viernes, 2 de septiembre de 2016

Serenata de otoño



No me viste por casualidad. De vez en cuando paseo por este mismo sitio recordándote. Quizá la soledad o la rutina hace que regrese a tu recuerdo...Con pasos perdidos siento en la planta de mis pies las mismas baldosas que pisábamos cuando huíamos de la lluvia...Tu voz siempre serena y clara, los mismos establecimientos, el ruido de los coches y tu voz, siempre tu voz comentándome cosas con el brazo alrededor de mi cintura y yo, deseándote por dentro con si un hierro candente me atravesara la garganta.

Tomamos otro café sin prisas, perdidos en la mirada del otro, con cristales llenos de gotas de lluvia como lo hacía hoy. Salí de mi coche como un idiota que se pierde en tus recuerdos y a veces, vencido por el sufrimiento, estoy a punto de telefonearte por escuchar un dígame...

Con pasos perdidos el destino nos junta en la misma calle con su misma esquina, con su misma lluvia y el café Italiano que tanto de gustaba. Decías que mis besos tenían sabor europeo y yo de los tuyos que sabían aun más a tí...

Me perdí por aquella esquina sin avisarme que estabas allí pues no me viste. En un Buenos Aires del alma que es como una maraña de pensamientos donde tu y yo, muy a pesar de los pesares, nos seguimos soñando...


5 comentarios:

Patricia dijo...

Es muy hermosa tu serenata!! has desgranado la ilusión que vive en mi como una triste utopía...
Cariños...

jfbmurcia dijo...

El sabor de esos cafés nunca se olvida. Saludos.

Fina Tizón dijo...

UN BELLO ENCUENTRO CON TU RINCÓN.

FELIZ SEPTIEMBRE, BUSCADOR

FINA

Amapolita Azzulita dijo...

Muy romàntico.
Disfruta ese sentir.

Bs.

Sara O. Durán dijo...

Te quedó muy bello.
Un abrazo.