domingo, 26 de febrero de 2017

La fuerza de la costumbre



A Juán se le caía el mundo encima cuando su mujer le puso los cuernos. Le dolía el alma hasta lo más profundo y llevaba dos meses casado...A la semana siguiente la encontro con otro tipo en la cama y lloró de amargura lo indecible. Pasaron dos semanas su mujer le hizo lo mismo y Juán lloró menos, un poco menos....Pasaron los años y su mujer pasea a los amantes delente de el; cruzando desnudos delante del televisor.
 Ahora Juán es inmune a los cuernos y su mujer le regala cada 14 de febrero, un capote de torero..

6 comentarios:

dijo...

Cada día se va llevando peor,a mi parecer,no?
No me gusta la desleatad ,ni el conformismo,pero... quién sabe de la vida de los demás!!
Besucos

Susana M dijo...

Qué lástima. Un beso.

CRISTINA dijo...

Dicen que el éxito en la vida no se mide por lo que logras, sino por los obstáculos que superas. Y eso lo que hizo Juan, que con el tiempo se hizo inmune a las infidelidades
se su mujer. Un grande abrazo.

Amapola Azzul dijo...

Sí, con tanta vacuna se imnunizó del todo.

Besos.

Magdeli Valdés dijo...

no me gusta eso
a ningún lado
pero el mundo es así y de esas historias sobran

....

Abuela Ciber dijo...

Vaya uno a saber que siente Juan
Cariños