lunes, 13 de julio de 2015

A través del tiempo


La prolongación de la realidad en la fantasía de los sueños. Miro mi niñez como me acuerdo de mi pensar de hace decenios...Historias que pululan con gentes quizás ya desaparecidas. Mágica vida repleta de olores, sabores y miles de cosas para vender en tiendas de ultramarinos porque así se llamaban los comercios...Perfume inconfundible a queso, pescado salado, detergentes, jabones, embutidos y miles de aromas que se fundían en uno solo. Recuerdo a todas aquellas mujeres que compraban comida, alpargatas, calzados para el campo, peines, manteca de cerdo etc etc etc...y entre toda esa marea de personas, YO, atento con mi sensibilidad en guardar recuerdos que morirán conmigo.


5 comentarios:

Alondra dijo...

Tener recuerdos significa que hemos vivido. ah!!! y sigamos acumulando recuerdos...
Un saludo afectuoso

Adriana Alba dijo...

Tiendas mágicas, sin duda!
Cariños.

Águeda Conesa Alcaraz dijo...

Me encantan tus recuerdos,porque de alguna manera yo también los viví y disfruté en la niñez. Un beso y feliz verano

RECOMENZAR dijo...

Mucho tiempo sin leerte
un abrazo

maduixeta dijo...

Me encanta tu entrada, como a ti el perfume y los olores finjan los recuerdos en mi corazón. Entre los olores de tu entrada has despertado a mi niñez.

una lluvia de besos