domingo, 25 de septiembre de 2022

Se acercan las fechas

 

 

 La memoria es como un árbol de Navidad adornado de recuerdos. Cada anécdota tiene su lugar en cada sentimiento que lo acompaña. Algo nos emociona al regresar a un tiempo indefinido y así  este tiempo presente, se detiene en el detalle...Lo sencillo me desnuda a lo simple; a lo indefenso de mi niñez. Llegan los dulces de Navidad y los anisados, llegan esos recuerdos que me persiguen con emoción pues reviven los aromas característicos de este mi pueblo al desparramarse con insolencia por sus calles...Son tantos los detalles que guardo en mi memoria fotográfica, tantos los sentimientos guardados que entraron en este mi árbol de Navidad sin permiso que ahora, la emoción me invade... Los ruteños formamos una familia con una historia en común. Juntos poseemos un corazón amplio de riqueza y de vivencias. Nuestra identidad sin duda es Rute. Algo desde lo profundo me llama cuando por estas fechas mis palabras se detienen en su memoria...allá donde hay tanta gente querida que nos falta y que siguen viviendo con la intensidad de la emoción en lo más prufundo de nuestro corazón...





viernes, 23 de septiembre de 2022

Te mataré

 


 

  Desnuda

te paseas.

 

No hay

quién te toque...

 

Mataría

en tu osadía.

 

Ardo en mi infierno. 

 

 



jueves, 22 de septiembre de 2022

Mi perra Tula

 

 

 Mi perra se llamaba Tula. Por entonces yo era muy pequeño. Sin embargo, mi perra nos enseñó cosas con sentimientos que son de humanos. Como todo perro guardaba la casa, perseguía a los coches ladrando y guardaba con admiración a sus crías cuando paría...En las tardes soleadas yo me sentaba en la puerta de mi casa y ella se lanzaba debajo de mis pies para que la acariciara en su nobleza. Su mirada era sumisa a veces y desafiante otras. Mi perra era mestiza de un pastor aleman. A veces pienso que los animales tienen alma y que por ello son tan respetables como las personas. Recuerdo como se agachaba al precipicio de una zanja donde yo me caí para ayudarme a salir ( aquello me conmovió ). De entre tantos recuerdos hay uno que no se me va de la cabeza: Fué su mirada acompañada de un suspiro como si fuera el suspiro de una persona...No había quién se arrimara a mi casa por temor a ser mordido y por ello mis padres y mis tíos la regalaron pero, aquel señor de Córdoba nos llamó para recogerla porque no había quién se acercara a ella. Mi perra era noble y fiel. Pasó más tiempo y de nuevo mi abuelo la regaló a un hombre que tenía un huerto fuera del pueblo y allí se quedó. Pasó más tiempo y por casualidad, vi a mi Tula ya vieja y desvencijada por el tiempo: No me conoció o hizo que no me conocía por haberla abandonado. Tenía una nube en un ojo y una pesadumbre que no tardo mucho tiempo en convertirse en muerte...

 

miércoles, 21 de septiembre de 2022

Día del Alzheimer

 

 

 Todas las tardes de otoño solía sentarme al lado de aquella mujer. Siempre me llamó la atención su semblante. Parecía como de otro tiempo, aquel donde el olvido se une con el recuerdo en algún lugar de la memoria. Aquella mujer era la protagonista de mis cuentos infantiles; tan dulces como su mirada y tan cálidos que parecía venir de otro mundo. Su pasado era un misterio y su mirada cálida marcaba una extraña frontera entre ella y yo. El nombre nunca lo supe pero podría ser el de cualquier mujer que ama la vida como yo la amé en mi niñez.
 

Hoy soy mamá de cuentos infantiles y mi hija, sabrá quien soy a través de lo que escribo. Aquella mujer, se parece a mi madre y a mi abuela y todas las madres del mundo.
Cada tarde se sentaba en el mismo banco del parque rodeada de hojas secas y un cielo cubierto de sueños. Yo me sentaba a su lado y ella parecía no estar aunque, aquella expresión, aquella mirada, me recordaba a todo aquello que viví en la infancia por mis mayores

Tenía un paraguas roto, una ropa usada pero limpia como su mirada y yo, tonta de mí, siempre quise hablarle y aún así no lo hice.
Hoy, pasado el tiempo, aquella mujer ya no está. Hace tiempo que se marchó más allá donde los cuentos no alcanzan mi memoria. Supe que padecía de Alzheimer y no puedo concebir la idea de que aquella mujer sufría. A veces me miraba y sonreía y yo volaba en el recuerdo como tonta ajena de todo. Me he quedado parada unos instantes en el mismo lugar donde ella se sentaba para recordar todo aquello que sentí. He tenido el reproche de no abrazarla y besarla por todo aquello que vivía a su lado y por recordarme cosas tan íntimas.
A veces me da miedo perder el sentido de la realidad. No concibo el final de mis días en ese dulce abismo y me aterra pensar que sea así. De todas formas la memoria es algo pegadizo en el ser humano y de alguna manera, ella vivió su ausencia en mí.

 

 

martes, 20 de septiembre de 2022

Dentro

 


 

 

 Todo tiene su peso hasta que la gravedad nos vence y nos dejamos caer...A veces nos resistimos y otras somos impotentes ante tal magnitud sucumbiendo a lo implacable. Muchas personas viven en su cuerda floja del día a día; guardando un secreto que les mina las entrañas. Pasan los años y aquel amor no se va ni se puede engañar. Quizá se encuentra a otra pareja para engañar a la realidad de su corazón pero, todo es en vano...Hay amores que duran toda una eternidad y en silencio, caminamos por una acera llena de personas desconocidas...

 


 



lunes, 19 de septiembre de 2022

La recta final

 

 Una vez más me sumo a los relatos de los jueves. Llega el otoño y el sentimiento se hace más presente. Molí Del Canyer http://molidelcanyer.blogspot.com/, toma esta semana la batuta de la madurez; un tema atrayente para una reflexión de lo que si tenemos suerte, conoceremos. 

Espero os guste mi aportación


 

 Dicen que todavía soy joven; que con 54 años la vejez aún está lejos pero, no es cierto. Como un dulce licor, la vida se va embriagando de años para perder esas facultades que se nos van durmiendo sin apenas notarlo hasta que se hacen presentes en nuestros actos. Las canas adornan mi cabeza, necesito gafas de cerca, mi piel ya no está tan firme y los despistes se hacen más frecuentes. Observo a mi madre con su carrito de la compra cuando se acerca a mi casa con los pasos que casi le arrastran como la razón...y todo tiene un detenimiento en mi. Cada persona posee un pasado y una historia. Llegar a viejo se me hace cuesta arriba como las calles de este pueblo. La memoria de mis abuelos, de mis tíos y vecinos; de aquella enfermedad que da la alarma del final cuando la salud y las defensas aminoran. Comienzan las goteras de la madurez y a una pastilla se le suma otra y luego otra hasta que te minan la salud. Si la razón te falla, se te quedas inválido o si te pudres de soledad cuando en esta vida necesitas un cuidado como el de un niño que viene al mundo...La noche más profunda nos espera y Dios nos recogerá en el último aliento...

 

Buscador.

 

 

miércoles, 14 de septiembre de 2022

Primavera en otoño

 

 

 Cada día nacemos nada más despertar. Sin saber por qué, recibo el día como una bendición y una fuente de bienestar me acompaña durante la jornada. Mis sentidos se abren cuando el otoño se presta al sentir. Los recuerdos, lo que sucede a mi alrededor, la compañía...todo se transforma en una mezcolanza para vivir el momento de una forma espesa como en el sentimiento. Entramos en el otoño y en el hemisferio sur nacerá con la primavera. Todas las estaciones tienen su encanto como encantadora es mi amiga Meulen...Llego tarde a tu cumpleaños pero debes de saber que la vida no es un punto determinado sino algo que  sigue la senda de nuestra respiración. Esto de los comentarios sinceramente lo llevo mal y me debes de perdonar...Has nacido en el albor de la primavera como la primera flor. Pienso que Dios así lo quiso. La melodía de la vida nos recuerda muchas veces a nuestro cumpleaños como si fuera una pausa para tomar oxígeno y seguir caminando con más ilusión si cabe. Las personas que conozco por este medio desaparecen cuando apago la pantalla de mi ordenador sin embargo, existe un cordón umbilical invisible que me une a cada corazón; como si fuera una realidad y una fé en lo desconocido...

Mi casa está en soledad y silencio. La música que ahora me acompaña son las palabras y el teclado del ordenador. Ya casi es noche y en tu país el sol brilla. En unos segundos pulsaré con el ratón "publicar" y mi texto viajará a velocidad supersónica a tu país...tarde, siempre tarde para felicitarte en tu cumpleaños.

 

Felicidades Meulen.

La flor de la verdad.