viernes, 3 de junio de 2016







A veces un suspiro
es volver a volver.
Cuando sin saberlo,
aquel niño inocente
soy yo de mayor
que apedrea a la niñez...





7 comentarios:

Leonor. dijo...

Conservas tu mirada de niño, eso no es fácil.y esa dulzura tan particular sigue contigo, un triunfo.

AMBAR dijo...

Volver volvemos y recordar recordamos, queriendo o sin querer, a veces revivimos partes de la niñez, algunos fragmentos puede que nos hagan sonreír, pero otros, al menos yo, los querría apedrear.
El pasado pasado está, sólo tengo este instante presente.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Magdeli Valdés dijo...

sondear en la niñez
la belleza de ir descubriendo día a día

la sorpresa de vivir y de ser...

Gladys dijo...

Es lindo recordar la niñez, porque ese niño siempre está dentro de nosotros.

Abrazos amigo, feliz domingo.

Ángeles dijo...

En nuestra infancia vamos sembrando las semillas de lo que seremos de adultos, esos ojos maravilloso, son de un niño "buscador" de su sitio en la vida y de los sentimientos que anidan en su corazón, creo que hoy continúas teniendo esa mirada de pureza, aunque a veces la vida te haya obligago a llevar "gafas" siempre volverás a tus raices.

Buscador, me han encantado tus versos y tu fotografía impacta porque ese niño tiene un alma de luz.

Un abrazo.
Ángeles

BEATRIZ dijo...

Podría ser, la paternidad es algo así de volver a volver, y hay momentos en que apedreamos la niñez, tan incomprensible después de haberse ido.

Saludos.

Los Inviernos de Laura dijo...

Creo en eso de volver a volver... siempre nos termina enseñando.

Dicen que lo esencial es lo único que no cambiamos a lo largo de nuestras vidas; también dicen que la esencia se la ve en la mirada...tambien lo creo.

Beso.