lunes, 27 de febrero de 2017

Llévame, yo te sigo...








Mi mirada se impregna de la música, la música del pensar...Cuando divaga en las profundidades de la imaginación, mi mirada danza en imágenes perdidas que quizá también son inventadas. Danzo y danzo al son de los sentimientos y de todo lo que me rodea. Me abrazo a la vida o la llevo por el talle como una princesa de especial espiritualidad. Danzo y danzo con la música más soñada y sentida. De mi creatividad nacen nuevos pasos quizá arriesgados que se amoldan a los pasos que doy por la acera de esta ciudad...

...y veo a mujeres que se cruzan conmigo y hombres con maletines que hablan por el móvil. Me inunda el frío de esta calle más transitada y lo más curioso es que nadie me ve danzar al ritmo de la vida. Me dejo llevar por las emociones que tantas risas me dan y también alguna lágrima furtiva...y bailo y bailo con miradas extrañas que me ven sonreir o llorar en la soledad de la mañana; cuando la calle se perfuma de churros con chocolate o los taxistas hablan esperando el primer cliente.

En verdad es hermoso bailar. Cada uno con su danza, con su mundo interior, con sus guerras y sus paces, con la vida que nos da vida porque respiramos y sentimos al ser personas.

Hace nada he bailado en recuerdos que me emocionan y me abrazaba a ellos porque soy yo mismo su dueño y también soy parte de la vida que me envuelve y me engulle; que me hace estar vivo en una maraña donde muchas veces me pierdo buscando una explicación.

Hoy he vuelto a bailar al son de la vida como todos los días de cada semana. El corazón siempre puede y mucho más, esta aventura de vivir quieras o no, son los pasos que debes marcar si no quieres perder tu sentido del equilibrio...


7 comentarios:

dijo...

Bailar la danza de la vida es costoso,porque en ella hay sombras,además de luces.
Pero debemos de bailar,dejar que se sacuda en el espacio toda emoción ,toda lágrima furtiva,toda sonrisa que llega al otro desde uno mismo.
Danzar,bailar ,el arte de vivir con los ojos cerrados ,como el artista en plena creación...
Besucos

Magdeli Valdés dijo...

Se vive a diario
y hay un latir distinto en cada despertar
dependiendo de la mirada con que de nuevo amanezca
en nuestra vida las cosas que son significativas
para lo que se siente y se piensa
siendo honestos con uno mismo primero
existiendo...

estés bien.

Susana M dijo...

La vida como un baile sin final. Un beso.

Amapola Azzul dijo...

Me alegra tu vida .
Besos.

Mara dijo...


A seguir bailando cuando la música interna sea alegre brinquemos, cuando sea triste, nos balancearemos, pero no hemos de parar de bailar sin movernos y moviéndonos también. Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Tomarse la vida como nos lo relatas es una buenisima dosis de optimismo
Cariños

Alondra dijo...

Yo últimamente bailo al son de la vida. Y tengo la esperanza de que regrese la música alegre y pueda dar vueltas sonriendo. Al final creo que la vida no me dará más de lo que pueda soportar.
Por favor, somos amigos de palabras, no me trates de ud. soy presumida y me haces sentir vieja jejejej. Gracias por seguir asomándote a mi ventana y agradecida por el afecto.