jueves, 20 de septiembre de 2018

Con 50 cumplidos




La vida desfilaba desde aquel banco del parque. Ya era otoño, el lo sabía. Las mamas regañaban a los niños por coger algo del suelo o meterse en el jardín. Los enamorados se daban la mano buscando en el tacto otro beso. Algún solitario paseaba perdido en sus pensamientos y los más viejos hablaban de la vida con el pasado a cuestas o el presente de sus días jubilados...

La vida desfilaba por aquel parque en su pensar tranquilo, casi monótono en una mañana que era diferente, quizá poque se acercaban las lluvias tanto esperadas. Con ojo inquieto, su mirada confabulaba con la imaginación pues cada persona tenía un nombre imaginario y una historia ficticia. Sólo el parecía estar ausente de aquellas miradas quizá ignorado y sin importancia....

Soplaba viento y olor a tierra mojada. Hacía algo de frío y sus manos se abrazaron porque un escalofrío le recorrió el cuerpo. El tacto de su piel no era firme, las canas hace tiempo que asomarón en su barba y la quietud de su espíritu, le invitaba a dar paseos constantes por su interior buscando un no se qué que no estaba concluido....Habían pasado los años y el tiempo corría como quién tiene prisa en llegar sin saber a donde.

La frontera de los 50 con todas sus goteras le preocupaban por la salud porque ya tomaba medicamentos que según el médico no eran graves; solo por precaución, algo que le preocupaba. La experiencia le había enseñado muchas cosas y su corazón se ressistía a envejecer pero las nuevas circunstancias le recordaban a personas que siendo joven ya las notaba mayores pasados los 50.

Poco a poco llegaba el medio día en el parque que fué testigo de todas las épocas de su vida. Las hojas anunciaban el rumor del viento con gorriones y palomas que parecían ser siempre los mismos pájaros de su infancia y juventud. Parecía que nada cambiaba, solo él y poco a poco, una nube de agua comenzó a llorar. No había tregua en la prisa. Todo el mundo se apresuraba y el se dejó empapar porque adoraba la lluvia....A unos metros una chica corría con la carpeta de sus apuntes en en la cabeza y casi riendo le dijo: ¡¡OIGA SEÑOR!! ¡que se va a mojar!...

En medio de su soledad, aquella voz le hizo sentirse joven. Respiro hondo y dejó el banco con prisa casi juvenil.





9 comentarios:

dijo...

Vuelves con fuerza amiguco!
Y es que cuando va pasando el tiempo,las miradas se dirigen un poco más hacia el interior.Se puede quedar uno ensimismado en su mundo,que no es poco!!pensando todo el camino andado
Sin embargo a veces aparece una luz que te hace correr,levantarte ..seguir
Muy lindo el relato
Besucos

Mujer Virtual dijo...

No sé quién nos hace sentir mayores, quienes nos rodean y moderan su trato o nosotros mismos que nos vamos apagando.
Los cincuenta son la plenitud, solo hace falta una chispa como la voz de esa chica para encender la llama.

Un beso, Buscador

Susana M dijo...

Me has trasladado a ese parque. Un beso

Albada Dos dijo...

Hay lugares emblemáticos, como ese el parque, en los que uno sabe que duerme y pervive su esencia. Nunca es tarde para guarecerse en él, nunca es tarde para seguir siendo uno mismo

Muy buen texto. Un abrazo

Campirela_ dijo...

Hola amigo , me alegra volver a leerte y nos has dejado un buen texto , los años a veces son más mentales que otra cosa , sin duda todo depende de la salud que nos acompañe no vamos a decir que no sea importante , pero la juventud y la alegría se lleva en el espíritu es ese es el que hay que tenerle alegre y jovial.
Un abrazo y espero seguir leyendote .

Carmen Troncoso dijo...

El tiempo es un malvado chico que juego con nosotros y nos asusta, cada tanto, me gusto tu escrito, tiene verdad y sentimiento, un abrazo feliz!

angeloblu dijo...

Un testo pieno di sentimento, mi è piaciuto molto,
sei riuscito a portarmi dentro al racconto, ho sentito lo scorrere del tempo in tutta la sua bellezza.
E' stata una piacevole scoperta il tuo blog, ti seguirò con molto piacere.

Amapola Azzul dijo...

Felicidades si ha sido tu cumpleaños.

Besos.

Ángeles dijo...

Hola Buscador, lo que dice en su entrada es cierto, parece que a los 50 años llegamos al ecuador imaginario de nuestra vida aquí en la tierra y no es asì, creo que somos nosotros mismos los que nos asusta al llegar a cumplir esos años...Vivimos en una sociedad antinatural, donde parece que lo importante es SER JOVEN o al menos PARECERLO y por eso tantas operaciones estéticas para borrar el paso del tiempo. Nuestra forma de vivir es antinatural. Conozco a Eusebia, una persona que me cuidó en mis primeros años tiene ahora 92 años y siempre me asombra por lo que hace y dice...¡Yo me moriré joven niña, no lo olvides, los años se los lleva el río y yo me quedo solo con lo que he aprendido en ellos! es una persona genial, vive sola y cada día se recorre 4km para que no se la oxiden los huesos... Y además es capaz de continuar bordando con su vieja máquina SIGMA, lo que la encarguen. Creo que es la sociedad en la que vivimos la que nos limita y nosotros creemos que debe ser así.

Desde el corazón, un abrazo
Ángeles