sábado, 13 de febrero de 2016

Los inviernos de Laura



Ojalá sintieras y comprendieras a los corazones después de comprender el tuyo. Sería lógico ya que no comprenderías a ningún marciano. Verías cuan magnífico es el corazón humano en su naturaleza...Estamos en un mundo en guerra de sinceridad y por ello, nos sentimos más aislados; quizás con angustia de soledad...Conseguir una calidad de vida no sólo depende de nosotros, hay que tener una complicidad con amigos y familia; crear un conjunto de valores de otras personas como una utopía que yo mismo he soñado muchas veces. La naturaleza del ser humano es extensa pero nuestro saber no ocupa lugar. Cantidad de personas mueren sin ser conocidas; entregadas a la verdad y siempre ignoradas.

El ser humano tiene una riqueza absolutamente perfecta y descuidada hasta la indigencia...La vida cotidiana alimenta, la vida cotidiana es el presente para la memoria de la felicidad...

3 comentarios:

Leonor. dijo...

Precioso.

Amapola Azzul dijo...

Besos.

Marina Fligueira dijo...

Hola, el ser humano ya es naturaleza por antonomasia...
Y la felicidad? quizá un pájaro hermoso que se nos posó una vez en la punta de los dedos... Y levantó el vuelo.
Mas pude que se pose otro en cualquier momento de la vida. No hay que desesperar.

Ha sido un placer pasar a leerte.
Un abrazo y mi estima y gratitud.

Se muy muy feliz. ¡Con pocas casas! Es muy importante.