martes, 3 de octubre de 2017



A veces te asalta un recuerdo lejano, pero agradable. Ha pasado mucho tiempo desde entonces y quizá ella no me recuerde. Es curiosa la combinación que las personas nos fabricamos de lo real y lo imaginario, de lo que podría ser y puede ser que nunca será...El corazón es noble por naturaleza y a veces nos empuja a la vida como si fuera un músculo que no atiende a nuestras razones; como un animal interior que es muy sabio a la verdad...y aquel recuerdo te persigue y te persigue como una deuda por cumplir. Pienso en las pequeñas cosas que nos da la vida interior que por muy tontas que sean, nos ayudan a vivir...





2 comentarios:

Magdeli Valdés dijo...

Suele suceder a veces que se olvida por comodidad u omisión voluntaria ...no se
yo al menos no olvido aquí y aunque mas de las veces se olvidan de mi de todas maneras aparezco, soy porfiada...
me puedo alejar, pero vuelvo...ya sabes.

como sea es de esperar que a quien anhelas de corazón alguna vez se manifieste.

cariños.

Amapola Azzul dijo...

Hay que seguir con la vida aunque cueste...
Besos.