martes, 13 de febrero de 2018

Matilde



Allá donde voy, ella va conmigo hasta no saber si soy yo o ella. La vida nunca es fácil para una persona joven que se abre al mundo. Mamé de su pecho hasta sentir su corazón y de su palabra, nace mi recuerdo. Amplio es nuestro sentir cuando la sentimos en detalles de nuestra vida ordinaria y muy íntimas esas cosas que sin ella darse cuenta, fueron asimiladas gota a gota, grano a grano; respirando el mismo instante que ahora nace de mi recuerdo...Cuanto llorado en un sin vivir cuando las cosas no iban bién en la casa o cuando yo caí enfermo...y ella callada con secretos que aún lleva en su corazón pero yo, pobre de mí, que los sé...


Si de un suspiro
volara alto,
el hondo corazón
perdería peso....





3 comentarios:

Kasioles dijo...

Hoy tu entrada tiene tanta fuerza y amor, que emociona el leerte y transmites sentimientos que calan muy hondo, en mi sensible corazón.
Sé lo que es sentir que el gran pilar en que nos apoyábamos desaparece un día, los recuerdos siempre irán con nosotros, pero la añoranza de lo vivido se transforma en melancolía muchas horas del día.
El tiempo suaviza heridas.
Hoy quisiera enviarte un cariño muy especial en un fuerte abrazo.
Kasioles

Magdeli Valdés dijo...

Una madre es todo para uno
No impo la edad que tengas siempre se necesitara de su beso y su abrazo.

sakkarah dijo...

Es precioso lo que has escrito... Es para tu madre, verdad?

Un beso muy grande.