martes, 27 de abril de 2010

Sentir el jazz

Cuando me dejaron el primer disco de jazz no podía comprender su mensaje. Me encerraba en notas sin sentido buscando una unión que les dieran algún lazo de cordura en este mi mundo establecido y he de reconocer, que hoy en día, todavía tengo algún disco que se me resiste y que tengo que escuchar varias veces. La satisfacción de sentir y de dejarme llevar de la mano de una música, hace que el sentido de libertad se haga presente con amplitud y sin ningún tipo de fronteras.
Con el paso de los años y de muchos discos favoritos, me sucede que con sólo dos notas puedo reconocer un tema musical que me haya llegado al corazón. Esa sensación de adivinar de qué tema se trata nace en lo más profundo y tiene un toque original de placer. Me hace gracia la forma de aceptar una música determinada en mucha gente por ejemplo, un tema musical de un programa de radio. A fuerza de repetirse la gente lo asimila por raro que sea y hasta le puede agradar. Sin embargo escuchar por primera vez ese tema pueden decirme que es hasta una porquería moderna.
Definir el jazz tiene para mi un erotismo claro. Es aquello que se deja ver un momento y lo demás te lo tienes que inventar; como ver por la calle una minifalda con piernas bonitas y en su bamboleo la mirada y el sentimiento se unen a la imaginación más creativa. Me hace gracia esto que digo. Las notas que antes carecían de un lazo de unión ahora tienen un magnetismo y un poder de convicción, que me hacen sentir el jazz como la música perfecta.

lunes, 26 de abril de 2010

Ludovico Einaudi y Ballaké Sissoko..."Diario Malí"

La simplicidad no está reñida con la originalidad. Desde hace mucho tiempo busco la sencillez y no se como encontrarla. Me complico la vida y pienso que llegar a ese punto de partida es poco menos que un imposible hecho realidad por unos pocos. Cuando tengo presente tantas cosas bonitas que rondan en mi cabeza, parece que casi todo parte de algo tan simple como profundo es el sentir. La belleza llega a nosotros por diferentes caminos y cuando la percibimos no es nada complicada. Deseo a veces ser una película fotográfica que lleva impresa la firma de una imagen eterna, ser un CD virgen donde imprimir la melodía de mi vida, decir con mis propias palabras la resolución de una duda que arrastro durante años...en definitiva, quiero comprender lo más difícil desde el lado más sencillo. Hay momentos en que la vida se nos desnuda tal cual y la devoramos con placer pero en cambio, si no asimilamos el mensaje todo se nos escapa.
Hace unos días llegó a mis manos un disco precioso. En cuatro notas ese músico trasmitía la belleza escapada por sus dedos en un piano. La magia del sentir se hace presente en muy pocas notas cargadas de arte. Hay noches que me roba el sueño una melodía y en este caso fue Ludovico Einaudi y Ballaké Sissoko. Wim Mertens tienes hermosas melodías pero cuando escuchas a Ludivico puedes tener por seguro que la sencillez no es una quimera. Este disco mezcla tintes africanos con el inconfundible estilo de Ludovico. Por un lado un instrumento llamado kora y por otro el piano...solo eso. En principio, toda melodía pausada y sentimental puede llevar algún tinte melancólico pero hay temas en este disco que por esa magia del autor, solo refleja optimismo, alegría y ganas de vivir. Escuchar este disco es un lujo para el alma porque sin saberlo es reflejo de nuestro corazón...así somos nosotros.

miércoles, 21 de abril de 2010

...y viceversa

Desde muy dentro
sigues en mí...
Como pájaro en libertad
te paseas por mi vida...
Tanto tú como yo
en una misma persona,
dentro muy dentro,
el mar en la mirada.

21 de abril escuchando mi música

Un haz de sentimientos
bombean mi corazón.
Paso a paso
la sangre fluye
desde mi mismo centro
mas,
callo en este silencio interior.
La emoción se hace nudo
trago saliva
parpadeo
siento la vida así y
de un golpe en abril,
nace otra lágrima
como gota en mi mar.

martes, 20 de abril de 2010

Lenguaje universal

Imagínate el gozo de prescindir de las palabras; de tener la exclusividad de un lenguaje propio lleno de sentidos que son naturales en nosotros mismos. Me encantaría verte por la calle y reconocerte sin tener ningún apelativo cargado de vocales y consonantes, sólo lo que tú despiertas en mí... Cada vez que lo pienso, es como abrir ese mundo interior que se muestra en momentos que estan vacíos de palabras. Son tantas las cosas maravillosas que se abren como ventanas al infinito del sentir, que nos veríamos más cerca de lo que parece inexplorable. Sin duda las palabras nunca alcanzarán lo más esencial ya que serán las fronteras de algo que intenta explicarse. La sensibilidad ahonda de tal manera en las personas que pienso en lo inalcanzable del sentimiento más puro.
El lenguaje de lo místico, es una experiencia donde el corazón nos habla sin palabras y con una claridad y una sencillez que jamás se olvidará. La pureza del alma, gana a las palabras y hasta ahora, el arte en todos sus sentidos, intenta ser el reflejo de lo que siente el artista y lo que interpretamos nosotros de el...

sábado, 17 de abril de 2010

Desde fuera para dentro

Esta noche es especial. La oscuridad del horizonte se ilumina por los faros de algún coche lejano y el silencio, se corta a intervalos por el canto de un mochuelo. Con frecuencia me gusta subir a mi azotea y dar un paseo por el cielo; observar un avión sin sonido que se pierde y aparece otro o, incluso, algun satélite naranja que vigila nuestra tierra. Mis ojos se pasean de una estrella a otra más rápidos que la velocidad de la luz y todo es quietud silenciosa. Me encanta dar rienda suelta a la fantasía y mezclar pensamientos por ser alquimista de sueños y por perderme un rato en mi ciudad interior. Esta noche hace frío de abril... Todo lo que no se escucha durante el día cobra vida en la noche; como si la oscuridad fuera un amplificador de sonidos que los callan durante el día. A lo lejos, se escucha la cisterna del retrete de mi vecino y más cerce de mí, los gemidos de una película porno que ve otro vecino y que está sordo. Ahora todo es silencio otra vez. El año pasado se deslizaba por el cielo una lechuza blanca como la nieve y por más que vigilo su territorio, parece que ha desaparecido como el oscuro viento viajero del silencio.
Esta noche es especial porque tengo paz interior. Siento que mi corazón está más pausado y me detengo en todos esos detalles que no tienen prisa por vivir. Mi imaginación mezcla imágenes con palabras y si pudiera, los compartiría con mi amiga Lola que anda un poco pachucha.
Esta noche, el tiempo se detiene y todos los soñadores, tomamos asiento en el...

martes, 13 de abril de 2010

A mi amigo desconocido

Me encantaría valorar tu amistad; tomar en su justo valor aquello que me ofreces y yo te doy. Me gustaría tener la libertad de ser quién soy sin perturbar aquello que tú no calibras demasiado bién en mi y yo, por mi parte, intentar comprenderte para no juzgar aquello que no está muy claro. No sabes bién como deseo tu amistad en su justa medida. Con frecuencia y por casualidades de la vida, mis amigos me eligen y yo los acepto. Por mayor error de la vida,nos equivocamos los dos en un camino de desencuentros,desengaños y de disgustos mutuos...
Un amigo que nunca falla es aquel a quién jamás conocí y pienso en más de una ocasión, que ese amigo, solo soy yo en mí...

martes, 6 de abril de 2010

Ley natural

Las avejas visitan con hambre voraz las macetas de mi madre. Las golondrinas, enamoradas de mi amiga Namyra, vuelan desde hace días por el pueblo y además también, los gorriones cortejan a sus hembras haciendo peripecias por cientos de tejados, campos y calles. Dentro de nada, la vida volverá a cada árbol y a cada nido pues la sangre y la sabia se renuevan por ser tiempo de frutos y de flores.
Me fascina la organización de una colmena de abejas, de la capacidad que tiene una golondrina en hacer su nido o, de ese instinto que tiene cada animal en hacer su vida sin tener que aprender de otro ser vivo. Los seres humanos (cómo no) intentamos cambiar nuestra naturaleza con errores garrafales y al final, como el cauce de un río, todo vuelve a su sitio. Las leyes de la naturaleza tienen el secreto de la verdad y esa invención del hombre por comprenderla para muchas veces variarla, solo es una forma más de manipular la verdad.
Tengo la convicción y la prueba de que el ser humano nace con una personalidad llena verdades como puños. Con el paso de los años y la madurez, vuelvo a mis raices y a todo lo que creía entonces verdadero pues para mi asombro, volver a ser niño, tiene más razón y peso que el de un adulto en ciertas ocasiones. El desengaño posee el filo de una guillotina de aquello que siempre fué de verdad y así todo lo cambiamos por desasosiego. Si miramos nuestro corazón, nuestros pensamientos...aquello que nos hizo vivir hace años y de la equivocación de muchas cosas del presente, veremos lo que hemos perdido por querer vivir prescindiendo de esa ley natural...

sábado, 3 de abril de 2010

La balanza del bién y del mal

Hace unos días, una cofradía de Málaga indultaba a un preso por ser Semana Santa. Siempre he pensado que en la cárcel no están todos los que son, ni son todos los que están. La mala fortuna de errar con la sociedad nos puede acarrear el resultado de ir directamente al presidio y quizás ese presunto culpable, pague algo que no se merece.
Dentro de lo que se considera normal, todos sabemos de nuestra parte positiva y de la parte negativa y no me gustaría que me pusieran a prueba en un momento determinado de una causa determinada. Presuntamente todo lo que se condena a presidio tiene el resultado indudable de haber faltado con creces contra alguien o algo así pues, siento que la vida cotidiana es la prueba de tomar el pulso a la sociedad. Tenemos conocimiento de personas impresentables y de personas ejemplares; de gente que por sus actos las valoramos a rajatabla para bien o para mal y como dice el dicho: " Toma fama y echate a dormir o a tener pesadillas" pero...¿Qué balance de bondad o de maldad nos adjudicamos con todo aquello que forma parte de nuestra persona o con nuestro criterio del bien y del mal?. La frontera de lo correcto y de lo inadmisible, tiene con frecuencia la delgadez de un papel de fumar y cometer una falta que no hiera a nadie, solo a nuestra conciencia, es motivo para pensar que algo nos falla.
Las cárceles están repletas de gente y entre ellas, alguien que no se merece estar allí. Sin embargo, en esta balanza del bien y del mal, cada uno tiene su peso en lo que se considera justo pues de todo eso, al final, sólo Diós tiene la palabra...

viernes, 2 de abril de 2010

En el horizonte, un recuerdo

El tiempo pasaba más deprisa que los años. El recuerdo la perseguía por todas partes llevándola de aquí allá como vuelo de golondrina en primavera; tropezando su mirada en cientos de pupilas perdidas de otro tiempo, buscando la expesión de unos ojos irrepetibles... Como cada día, hora, minuto o segundo, aquel romanticismo obsesivo la adentraba cada vez más a las puertas del sueño y la noción de la realidad, se fundía con sus recuerdos.
El final de un amor que nunca se termina, se puede prolongar y desembocar en las puertas de la locura. Su pasión aumentaba hasta sentirse desgraciada por no tener lo que merecía. La imagen de aquella persona, volaba por su mente formando una unión que desembocaba en los pensamientos más absurdos. La vida, se convirtió en una maraña de sentimientos e imágenes tan difíciles de controlar como esa mirada cristalina que se convierte en lágrima.
Como cada atardecer de primavera, sus pasos llevaban el latido del corazón por un parque lleno de naranjos con olor a azahar. Los rayos de sol jugaban con las ramas de los árboles y en el horizonte, un rojo pasión contaminaba el cielo más enamorado como hace un día, un mes, un año, desde entonces... para siempre.