jueves, 14 de enero de 2010

Mi vida en detalles

Me encantaría una barbaridad entrar en mi vida por detalles. A veces me desesperan los patrones de vida; aquellas definiciones que damos como...tengo miedo, mi estado de ánimo, estoy alegre, soy tímido, esto es guay, moda, paso de eso, paso de tí, estoy feliz , esto lo deseo, eso no me gusta, me da mal rollo etc etc...Tantas y tantas definiciones que tienen detrás un porqué y que no desglosamos su raiz y por esa causa, no nos reconocemos.
Emplear todos esos calificativos así como así, pienso que no es vivir nuestro mundo interior. Matizar nuestra personalidad parece que da reparo o imposibilidad de hacerlo. Quizás todo implica el no aceptarse o huir de lo que verdaderamente se siente. No sé si me explico. Alguien que vive como puede conociendo una parte limitada no del mundo sino, de su propio mundo, esa realidad exclusiva no puede verla más allá porque precisa que algo o alguien más le de una perspectiva en relieve y pueda observarse desde fuera. En definitiva es encontrar un poco de luz en su oscuridad. Esta luz es el discernimiento de no se sabe que se sufre hasta que no tiene conciencia de que es sufrir o que es el sufrimiento y además, paladear la verdad en todo su sabor ( que tiene muchos ). Todo esto tiene un punto aparte que es la ignorancia que brinda una zona de comfort y tranquilidad pues, aun los brutos ignorantes pueden ser felices viviendo en ignomiosos entornos . Su concepcion de la felicidad es otra.
Quién da ejemplo en ser feliz lo he conocido en persona. Al principio me chocaban mucho sus detalles en ver de esa manera la vida, era para mí algo que no comprendía pero, con su ejemplo puedo dar fé de que la felicidad existe...

Erin Sunako y yo.

4 comentarios:

InsolenZe dijo...

Huy ... hoy has rascado mucho!!!
A veces no podemos decir, otras nos engañamos y otras simplemente no queremos que se sepa...
Yo no te cuento de mi, ea!!!
Buenas noches vecino.

Anónimo dijo...

Si la felicidad es un estado positivo de ánimo, estoy segura que todos la paladeamos en dosis milimétricas.
Namyra

aLba * dijo...

es dificil explicar las cosas con totalidad de detalles...

Luis Javier Baena Gómez dijo...

Yo creo que el ritmo de esta vida al que nos hemos adecuado tiene algo que ver en eso, no nos permitimos dedicar nuestro tiempo a expresarnos, a mi en particular me ocurre por la cantidad de gente que he conocido en la residencia, siempre corriendo, hablando con todos, pero nunca te paras a conocer a alguien realmente por la prisa que llevas, se dice que solo se conoce verdaderamente a unas pocas, a esas personas son a las que yo llamo amigos. Respecto a la felicidad, no hace mucho, cuando los árboles lloraban hojas encontré la felicidad jugando con las lágrimas de estos, mientras la gente de mi alrededor se quedaban mirandome, tal vez pensaran que yo estaba loco, pero tan solo estaba siendo feliz, me he propuesto ser feliz mas a menudo, cuidate