lunes, 5 de octubre de 2015

Comentario para Paradoxia



Me gusta mucho dejarme llevar por su pensamiento.
Tengo que reconocer que la libertad, la felicidad, el amor, la suerte, la dicha etc etc nos trae a todos de cabeza. Parece como si la felicidad fuera una meta que jamás nos llega acarreandonos un sueño eterno que nos quita el sueño pero, por mas vueltas que los pensadores y filósofos libres o no libres, felices o infelices, no dan con la formula magistral de gozar eternamente de la vida hasta que nos llega la muerte mas, ¿ y si nos llega la muerte sin alcanzar la meta? ¿existe la vida eterna?...
Parece que existimos bajo eternas dudas; flotando en una botella con un mensaje pidiendo auxílio. Le damos miles de vueltas a la cabeza con cosas que son palpables para evitar nuestra felicidad o libertad; en una interminable lucha para decir algún día: YO SOY FELIZ...
La vida sin duda es complicada y más nos la complicamos nosotros mismos. Profundizamos en pensamientos que tienen calidad para hacer comprender cosas pero, ¿dónde la felicidad y la libertad?. Vivimos en un mundo plagado de leyes y en una sociedad que también las tiene. Todo ello nos acarrea un laberinto tremendo para poder realizarnos como personas...
Tengo muy clara una cosa y en mi humilde opinión me gustaría que la tomaras en cuenta. Es algo muy sencillo que abarca a muchísima gente, ya me gustara que a toda pero, intenten ser agradables con ustedes mismos y con los demás, sólo eso. Comprendo que hay personas sumidas en el dolor y la desgracia pero yo sé que hasta esas personas pueden tener un sentimiento agradable muy a pesar de los pesares...El cómo llevar a cabo mi consejo reconozco que no lo se pero, sí da resultado.

Un abrazo amiga.
He disfrutado de este momento.


2 comentarios:

Alondra dijo...

Si no nos queremos nosotros mismos cómo esperar que nos quieran los demás... Ah! difícil aprendizaje cuando nuestros pensamientos están contaminados por los traumas de otros pero eso es la vida: hacer elecciones y descartes hasta llegar a una cierta tranquilidad personal.
Un abrazo afectuoso

Eva BSanZ dijo...

Mejor no pensar tanto y dejarse llevar por las emociones.

Un beso