domingo, 15 de febrero de 2015

Perfecta en su encanto



Tienes un encanto especial.
Desprendes alegria a la vida y
mi deseo se va detrás de tus labios.
Observo tu expresión y tus formas
en cada gesto con manos delicadas.
Me hablas con naturalidad y yo,
me voy detrás de tu boca, de tus labios...
Labios de fresa para morder
...y tu mirada se posa en mis labios...

Ahora estamos en silencio.
Me acerco y te acercas
lentamente, con timidez...

No sabes cuanto deseaba este momento.
Me dices cuando con mis labios,
rozo los tuyos.


4 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola, Chico!!!

Pues es maravilloso cuando encontramos personas con ese encanto espacial que son la alegría de la vida; y que nos alegran la nuestra y el corazón canta y brinca como un niño con zapatos nuevos.
Sin embargo hay otras que se desprende la tristeza de ellas y no nos hacen felices a quienes somo más sensibles. Pero también a veces, haremos de tripas corazón y, escuchemos a quien desea hablar de un problema que le está quemando el alma.

De esto hay mucho y, saber escuchar es una gran virtud que no todos la disfrutan.
Ha sido un placer.
Te dejo, mi gratitud y mi estima.
Un beso y feliz domingo.

Gemaestrata dijo...

Hola Buscador, llego hasta tu blog para conocerte. Me ha parecido un lugar de lo más acogedor, este poema que aquí compartes destila perfección y dulzura. Mis felicitaciones, saludos! Gema

maduixeta dijo...

Perfecto en tus versos.
Preciosos deseos y sentimientos destilas dulce buscador.

una lluvia de besos

Amando García Nuño dijo...

Bonito elogio de los labios. Besar, además, tiene una ventaja: que, mientras lo practicamos, dejamos de hablar. Y eso se agradece mucho.
Abrazos, siempre