lunes, 29 de abril de 2013

Nostalgia




De todo lo que tuve al perderlo por tí. De mis manos llenas con sentimientos puros. De la plenitud en la flor de mi vida. De todo lo compartido cuando fuimos un corazón. De nuestra poesía, de nuestra música, de cada detalle, de lo simple, de nuestra unión... Donde nos fuimos a escondidas guardando secretos.  Del ayer hasta hoy... ¿Qué nos sucedió?.  Siempre queda la nostalgia.
En días como hoy, un vacío no se volvió a llenar. Con la ausencia me trae el recuerdo y un dulce dolor, perfuma tu nombre en miradas cristalinas...







domingo, 28 de abril de 2013

Reflejos irremediables


Mi equivocación tiene un acto reflejo y un sentimiento. Errar con o sin meter la pata, me pesa sincéramente. Recuerdo momentos plenamente sublimes de mis meteduras de pata, claro que sí. A veces y sin remedio puedo hacer un gesto con la cara ( como si estuviera estreñido ) al saber sus efectos expansivos....Ya lo dijo el sabio: "Sacarás el clavo de la puerta tratando de remediar y quedará el agujero". Tengo los suficientes años para estar escarmentado pero aún así, de vez en cuando, buscador se busca problemas que no debería de tener. Ya me gustaría tener misericordia sobre todo conmigo mismo y es que ser malo tiene un precio alto.
Me pregunto muchas veces sobre esa forma de vivir que tiene alguna gente; me refiero a ser con plena conciencia una persona con maldad reiterada. Cómo pueden vivir tranquilos teniendo la puerta tan grande de una catedral llena de clavos. Sin duda es para perder la cabeza. Gente de esa calaña suele ser conocida a corto o medio plazo sin embargoles dalo mismo 8 que 80. Pienso que deben de ser fuertes por naturaleza para sostener y llevar esa cruz...¿Qué pensarían si se vieran reflejados en otra persona? ¿ Cual sería su reacción?...Con lo que cuesta en esta vida corregir una falta en la personalidad y verse rodeados y sepultados entre tanta miseria.
Mi sueño de reconocerme y ser mi propio amigo pues es algo que se hace realidad. Aun así, esos clavos que saqué y los agujeros que quedaron, no tienen perdón de Dios. Si alguna vez me veo reflejado, más que avergonzarme, me gustaría darme un abrazo.




sábado, 27 de abril de 2013

Vuelven a ser noticia











En la distancia, mi agradecimiento


Darme a conocer me engloba en un hermoso misterio, pues ignoro saber quién me lee. Mis textos viajan a tierras remotas donde quizás nunca las conozca. Cada vez que escribo, tengo la enorme curiosidad de saber quién comparte este mi mundo. Mis textos y mis poesías, van formando parte de mi vivir diario que crece como fruto de un sentimiento muy especial. En él, viajan a todos los puntos cardinales partes de mi existir que se diseccionan visitando tierras y gentes insospechadas...
Sin duda el placer de escribir así como el de leer, forman la comunicación y el conjunto más bello hecho desde el silencio. Tengo la grata sorpresa de saber que mis principales lectores son de Rusia seguidos de U.S.A además claro, de España. Mi ilusión por compartir se ve fortalecida gracias por esa extraña forma de darme a conocer sin conocer; de hablar y ser escuchado en la distancia. Hoy, desde mi soledad y mi silencio, vuelvo a alzar la voz allá donde me lean.

Gracias.

domingo, 21 de abril de 2013

La mujer que amé



De vez en cuando, atrapar la belleza es cuestión de segundos y a veces, de menos. Se pasea desnuda como para llamar nuestra atención, se cuela en la mirada, penetra en los oídos, nos toma el tacto...Quizás no hay mayor traición que perderse en la ausencia...Con frecuencia, la belleza me saca de mis sueños cotidianos y todo un mundo de sensaciones se desperezan a la vida.
Ahora, más que nunca en primavera, vuelvo a revivir cosas pasadas. También me baño en acontecimientos cotidianos y la mayor parte de todo ello, es en soledad...Mi mundo interior se hace más grande; como si mi corazón tuviera aumentos para los sentimientos y se vieran las cosas ni mejor ni peor, solo diferentes.
El silencio me enseña muchas cosas. Con la percepción de mis poros abiertos a lo oscuro, me sorprende la luz de mi verdad. En momentos determinados me aíslo allá donde puedo estar sereno; cuando mi corazón bombea en mis sienes y lo siento a golpes, cuando hasta el aire que respiro se siente en mi nariz y baja al pulmón. Estos días, no se lo que me pasa pero no puedo evitar pensar en tí...




miércoles, 17 de abril de 2013

martes, 16 de abril de 2013

Marinero sin fortuna




Aquel marinero ahogaba su llanto en una botella de ron. Los ojos se perdían en la nada asfixiados por el humo de los cigarrillos y del alcohol; hacía que el sentimiento se hiciera tan espeso que el corazón martilleaba en sus sienes. Era noche de principios de Febrero en una posada de malas compañías. Todo rastro de razón le convertía en un ser pensante desvanecido por el trágico embiste de la vida. Sólo quedaban sus sentimientos, sentimientos encadenados al alcohol y tan oscuros que le oprimían el pecho hasta dolerle.
Bebía para olvidar aquella chica que conoció en el mar del Japón; frágil de osamenta así como implacable en el arte de amar. Con el paso del tiempo vinieron muchos abriles y muchos puertos, muchas mujeres de mala vida y borracheras que terminaban en cualquier callejón lejos de los guardias del puerto pero aquella musa del Oriente, le dejó una indeleble huella en lo más profundo del corazón. Ni el tiempo, ni aquellas mujeres que eran tan voluptuosamente bellas así como otras que rayaban la vulgaridad en la miseria, pudieron ocupar tan preciado lugar.
Cada amanecer, cuando el sol despuntaba en el oriente, su cuerpo temblaba pidiendo un nuevo trago de alcohol como si su destino se viera marcado al fracaso desde aquel día en que se separó de ella. El sol venía cargado de recuerdos y aquella cálida luz hacía hervir la sangre de su cuerpo maltrecho. Ese sol no era el de la esperanza de un marino en alta mar sino, el rayo del poderoso Júpiter atravesándole el corazón para matarlo de nostalgia.
Estaba echado sobre su propio vómito en el puerto de una ciudad que ahora no recordaba su nombre. Aquel día el mar estaba en calma y su brisa atravesaba la piel más curtida. Dejó caer la botella de aquel ron añejo que fue rodando hasta caer al mar...allá donde estaba su porvenir...allá donde chocó con otra botella que contenía un mensaje del mar del Japón: Era la voz de Erin buscándolo en ninguna parte desde el otro confín del mundo. Las dos botellas se rompieron y ahora, mecida por las olas del mar, una hoja de papel llora tinta azul.


lunes, 15 de abril de 2013

Una lágrima en el pañuelo



Paul no soltaba su mano y ella se quería marchar... El tren lanzaba vapores mezclados con humo. Aquello era un ir y venir de gente en plena estación de Córdoba... Teresa soltó una lágrima y le dijo que no se llamaba Mary. Paul le dijo: yo me llamo Domingo.
- Aún así, Paul, no trates de entenderme, soy demasiado complicada y poco o nada previsible. Los silogismos conmigo se convierten en sofismas… Y sobre todo y ante todo quiero y debo ser leve.
Mary soltó su mano y Paul cerró el puño para retener aquella calidez; como si algo fuera suyo ahora; como si el corazón de aquella mujer se hubiera quedado impregnado en la palma de su mano y viviera en ella durante unos segundos. Aquellos labios, fresas en una película en blanco y negro, le decían el adiós más definitivo. Un final esperado
porque Paul, hombre cabal, sabía de las fronteras de la amistad.
El silencio empañó la estación. Mary dejó el pañuelo en el suelo para que el viento se hiciera cargo de toda la soledad y subió al tren. Pero la despedida no podía ser definitiva, porque lo que dejaba a medias jamás cesaría de rondar en su cabeza. Las ruedas de la vida se movían con el tren, y con ellas el corazón de quien lo deja todo en Córdoba.
Lejos, en la distancia, un niño corría detrás de un pañuelo.

Paul y Mary.


sábado, 13 de abril de 2013

Gajes del oficio



.!!!Dejadme en paz!!!
...y que la noche alivie mis sentidos.
-GORAN SOCOWICH-



 Noche fría en Madrid. Calefacción al máximo y tripas rugiendo. Dos hombres me levantan al unísono la mano. Detengo el coche y compruebo que son dos extranjeros hablándome en una mezcolanza de alemán, inglés y algo de español. No los entiendo. Suben al taxi y en un nuevo conflicto de idiomas parecido a la torre de Babel, me piden que los lleve a su hotel.
 Apenas comenzada la carrera, se encienden en mi cabeza las luces de alarma .Aguanto lo indecible pero quedo resignado e impotente, al dejar escapar irremisiblemente un pedo.
Sale como los gases silenciosos de un volcán y con una temperatura, que deja en ridículo a la calefacción del coche. Me temo lo peor. La flama sube con la velocidad del aire caliente y cuando la olfateo me digo:¿Pero esto puede ser mío? . Mi cara enrojece como el semáforo donde estoy parado. Bajo un poco las ventanillas y el aire exterior se encarga de expandir aquel olor por todo el habitáculo.
Los dos extranjeros se miran en un principio con ojos interrogantes y pasado un instante, con ojos afirmativos. Las expresiones de sus rostros gesticulan, hablan entre ellos y este conductor agradece no entenderlos. Son momentos delicados. Uno piensa en todo, desde abandonar el coche y salir corriendo avergonzado, hasta retroceder en el tiempo para cambiar el futuro. Mis labios nerviosos intentan despegarse de la boca y decir: ¨Sorry...I´m sorry¨, pero permanezco en un silencio angustioso… tanto, que me distrae de la conducción. Cuando los ánimos parecen que se han calmado, me viene otro apretón de tripa. Los gases llaman imperativamente a las puertas de la libertad y no sé que postura adoptar. Mi trasero empuja contra el asiento, el puño de mi mano libre se cierra fuertemente como si de esa manera pudiera controlar la evolución de la naturaleza. Le pido a Dios con vehemencia, una segunda oportunidad para que mi dignidad no vuelva a caer por los suelos y mi pensamiento, se acelera hasta quedar bloqueado.
 Miro la fotografía de mi mujer, la de mis hijos, la de San Cristóbal...todas sus miradas cambian el significado de su expresión y yo les digo… que no puedo más.
 En una especie de alucinación aparece la imagen de mi suegra. Me mira con ojos maternales llevando entre sus manos un enorme plato de judías estofadas: Las culpables de mi desgracia. Esos ojos cargados de ternura, esconden el odio de quién se venga a conciencia por viejas rencillas. No,… si ya lo sabía yo.
 En mis años de taxista, siempre me había manejado bien en estas situaciones pero la verdad es que este suplicio no lo aguanta ni un hereje mientras lo torturan .Mi cuerpo empieza a arder, el sudor se hace abundante y un pensamiento cercano al delirio me dice: ¨ Ya de perdidos, al río ¨.
Estudio cuidadosamente y con mucho tacto la forma de quedar por fín aliviado. Mi estrategia es soltarlo poco a poco, a pequeñas ráfagas y cuando pongo en acción mi plan, todo el metano sale más aprisa que el aire comprimido.
Desconcierto total .Éste, a diferencia del primero, lleva música incorporada. Una paz celestial entra por mi cuerpo y mi mente extresados.Mi cara expresa por un momento la candidez de un recién nacido y la tensión de mi cuerpo desaparece. Creo que si mi vida transcurriera con este bienestar, sería el hombre más feliz del mundo. Mientras tanto, uno de los extranjeros ya ha sacado su cabeza por la ventanilla y el otro me pide bajar las delanteras.
 Un aire polar entra por el habitáculo desalojando mi desgracia y purificando el ambiente. El sudor de mi cuerpo se convierte en un carámbano. Me hace temer el peor de los resfriados.
Al final de la calle termina mi odisea. Acelero un poco más y cuando detengo el taxi a las puertas del hotel, no me atrevo a volver la mirada para mis ocupantes. Creo haber recibido un castigo. Los niños, cuando han sido regañados merecidamente y se han desahogado en su lloriqueo, se sienten en paz con el mundo. Así estoy yo. En estos momentos soy un hombre humilde, cargado de bondad y deseándole a los dos extranjeros la mejor de las dichas.
Decido no cobrarles el servicio adivinando la comprensión en los ojos de los dos. Aún así, deciden pagarme por encima de mi insistencia. Nos damos la mano amiga y en mi despedida, les digo con la mano en mi vientre y media sonrisa: RETORTIJONES. Los dos me miran pensativos por aquella expresión y cuando me alejo en busca del taxi, uno de ellos me dice en su acento Alemán: !Adios! !Re-tor-ti-jo-nes!.





jueves, 11 de abril de 2013

martes, 9 de abril de 2013

Un error personal


Quien piensa mal,
arrastra cadenas que no desea...


Jose Luis Sampedro



El valor de una persona
con todo su corazón.
La expresión de ser sensible...
...y de dar Fé en vivir día a día...
Mi eterna gratitud
por tomar su ejemplo al
ser un hombre que
conoció el amor en
su amplia extensión.

...mi voluntad en superarme.





Que paren el mundo


La ausencia del momento
cuando estás sin estarlo.

La nada.

El descanso de
un sueño despierto.

Sin soñar.
Sin nada perturbador...

...y cuando regresas,
fue maravilloso el descanso...


domingo, 7 de abril de 2013

La sencillez


La calma
Sin nada más
El equilibrio buscado
Sin nada más
La belleza
Sin nada más
La inspiración
Sin nada más
El amor
Sin nada más
Un momento sublime
Sin nada más.
Lo mejor del corazón
Sin nada más...

Pasado todo,
de tanto todo,
LA SENCILLEZ...


En nada, solo yo.






Mis pensamientos
suben, bajan
dan caricias y hieren...


Perdido, siempre perdido
buscando aferrarme donde
no halla un dolor, un desasisiego.
Miles de preguntas son
acertijos y agujeros sin fondo...
...y vida que pasa perdida...
sin remedio.
Dudas y más dudas
volver a caer buscando
¿a quién?¿a qué? ¿a mi?
¿porqué yo?


Pasan los años
los meses
semanas y días...
Siempre buscando.

Pero buscador encuentra.
Ahora es feliz.
Tanta oscuridad.
Tantos malos tragos.
Pero...
tanta dicha por vivir.

A un paso,
más rápido que el tiempo.




sábado, 6 de abril de 2013

Abril es nombre de mujer.


De una caricia en
tu mirada cálida...

Por escucharte con
verdadero placer...

Sentirme al sentirte
despertar a la vida...

En nacer siempre,
justo por primavera...

Al llenarme de tí
en un suspiro...

Dentro, muy dentro,
volver a nacer
desde lo más hondo...

Cuando tu nombre
lo cambias por Abril.










miércoles, 3 de abril de 2013

Cuando no me miras





No puedo sostener tu mirada. No puedo evitarla. Me encanta tu pelo limpio como la primavera cuando vuela al compás de la brisa. Me paseo justo hasta donde termina tu cuello subiendo hasta la barbilla. Tus labios, las orejas con dos pendientes, la forma de tu nariz, las pestañas, tus parpados cuando se cierran pensando en no se qué. El perfume natural de tu cuerpo cuando no usas perfume. Los pezones marcados en la camiseta desafiantes. Los oyuelos de tus mejillas al sonreir. La amplia onda de tu cadera con tu trasero. Las manos sedosas de piel que terminan en uñas pintadas de tu color favorito...y mi triste corazón, a punto de reventar en deseos, al borde del abismo cuando aun no te tengo. La sangre fluye y un rubor, aparece cuando me miras...El amor tiene la llave de mil alegrías y mil tormentos...


lunes, 1 de abril de 2013

A flor de piel



Justo al filo de la media noche, como siempre te encuentro y te vuelvo a hablar. Desde la enorme distancia, estamos a un palmo de nuestra mirada, reflejándonos en el cristal de las gafas con mirada atenta...Sin conocer tu voz, te imagino del mil maneras diferentes y aun así, tu pensamiento tiene identidad propia.
Como cada día, justo al filo de la media noche, el tiempo se detiene por encontrar un respiro. Puede ser que este mes de Abril sea el mes de mi corazón loco; donde lo irreal juega con lo real a golpes de corazón que busca un respiro. A cada paso, la vida se vuelca en chaparrones de perfume de azahar y los colores son más colores...
Ojalá, nuestra vida en este mes de Abril, se transforme en los sueños más esperados por ser cada día diferente...tan cargado de sensaciones nuevas...

Para Ana.


Dolor del alma


Centro de gravedad.
Peso de mi alma que
cae al vacío.
Miedo, angustia,
dolor negro que
se expande allá por donde camino.
Miseria del corazón
con sentir tan
lleno de pena,
que inunda mi mirar...