miércoles, 5 de febrero de 2014

Reflexiones exporádicas


La inspiración no fue la causa por ser efímero el sentimiento. Trabajar una idea y darle forma puede ser muy sacrificado. Plagiar es más fácil mientras no te descubran...Drogarse es fructífero muy a pesar de la salud. Tener un vocabulario culto embellece la poca calidad del escrito. Dar vueltas y más vueltas para escribir lo mismo pero de forma diferente, es algo que si se hace con originalidad, puede pasar como si fuera estilo propio...qué se yo. Los recuerdos son algo muy sugerente. Preguntar pareceres a la familia y a los amigos aporta ideas que no son tuyas pero que si no las escribieras, no existirían...Escribir al compás de no saber su desarrollo ni como acabará es lo que yo hago ahora. Leer ayuda mucho a tu formación y a tu expresión. Tener recursos es algo novedoso para quien no te conoce pero cansino porque estas harto de decir lo mismo una vez y otra. Jugar con los sentimientos puede ser un juego favorito y peligroso. Valorar tus frutos en exceso te delatan como un artista muy pobre aunque tengas éxito. Si no te das valor suficiente, estas regalando talento pero no vives atado a tus textos. Lo peor de este oficio, la envidia. Lo mejor de este oficio, admirar y aprender.
Ya no se me ocurren más cosas. Me voy a dormir. Buenas noches y que ustedes lo pasen bien.





No hay comentarios: