martes, 11 de noviembre de 2014

Lo real y lo irreal


La vida me sorprende y yo soy un extraño. Me ocurren cosas de los más variopinto y en ese momento mi reacción quizás no sea la correcta. Este corazón, es igual a una película fotográfica que se impresiona a baja luz y deja tu huella que con el tiempo no se borra. Tomo una imagen del momento; de aquella impresión tuya que me dejaste dándole mil vueltas a la cabeza.
Escuchar con los 6 sentidos marca la senda por donde andamos. Abrir mis sentidos con la sensibilidad que me corresponde nunca está de más. Pero la vida me sorprende y mi imaginación se alimenta como si fuera la de un niño con imágenes si freno...Sin duda me siento frágil en un mundo de sensaciones. Muchas veces tengo miedos sin solucionar. Me sincero conmigo mismo y hago pactos de paz con lo extraño hasta volverme un poco más extraño...
Cuesta sincerarse con la realidad y no quedar atrapado en ella. Mucha gente no presta atención a su mundo interior y cae en la desgracia de lo intragable. Sin duda, nada de lo nuestro pertenece a nadie, tan sólo a nosotros. Todo lo que sucede alrededor nos crea una impresión pero, no es lo que somos en realidad ¿O SÍ?. jajajajaja...
Tengan presente a su corazón y también a su conciencia; a todo lo que bulle a su alrededor y no se hagan un lío de mil demonios. Sepan que todo lo de afuera y todo lo de adentro, son ustedes mismos y nadie más..





2 comentarios:

Nicky Sciavo dijo...

Cosa de mirar primero dentro de uno mismo, comprenderse, aceptarse; y luego enfrentarse al mundo, a lo que nos rodea, que como bien dices, nos hace sentir frágiles al ser ametrallados con las toneladas de sensaciones que se reiventan a diario y que finalmente, pasarán a formar parte de nuestro propio ser.

No es cosa fácil...

Buscador dijo...

Asi es