jueves, 24 de diciembre de 2015

La noche inolvidable.



La imperfección no es cosa de buén ver. Desechamos con total impunidad aquello que no está en un orden ya sea nuestro o de lo estrictamente establecido. Siempre se dice que lo perfecto no existe y que hay un sólo Dios que sí lo es...Sin embargo, teniendo la idea de perfección en nuestra cabeza además de la vida que llevamos, somos imperfectos sin solución...

Ya se manipulan los genes y las mujeres desde hace años se quedan embarazadas sin conocer a varón. Con exquisita delicadeza se intenta emular a la naturaleza en cosas impensables y sabemos cosas que van más allá de la imaginación. El hambre de saber carece de saciedad pues una vez encontrada una verdad, esa nos lleva a un más allá cargado de misterios que no hay que despreciar...

La vida se vuelve complicada o nosotros nos volvemos más complicados. La cosa es que hay muchisima gente que a mi entender desconocen el valor de la vida y la razón del amor. Estas fechas, se llenan de anuncios de Felicidad cuando la necesidad de ser feliz proviene del corazón pidiendo auxilio porque no se le hace caso...

La belleza del hombre y la mujer; su constitución física y mental; la maravilla de las plantas y los animales...la constitucion de la naturaleza y sus amaneceres con sus puestas de sol; la memoria con un sentimiento cargado de sensibilidad imposible de eliminar por formar parte de nuestra raiz, cultura y razón de ser. Sin duda nuestro pensamiento puede rectificar los errores infinitos de veces y volver a empezar con el ánimo puesto en pié...

No olvido a los enfermos ni en especial a aquellos que tienen minusvalías psiquicas por ser un dolor tan tremebundo, que no se aprecia a simple vista y sin embargo, tienen su corazón. No olvido a los discapacitados físicos que con los pies en la tierra, no pueden dar un paso. Ni a la gente que estando sana, saltan alhambradas de espinos porque vienen de un infierno...

Esta Nochebuena la paso solo en casa. El cáncer visitó a mi familia otra vez. Esta vez no es grave pero mi padre está ingresado. Los sentimientos se agrandan como un ojo en una lupa y viajo por mis recuerdos de niño a mayor como si dar un paso, la imaginación me mostrara imágenes perfectas en un mundo imperfecto.

A todos les deseo la Paz interior.



FELIZ NAVIDAD.
Buscador.


1 comentario:

Marina Fligueira dijo...

Que bonito texto, chico. Siento que pasaras esa noche mágica, sólo. Pero la vida es así de ingrata. Mas lo mejor que te pudo pasar, es tener el corazón lleno de buenos sentimientos. Dios siempre es misericordioso y está con nosotros, nunca nos abandona.

Un abrazo. Y se feliz.