre.Nunca íbamos a crecer".

Nunca crezcas amigo Pepe.

jueves, 17 de septiembre de 2009

El despertar de tus palabras

Sentado en el filo de aquel puente, sus piececitos se tambaleaban adelante y hacia atrás, a un lado y hacía otro. La inmensidad del vacío le daba miedo cada vez que miraba las aguas turbulentas que pasanban sin piedad y aquel horizonte, era otro infinito donde los aviones marcaban lineas blancas tan valientes que no les daba miedo la inmensidad. Su miedo aún abría abismos por vencer. Quizás, la naturaleza le puso límites donde otras almas avanzaban tan rápidas como aquellos aviones. Deseaba ser mayor con urgencia para vencer sus miedos porque su padre, nos los tenía. "El cielo está lleno de nubes valientes"...pensaba... y recordó aquella frase que alguien le dijo una vez: "Las nubes son rios que ya conocen el mar". Soñaba con alcanzar aquello tan inmenso que sentía en el corazón; aquello tan inabarcable que le hacía desear ser mayor...

Hoy, al cabo de los años volvía a recordar aquella tarde que le hizo un poquito más maduro pero...aún ahora, tenía miedos que se perdían en el infinito de su corazón. Su mejor amiga le decía una y otra vez:
" Mira por encima de lo que ves y me verás a mí. Recuerda aquel horizonte de tu infancia que aún se expande frente a tí. Si vieras en tu interior la profundidad que veo en tu mirada serías el rey del mundo. Ten confianza en el infinito y lo que te hace sentir porque en él estamos los dos. Te enriqueces con todas las cosas pequeñas que te rodean y por ello te admiro, parece que no necesitas más de esta vida y yo, siendo mujer, espero de tí lo más grande que puedes llegar a sentir. A veces tengo celos de tu forma de vivir por ser tan tuyo y otras... siento el amor de darte lo que necesitas para ser libre de verdad...Pienso que tu humildad en necesitar poco rompe mis límites pero, es tan bonito lo que te quiero enseñar... "

El otoño se acercaba con prisa cubriéndole la cabeza de canas y aún así, volvía a sentir como un niño. Nunca perdió la inocencia y menos aún la capacidad de ver las cosas de una manera especial. Quizás, pensaba, el secreto de vivir no está en la conciencia de las cosas sino en todo aquello que forma a la persona y que sin ser insignificantes parecen enormes para otra gente...quizás la sencillez nos abre la ventana a lo no conocido, a la enormidad de todo aquello que es capaz de sentir el ser humano. La nostalgia de su amiga le abría el recuerdo de infinitas cosas y sin saber porqué, una lágrima se deslizó por la mejilla...prufundizó aún más y la sensibilidad parecía que no tocaba fondo en el sentimiento hasta que de un solo golpe, su miedo quedó atrás. El viento sopló y las hojas del libro que tenía se abrieron en una pagina al azar. Leyó esto:
" ...Al final se acercó a mí y paseó un dedo delicadamente por mi cara; allanando las arrugas de la vida al mismo tiempo que mis ojos no se apartaban de los suyos. Sentía como la yema de su dedo se paseaba por mi cuello mientras yo reaccionaba involuntariamente con espasmos llenos de nervios. Se acercó aún más a mí y su aliento me quemaba en el lóbulo de la oreja...deseaba que aquella sensación no nunca tuviese un final. Fué entonces cuando le comprendí a la vez que aumentaban mi lucidez y mi espiritualidad multiplicadas por mil..."
Cerró aquel libro con una leve sonrisa. Miró hacia el horizonte y siguió a una bandada de palomas que jugaban con el viento y la nada; allá donde nacían los sueños de la niñez...


Por Nizna y yo.

El despertar del amor

Sentía que el corazón me iba a estallar conforme pasaban los segundos; como si el aire y la vida se me fueran. Fue mi primer beso. Sus labios tenían la suavidad del terciopelo y rozar su lengua era como sentirme amada en primera fila. Nunca pude imaginar el beso como es en realidad...me transportaba al cielo con los pies en la tierra. Mis labios temblaban en un juego de caricias y nuestras manos se entrelazaban al compás de dos enamorados. Siempre había soñado con el primer beso; imaginarme ser la princesa que duerme y es despertada con un dulce beso. Después de ese beso, solo sé que mi experiencia rebasó los límites de la fantasía y ni la bella durmiente habría sentido jamás como se agolpaba en mi corazón tal manantial de sensaciones.

Por Erin Sunako y yo.

martes, 15 de septiembre de 2009

Mi amiga

Tengo una amiga que se despierta con el otoño preparandome el corazón para lo que pueda venir. Hace unos días que la siento renacer y es tan dulce su llamada que se hace irresistible. Su fama es sabida por todo corazón que se precie y sus amantes no son pocos. Aún así, nadie tiene celos por su viajar de corazón en corazón; robando sentimientos que quizás no salgan por unos labios o una mano al escribir pero...¿Qué reproches se le pueden hacer cuando nace de tí lo mejor?. Ayer me acompañó paseando por este parque natural entre encinas milenarias y en plena tormenta. Esta mañana, me despierta con su dulce voz para ir al trabajo y por mis cinco sentidos, su vista, su oido,su tacto,su olfato y su buén gusto, no dejaba de sugerirme cosas que son íntimas entre ella y yo.
Espero que mi pueblo, Rute, se vuelva a perfumar con olor a anís y dulces de navidad como todos los años, cuando mi amiga, se pasea por sus calles con mirada lánguida y el corazón tan caliente como debe de ser el sentir de estas fechas...A veces mi amiga,solo a veces, me llama a su lado en cualquier estación. Despierta de su letargo como quien despierta en medio de la noche para volver a dormir; me regala su mensaje y su sentimiento, se transforma en mis palabras...


Para Nizna.

sábado, 12 de septiembre de 2009

Fotografías

Un día te dije que las palabras cuando se leen se hacen voz en el pensamiento, que cada autor tiene su propia voz como cada imagen su interpretación y cada escrito su estilo. El recuerdo se llena de imágenes como la imaginación de un niño y la vida no es dejar huella sino vivirla. Muchos de mis recuerdos no tienen voz ni nombre y son mendigos pasajeros de las calles de Córdoba. Leo miradas y gente que va y que viene pero que no se el porqué se queda impresa en mi memoria. La vida interior de cada persona tiene tantos recovecos como la noche de una gran ciudad; con tantos personajes y tantas fotografías inclasificables. Antonio Machado decía que (corrígeme si me equivoco) todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar… pasar haciendo camino caminos... caminos sobre la mar. Nunca perseguí la gloria de dejar en la memoria de los hombres mi canción... Caminante son tus huellas el camino y nada más...

Amiga caminante, tu huella esta en mí.
¿Te parece poco conquistar mi corazón cada vez que te das?
...y nada es poco para tí...
Que inocentes somos los dos...por vivir de la fantasía
Fabricamos un mundo de encuentros donde nada, lo fue todo...

viernes, 11 de septiembre de 2009

Poema inadvertido

Para mí los deseos son un lujo como el escuchar de esta melodía. Al borde de una guitarra mi corazón se deshace en sentimiento y yo, vuelvo a ser yo. El corazón es misterioso y a su vez transparente como el cristal. No lo puedo evitar. En este momento soy la silenciosa noche que vaga difusa más allá del sueño. Este sendero, es un abrir y cerrar de alas entre tus brazos como la melodía que escucho tan enigmática y clara: Como tú. ¿Es malo querer así?.
El alma aflora en la madrugada buscando la esencia del pensamiento. El horizonte de esta noche es gris si no veo tu risa y este adagio de música con palabras, no huyen ni le hacen frente a la nada. Torpes son, no lo dudo, pero quien hace del silencio música con ella me voy.
Las palabras dibujadas más puras son las que estoy dando por aprender de tí. Te amo en el silencio y la filosofía de la vida es la verdad desnuda donde no hay palabras, sólo aquel sitio en el que está la pintura del alma; aquella que no encuentra más explicación que el silencio de esta noche.

Mujer de cristal y yo.

El sueño de seguir viviendo

Hay cosas que fueron hechas para ser eternas como el alma del ser humano. No obstante, no estamos preparados para que nuestro corazón inmortal habite un cuerpo mortal. El alma se escapa por la mirada, por los dedos al escribir, por sentir con los cinco sentidos...por un momento de felicidad o tristeza. Vamos derramando quienes somos allá donde vamos y la memoria a su vez, guarda trocitos de otras almas que se cruzaron por nuestro camino y cada vez que nos reencontremos en la calle, el corazón saltará de júbilo por el recuerdo de haber aprendido algo más de tí porque sólo me diste cosas buenas. Pasará el tiempo, los soles se alzarán y se declinarán lo mismo que los imperios. Todo cambia y seguiremos siendo los mismos seres sensibles de antaño; almas imperecederas encerradas en frágiles cuerpos perecederos. Imagino que cuando llegue mi última hora, será porque mi alma es joven para estar en un cuerpo enfermo y gastado por los años. Ese día quiero estar cuerdo y pendiente de cómo viajo por los tejados, las nubes y el cielo y allí cuando vuelva a nacer, perderé todas las impurezas que arrastré en mi otra vida; abriré los ojos al nuevo día como niño inocente y preparado para recibir mi nuevo destino. Mi alma se regocijará pues al fín he vuelto al sitio del que partí, un lugar de infinita pureza.
La historia no termina. Solo habrá un nuevo comienzo que continuará mi larga existencia; la siguiente vida que se escribirá en una hoja en blanco... Mil vidas en una sola... Mil instantes en uno.

Para tí que me enseñaste tanto...


Por Erin Sunako y yo

martes, 8 de septiembre de 2009

Fusión de almas

Henos aquí en un lugar fuera de todo espacio y ajenos del tiempo; viajando con el pensamiento sin conocer nuestra voz y también sin sentir el tacto de nuestras manos. Palabras que vienen del otro lado del oceano para unirse a las mías cargadas de sueños como una fusión de almas citándose en otra dimensión. Hace dos días yo pensaba en tí y tú en mí. Hoy volvemos a vivir ese pasado como presente donde nuestros pensamientos se entrelazan en un beso cargado de esperanza. Tú estás sentado sobre una roca en aquel hermoso valle y yo, te observo tras un escritorio. Nuestros caminos se han encontrado gracias al azar y avanzan paralelos hacia un destino; al punto de unión donde todo será una sonrisa o una tristeza, un suspiro, una ilusión o un sueño que nos ayuda a vivir. Te miro y te vuelvo a mirar y ahí estás con tu característica sonrisa, tan limpia, tan pura, tan franca... con ese brillo en la mirada que tanto alimenta mi espíritu.
Aprendemos a vivir cada cual a su manera; luchando por anhelos y siguiendo sueños que hacen borrosa nuestra mirada. Tanto me quieres por ser quien soy que me das sin mayor esfuerzo aquello que tanto deseé en esta vida. Ponemos en cada texto una semilla y aún así, sé tan poco de tí...Las raices del cariño nacen en este blog como campo de primerizas amapolas y por ello, cuando menos lo espero, me apremia volar para tenerte en mí. Me quitas de un solo golpe los sentimientos y los haces tuyos mezclando palabras que hacen el amor donde nada existió y cuando menos lo espero, todo lo tuyo se hace mío.Milagros de la vida...


Erin Sunako y yo.

sábado, 5 de septiembre de 2009

El lenguaje del silencio

.
A veces, el decir las cosas
pesa menos que callarlas.

La persona que me escuche
puede que sólo sienta dolor.

Aún así, siempre tendrá oidos
donde no existan las palabras...


medaslavida dijo...

Buscador de sueños, alza el rostro, mira hacia el horizonte, busca en el firmamento una estrella y háblale. Puede que creas que está a millones de kilómetros de distacia y que tu voz no llegará a ella, pero...fijate bien, te escucha, te siente, sabe lo que quieres decirle. Lo único que desea es que se lo cuentes, porque sin tu voz no podrá descubrir lo que se esconde tras las palabras.
Allí donde triunfa el silencio, la verdad se esconde.
Allí donde se alzan las voces, la mentira no haya lugar.
Buscador, mira una estrella lejana, perdida, pequeña, casi sin brillo, pues está esperando oir tu voz para ser estrella fugaz y acercarse a ti.
Felices sueños Buscador

viernes, 4 de septiembre de 2009

Las tres de la madrugada

Cuando cierre los ojos esta noche y la oscuridad no la vea por estar dormido, no pensaré en nada por motivos de estar en la compañía de Morfeo. Quizás cuando despierte, sólo recordaré el tema de mi último sueño y también, puede que mi despertar sea la continuación de aquello que dejé al cerrar los ojos.Quién sabe.Tantos miedos en la vida y cuando más indefenso puedo estar, hago un parentesis sin temor a la nada...Al infinito.

Felices sueños Buscador.



Pepe dijo...

El sueño es el gran ensayo de la muerte. En el sueño vivimos mundos irreales como si fueran reales. Me intriga los sueños de mi perro. Sé que sueña porque lo oigo a veces en una especie de sollozos inquietantes. Nunca sabré si sueña que está cazando, o si se está peleando o si huye asustado de una fiera que le aterroriza.
Siento gran curiosidad por los sueños de los bebés. Los budistas dicen que nadie puede entrar en la pesadilla de otro para tranquilizarlo. Ha de despertarse por sí mismo. Para ellos la vida es un sueño del que sólo despiertan los que alcanzan la iluminación que es como un gran despertar.
Esta noche de sábado a domingo, felices sueños, Buscador. Ojalá despertemos del sueño de la vida. Que nos ayude la música de esta tarde, tan simple y tan profunda.
Pepe

miércoles, 2 de septiembre de 2009

A mi triste amiga

Cuando estes triste,
piensa en la manera de crecer
y de hacer algo por tí porque...
se lo darás a los demás.

martes, 1 de septiembre de 2009

Un mundo especial

Supongo que a mis cuarenta años estoy al final de mi verano y comienza el otoño. Nunca me dió miedo avanzar en la edad. Los años van pasando cada vez más deprisa y los recuerdos se amontonan aunque en verdad, nunca me afectó el paso del tiempo. Si viajo en el recuerdo sé en cada instante lo que sentí pero quizás nadie lo sepa más que yo. Paseando por mi calle descubro huellas que nunca cambiaron desde que nací y me devuelven a un tiempo que solo me pertenece. Con frecuencia hablo con amigos evocando viejos momentos así como lo que sentíamos en ese instante pero sólo, gana aquello que no se puede expresar: Nuestro mundo interior. Me puedes regalar una canción, una poesía, un recuerdo...cualquier instante que yo esté receptivo y tu descuidado y cuando percibo ese momento, solo pertenece a mí. Pienso en lo preciosa que es esta vida y los frutos que he conseguido con mi esfuerzo, la de veces que me he enriquecido sin saber el por qué y que tanto dejé de lado. Este otoño de mi vida aparece en el mejor momento y sus hojas caídas serán como pensamientos y sentimientos que alguien recogerá para guardarlos. Viajo por el tiempo y tengo recuerdos que no sabía que los almacenaba...tantos instantes únicos y tantas cosas que me ayudan a vivir... Tu vida querido lector, es única al igual que la mía y guardas en tu interior tal riqueza, que hasta el más envidioso de esta vida mataría por tenerla sin saber que la suya también es preciosa. ¿No te has parado en sentir lo que nunca cambia? ¿Eso que nos trae esos recuerdos y mueve nuestro mundo interior...aquello que de un simple vistazo sabes que eres solo tú?...que cosa más bonita es tener una identidad; tener esa magia de compartir y crear momentos únicos con otras personas. Vamos al compás de nuestro corazón caminando con alegrías y con tristezas pero nunca jamás solos porque aquello que nunca cambia, siempre nos hablará desde su más sincera sencillez por ello, no estamos aislados y como dice la Mari de Chambao: "Mirarme dentro y comprender que tus ojos son mis ojos...que eres parte de mi ser..." No sabes lo maravillosa que es tu vida y la mía...la de todos.

Gracias por estar ahí...

Allá por donde voy

Te deslizas en el silencio con voz callada
Paseas por mi calle tropezándome en cada mirada
Viajas dentro de mi pensar y, te siento tan lejos...
A veces eres amiga en mi mejor ánimo y otras, soledad
Susurras a mis ojos cerrados
Me tocas en la ausencia
Te siento en la nada
Me hablas disfrazada en cientos de voces y...
allá donde no te busco... te encuentro.