sábado, 21 de enero de 2017

Mar


Nada más más abrir los ojos mi amor me tomó de la mano...Pasamos la mañana como vuelo de palomas que se arrullann en los nidos o bebiendo de las fuentes. Llegó el mediodía y almorzamos con nuestros ojos que se comían en medio de tanta gente como cabía en esa ciudad. Después, cogidos de la mano, tomamos café y hasta en el centro comercial, me regaló un perfume. Mi ánimo se entristecía cuando caía la tarde pues él era de otra ciudad; mas allá de Huelva, en Marruecos. Llegamos al puerto donde se dispensan los barcos de ultramar y nos comimos una bolsa de palomitas entre risas y trsitezas. El partió y yo, en mi fuero interno plena de sentir, ni alma llegó al atardecer...

8 comentarios:

dijo...

Qué bellas las historias de amor!Y cuando llega el atardecer...las emociones laten a velocidad del rayo.La mar por medio ,linda mar ,pero separa corazones.
Besucos

jfbmurcia dijo...

Detalles inolvidables a la luna de Marruecos...Un saludo.

Susana M dijo...

Qué bello y qué triste. Un beso.

Magdeli Valdés dijo...

Lo más profundo sin dudas
es lo que queda del dulce recuerdo en ese atardecer frente al mar...

no hay nada mas bello que ver desaparecer el sol en el agua.., la imaginación siempre se nutre de vida.

Pluma Roja dijo...

Precioso dibujo hablado de un encuentro romántico. Felicitaciones.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Un cuadro que habla de amor, siempre es inolvidable y bello.
Abrazo

Abuela Ciber dijo...

Amores a distancia ensueñan realidades
Cariños

Amapola Azzul dijo...

Bellísimo relato. Besos.