domingo, 23 de enero de 2022

No sé que cosas sentí

 

 


 

 A veces los malos entendidos crean discordias. Tu te cruzas por mi lado y pasas echando sapos y culebras por algo que dije sin saber cómo o de qué manera puedo aliviar la situación: estoy acorralado por mi propio pensamiento...Pasan los días y sube la discordia en silencios encontrados. Cómo pude decir tal calamidad, cómo puedo solucionar tal galimatías cuando de seguro, no me creerías. A veces me río y otras me pongo serio porque este problema de enemistad me supera con creces; hasta se hace mayor porque yo también contribuyo...

En la Iglesia de San Nicolás, da confesión un cura que es ciego. A primera hora de la mañana quiero que me escuche en confesión porque la verdad es que no me dejan dormir estos tormentos que al fin y al cabo son sólo fantasmas. Necesito valor porque en esta confesión también hay sexo pero, el buén hombre, abre su corazón y me escucha. Sonríe y me dice: "Esta mañana estoy ocupado. Sin embargo tú mismo me has dado la solución a algo que con un solplo, esa tormenta de deshace pues la persona que con su noble corazón se situa por encima de los problemas, dá solución certera a lo que le aquejaba. Así pués, tu tormento desaparecerá cuando veas la realidad del asunto en su punto de mira pues sólo entonces es fácil que encuentres una solución".

Aquella tarde te ví por las Tendillas y tu parecías evitarme. Me acerco y te pido que me escuches porque cuando te tomé entre mis brazos no fué por nada donde el amor y mi timidez se ponían en juego. Es que, no sé querer y me confundiste mal...Sonríes con sinceridad como burlandote de mi y me dices: "Me invitas a un café" y yo, en un abrazo, quise terminar lo que te quería decir. Al fin y al cabo nos besamos en un abrazo...

 

 

viernes, 21 de enero de 2022

Carpe Diem

 

 

 

 Muchas veces me preocupo por lo que sucederá y eso es un error de gran dimensión. Nadie tiene la seguridad sobre su futuro. Nos montamos un galimatías donde todo, al parecer, es totalmente convincente y cuando las cosas suceden, no son tal como las imaginábamos. Algo falla en nuestra forma de dar solución a lo incierto para translado a la realidad. Siempre necesitamos controlar la situación para no sufrir más que lo necesario... Millones de personas inteligentes se forman un galimatías con una brevedad. Admito que soy de ese club. Sin embargo con un poco de vista nos podemos dar cuenta sobre esa simpleza que nos trae de cabeza y actuar cuando el momento lo sugiera.



domingo, 16 de enero de 2022

Ella

 


 

  Llegó apenas sin esperarla. Caminó a mi lado con su aire natural sin hacese notar mas que en lo natural...Ella era sin duda la mujer que me amó y yo la sentía como amiga, quizás algo ignorada. Pero ella era sencilla y natural; ardiente en la mirada huidiza y yo, un ciego que no la apreció en su valor.

Una tarde pasado el tiempo, perdido en mis pensamientos, la siento como algo que viene del pasado más cercano; como una verdad que se hace latente. Abro los ojos en mi profundidad y sé que es ella la chica que siempre busqué. ¿Cómo pude estar tan ciego?. La chica de mi vida pasó desapercibida sin hacerse notar y mi mundo en ese momento dió un vuelco. La sencillez se convierte en enormidad cuando el amor visita al corazón. La timidez es una frontera a salvar cuando los sentimientos pueden con la razón...y ella se fué a su tierra para nunca volver tán tímida como yo. Quizá algún día, pudiera ser.

 


 


 

 

 Ojalá es una palabra de largo recorrido en la distancia del tiempo. Un suspiro nos arranca ese ojalá que quizá nunca llega mientras que la mirada y los pulmones, se oxigenan de esperanza. El ojalá es una palabra muy poética; como si fuera ese algo que nos espera para siempre; un algo sin remedio para dar una tregua mientras arreglamos algún asunto. El ojalá nos persigue guardado en los bolsillos del corazón y lo sacamos a relucir en el momento más oportuno...

 

 

 

 

 

 

 A veces somos muñecos de nieve que nunca se funde. Nuestro pasado nos visita aunque sea verano y hablamos con el invierno de nuestra niñez. Me recuerdo en momentos determinados; cuando un acontecimiento íntimo se adhiere a mi alma para acompañarme toda la vida...He visto a personas moribundas que se hacen niños y llaman a sus mamas. Algo especial bulle para que los niños jamás se olviden de fechas determinadas cuyas imágenes nos asaltan en el momento más propicio. Un diálogo mantenemos con nuestro recuerdo en el presente mientras tomamos un café, paseamos por un parque o alguien nos toma de la mano para visitar el pasado. ¿Seremos siempre niños?: Quién sabe. Nuestro mapa del sentimiento humano es particular...Esta tarde, un sentimiento especial me invade cuando ya ha pasado la Navidad. Mi salón esta en silencio impregnando mis letras de un dulce sentir cuando el frío y la soledad de mi calle, no es otra cosa que la realidad de estos tiempos que corren.

 

 

martes, 11 de enero de 2022

Algo tan sencillo como vivir

 


 

 Vivir es una aventura y un reto de superación. A mi parecer nacemos perfectos del vientre de nuestra madre. ¿Quién no se ha sentido un patito feo a lo largo de su nacer a la vida?. Muchas personas andan perdidas cuando sus corazones guardan lo más puro y misterioso. Un ojo en el cielo nos vigila. Genios nacen y mueren en la ignorancia. Yo ofrezco mi corazón por puro egoismo porque recibo tal cantidad de buenas energías, tanta pureza, que me derramo a manos llenas. Las personas debemos de encontrar nuestro centro y eso se hace en intimidad y oración...Supongo que cuando deje de ser egoista dándome, me daré con más autenticidad. Paseo por las calles y me cruzo con personas como quién se cruza con la maravilla de la creación y, soy más humilde con una vibración casi perceptiva en mi mirada. Me siento ligero, casi flotando ante la enormidad del infinito. Nada puede parar la evolución de una vida cuando nacemos con tanta fuerza que si nos cortaran las alas, caeríamos en la depresión. Un nuevo empuje nos espera quizá más cercano al corazón de las personas. Estoy emocionado cuando desde la sencillez, me acerco a lo divino donde no hay miedos, no hay angustias, no hay mediocridad. Tenemos la oportunidad de darnos a nosotros mismos porque de esa manera, nos damos a los demas...

Un abrazo de luz.

 

domingo, 9 de enero de 2022

 

 

 La mirada se hace silencio. Llueve con frialdad. Me pierdo en recuerdos que van y vienen como si fuera una letanía en la tarde. Casi todas las casas están vacías y sus ecos ya no existen. La imaginación me muestra el pasado. Persigo sombras que se suben por las paredes o se arrastran por el suelo mojado y, todo es silencio. La Navidad deja nuevos enfermos y nuevas cepas de virus. Hay una mascarilla azul claro pisoteada y el agua se escucha bajar por el canalón. Ya es casi de noche. Un coche pasa lento con reflejos de plata en el suelo y casi termina el día...A veces me agobio cuando lo incierto da desasosiego. Enciendo la radio. Una emisora de radio emite una canción de los 80 como si en estos tiempos no existiera lo creativo mientras los recuerdos se suceden. Algo pasa en mi interior. Tengo frío. Cierro la radio, me desnudo y me bautizo con una ducha de agua templada mientras la luz del día desaparece...