lunes, 22 de mayo de 2017

El último de los Gumede




Me llamo Ildefonso Álvarez Gumede. Soy ciudadano del Reino de España y del mundo entero por gracia de Dios pero en particular, de la localidad costera de Isla Cristina (Huelva) . Desde hace años inmemoriales mi familia vive en esta provincia para llevar con orgullo el apodo de "Los zahinos". Siempre me extrañó este alias por tener mi familia tan oculto el pudor de un pasado lejano pero... tan noble como el que más. En toda la estirpe de mi descendencia por parte materna tenemos la marca del mismo pasado justo en los labios, ya que poseemos unos enormes labios en honor a un antepasado llamado - Abeeku Gumede-. Fue ciudadano cristiano de esta localidad, monaguillo suplente y afamado cantaor de flamenco desde que se descubrió su facilidad en entonar los más variados palos del cante jondo. Era tan conocido como el más afamado cataor de la actualidad y quizás la mejor herencia que nos dejó, no fueron sus labios colgueros sino su magnífico oído capaz de apreciar de un solo golpe cualquier estilo de música sea del país que sea. Sin ir más lejos, mi tía abuela de 90 años Encarnación Gumede García, le encanta Frank Zappa y Miles Davis además de escuchar con regularidad a su amor platónico: Van Morrison. Abeeku Gumede era poeta pionero del mestizaje en el sentimiento y la mayoría de la gente de aquel entonces no entendía muy bien sus mensajes mestizos. Decía algo así como...

Oh!! Bella luna de Isla Cristina como en la sabana de África.
Vine de la nada buscando hospitalidad
y encontré además amor.
Mis dioses son ahora un Dios y
pienso en lo ambiguo que es el ser humano.
Culturas diferentes para quién no las ha vivido.
Palabras que se enredan entre África y España.
Maestro, tú que me enseñas latín para ser cristiano,
¿crees en verdad en el idioma escrito?
No
El idioma no tiene palabras.

Decía que África y Isla Cristina eran para el una única tierra. Cuando recitaba aquellos versos, había gente que no entendía para nada su significado y gente seguidora de su historia que lo consideraba un santo reencarnado en una piel negra; alguien a quién venerar pues en la vida se había conocido persona tan sensible a todo con una piel tan negra y brillosa como la de aquel hombre venido de ultramar... Así, Abeeku Gumede fue venerado como un enviado del divino y...hasta sabio artista.
Su mujer se llamaba Felisa Fernández Fernández y era natural de dicha localidad. Fue mujer sencilla y simple de pensamiento tanto como descuidada en el vestir por no ser coqueta. Era adicta a las coquinas que recogía de la playa de Isla Cristina al bajar la marea y algo dada al vino de la barrica de su padre porque decía que la ayudaba a estar más cerca de Dios y de su tristeza. Al parecer, no era agraciada en belleza y según decía mi madre, tenía un tic nervioso que le hacía dar guiños por doquier a cualquier persona con la que se tropezara y hasta hubo incluso lenguas que decían eso de que alguna mujer de dudosa reputación también se los guiñaba. Así pues, fue considerada como mujer promiscua y pecadora de ambos sexos...
El encuentro de Abeeku y Felisa fue toda una sorpresa. Ella, como cada atardecer, recogía coquinas para la cena y él, consiguió llegar a aquella playa huyendo de un barco cargado de esclavos con dirección al muevo mundo. Felisa era algo miope y a la poca luz del atardecer, le pareció que era un ser con quemaduras oscuras buscando alivio en las aguas del mar. Al acercarse, comprobó que era un hombre desnudo de piel oscura y mirada asustadiza. Hablaba alguna lengua desconocida y Felisa le ofreció su hospitalidad.
Pasaron los años y hubo descendencia. Pasaron las generaciones y la piel se fue aclarando más y más en sus descendientes aunque los labios y el oído musical de Abeeku Gumede, seguían dando fe de que alguien que vino de ultramar dejó su huella. Las malas lenguas pusieron a mi familia " Los zahinos" por el color de nuestra piel y en el día de hoy nos llaman así por cariño más que nada.
Veo en los telediarios una inmensidad de mujeres embarazadas...niños que a su corta edad ya son hombres...gente que sólo busca trabajo y algún dinero para enviar a su familia y que cruzan el estrecho a sabiendas de que todo puede ser un sueño muy caro de pagar.Así pués a mis 50 años y viendo que mi segundo apellido va a desaparecer por falta de descendencia directa, no veo que por vergüenza deba de ocultar la historia de los Gumede.
Ante todo el apellido Gumede es la huella de la libertad y no del dolor. También de la vida por vivir...


Buscador.





2 comentarios:

mjesus dijo...

Gracias por visitar mi blog, por eso llegue aqui.
Me gustó tu blog, y si no te molesta, te sigo
Un abrazo

Magdeli Valdés dijo...

Una hostoria de vida
como muchas que pueblan este dispar mundo

Y lo principal debe ser la enseñanza que deja cada historia
donde lo primero nadie tiene el derecho sobre otro
nadie tiene el poder de privar de lo necesario a otro...
pero a merced del poder
se han doezmado naciones
una rueda que no termina...

Pero nunca se debe olvidar...
nunca se puede encarcelar
un espíritu ...

hermosa historia.