lunes, 28 de septiembre de 2015


La piel se llena de deseo
a flor de lo sensible.
Te escucho sintiéndote,
adentrándome en tu magia.
Tu pelo, tu ropa, tu piel
mi sensibilidad...
Desnuda, desnudo
piel con piel
me fijo en tus ojos
cristalinos
llenos de deseo.
Pasan segundos eternos
al compás de una canción
antigua canción de ancestros:
La del hombre y la mujer...





2 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Si, esta versión es mejor. El remate del poema es muy bueno.
Abrazos todos.

maduixeta dijo...

Tus palabras dibujan una bella imagen.
Ternura y dulzura.

Una lluvia de besos