sábado, 7 de mayo de 2016

Vencer las fronteras







En nuestro pensamiento también hay fronteras. Conforme vamos profundizando y descubriendo, nos acercamos a la verdad...Pero traspasar esa frontera no es nada fácil porque el corazón no se deja conquistar así como así. De esta manera, vamos desde la tierra del garrulo, hasta la tierra de lo mistico...desde esa tierra hasta la otra, hay un camino recorrido y en el mío encontré a dos fronteras que se dejaron ver.

Cuando la gente se eduque y reconozca el valor de las cosas, será libre sin necesidad de clanes, razas o credos y entonces, el mundo será mejor.



7 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Me resulta bello leerte . Ojalá ocurra muy pronto.

Besos.

Sara O. Durán dijo...

Es que al pertenecer a un clan, raza o creo, ya no se es libre.
Para mí hay una sola raza, la humana, y hay muchas maneras de esclavizarnos... también otras tantas de ser libres. Se dificulta el camino para comprenderlo, como bien dices, pero una vez comprendido, todo es fácil. Y aun en un sistema de esclavitud como el que tenemos en el mundo, podemos ser libres de conciencia y no tener fronteras. Sintiendonos hermanos todos. Pero todos, todos. Porque también hay un grupúsculo de amorosos con unas excepciones, que espantan!!
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

La "d" de credo.

Gladys dijo...

Así es la educación es el mejor camino a la libertad.
Abrazos feliz domingo.

Magdeli Valdés dijo...

llevas razón en estas palabras

para alcanzar esa libertad hay que alcanzar la libertad de la mente...

Fina Tizón dijo...


Ser libre requiere no estar atado a credos de tipo alguno, las ataduras ofuscan sind darnos cuenta. Ser libre es mantener el pensamiento con el máximo nivel de claridad, en primer lugar para poder discernir situaciones, comprender actitudes de nuestros semejantes, en fin...tema que da para mucho, Ideal para un debate, Buscador

Feliz tarde de domingo

Fina

Ángeles dijo...

Buscador, una entrada perfecta para meditar sobre ella, porque solo desde la libertad, podemos ser nosotros mismos, ser libre implica ninguna pertenencia a ningún clan, partido político, credo o asociación. Es muy cierto que en la vida vamos descubriendo en cada etapa de ella, aquello que nuestra alma necesita.

Pero está en nosotros recorrer ese camino, sin errar el tino, y así ir logrando avanzar espiritualmente y el camino está ahí, solo hay que atreverse a avanzar con libertad asumiendo nuestros actos.

Un abrazo,
Ángeles