viernes, 7 de octubre de 2016

La ALEGRÍA DE RECIBIR A DIOS



Todos menos uno
lloran su muerte
el 1 de julio.

Lo despiden para siempre
todos menos uno...

Hay llantos en el sepelio
de seres queridos que
con pesar lo despiden...

Todos
MENOS UNO.

Ese uno soy yo
que con alegría
Dios recibe a su padre...



7 comentarios:

Adriana Alba dijo...


Somos administradores temporarios de nuestra materia, en algún momento debemos partir, el llanto no ayuda al alma a despegar, pero hay culturas diferentes y personalidades diferentes.
Ante el dolor de una pérdida tenemos que ser misericordiosos y elevar nuestras oraciones para que el alma regrese a su hogar .

Sara O. Durán dijo...

Sí es motivo de gran alegría, que alguien amado llegue a los brazos de Dios.
Lo que duele es la separación física. Sin embargo la conexión espiritual se mantiene, incluso haciéndose más estrecha la relación constante con ese ser amado, que cuando estaba su cuerpo. Si te contará la de veces que he sentido a mi padre junto a mí. Eso los que no creen, se lo pierden.
Un beso de anís.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Llorar es humano ante la pérdida de un ser querido, pero eso no quita sentir ese alivio que nos da la fe de saber que ya goza de Dios.
Gracias por tu visita
Un gran abrazo

Eva BSanZ dijo...

Dos, ya somos dos.

Un beso

RECOMENZAR dijo...

me encanta como escribes y lo que ven tus ojos sientes
gracias por dejar tus huellas en recomenzar

dijo...

Vivida esa experiencia recientemente,y aún con la tristeza en mi corazón,realmente admiro ese poder de fé , alegría y esperanza.
Y Dios me concede el don del llanto para limpiar el dolor a través de esa lluvia que purifica y da paz.
Gracias por tu visita
Saludos

Magdeli Valdés dijo...

Lo más valioso
el profundo sentido cristiano y de fe que se siente en esos momentos

sabedores que vamos hacia la verdadera existencia.