jueves, 28 de septiembre de 2017

Reme






Hoy seguro que has vuelto a suspirar. Parece que te veo a traves de la mirilla de mi corazón; desnuda de sentimientos como una niña que se quiere hacer mayor...Te pierdes en secretos que sólo sabes tú volando por tu interioridad femenina. Vuelas como las gaviotas cuando te inflamas de azul marino y te haces paloma en cualquier parque de Málaga cuando este otoño se cubra de hojas. Lejana pareces cuando te hundes en tus pensamientos con ganas de llorar pero, siempre tiendes la mano a quien te la pide...Mañana volveras a ser niña. Cantas a la mañana celebrando cosas que son tontas para mucha gente pero importantísimas en tu corazón. Te mantienes a cada segundo, a cada latido, a cada guiño que te hace la vida... Jamás te olvidaste de mi y ese detalle, lo llevo en mi corazón aún sin ver aun tu mirada. No se de tu piel ni de tus besos, de ver como se humedece tu mirada cuando te escribo cosas ni,  de las horas que me asaltas cuando más te hecho de menos. Eres mi amiga de tantos años que se perdieron viviendo tan cerca y tan lejos...

1 comentario:

Magdeli Valdés dijo...

Hermoso ensayo de esta prosa reflexión poética...
versos llenos de gratitud por quien se ha preocupado de uno, eso es bondad sin dudas...

aunque lejanos a veces las personas logran hacer lazos de amistades que se aprecia en la palabra, en la compañía.Yo valoro a los amigos(as) que a pesar de estar lejos igual se manifiestan , no por cumplir( que eso también se nota), sino porque a uno le parece que al otro lado se tiene algún lazo de esa voz que no llega con la palabra escrita y hablada en algunos vídeos por igual...

Bueno ,me aprovecho de la ocasión para darte las gracias por acompañar mis escritos.

Tengas lindos días.