lunes, 19 de octubre de 2015

Otoño



Adentrándome en el otoño, mi corazón se recoge en vida vivida; como si el letargo huyera y floreciera vida en mi sentir...Cae el agua como bendición al olivar que tanto trabajo da en mi pueblo. Viajo en recuerdos que me emocionan por ir anudados al corazón que es fuente del sentir...Se anuncia vida allá donde voy y duermen los corazones de los árboles meritorios al caluroso verano. Me sumerjo en mi vida interior dando un salto en el tiempo y, encuentro palabras sensibles por arrancarme una lágrima que me seco sin verguenza. Llega el otoño con bríos nuevos y leña en el hogar; con cortijos de gentes sin edad en su labor de cabras, cerdos, vacas, gallinas ponedoras y dulces salidos del horno para los desayunos...Mi alma se extiende como amiga en este tiempo para recibir el Don de Dios en cada amanecer lleno de nubes que decoran al Sol...Paseo por Córdoba con la sensibilidad de cada paso; saboreando ese perfume de vida que me da la melancolía de hombre sincero...y pienso, siempre pienso y me disfruto porque la vida del viajero no es cosa de una estación sino, la del mundo entero...



2 comentarios:

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Chico!!!

Has escrito un precioso texto colmado de recuerdos y vivencias anudadas al corazón e inundadas de vida paseando por Córdoba, esa Córdoba bañada por el sol y perfumada de flores por aquellos patios cordobeses que tanto me han gustado cuando estuve de visita por esos lares.
Un texto como para enmarcar, amigo. Te felicito.
Siempre es un placer pasar por esta tu casa.
Te dejo mi cálido abrazo, mi gratitud y mi estima siempre.
Se muy muy feliz.

maduixeta dijo...

El otoño siempre convoca a la nostalgia y los recuerdos.
Lindos recuerdos guarda tu corazón, buscador.

una lluvia de besos