sábado, 3 de diciembre de 2016



Cuando el corazón muestra su sencillez, no hay error en el poeta que caminando por su interior, derrama palabras al caminante para calmar su sed. De tiempos pasados o presentes, del futuro cierto o lo que queda por acontecer las palabras del poeta se derraman como sangre de una transfusión plena de vida. Quizá haya tristezas y melancolias pues el ser humano padece casi de todo pero, cuando alguien alza la voz dando fé de vida, estad alerta para no dejar pasar la mayor riqueza de la persona que es la del espíritu;  algo gratuito que no tiene precio...



6 comentarios:

dijo...

Y no lo tiene,y no siempre estamos alertas y así nos encontramos cansados,dormidos...
Pero el poeta canta con palabras lo que siempre sintió,vivió,compartiendo también su historia ,y mientrs haya poetas,no morirán las palabras que nos llevarán hacia ese tesoro sin precio.
Besucos

jfbmurcia dijo...

Cuando las personas, a través de sus palabra, abren su corazón, al menos son dignas de ser escuchadas. El problema es el ruido. Las palabras huecas son ruido. Y aburren. Nos inunda el ruido. Saludos

Magdeli Valdés dijo...

Conectarse
si uno esta dispuesto ,claro
uno debe reencontrar la manera
de llenar ese espacio ...nadie puede oír sino está dispuesto a hacerlo.

Sneyder C. dijo...

El poeta escribe siente, recuerda vivencias, historia, sueños que se adhieren al papel para que fluyan y puedan se compartidas.

Junto a la llama dorada de la palabra
engarzan sentires y añoranzas                          
ellas son los que hacen brotar las raíces
que van tejiendo palabras.


Un cálido abrazo

Susana M dijo...

Cada palabra es un tesoro. Un beso.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Es verdad, muchas personas piensan que la vida es bella, y los tormentos causados por el hombre o por la misma vida, no tiene mayor importancia cuando la vida es bella para esa persona a pesar de lo que sea, me ha gustado este texto poeta.
Abrazo