viernes, 21 de noviembre de 2014

A cara o cruz.










Qué me pasó
dónde se fué mi equilibrio
jamás estuve enfermo.
Todo cambia...
Mi alma es un precipicio
la suya, un volván.
Tengo ganas de reir y
en nada, ganas de llorar...
Soy poderoso incansable y
en nada, el último suspiro.
Mire Doctor
recéteme algo porque
esto, es un sin vivir
pero
por un momento,
no puedo vivir sin sentirla...

Doctor, yo le pago,
dígame un precio.
Por Dios le suplico
que esto no es normal...
si hasta mi sombra
ha empezado a cambiar...




5 comentarios:

Nicky Sciavo dijo...

Cuando el alma es o está en un precipicio, todo pierde equilibrio y sentido.... :(

Ufffffffff!!!
Y es que el amor es una enfermedad....

Buscador dijo...

El amor es una enfermedad que una vez cotraída, no tiene cura...

maduixeta dijo...

Ya lo decía Serrat:

Lo perseguimos y nos persigue, porque de vez en cuando funciona.
Es un instante, pero este instante, sólo este rato,
es una traca que revienta en el pecho.
Es llenar la eternidad.
Es hablar con Dios.
Atrapar el infinito.
Eso que llaman estar enamorado”.

http://youtu.be/mTeDaD2CqZY

Un saludo

Buscador dijo...

Gracias madureixta

maduixeta dijo...

De nada Buscador, siempre és un placer comunicarse con una persona sensible como tu.
gracias a ti por todas las letras que nos regalas.