martes, 29 de diciembre de 2009

La música, mi mirada y la lluvia

Suena un piano derramando gotas musicales. Fuera, la lluvia estrella lágrimas de agua en los lugares más insospechados y la gente camina por mi calle mirando hacia el suelo. La ventana llora gotas de agua pura que se aceleran y se paran, que se unen y forman riachuelos estrellándose contra el marco de aluminio; tal y como si este piano en su languidez contagiara la emoción de ese artista en su melodía de compás. Hoy las calles y los campos, la gente y mi mirada tienen una pauta en el tiempo. Por mi cabeza aparecen recuerdos plagados de imágenes y lugares pasados como si la vida y la muerte no se confundieran hasta que dejamos de existir en la memoria. Cada nota le da un toque de color especial a lo que siento y a lo lejos, el reloj del campanario de mi pueblo dá dos solemnes campanadas en un vuelo de palomas...

lunes, 28 de diciembre de 2009

Día de los inocentes

Siento en tu mirada ese calor de mi cuerpo que antes me hacía estallar en escalofríos de pasión y ahora son de miedo. No sé muy bien si es recuerdo de tu amor o de odio...miedo a la soledad o a esa mirada que tienes tan fría y despreciable. Todos los males que me hiciste pasar los he pagado con mis lágrimas y de alguna manera, mi vida se ha esfumado en cada una. Aún guardo en mí aquellos momentos en que fuí feliz contigo, pero chocan con la persona que eres ahora. Mi alma la convertiste en pedazos que poco a poco voy recomponiendo; un puzzle en donde cada pieza tiene un mal sabor de boca...y ya estoy cansada de levar tu cruz. No sabes que significado tiene para tí el respeto a una mujer y tampoco sabes lo maravilloso que eras cuando en tu forma natural, me hacías sentir la mujer más afortunada. Mi vida se ha quedado en nada.
Hoy vivo tranquila sin saber muy bien que camino debo escoger pero necesito tomar una decisión y aún no se si estoy preparada. Me recuerdo cuando estaba llena de sueños y esperando de la vida cada fruto pero, sólo tengo vacios que se me clavan como alfileres. Han pasado días y años esperando verte cambiar. Sigo sin saber que hacer y miro la carita de nuestro hijo y no sé bién pero Dios me da fuerzas por darle un futuro que no sea igual que el mío...Ahora llega el momento de irme. Me voy con mis padres; a la cuna de un hermoso recuerdo para que mi niño crezca con el amor que tú no sabes dar. Me voy con mis padres y a tí nunca te volveré a ver...jamás te acerques a nosotros.

- Ella abre la puerta con su hijo de la mano. Tiene miedo a lo que pueda suceder en ese momento y en toda la calle, se escucha un disparo de escopeta...


Bambú y yo.

viernes, 25 de diciembre de 2009

Primer y último verso

El amor,
es el murmullo
de ese silencio.
Es caricia del alma.
Es lo que siempre
deseaste en soledad
y que ahora además,
lo sientes en tí.
Conoces su significado
pues sabes que
desde siempre,
es alegría.

A tu primer amor.

Érase una vez

Érase una vez, un niño que nació en una familia humilde; en la cama de sus padres. Era una madrugada de verano allá por el 27 de julio y nació tan pobre, que aún no tenía un nombre determinado. Aquel niño guardó para siempre su raiz infantil y tiene ahora de mayor recuerdos imborrables. A lo largo de su vida tuvo conocimiento de lo mejor y lo peor de la vida, amó profundamente y también conoció el desamor, la enfermedad, la soledad...la nada absoluta. En su raiz siempre llevó la semilla del amor y un mundo interior que se enriquecía con el día a día y ahora, despues de tantos años, aquella voz infantil surge incólume.
Érase una vez, millones de lugares en el mundo plagados de millones de historias; de sentimientos que nacieron en cualquier lugar de un mapa geográfico. Nacieron a cualquier hora del día y conocieron de alguna manera sabios secretos. Sus historias pueden ser afortunadas o, no tanto pero, saben indudablemente que es la belleza y el amor. Alguna vez soñaron con acontecimientos llenos de vida por vivir y de ser amados. Hoy despues de tantos años aquella voz infantil aún la llevas dentro de tí y te habla todos los días...aunque la olvides.
Érase una vez, un niño que nació en un portal de Belén y que al parecer murió por todos nosotros. Su nombre perduró a lo largo de los siglos y aquel niño que nació un 27 de julio, tuvo oportunidad de conocerlo un día. Desde entonces nunca dudó de Dios para lo bueno y lo malo pero por ser humano, aún cometía pecados que se borran con el crecimiento personal y no, con una confesión.
Aquella voz divina venía del silencio del corazón por eso en este cuento, se acaban las palabras de mi pensamiento porque Dios sabe que lo espero en lo más íntimo de mis silencios....
FELIZ NAVIDAD...a pesar de todo lo que ocurre.

lunes, 21 de diciembre de 2009

La voz del silencio

Nada, sólo nada...
sólo yo en mí.
Sentimiento callado
que adivina mi voz
en el lenguaje universal.

La nada me habla con
palabras de silencio...
con voz del corazón
que me ama en la
razón de la nada.

...y en la nada,
sólo mi soledad...



Para quién se escucha.

domingo, 20 de diciembre de 2009

El equilibrista

El sonido del silencio es un pozo sin fondo en mi cabeza; una profunda sima donde el tiempo es portador de los recuerdos que abarcan todo aquello que una vez sentí, desde quién puedes ser tú hasta quién sería yo por entonces...Por sus paredes negras se adhieren múltiples estados de ánimo como la soledad y el desasosiego, la desesperanza y las lágrimas que están por venir... hasta mis ganas de vivir plenamente y mi afán de superación. Tantas cosas hay en ese pozo que nos atrae como su fuera un agujero negro estelar. Quién entre en su interior sabrá quén soy yo en realidad y la causa de porqué soy así...Hace falta valor bañarse en esa oscuridad pero ten en cuenta que tú tambien tienes una profunda sima y quizás como la mía, no tiene un fondo aparente.
El tiempo nos arranca del presente y nos arrastra al pasado de una forma implacable. A veces la verdad amarga y da asco comersela; mirarse al espejo y aceptar las cosas que no son de color de rosa para poder tragarlas y crecer madurando un poco más si aún cabe. Todavía no sé a que punto me dirijo a la deriva y aún así quiero alcanzar tantas metas... Saber llevar la vida requiere la destreza de un malabarista por tener que llevar en la cabeza muchíiisimas cosas. Imagínate decenas de platos que giran en un alambre y nuestra misión es la de no dejarlos caer porque si eso ocurriera, si cayera alguno, no sería nada agradable. Creo que esa imagen de equilibrista se queda escasa con todo lo que tenemos que hacer.
Quien tenga la oportunidad de bañarse en su vida y entrar en ese pozo, le recomiendo que lo haga porque quizas ese miedo a lo desconocido y esas limitaciones absurdas, sólo sean fantasmas que se hacen nada cuando sientas tu raiz.
Algún día alguien me conocerá y yo la conoceré, tan desnudos los dos, que no habrá lugar para el desengaño...

sábado, 19 de diciembre de 2009

Definir al amor

Definir al amor es algo que siempre me trajo de cabeza y creo que una vez lo conseguí.
Descubrimos en las personas destellos de autenticidad que nos llenan el corazón de buenos sentimientos; admiramos su belleza y cuando menos lo esperamos, nos enamoramos de diferentes formas en apreciar a esa persona, o por enamorarnos para iniciar una relacion de pareja. Me sorprendo cuando hay casos en que se separan cónyuges de cualquier sexo por cuernos u otros motivos y sin embargo, el a ella o ella a el,el a el o, ella a ella, aún siguen enamorados-as y...tambien sé de quien se enamora de más de una persona a la vez.
Las canciones están repletas de temas amorosos y sin embargo, yo lo sigo sin definir desde aquel día. Tengo la certeza de que una persona sencilla es capaz de profundizar tanto en su corazón que sólo desprende belleza e incluso, se descubre a sí misma fundiéndose con todo lo que le rodea; formando parte de un todo que le hace un ser privilegiado-a en su forma de vivir: Toda persona que sea artista sabrá lo que digo. El amor se manifiesta de tantas maneras y tiene tal riqueza que es infinito...
Pienso que una educación debe de orientar a la persona para escoger su propia forma de vivir en libertad porque nace desprovista e indefensa de todo. Sólo los animales y la plantas nos sacan partida en saber vivir. La verdad y el significado de muchas cosas que no comprendemos, la forma acertada de afrontar esta vida, sólo está en virtud de unos pocos por eso y por tal causa, necesitamos una formación. La naturaleza del ser humano es admirable en su grandeza y sólo basta un mínimo detalle en el justo momento para que se nos caiga una lágrima...
Hace muchos años tuve un sueño del que no salía. Por entonces definí al amor con una sola palabra al ver a mi corazón de aquella manera. Esa palabra es: PUREZA.

jueves, 17 de diciembre de 2009

Riqueza de espíritu

A veces alcanzamos significados certeros en nuestro sentimiento; en nuestra profundidad. Hay ocasiones de oro donde pescamos a fondo perdido repuestas en nuestra naturaleza y también comprendemos por un momento su mensaje pero, en ese instante no sabemos y si el mundo nos comprendería. Con escasa frecuencia llegamos a esa tierra de nadie y la música del espíritu se emociona por querer derramar en palabras lo que somos capaces de sentir; lo que llevamos por dentro...
En ciertas soledades, el corazón se ensancha de tal manera que no tiene lenguaje para contarselo a nadie y puede que nunca salga de nuestra boca pues, cuando ha pasado ese instante, lo olvidamos y sólo queda su esencia. Así pues, las palabras son pobres. Me encantaría retener aquello que se olvida tan fácilmente por desear tanta riqueza en tanta gente que siento en tal variedad de razas y clases sociales, en tal variedad de ver la vida de una manera tan individual, que me pierdo con la curiosidad...
...y ahí estás tú.

martes, 15 de diciembre de 2009

Un baile compulsivo.

No sé muy bién cuanto tiempo hace que no bailo. Recuerdo a mi hermano que se avergonzaba de mí por ver a 1.83cm bailar de esta forma tan destartalada.
Todo ocurrió un día de fiesta de Navidad. Mi colegio cantaba villancicos o preparaba obras de teatro y yo, debutaba como bailarín al son de los Bee Gees. Recuerdo la foto de aquel maldito single donde John Travolta disparaba su dedo al cielo en medio de una discoteca con luces multicolores y las chicas de mi pueblo se lo comían a besos. Yo por entonces era un chico atractivo...elegante...con clase...golfillo como debe de ser...Total,un tio con gancho al que las chicas soñaban con el de la forma más coqueta y permanente. Mi profesora me animaba por creer en mí dotes para el baile y todas las chicas de mi clase se me ofrecían por acompañarme y hacer coros a este jilipollas (me refiero a John Travolta)...
En el día del estreno no se cabía en el salon de actos. Mi profesora tenía fe en que todo saldría bién y las chicas de mi clase se sabían de memoria cada paso y pirueta...Por el megáfono, la chica de moda de la clase me anunciaba como el John Travolta de Rute (cosa que esa presentación no me agradaba lo más mínimo)y la música comenzó a sonar.
A veces pienso si mi sentido del ridículo se debe a ese baile estrafalario; mover mi piernas de alambre como la gallina turuleta o por escuchar los silvidos y las protestas más oscenas del distinguido público. Total un desastre... Sin poder evitarlo aquella actuación marcó mis dotes expresionistas y ahora sólo bailo en privado. Me da verguenza recordar aquel show y mi profesora nunca jamás me refirió nada de nada...y tampoco mis compañeras de baile. Aquello quedó oculto y sin opinión durante el resto del curso; como un familiar que omite la verguenza de su familia...
Pero esta tarde me dió el gusanillo de volver a bailar. Me he comprado un CD maravilloso y aquí, solo en mi casa, mis piernas me recordaban aquellos pasos de baile y he de reconocer que me he sentido feliz. Si me vierais con qué estilo muevo mis piernas y me agacho y me levanto, salto y corro por mi salón, parece que estoy corriendo detrás de los perdigones por el campo.
Ahora os dejo, que tengo que bailar...

lunes, 14 de diciembre de 2009

Fragilidad

Me pregunto
por qué huyes de
mis ojos
en la mirada
si además,
esquivas lo que sientes.
Porqué eres tú sin ser tú
si al mirarte en mi espejo,
sabes que todo te llena.
Cierto que soy yo y
que en esos reflejos
donde tu te ves,
yo me veo en tí.
Sientes cosas
que deseas
de tal magnitud
que por miedos,
quizás no te das...

domingo, 13 de diciembre de 2009

Amor ciego, amor verdadero.

Ella lloraba como una Magdalena a las puertas del casamiento. Su madre, para consolarla, decía que no hay mayor dicha que la del espíritu...y la arropaba entre sus brazos con mimos y caricias maternales. Sus novios, sus antiguos novios, no salian del asombro y se decían eso de...:"Con lo que era esta chica y lo que es ahora". Ana Rosa Quintana en su programa de telecinco la disuadía con entevistas millonarias y el museo de cera les quería hacer una estatua. Ella se llamaba Yenny y el Alfonso.
Una boda como esa no se daba en ningún lugar de esta tierra...tan llena de fidelidad y con unos cimientos tan sólidos que yo mismo quisiera tener esa lotería. Yenny se colmaba de felicidad a sabiendas que lo suyo era un milagro de la Virgen del Consuelo. Cada semana, encargaba una misa pidiendo por esa gente que está tan necesitada de amor y que se cruzan por la calle sin saber que ese hombre o esa mujer, están hechos el uno para el otro... Incluso yo al saber de su casamiento, tengo un cirio encendido día y noche en mi casa por conocer en mis propias carnes y mi alma tal amor.
Yenny llevaba en sus entrañas una sorpresa para Alfonso y sólo se lo desvelaría en la noche de bodas. Ya soñaba con Alfonsillo gateando por el piso de la casa mientras le regañaba hecha una madraza jejeje...
...Y la boda se celebró.
La gente se agolpaba en el escaparate del fotógrafo alucinando como si fueran enfermos mentales o drogadictos. Ella estaba impecable (guapísima como siempre) con un ramito de violetas en las manos porque le encantaba la canción del ramito de violetas y un vestido tan blanco como la cal pura. Su mirada estaba vidriosa por tanta dicha... Alfonso por decirlo en breve era más feo que los cojones de un camello lleno de ronchas y el fotógrafo puso al pie de su foto la aclaración de su encuentro y feliz amor. Decía así:" Se conocieron en un chat"...

viernes, 11 de diciembre de 2009

Tú en mí

En alguna ocasión he tenido la fantasía de querer ser invisible para poder ver y estar presente en los sitios más insólitos. Ese sueño, me daba un abanico muy grande de posibilidades e incluso, podía hacerme hasta poderoso por ser espectador y conocedor de ciertos secretos de estado. He de reconocer que aún hoy tengo esa fantasía y para poder quedarme dormido, sustituyo a todo un rebaño de corderitos que saltan por una valla por mujeres decentes desnudas y secretos de alcoba... En mi caso, todo lo oculto me provoca una enorme curiosidad con enormes interrogantes y mi manera de vivir más que todas estas chorradas que cuento, es pura filosofía. Por necesidad me complico la vida buscando el porqué de esas cosas que me dan cierto desasosiego. Este camino no tiene fín por encontrar y descubrir todo aquello que me gustaría saber.
A veces me he centrado tanto en mí que me olvide de las demás personas. Mi mundo interior era inaccesible y no permitía que nadie entrara en el por pura desconfianza. La gente me hablaba pero mi corazón estaba sordo a toda persona que quería ayudar: No hay mayor error... Durante muchísimo tiempo he vivido en una burbuja y sin saberlo, he guardado todos los consejos que me daban porque he escuchado sin apenas querer. Con el tiempo he descubierto que escuchar no son únicamente los oidos sino, todos los mensajes que recibimos de las personas, animales o cosas. Almacenamos tal cantidad de información que nos quedamos pequeños ante el mundo y el secreto de muchas dudas está en la comprensión hacia los demás.
Cuando por fín comprendo la semejanza de nuestros sentimientos y sentir lo que tu sientes, mi humildad se hace patente en el hacer diario. Me quiero en mi justa medida y me abro a todo lo que la vida me pueda aportar. La gente no es producto de desconfianzas sino, de ampliar fronteras para crecer más como persona.
Chambao dice en una canción: "Mirarme dentro y comprender que tus ojos son mis ojos...que tu piel es mi piel..." A veces, lo más sencillo de este mundo cuesta la misma vida apreciarlo en nosotros mismos pero descubrir el acertijo, es cuando la vida nos besa de verdad en la boca y... hasta los besos pueden ser amargos...

jueves, 10 de diciembre de 2009

Memorias musicales

Los pasos solitarios dan mucho que pensar. La avenida se hace tan larga como una duda interminable y yo, sólo deseo en estos momentos que mi tiempo discurra más rápido que este reloj.
La mañana se despierta con gente madrugadora; con pasos de gente sin sonido que no se escuchan por los motores del tráfico; tropezandome con miradas que esquivan la mía e imaginando de ellas mil historias... A veces pienso que nuestro pensar bulle tanto como esta ciudad de Córdoba, tal y como si fuera en su ir y venir otra ciudad íntima de nuestro mundo interior...Hay vagabundos durmiendo en los portales de los bancos y mujeres perfumadas que van impecables a Diós sabe donde... Hay hombres de abrigo y corbata de mirada fría y gente que no deja de hablar en su móvil sobre cualquier asunto que me da mucha curiosidad. A veces, me tropiezo con alguien conocido y nos damos los buenos días de una manera sincera pero en cambio, casi a diario me tropiezo con gente de las que solo los conozco por su cara y mirada. Son tantas las historias de esta ciudad como interesantes sus gentes. Esta mañana me he vuelto a cruzar con una mujer sin nombre y como siempre nos hemos observado en medio de una frontera de silencio que no permite a más...
En la Plaza de las Tendillas, en medio de tanto ir y venir de tanta gente, me he emocionado. Pienso que el sentimiento en su estado más puro hace que la vida en esta soledad nos de un beso que no esperábamos. Reconozco que en mi garganta se hizo un nudo cuando escuché la letra y aminoré el paso porque mis ojos casi se cubren de lágrimas. Aquella canción se repetía en mi memoria infantil y me acordaba de tantas veces que la sentía de una manera tan especial... Quizás por algún motivo olvidamos nuestras raices pero en cambio, la memoria traicionera juega con los sentimientos más puros y esta mañana, lo hizo la Niña de La Puebla.

La letra dice así:

En los pueblos de mi Andalucía
los campanilleros, por la madrugá,
me despiertan con sus campanillas
y con las guitarras me hacen llorar.

Y empiezo a cantar,
y a sentirme con los pajarillos
cantar en [las ramas] y echar a volar.

Y las flores del campo andaluz
al rayar el día llenas de rocío,
lloran penas que yo estoy cantando
desde el primer día que te conocí,
porque en tu querer
tengo puestos los cinco sentidos
y me vuelvo loca sin poder ver.

Pajarillos que estáis en el campo
buscando el amor y la libertad,
recordadle al hombre que quiero
que venga a mi reja por la madrugá;
que mi corazón se lo entrego
al momento que llegue
cantando las penas que he pasado yo.

martes, 8 de diciembre de 2009

Me hablas de tí

Estoy sintiendo de tí y
tú te estás dando a mí.
Al final,
mientras terminamos el acto,
con infinito sentimiento
abres tus ojos a los míos.
Me dices que mi mirada,
son ojos perdidos en la nada y...
que es lo que más te gusta de mí...

lunes, 7 de diciembre de 2009

La soledad

Mi memoria y
el olvido
tienen una disputa.
Memoria de ser tú y
olvido por desearlo yo.
Vuelas dentro de mí y
antes estabas fuera:
en todo te palpaba.
Ahora sólo estás por dentro.
Quizás, porque todo lo que fué
empieza a corroerse como
si tu memoria y la mía,
se deshacieran en
hierros oxidados;
como si poco a poco
esta errumbre del pasado
diera un respiro a
un aire nuevo,
aquello que antes
era memoria, ahora
después de todo lo pasado,
comienza a llamarse
olvido...

7-12

El último aliento de Diciembre es la Navidad.
Hoy el día está frío y grís. La gente desfila frente a mi ventana con pasos abrigados y todo a mi alrederdor, se llena de esa luz tan especial que me invita al recuerdo. No olvido a las personas que fueron algo en mi vida; a sentir esas cosas que ensanchan mi corazón y que me hablan en una lengua tan carente de palabras... Este mundo interior es una colmena de recuerdos y de sentimientos, de añoranzas y de nobles deseos que entran y salen sin parar...
El placer de la nostalgia y su tristeza, de la melancolía y el recogimiento, son amigas de mi Navidad. Por las calles escuchamos villancicos anunciando alegrías y aún así, la televisión y la radio son mensajeros que siempre ofrecen aquello que se desprecia y se desea.
Cada persona en su mundo recibe a la navidad de una forma diferente y casi toda la gente que conozco, sólo me habla de tristezas y de sueños rotos que están tan cargados de soledad, que al hablar de ellos su mirada se les cubre de lágrimas...
Esta Navidad, a pesar de mis tristezas, siempre esconderá algo positivo y, muy muy positivo: Es el motor a querer sentir la vida con una esperanza llena; casi mística. Es ese amor insaciable que está en cada persona como algo primigenio por ser hermano del que siente: Son los sentimientos de cualquier criatura...


Para Victoria...Alma de almas.

viernes, 4 de diciembre de 2009

Al mirarte

La vida son lineas curvas
y círculos profundos
como tus mejillas
tu barbilla
tu cuello
tus labios
tus cejas
tus oyuelos
tu barbilla
el lóbulo de la oreja...
Pero lo más importante,
aquellos círculos imperecederos,
...esos...
son sólo tus ojos negros
y en tus ojos,
la mirada...

Mundos parecidos

El placer es fácil de encontrar. Se encuentra en la tristeza y en la alegría, en los sueños y en el dolor, la nostalgia, la melancolía, la admiración, la soledad, en momentos ausentes...quisiera recordarlos todos pero según a mi parecer, el placer se halla en infinitos estados de ánimo.
La persona lleva impresa la formula del placer y creo que sin ella esta guerra sería una autentica guerra pues la peor guerra, es aquella que libramos contra nosotros mismos. El placer nunca nos abandona y se encuentra de las más diferentes formas...hasta se puede comprar por un módico precio. Es tan profundo e invariable, tan fácil de recurrirlo, que sin él no podríamos vivir. Cada persona es un mundo y más amplio es el placer... Cuando miro dentro de mí creo encontrarme a mí mismo. Pero mi mente es como mi cuerpo. No siento mis ojos cuando veo sino cuando me duelen, cuando la luz es excesiva y me molesta, cuando la oscuridad no me permite ver apenas.
Cuando miro dentro de mí sólo encuentro mis estados de ánimo. Alegría o tristeza, placer o dolor, dicha, gozo, amor, sufrimiento, miedo, odio, rencor, ira, turbación, armonía, serenidad, paz.
Mi mente es como un cielo por el que pasan nubes de todos los colores, nubes que no terminan de encontrar formas definidas aunque parecen pájaros, ángeles, dragones, viejos terribles. Mi mente es como una pantalla blanca por la que transitan sombras de guerreros y amantes que se abrazan. Es como un gran escenario por el que circula gente que pregona a gritos productos de su mente, donde hay infierno y dramas, fuego y nieve, lágrimas y silencio. Mi mente es como un niño que pasea por un lugar desconocido y se llena de asombro por ver lo que ve, un niño que mira recuerdos luminosos y tardes de lluvia interminable.
Así soy. Así creo que somos.

Por Pepe y yo.

Pepe me vas a permitir que se lo dedique a Namyra.
De vez en cuando me pregunta por ti.