lunes, 5 de febrero de 2018



Pobre de aquel que no escucha a su corazón por no recibir al amor. Jamás lo pudo indentificar en su soledad y pasaba la gente por las calles cogidos del brazo y besos en los labios...Pobre de ese soñador que no encuentra a su media naranja por estar pedido escuchando las maravillas del amor en otras bocas. Si pasaban los años en un pueblo envuelto en sueños de versos y no conocía el amor...Pobre del el, pobre de mí...



3 comentarios:

Sakkarah Carmen Magia dijo...

Nunca es tarde para poder escuchar el corazón...

Muy profundo y bonito lo que escribes.

Muchos besos.

Amapola Azzul dijo...

Pero en tí sí hay amor.
Besos.

Magdeli Valdés dijo...

Que el amor siga vivo

está en cada quien latiendo.