viernes, 24 de junio de 2016

Ser leal



La soledad a veces es muy traicionera y la incomprensión aún más. Miles de equivocaciones nos rondan por la cabeza para errar en nuestros actos...El entendimiento del corazón nos lleva a desvaríos cargados de  sin razón cuando nada podría haber sucedido.

Quizá por naturaleza valoramos mucho aquellas cosas que requieren un esfuerzo de la persona estimada.  Somos demasiado exigentes cuando el corazón con todos sus sentimientos entra en juego...En este laberinto de dudas y errores, podemos desconfiar envueltos en una neblina de sin razón que puede crear una discordia cuando en realidad, nunca jamás sucedió nada...

Sin duda existen tiempos nada claros para dos personas que se tienen una estima. Pero la razón no nos deja en paz hasta quedarnos tranquilos si ese nuestro amigo, nos abandonaría en algo tan preciado como es la amistad. Puede pasar mucho tiempo para aclarar tan mal entendido hasta que de un rayo de luz, el amigo, el amor, el miembro de la familia en un momento dado, nos haga caer en la cuenta de que es leal con nosotros...entonces nos expandimos y en prueba de ello, le decimos que somos incondicionales en fidelidad y aún así, esa persona que probó su lealtad para con nosotros, podría preguntarnos sobre la nuestra...







10 comentarios:

Sara O. Durán dijo...

Los amigos de verdad tienen muchas discordias, diferencias, pleitos, pueden enojarse entre sí, pero nunca se abandonan, ni se traicionan.
Un beso.

MuCha dijo...

Me encantan tus escritos tus comentarios tienes ese que se yo que gusta
abrazo

Gladys dijo...

No hay que darle tanta importancia a los amigos que no tocan el corazón, los verdaderos amigos te tocan el corazón del otro lado del universo.
Un abrazo feliz domingo.

Fina Tizón dijo...

Es un tema del cual me gusta hablar. La amistad, un concepto mal entendido por muchos. Con demasiada facilidad se suele calificar de amigo/a a cualquier persona. Tener un amigo es un gran tesoro, asi lo pienso, y no es fácil atesporar muchos de esos tesoros. Los verdaderos amigos se conocen en los momentos duros y difíciles de la vida porque no te fallan. Para mí la palabra amistad merece escribirse con MAYÚSCULA.

Un abrazo, Buscador

Fina

AMBAR dijo...

La amistad es un tesoro, siempre y cuando es respetada por ambas partes, cuidada y mimada con sincero esmero.
Es la bella rama del amor sin crear obligacion alguna.
Amor incondicional ese que nunca reclama y siempre está ahí para ayudar y consolar.
Un tema profundo e interesante.
Muchísimas gracias por tu visita y precioso comentario.
Un abrazo y nos seguimos leyendo a mi regreso.
Ambar

Adriana Alba dijo...

Las relaciones requieren mutuo respeto, de lo contrario terminan mal.
Cariños.

Amapola Azzul dijo...

Coincido con lo que dice Ámbar. Besos.

Taty Cascada dijo...

La lealtad es la gran vara que mide la amistad. Podremos rodearnos de muchos que se dicen amigos, pero en el momento que necesitamos su afecto y sobretodo su fidelidad, nos damos cuenta que si contamos con uno o dos, es un gran regalo.
Abrazos.

Karu dijo...

Somos todos distintos, si fueramos iguales sería un tremendo lio. Hay que apelar al dialogo y a la buena voluntad, creo que vale la pena, un beso grande para vos, me quedo leyendote
Salduos desde Atgentina

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Buscador!!!

La soledad no es buena compañera, no. Sobre todo cuando no es buscada. Pero también hay un refrán que dice, vale más solo que mal acompañada. Por eso es imprescindible saber escoger las amistades, que no es tarea fácil. Nunca conoceremos bien a nadie, a menos que viva bajo nuestro techo.

Es un placer leer tus relatos, siempre dan para reflexionar.
Te dejo un fuerte abrazo, mi inmensa estima y gratitud.

Se muy muy feliz. Y hasta septiembre si Dios quiere.
Un besito azul en vuelo.