miércoles, 15 de abril de 2015

Sombras



La noche explora muy bién al alma y a nuestra piel. La noche surge en miles de pensamientos cargada de recuerdos. Nos abandonamos a la sensación de lo que un día se retuvo además de la fantasía de lo que jamás sucedió. En la noche puede suceder lo inesperado y también están esas sombras que nos acompañan; perfectas seguidoras de nuestros pasos y pensamientos. La piel en primavera está más receptiva a nuestro sentir; se siente el roce de la sábana en la cara y en el cuello, se escucha la voz de nuestro pensamiento que aulla como los perros en la oscuridad buscando no sé bién qué y además, los gatos maullando como niños recién nacidos buscando a sus madres...Las sombras son tatuajes del alma que nos persiguen allá donde vayamos. Quizás las sombras son las soledades que arrastramos y no nos dejan hasta que dejamos de existir...




2 comentarios:

maduixeta dijo...

Dicen que de noche todos los gatos son pardos..... y las sombras ocupan nuestros sueños... Todo se magnifica en la oscuridad.

una lluvia de besos

Nicky Sciavo dijo...

Quizá las sombras son amigas, no siempre hacen mal... yo disfruto a pleno de ellas. Creo que es posible encontrar algo de paz entre el negro denso, entre el silencio gritado.
Todo depende cómo se enfoque...

La noche...