lunes, 20 de marzo de 2017

Bebe de tu sed




Las personas muchas veces andamos perdidas. Intentamos hacer cábalas de muchas cosas que pensamos sobre todo y también sobre nosotros mismos. Mostramos nuestra mesura a la hora de explicarnos pues con buén atino,  se intenta nuestra razón de ser...Cuántos pensamientos rondan con su verdad buscando la verdad de nuestro corazón...

No hace falta decir que me fascina cada entrada de un blog escrita con el mayor amor de los amores; con la sinceridad que agradece también el corazón de quién la escribe. Leo y a veces releo cosas que me hubira gustado escribir. Agradezco vuestros comentarios y correos que recibo porque alguna gente se interesa por mi o también se enfada. De pais en pais no tenemos pasaporte y de corazón en corazón, muchas veces nos sentimos indentificados.

Nuestra vida rutinaria está cargada de hechos y de pensamientos. Cada persona arrastra tras de sí lo bueno que tiene y lo malo. A veces,  los errores nos visitan porque quieren rendir cuentas con nuestro corazón; nos persiguen y acechan en la conciencia porque muchas veces huímos de esa nuestra  sombra que además de sombra, es negra...Una y otra vez repetida nuestro pasado nos necesita y huímos porque nuestro pecado es demasiado grande para digerirlo; flota en nuestra conciencia y herimos al corazón de un disparo pero, intentamos taparlo.

He pasado unos días dando cara a mi corazón; haciéndole frente que no es una guerra sino, la paz de mi conciencia. He crecido unos centímetros más y hasta tengo más peso. Asimilar todo lo sucedido es cosa de un segundo hasta que encontré esta llave que abre la ventana de la indulgencia. Jamás huyan de ustedes mismos ya sea de hechos o pensamientos porque pueden pesar mucho a la larga.


Me encanta Radio Futura. Os dejo una canción.








11 comentarios:

Taty Cascada dijo...

Así es, muchas veces nos perdemos y es bueno el extravío, porque nos obliga a buscarnos y reencontrarnos, incluso, se agradecen las lágrimas y los malos amores porque después, nos damos cuenta que llegaron a nuestra vida para enseñarnos y crecer.
Abrazos para ti.

dijo...

Domingo,así es una vida ,llena de personas que gracias a Dios,buscan en su corazón y en su conciencia,hasta dar con el misterio que le hacía sombra.Pero ya darse cuenta es mucho y el daño irreparable,no tiene solución,pero sí podemos pedir perdón e incluso perdonarnos a nosotros mismos,cosa que yo no practico y me vendría muy bien.
Huir de nosotros para mí es dificil,porque mi esencia es como es,y no me gusta llevar peso porque la espalda se encorva demasiado.
Me alegro de que hayas abierto la ventana de la indulgencia .Es todo un don
Y una cosa,no podemos gustar a todo el mundo,porque somos diversos,pero mientras nos respetemos,podrá haber armonía.
Muy meditada tu entrada

Paz para tí,amiguco
Besucos

Alondra dijo...

En mi otra tierra había un refrán "No soy monedita de oro pa gustarle a todos" incluso a veces nos enfadamos con nosotros mismos por no haber hecho, por no haber dicho... Eso forma parte de nuestra humanidad y tenemos que perdonarnos y perdonar, aunque no siempre es fácil, al menos intentar "la indulgencia" para que no nos duela demasiado.
Esta Alondra empezó a escribir para volar de una realidad que no le gustaba, ni le gusta, y como verter palabras me deja el corazón más liviano lo sigo haciendo.
Hoy nuestros escritos coincidieron en ser meditativos :)
Un abrazo afectuoso

mjesus dijo...

Me gusto tu blog y lo sigo con tu permiso, no escribo mas, si pasas por mis blogs igual sabes por que
un abrazo

jfbmurcia dijo...

Buscamos respuestas o justificaciones; la cuestión es continuar buscando razones para seguir vivos. Y tú, sin duda, eres un gran Buscador que te buscas a ti mismo a través de lo que nos escribes. Un saludo.

Susana M dijo...

Nunca se acaba de buscar. Un beso.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Es sin desearlo que regresamos al ayer buscando saber si fue verdad, si eso paso o lo inventamos, sabemos de lo bueno, y de lo malo, algunas cosas se pierden, ya que preferimos dejar que partan antes que hacerles frente… pero un día regresan a pedir cuentas, momentos esos de reflexión y mucha paz para perdonar o perdonarnos, muy bueno Buscador.
Abrazo

Amapola Azzul dijo...

Huir de uno mismo es muy dificil.
Eso es verdad.

Besos.

Abuela Ciber dijo...

El pasado ya fue, modificarlo no podemsos, solo aceptar su enseñanza
Cariños

jesus alvarez dijo...

Una reflexion realmente interesante y certera, saludos amigo y feliz semana.

CRISTINA dijo...


Hola Buscador, todos pasamos por mejores y peores épocas, ciclos de momentos buenos, regulares y malos en los que buscamos el equilibrio. Si todo va bien, los momentos buenos compensan los malos y los malos nos ponen los pies en tierra. A veces, nuestra frágil 'normalidad’ necesita romperse en el dolor necesita ser sentido más a fondo, el corazón tiene que romperse con mucha más intensidad. Y esto no es para destrozarnos, sino para deshacer formas no auténticas de ser. El sufrimiento no es un castigo que mande un dios sentencioso, tampoco se trata de un error en un universo descompuesto, tampoco es la evidencia de nuestro fracaso y nuestra ignorancia, sino una enseñanza espiritual profundamente viva. Considera la posibilidad de que dentro de tu sufrimiento estás siendo invitado a dejar ir, y a despertar del sueño de la normalidad para abrazar la vida con todo su quebranto y asombro. Para enamorarte del sitio en donde te encuentras en este momento. Para ser aquí, ahora.
Un abrazo de amor y luz.