lunes, 26 de julio de 2021

...y van 53

 


 

 Los años no pasan en vano. Su peso se hace notar pasada la edad madura y uno está ya cansado de muchas cosas; quizá sea el estado de ánimo que me lleva a escribir estas lineas o que sea verdad que me estoy haciendo viejo...Hace un rato que hemos hablado. Me dices que te encuentras mejor pero que mañana te harán de nuevo la prueba del covid-19. Te he comentado que quizá yo también tenga la enfermedad porque esta tarde he tenido unas décimas de fiebre además de un malestar. Te noto cansada, vencida por los años, muchas veces hastiada y con ganas de dormir a deshoras. A veces sientes la soledad; prolongas tus conversaciones telefónicas contándome cosas que te tengan unida a otra persona con tal de que no vuelva ese silencio. Miguel Ángel está siempre contigo pero cuando se queda en Antequera, es como si el mundo se te viniera encima.


Dentro de un rato cruzaré de nuevo la frontera de otro año y ya van 53; justo al amanecer después de pasarte toda la noche de parto. Nací grande y delgado. Estuvisteis a punto de llamarme Antonio por abuelo parteno pero al final me quedé en Fco. Domingo por tu padre; un nombre demasiado largo para mi gusto. Todavía vivo en la misma calle y casi en el mismo número. Un vecino me dice que yo soy el alcalde de la calle Pedro Gómez.

 

Puedo recordarte desde que tengo uso de razón y siempre te veo trabajando. Aún ahora no cesa tu actividad...Siempre criando niños, atendiendo el negocio familiar y llorando muchas veces por sueños perdidos. Desde que papá murió y los hermanos nos independizamos, has hecho realidad tantas cosas que tenías en mente, que te siento muchas veces feliz. Siempre quieres aprender y escuchar; pones tu voluntad para crecerte y vas a misa casi a diario para escuchar la voz del Señor.

 

Ya son las 22:50. Cuando mis ojos se abran volveré a nacer pero mientras estás de parto, quise darte estas palabras de amor y agradecimiento porque sin ti, yo no viviría. La familia dice que yo soy de la rama de los Porras y creo que es verdad. Me parezco a ti en muchas cosas; hasta de emocionarme cuando del más mínimo detalle, nace un sentimiento que empaña la mirada...La fiebre me da una tregua y mucho me temo que entraré en cuarentena justo en mi cumpleaños, cuando todos duermen y una mujer, toma en sus brazos a su Bebé recién nacido... 

 


 




jueves, 22 de julio de 2021

Fiel en una balanza


 

  Cada persona tiene una identidad sexual exclusiva. Imagínate el fiel de una balanza que marca con fidelidad ese afirmarnos a un lado u a otro. Cada faceta de nuestra forma de ser, cada gusto sobre cualquier inclinación, está regido por el fiel de una balanza que nos inclina a un lado o hacia otro. Sería ideal que la balanza siempre estuviera justo en lo equilibrado pues a mi forma de ver las cosas no habría problemas. Sin embargo, las personas no estamos totalmente equilibradas. Seguimos un ideal de persona pero nuestra madre y nuestro padre no eran escultores como Miguel Angel en perfección, de ahí la variedad del género humano. Cuando encontramos a una persona que se refleja en nuestro interior y se acopla como un puzzle a nuestra forma de ser, es fácil que surja el amor. A las mujeres es corriente que se inclinen por los hombres y viceversa. Sin embargo, las personas que se sienten inclinadas por uno u otro sexo nunca eligieron su personalidad y son inocentes. La sociedad no los acepta como no se aceptan a los enfermos mentales, a los deficientes, a los minusválidos etc.

No estoy de acuerdo de mutilar con una operación a una persona trans porque considero que eso es una aberración que su personalidad tendrá que asumir. Hay personas que quieren ser hombres o mujeres a toda costa pero cuando te toca el sexo con un bisturí creo que sería un mal mayor...Conozco a personas que se amargan la vida por multiples de complejos: están calvos, tienen la nariz grande, les gustaría cantar, quisieran ser altos y así etc etc etc...y no nos enseñan a aceptarnos con esas faltas para intentar alcanzar la felicidad.

Si te fijas, salvar un defecto de la personalidad muchas veces es doloroso. Imagínate a una persona que no se acepta porque nació en un cuerpo masculino a femenino y yo pienso que la solución no está en el bisturí ni en las hormonas. Todo es cuestión de madurez; algo que es nacesario para que este mundo sea feliz en su sociedad.

Todos nosotros poseemos un corazón magnífico para hacer el bién. Procuremos no hacer un daño sin reparos con nuestros semejantes y aprendamos de nuestros errores. Nada más.



 

 

 Canta la Luna en la oscuridad. Nadie pudo saber jamás cómo el fondo de aquel pozo es y será manantial de sabiduría...

Las sombras de los árboles van dibujando fantasmas. Los sonidos del bosque merodean como las aves nocturnas y aquella niña aquella noche de julio, pudo ver con ojos de ciego, la claridad de su mente...Pero ella corría y corría huyendo de no sé qué hasta que cayo por un pozo por cuyas paredes tan solo corren las lagartijas.

Justo en el fondo, la silueta de la Luna se reflejaba. El frío despertó sus sentidos con un grito hasta abrir los ojos y aquello ya era otro mundo; era otra dimensión. La Luna estaba fuera del pozo, el agua dejó de existir y la profundidad se convirtió en un túnel sin fondo como es el conocimiento. Por sus paredes, se adivinaban sujetos todos los saberes habidos y por haber; mas que miedo, sintió valor y seguridad. La bajada frenética cambió en subida por inercia y cuando por fín desperto por la madrugada, quiso volver a sentir la sabiduría. Tomó su ropa y salió de su casa en busca de aquel pozo de sus sueños...

 

 

 

 

 

miércoles, 21 de julio de 2021

 

 

 El encanto de alguien siempre es natural. Todo tiene un sentido y una explicación; algo que nos atrae para fundir el corazón a tanta belleza. Dentro de nuestra alma se guardan secretos que son naturales como lo es la Naturaleza...Los animales, las plantas, nuestro medio natural, enlaza razones que escapan a nuestra razón. Somos hijos de nuestros padres y de ancestros que forman parte de la Naturaleza. Nada se escapa de forma independiente y todos formamos un todo. El amor que albergamos es infinito como el conocimiento. Dios nos hizo de esta manera y si depositamos nuestra mirada en ello, sabremos que todo es perfecto...

 

 

Amanecer en la carretera

 

 


 

  Desde hace años, veo cada día amanecer. Las cuatro estaciones se van sucediendo ante mi mirada cuando mucha gente todavía duerme. Ahora amanece más tarde a estas alturas de julio pero el anochecer en estos  momentos que son las 21:47 aún se prolonga en la luz. Recuerdo los amaneceres de verano cuando tocaba levantarse a esa hora donde podías dormir o esos inviernos crudos donde la carretera tenía placas de hielo. Recuerdo a tantas personas que han viajado conmigo que todas iban en silencio...sólo con el sonido de la radio para escuchar las noticias o simplemente música para compañarnos. Recuerdo esas madrugas de frío donde el sol siempre salía por Fernán Nuñez y mi mirada se perdía en la campiña cordobesa...

El amanecer tambien me sorprende pescando en el pantano de Iznajar. A veces se agradece la llegada del sol pues en la orilla corre una brisa traicionera...Y mis amigos que se alegran cuando antes de que salga el sol ya tienen una carpa y también recuerdo esos amaneceres de clases particulares cuando mi madre me despertaba enfadada por mis suspensos o de ver mi calle solitaria todavía en silencio donde da gusto pasear...

Cada 27 de julio al amanecer, trae a mi memoria mi nacimiento pues nací al amanecer. A veces, con el amanecer sueño cosas que van enlazadas con mis recuerdos más íntimos. Sueño con mi padre ya fallecido, con mi abuelo o con el silencio que se apodera de mi casa como si fuera un embudo donde solo se escucha a mi respitar...

La luz del amanecer entra frágil por mi ventana. Mucha gente duerme con los balcones abiertos. Muchos despertadores suenan a las 6 a las 6:15, a las 7... y los sonidos cotidianos devuelven la vida cotidiana de mi pueblo. Conduzco mi coche casi al amanecer. Me cruzo por las calles a los barrenderos, a los basureros o a los repartidores del pan. Salgo de mi pueblo con gente enferma. La mayoría en busca de un consuelo y el sol del amanecer, siempre me sorprende por la carretera; antes de llegar a Córdoba lejana y sola...

 

 

jueves, 15 de julio de 2021

Una lágrima en el pañuelo

 
 

 Paul no soltaba su mano y ella se quería marchar... El tren lanzaba vapores mezclados con humo. Aquello era un ir y venir de gente en plena estación de Córdoba... Teresa soltó una lágrima y le dijo que no se llamaba Mary. Paul le dijo: yo me llamo Domingo.

- Aún así, Paul, no trates de entenderme, soy demasiado complicada y poco o nada previsible. Los silogismos conmigo se convierten en sofismas… Y sobre todo y ante todo quiero y debo ser leve.

Mary soltó su mano y Paul cerró el puño para retener aquella calidez; como si algo fuera suyo ahora; como si el corazón de aquella mujer se hubiera quedado impregnado en la palma de su mano y viviera en ella durante unos segundos. Aquellos labios, fresas en una película en blanco y negro, le decían el adiós más definitivo. Un final esperado porque Paul, hombre cabal, sabía de las fronteras de la amistad.

El silencio empañó la estación. Mary dejó el pañuelo en el suelo para que el viento se hiciera cargo de toda la soledad y subió al tren. Pero la despedida no podía ser definitiva, porque lo que dejaba a medias jamás cesaría de rondar en su cabeza. Las ruedas de la vida se movían con el tren, y con ellas el corazón de quien lo deja todo en Córdoba.

Lejos, en la distancia, un niño corría detrás de un pañuelo.


Buscador y Sirena

 ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

 Bajo las ruedas del tren de Córdoba, se ocultan miles de historias. Millones de gentes de todas partes que hoy en día, confluyen en la misma vía donde Paul y Mary se despidieron. Son sueños presentes en cada corazón y, de muchos sueños ocultos bajo el cemento y las piedras...
El corazón a veces es viajero de recuerdos. Cada día, no pasa sin que Paul recuerde Mary en Córdoba por ser un lugar que suele frecuentar...A fuerza de pasar el tiempo y de tanto vivir, de madurar sin sentirlo a penas, vuelve aquel recuerdo. Sin coger su mano, siente la sangre de sus venas y aquellos labios rojos que cada mujer lleva por las aceras de Córdoba, adivina los labios de ella.
Paul escribía las poesías más bonitas, los textos más originales, la paz de Mary más buscada. Un año tras otro, Mary lo visitaba desde Murcia como en un beso a larga distancia...
Ojalá este fuera el último escrito de Paul. La felicidad solo consiste en ser agradable...pensaba Paul y Mary, sabe que a pesar de la distancia, las ruedas de la vida giran en aquel mismo lugar una y otra vez. Donde Paul y Mary se separaron y bajo el cemento de aquella estación, miles de historias aún viven para ser descubiertas...
Paul esta noche, no pudo evitar pensar en Mary..

Buscador.

 

 

domingo, 11 de julio de 2021

Situación del no retorno

 


 

  Somos demasiado complicados para cambiar. Estamos super preparados para avanzar en el conocimiento. Vamos a estrellarnos de manos de unos gobiernos donde el dinero vale más que tú o ellos mismos...

Esto es una locura frenética y el virus, tiene el pedal del acelerador. Somos testigos de un cambio espectacular; una nueva forma de vivir diferente y moderna de existir  porque de otra manera, lo siento mucho decirlo, pereceremos. Todo está estudiado. Todo está dispuesto pero ese grito de lo que sucederá, está por descubrir en  nuestra futura forma de vivir...No valemos nada ante la economía que nos enguye y nos proyecta a mas necesidades. No somos nadie con nuestros problemas personales y el Covid, es una guerra donde no cae un edificio del mundo civilizado pero sí hace una limpieza para plantearnos la manera de volver a vivir para vivir.

 La tierra está ahogada. Sus ubres están superexplotadas. Somos conscientes de ello y sin embargo, su valor no alcanza al valor de la economía pues el dinero vale más que ella misma...Todos los gobiernos dan una pauta por si esta situación se mejora y sin embargo vivimos en la mentira.

 Las genialidades no son nada complicadas. Su sencillez la comprende cualquier persona y sin embargo, a las cosas sin sentido les damos millones de vueltas. Estoy orgulloso de no tener hijos y orgulloso de seguir trabajando en algo que me gusta . Si tuviera hijos no sabría qué decirles ni aconsejarles pues la calima del desierto esta tarde, cubre el cielo de mi pueblo...

 Cambiar nuestra forma de vivir cuesta mucho. Esta semana hablan de la carne y la que viene hablarán de otra cosa pero no duden que todo esconde la verdad que supera al dinero.

 


 

martes, 6 de julio de 2021

Allá donde habito

 

 Esta tarde podría ser ya noche. Vuelvo a mis interioridades que se perfuman de soledad. Todavía es de día y hace calor pero mi ánimo me abriga como si fuera noche de invierno. Puede ser que la melancolía llegue a mala hora porque el corazón se adelante o se atrase unos meses o, que esta dulzura, busque la intimidad para hablarle a mi corazón como hace tiempo me reclama. Ojalá fuera invierno; que la calle estuviera desierta, que la lluvia amenazara y que una música dulce me abrigara a la vez que escribo...Perfumo mi casa con un café recién hecho y escuchar después el silencio que tanta paz me da a veces; escuchar mi respiración como se escucha en silencio a la persona que me escucha y cerrar los ojos para ver las imágenes que imagino lejos de este lugar. Ojalá que este estado de ánimo no terminara en la nada. Los sentimientos se hacen espesos en un caldo de palabras. Me detengo flotando en la ausencia y en skype, mi amiga Raquel surge como venida de la nada para decirme ¡Hola!. Sonrío y comentamos qué tal fué el día. Nada más...





domingo, 4 de julio de 2021

Sangre y fresas

 

 

 Esta semana en los relatos jueveros jugamos a detectives. Aquí os dejo mi aportación. Gracias a Campirela pues es la anfitriona esta semana.Este es el blog de Campirela  pincha  AQUI

 

 

 Holmes llevaba una mala racha. Todas las noches se emborrachaba para evadirse de la realidad. Su vida marital también entraba en crisis debido a que su mujer sufría de crisis de celos no justificados. _¡Estás perdiendo la razón, querida, y la estoy perdiendo yo también!_le decía Holmes antes de marcharse para no escucharla.

Aquel local era su favorito. "La posada del retorno": Así se llamaba. Uno depositaba 10 libras en la barra y la camarera iba descontando a la vez que le servía el mejor Whisky Escoces. Gentes de todas las clases sociales termaban allí buscando la evasión o para conciliarse con ellos mismos.

Aquella madrugada una chica se le acercó a la barra. Sus labios rojos brillaban como el fuego y la mirada de Sherlock se encendió despertando su deseo. La invitó a un trago y por su oficio de detective, supo cosas de la chica que ella no contaba...El local estaba siempre en penumbra. Algunos clientes parecían perdidos en el fondo mientras se drogaban con heroína o fumaban porros de marihuana. El ambiente estaba siempre cargado y un olor pútrido a orines delataba la poca sanidad del local.

Pasaron tres horas y los labios de la chica le rozaron tal como lo hace una maestra de la seducción. Le pidió que la acompañara al piso de arriba pues era donde dormía. Se dieron un beso con sabor a whisky y tabaco a la vez que la mano navegaba buscando su secreto. Tomaron de un último trago los vasos llenos y la poca luz que había se apagó...

Un grito vino del fondo seguido de un disparo. Por los labios fresa de la chica salió un manantial de sangre y Holmes, conocedor de aquel grito, supo que era su mujer.

Cuando regresó la luz al local, sólo quedó en el suelo la chica de los labios de fresa. Sherlock Holmes sacó a su mujer del local con toda celeridad para volver y disimular cuando llegara la justicia. Con astucia inimaginable, eliminó pruebas y en el juicio pasado un tiempo, nadie supo nada pues el autor del disparo no dejó huellas tan sólo unos cientos de libras para pagar a quella mujer ya muerta por asuntos turbios: La bala iba para Holmes.

Los días pasaban tranquilos en el hogar. Holmes y su mujer volvieron a amarse. Todo estaba solucionado, nada había qué temer. Los periódicos alababan las astucias del mejor detective del Reino Unido y aquel desafortunado caso, quedó archivado...

 

 

miércoles, 30 de junio de 2021

Un extraño ser de un extraño lugar

 


 

  Era una persona especial. Su forma de vestir llamaba siempre la atención allá por donde fuera. Unos decían que era un hombre y otros una mujer. Su voz, era una voz que no era masculina o femenina y de sus manos, se hablaba de lo mismo pero la gente quería a este ser extraño que al parecer un día vino al pueblo como de la nada...

Llevaba un sombrero de copa alta que jamás se quitaba. Los niños a veces con sus juegos querían arrebatarselo pero no se dejaba...Parecía un sombrero de brujo o bruja. Las habladurías comentaban historias sobre su sombrero porque escondía una malformación al nacer o una maldición. Otros hablaban de magia pues a decir verdad, quien tocaba su sombrero, cosas extraordinarias le sucedían. Curaba a los enfermos, buscaba amor a los solitarios y ahuyentaba la mala suerte de quién la padecía...Pasaban los años que para este ser no eran en balde hasta que murió quizá con más de un siglo de edad.

La gente lloraba su muerte. Los enfermos volvieron a enfermar, los matrimonios se separaban y la mala suerte reinaba en el pueblo con el último de su suspiro. Sin embargo, se pusieron de acuerdo con quitarle el sombrero para ver lo que escondía; tarea que llevó a cabo el señor cura.

Nada más quitarle aquel sombrero, dejo al descubierto un enorme cuerno como si de un rinoceronte se tratara y quién lo tocaba, las cosas más fabulosas le acaecían al momento. Fueron enfermos, divorciados y gente con mala suerte para tocar aquel cuerno maravilloso. Fué venerado como a un santo hasta que pasado mucho tiempo, el polvo lo transformo en leyenda y en nada, hasta que el olvido, vagamente mantuvo la historia del hombre unicornio.


La desnudez

 

 

 Me asomo a la ventana con mirada perdida en lo oscuro. Por arte de magia, el silencio se hace palabra en compañía a otras y así formar una frase quizá ocurrente. Me dejo llevar por ese lado creativo como quién salta al vacío de lo oscuro; enlazando eslabones en una cadena de palabras que describe una idea fugaz. Recurro a los recuerdos, a los sentimientos, a la imaginacion, a la sensibilidad y muchas veces, a la sonrisa o al llanto... Me esfuerzo para hablarte en la lejanía; recurro a la sencillez o a la satisfacción del momento mientras mis dedos perdidos, siguen maltratanto a un teclado que pronto tendré que cambiar. Nunca sentí la libertad como cuando escribo. Me detengo con su sabor dulce o amargo. A veces río y otras lloro pero siempre soy yo al 100%. Es este sentimiento agradable lo que me motiva a seguir adelante y si pasa un tiempo sin escribir, este corazón mío me recuerda que debo de regarlo porque de otra manera terminaría secándose.

Con palabras perdidas, mis pasos se vuelven a encontrar formando un conjunto; la búsqueda incánsable de lo que se espera.

 

 

martes, 15 de junio de 2021

Chicago mon amour

 


 

  Existen momentos donde la realidad duerme mecida por la razón. Dejo correr mi imaginación a su libre albedrío y me pierdo como lo hace un niño por su mundo interior. Veo imágenes que nunca existieron; invento situaciones que nunca se dieron y sonrío con la tentativa de escribir otro relato...En estos instantes, mis sentidos se abren a lo creativo sin importarme por qué vericuetos me deslizo. Reconozco que a veces la brillantez luce por su ausencia pero en el fondo de mi silencio, paso el rato entretenido sin orden ni concierto.

 

El mes de junio transcurre con ausencias. Hago mi vida nomal pero en determinados momentos me abandono de la mano de mi libertad. No conozco nada más improductivo y a la vez enriquecedor. Soñar despierto dicen que es una locura si te lo crees pero a tanto no he llegado . Al menos una vez al día entro en mi blog que está últimamente mecido por la soledad si no fuera por esa chica de Chicago que me visita casi a diario. La verdad es que me tiene intrigado por ser pasto de miles de preguntas sin respuesta; sin un rostro para ver su mirada. No hay nada más atrayente que seguir los pasos de una anónima y hoy quise agradecerselo.

 

Estoy algo cansado. Ayer me pusieron la segunda vacuna. Tengo dolor en el hombro y unas décimas de fiebre ( buéna idea para escribir un relato sobre mi sistema inmunológico). El verano se acerca de forma tajante y con las 8 de la tarde en mi reloj, me voy a la ducha para despejarme. 

 

Tened una feliz semana y bonitos sueños.

 

Buscador. 





martes, 18 de mayo de 2021

La breve historia de un momento

 


 

  A veces paseo. La soledad me toma de la mano y yo le cuento cosas que no se graban mi recuerdo tan sólo, se pierden pasados unos minutos. El desasosiego busca con pasos perdidos viejas deudas y la vida, se desmorona tornándose de un gris muy íntimo, casi oscuro que falla y que busca una respuesta para tapar un agujero  invisible. Me pierdo en entresijos; acertijos donde nunca hay una respuesta, tan solo mi voz, mi voz que escarba y hasta me hiere cansándome siempre de lo mismo donde nunca pasa nada. Vuelvo a este estado de ánimo familiar. Necesito un descanso o una luz mientras esta primavera sigue imparable para los corazones que sueñan cosas que ayudan a vivir.

Durante un tiempo dejaré de escribir. Ultimamente he faltado a mis citas y os pido perdón pero estos días los voy a dedicar entéramente a mi. Haré todo lo que me plazca; hasta me dejaré la barba y espero volver para ver en mi mapa de visitas que hoy también te acordaste de mi, tú que no tienes rostro venida de tan lejos o tú que me haces comentarios donde sé que siempre estás ahí o yo mismo cuando en mi imaginación infantil me veo con mi luz de flexo encendida y muchas veces, con la mirada perdida apuntando allá donde nace lo creativo y esa sensación de libertad que nunca me deja...

Espero volver pronto.

Buscador.

 


 

 

 

 

 

lunes, 10 de mayo de 2021

Los sonidos del silencio

 

 


 

 

 Esta tarde cogí otro virus. Se iba fraguando desde ayer noche y esta mañana tomó posesión de mi corazón. Al parecer, la primavera confabula y la gente que es indeseable contribuye. A veces me agobio y los agobios no los llevo bién cuando hay un desengaño.  No es porque me sienta solo porque me soporto, ni me hunda por completo porque tengo mis defensas. Tampoco es novedosa esta enfermedad ya que tengo mis años pero, uno se repliega de todo el mundo como un caracol lo hace en su casa y espera un tiempo mejor para darse. Comprendo y tengo misericordia sobre las personas que se equivocan incluso, de los que hacen las cosas y piden después perdón pero, también sé que estos no son los mundos de Yupi y hay gente que dispara directamente al corazón para hacer daño. Conozco gente mala, demasiada, pero mi pregunta del millón sin responder para saber qué clase de vida llevan para sus adentros para desfogar de esa manera. Escribiendo esto me hago fuerte sobre lo que pienso. Una fuerza nace de mi corazón como rebeldía para no caer en algo peor que me haga sentir a ras de tierra. Me desahogo, respiro y me recompongo porque también Susana me ha ayudado a caminar para no caerme de nuevo.


Gracias Susana.



sábado, 8 de mayo de 2021

El milagro de vivir

 


 

  Las personas somos ingenuas y quizá tenemos poca conciencia de saber hasta donde podemos llegar. Vivimos unas veces de epectadores y otras de protagonistas pero siempre somos nosotros y nadie más. Las personas, animales y cosas, el mundo entero y hasta el universo, somos nosotros mismos sin darnos cuenta de esta simpleza; el universo de lo material y espiritual es una parte de nosotros mismos...

Los seres con que te relacionas y las impresiones que tienes, todo lo que adquieres en este mundo, no es de otro sino de tu mismo. La maravilla del ser humano tiene un alcance infinito donde todo cabe; hasta lo absurdo. Si te caigo mal, si escuchas una música determinada, si prestas atención a tu vecino, amigo o pareja o incluso, todo aquello que atribuyes a otra persona, has de saber que eres tu mismo. La belleza y lo deleznable, tus gustos o aprensiones, incluso el parecer de otra persona forma parte de tu personalidad hasta donde no alcanzas.

Con la muerte, la luz de la vida se apaga. Dejarás atrás todo lo que fuiste y también desaparecerá la palabra. Tu alma alcanzará el cenit de la perfección pues todo lo mundano se esfumará en un chasquido; dejarás de ser tú. Quién padezca alzheimer, todo lo que es, se irá perdiendo hasta no ser nada ni nadie. Basta para hacer un ejercicio para comprender el milagro de la vida y ese milagro, eres tú y sólo tú.

 


 


viernes, 7 de mayo de 2021

El vuelo del vencejo

 

 

 Llega mayo con luz intensa de primavera. Florece tu corazón en pétalos de poesía y todo se vuelve especial bajo la influencia de la sensibilidad...Un manantial de profundidad se hace sencillo en cada verso y uno agradece este respiro de plenitud. Tus manos emulan las alas de una mariposa que encumbran al caminante en sus pasos encontrados; allá donde el silencio rompe en palabra y la vida se hace más ligera por beber de tu fuente.

Hoy mi cielo está azul. Dicen que lloverá para el domingo. El agua regará los campos de mi campiña cordobesa que desde la carretera, parece un mantel cuadriculado. Me recreo con detenimiento hasta expandirme donde quizá nunca visité una estancia de mi alma. La fragilidad, con la delicadeza, viste a la primavera bajo un mundo multicolor en que la vida vuelve a renacer con ilusiones dormidas. Me emociono y me ensancho, te recuerdo y me dan ganas de llamarte para saber cómo te encuentras.

Casi termina esta mañana y llega el mediodía con vencejos y gorriones incansables que hacen sombras en mi ventana. Cantan a la vida y al amor, velan por sus nidos en los tejados y la vida no cesa ni un solo momento ni tampoco espera a los despistados. Algo o alguien nos empuja a la vida de forma vertiginosa pues otro ciclo se está cumpliendo como hace milenios...Esta mañana, a pesar la distancia, quise estar a tu lado como tantas veces que te recuerdo...

Para mi amiga Gó.

 

 

sábado, 1 de mayo de 2021

Cadena de besos

 


 


  Era un joven, hermoso y enamoradizo solitario. Soñaba siempre mezclando inágenes y pensamientos, sentimientos y tristezas que lo llevaban a la nada de ninguna parte. Nunca tuvo una relación...Con la primavera su corazón se prendía en flor. Paseaba por las calles ausente de todo menos de las mujeres con las que se cruzaba. La sensibilidad y la timidez eran sus amigas de infancia, juventud y madurez. Sin embargo, se sumergía en su mundo interior ajeno a si iba bién vestido o aquel día se le olvidó afeitarse. En el banco del parque dejaba los sueños florecer y el tiempo pasar con mirada perdida; ausente. Jamás supo del contacto de una mujer como a qué sabía su boca o cómo se hinchaban los pechos al acariciarla; imaginaba miles de conjeturas que desembocaban en otra maravillosa mentira que coleccionar. La vida pasaba plena de estaciones por aquel entonces donde la primavera estrenaba el otoño de su vida...

Tenía un idilio con la cajera de un supermercado. Tenía otro con una dependienta del Corte Ingles y con una chica que de vez en cuando le vendía una papeleta para una rifa. Aquel día rifaba una plaza para un concierto de jazz en el Gran Teatro, con los asientos numerados y separedos por causas del virus. Tuvo suerte

Llegó la noche. Tomó asiento por la mitad de la sala. Su imaginación iba a mil por hora y escuchar a John Scofield era todo un lujo para los sentidos...
 

Gentes venidas de decenas de sitios ocupaban aquella noche las butacas del teatro. Según a su parecer, adivinaba historias biográficas en cada rostro. Unas veces reía para sus adentros y otras su cara se ponía seria hasta que apareció ella como venida de la nada.

Todo el mundo se quedó ausente menos ella. ¿Quién sería? ¿Cómo se llamaba? ¿Dónde vivía?. Tomó asiento en la diagonal mostrando un perfil hermoso y delicado. Llevaba ropa sencilla y un colgante de plata. Los pendientes hacían sombras en su cuello y los labios estaban pintados de rojo. El universo entero puso todo su peso sobre su corazón...El concierto dió comienzo y aquella noche John estaba inspirado. Ella sonreía llevando el ritmo de cada tema y el se moría por ella a cada segundo. Era la mujer perfecta para cada melodía; la delicadeza de una noche de primavera cuando mayo muestra su flor pero, ¿quién era?.

El concierto tocó a su fín. Tropezando con la gente oculta en su mascarilla la siguió hasta la puerta. Si ella se detenía, el también. Allá donde ella mirara el también lo hacía. En el hall del teatro alguien la esperaba y ella apuró su salida...El universo entero se derrumbo en su corazón y con pasos cada vez mas lejanos, la perdió en la distancia como un largo adiós...

Alguien hizo un toc toc a su espalda. Era una chica desconocida que quiso presentarse porque al parecer lo vigiló dos filas de asientos más atrás en su diagonal y que ahora, ella que nunca estuvo con ningún hombre, se decidió a dar un paso al amor...

 

jueves, 8 de abril de 2021

Una píldora para soñar

 


 

 Las noches de primavera son especiales. La sangre circula como si fuera la savia de la nueva vida y el corazón con sus latidos a veces se acelera por causas de mi otro corazón...Esta noche los naranjos en flor perfuman Córdoba y las calles pronto estarán desiertas. Un asomo de intuición me hace imaginar cosas sobre qué estás haciendo en estos momentos y suspiro hondo; lleno mis pulmones y me pierdo en mis adentros soñando cosas imposibles. La magia fantasea con la realidad y tu recuerdo se convierte en un monólogo de palabras. Te hablo desde mis adentros como quién espera una respuesta que nunca llega y tú te deslizaras por este monólogo quizá con una sonrisa en la distancia...Te echo de menos en el mes de abril. Los sueños pasan factura si no se cumplen. Escribirte me llevará allá donde estés con un regalo que nace en flor de fragancia no perecedera. Dentro de dos minutos volveré a lo cotidiano, pensaré en lo que te he escrito, corregiré alguna palabra y me iré a dormir...






El espíritu de lo inmortal

 


 



 

Recordaba aquel dicho que pasaba de boca en boca y que nadie escribió jamás. Pasaban los años y las generaciones, llegaban los últimos años de su vejez tal y como zapatos viejos gastados que se resisten a no ser usados más. La casa era un amasijo de recuerdos colgados en las paredes y de adornos en algún mueble. El paso del tiempo era reflejo de infinitos momentos impresos en fotografías; recuerdos de un tiempo que marcaba una fecha casi olvidada cargados de rostros con sonrisas provocadas para decir que de alguna manera en aquel momento se era feliz. La soledad se adornaba de recuerdos lejanos y olvidos de lo que se hizo hacía unas horas. Parecía como si todo lo vivido resultara no tener el don de la perpetuidad, que la vida fuera una película hecha a medida con un final imprevisible. El miedo a la muerte se traducía en continuas visitas al médico por temor a contraer lo incurable y el médico le decía que se cambiaba por el. Las horas pasaban sin saber que hacer. Salía mil veces a la puerta de la calle para encontrar a alguien a quién saludar pero al parecer, aquellos rostros de su calle pertenecían a desconocidos, gente y más gente como venidos de otros sitios. A veces le preguntaba a María su edad y su hija se enfadaba por ser la quinta vez en el día que se la hacía. Comprendía lo limitadas que tenia sus facultades y ponía toda su voluntad en superarlas pero aquel dicho viajaba por el tiempo como algo perdurable. Decía..." La vida guarda el espíritu de lo inmortal y cada persona nace con la capacidad de sentir. Quizás, lo más bello de todo sea lo irrepetible del espíritu humano y...la memoria de saber que se ha vivido". De un tiempo lejano vino el recuerdo de su madre que cuando lo tenía en brazos le susurraba al oído lo que ahora era el espíritu de su recuerdo. Recordar los primeros años de vida en la madurez, era volver a sentir la vida desde la inocencia. 

 

 

lunes, 5 de abril de 2021

La canción del espantapájaros

 

 

 


  Con los brazos en cruz se divisaba el espantapájaros en lontananza. Llegaban los días de primavera; cuando las aves fabrican sus nidos y los campos están verdes en flor. El muñeco, clavado sobre una estaca, tenía por cabeza una calabaza. A veces con los vientos del sur su cuerpo se balanceaba como un borracho y las noches de tormenta, negras historias le contaba su abuelo cuando las sombras dan vida a lo inerte...Cada noche, ruidos tenebrosos no la dejaban dormir. Las persianas de las ventanas parecían llamar al vidrio y los relámpagos daban vida al espantapájaros que se acercaba al cortijo para merendarse a un niño. Natalia escondía su cabecita entre las mantas mientras afinaba el oido como guardián de la noche mas ninguna noche sucedía nada de nada.

Con tres años tedría que ir a la escuela al llegar el otoño. Su imaginación era manantial inagotable sobre qué sucederá cuando la dejen sola entre desconocidos. Apenas se alejaba de la casa y adentrarse por los sembrados no era buena idea pues allí estaba el espantapájaros para comerse a los niños.

Llegó el verano. Los días pasaban y pasaban llenos de luz. El horizonte se incendiaba cuando caía el atardecer pero aquel muñeco con los brazos en cruz hacía parecer que la llamaba por su nombre en su  silencio...El otoño ya se acercaba. La cartera se la compró su abuela Carmen y su madre le contaba historias de cuando tenía su edad para ir a la escuela caminando casi al amanecer. Pero Natalia le tenía miedo a todo. No quería abandonar el cortijo, ni siquiera marchar lejos de su casa cuando recordaba las historias del abuelo.

Finales de septiembre venía con olor a tierra mojada. Se acercaban las lluvias y la escuela, los días eran  más cortos, los miedos acechaban más cercanos con la fantasía de una niña llena de historias que mezclaba sueños...

Volvía a soplar el viento del sur, volvían las persianas a llamar en las ventanas y los perros ladrar en la oscuridad pero, quiso vencer sus miedos. Su madre regañó al abuelo por asustarla; le dijo que ella era una niña valiente y que si alimentaba los miedos, estos la llenarían de angustia. Cerró los ojos debajo de la sábana como siempre y se quedó dormida pero esta vez, los sueños no vinieron con miedos. El valor de su corazón ahuyentó las pesadillas hasta coger el toro por los cuernos y desperto con el valor que creía no tener.
 

Todos dormían, la Luna iluminaba los campos y ya no tenía miedo. Se adentró en el campo cultivado, el miedo quiso retenerla pero mayor era su determinación hasta que llegó al espantapájaros donde pudo ver que tan sólo era un muñeco. De una patada lo derribó y aquella noche, con el cielo estrellado, algo valeroso se instaló en su corazón mucho más profundo que el silencio.

 

 

viernes, 2 de abril de 2021

Testimonio

 

 


  Hoy, como cada día de nuestra vida, representa en nuestro corazón un episodio más donde pensamos, vivimos y recordamos. Hemos sido testigos en primera persona de todo aquello de lo que el hombre es capaz de hacer así como también destruir. Muchas veces no podemos elegir, otras tantas nos equivocamos, otras somos pasto del destino y otras pocas tomamos nosotros las riendas del camino...En el pensamiento cotidiano, existen verdades y mentiras donde muchas veces, están disfrazadas. Buscamos la verdad ansiada pero la mayoría de las veces aprendemos a pequeños pasos donde suceden los hechos. Por supuesto que tenemos momentos lúcidos o momentos donde es fácil que nos metan un gol. Pero, ¿qué sucede cuando descubrimos las maravillas de nuestro corazón?; la riqueza de la verdad, la sabiduría y la fuente de la felicidad; cuando el amor no se extingue y una explicación simple resuelve un galimatías...La realidad, nuestra realidad, es algo que tiene el sabor de nuestro corazón más allá de los sueños porque soñar no es fantasear cuando se sueña de verdad. La riqueza del espíritu es infinita pues el conocimiento así lo es...

Estoy en el ecuador de mi vida. Sucesos maravillosos y otros no tanto me han tocado vivir. He escrito un libro, he plantado un árbol y no he sido padre. El dolor se me mostró en estado puro donde caía por un precipicio en el que mi vida estaba en juego. Siempre he sido un buscador nato mas que nada, por necesidad y hambre de conocimiento. En estos momentos siento mi felicidad brotar de lo profundo como algo que me llama de nuevo a su origen...y estoy casi en paz.

El Viernes Santo significa mucho para mi. No soy aficionado a ver el dolor de Cristo pero sí de su alegría cuando me habló; del hermoso infinito que es la sabiduría, de la calma que me dá el conocer esa estancia de mi corazón y principio de mi alma. El lenguaje del silencio impera sobre la palabra y yo, pobre de mí, aún soy un buscador que abre su mano a lo que sabe... 



miércoles, 24 de marzo de 2021


 

 

Esta noche, la mirada de una mujer se vuelve esrella. Brilla con luz propia además de encender a todo el corazón que la contempla...El negro de sus ojos destaca con el brillo de su luz y las lágrimas,  son perlas cuando se derraman por algun motivo. Los amores le piden deseos ocultos. Las noches se vuelven claras a su lado. El aire se oxigena en el corazón mezclado con su perfume... Los sentimientos cobran nuevos bríos y cuando te mira directamente, un nudo se hace en la garganta que ahoga las palabras pensando no sé qué...Esta estrella brilla con alma única de mujer. La noche, cubierta de luceros y estrellas, hay un no se qué que me empuja a escribir cosas bonitas porque una estrella, esta noche está pendiente de mi... 



martes, 23 de marzo de 2021

Aires de primavera


 

  Esta mañana, el Rocío llevaba tu nombre. En el cielo te llamabas Estrella y en las profundidades, te llamabas Mar... Estuve todo el día buscándote de aquí para allá; exigiendo una calma que colmara mi anhelo mas no te encontré...Perdido voy buscando el brillo de tu mirada donde la pureza recibe el nombre de Amor. Tomé una Rosa por su nombre del rosal y busqué una Violeta en una floristería pero tan sólo hallé tu nombre prendido en mi corazón...En el parque volaba una Paloma Blanca que por llevar tu nombre quise atraparla mas tropecé de nuevo en mis tropiezos y seguí mi caminar...Adivino tu nombre en el cielo Celeste, en mi Soledad y en mi Gloria mas entristezco de Dolores del Alma al no encontrarte. Busco tu nombre en los supermercados, en las aceras, en los jardines, en la parada del autobús y detrás de cada mascarilla mas no te encuentro tal y como te soñé. Los Ángeles del cielo tambien llevan tu nombre cuando hago una oración y mi Olvido siempre te busca donde nunca estuve, donde esta tarde de Clara primavera, aún te invento...

 

martes, 16 de marzo de 2021

Llevas un John Merrick en tu corazón

 

 

 


 

 

 Dicen que los elefantes tienen una memoria infinita. Sin embargo los humanos, o no nos acordamos o nos queremos olvidar de cosas determinadas. Recuerdo a un elefante en especial; vino en un circo a mi pueblo. Su trompa oscilaba subido en un remolque por donde sólo asomaba la cabeza. Tenía un bulto en el costado y una mirada que para mi estaba cargada de sentimientos melancólicos...El circo duró tres días y a aquel elefante no lo volví a ver. La memoria siempre confabula con el olvido pero no se puede controlar. A veces tengo pensamientos dolorosos de un pasado que nunca concluye y me pregunto las razones de por qué me asalta si ya todo pasó. Nuestra vida interior necesita de una pausa porque vivimos en un desenfreno. Todos los días fuí a ver a aquel elefente con las puertas abiertas del remolque del que  nunca se decidía escapar porque estaba domado. 

 

De entre todas mis películas preferidas hay una en especial: "El hombre elefante". Es del año 80 creo y trata la historia de un hombre que nació deforme con aspecto de un elefante desfigurado. Lo llevaban para mostrarlo de circo en circo así como algo fuera de lo común y lo trataban como a un animal. Un médico tuvo curiosidad por conocer al hombre elefante y por un dinero a su dueño quiso estudiarlo...A veces el hombre elefante repetía las palabras que le enseñaban pero todos lo tomaban como si fuera alguien estúpido pues hablaba como un loro cada vez que se le pedía . El médico quiso enseñarle una oración y el hombre elefante la siguió pues se la sabía de memoria. Desde aquel momento, habló la sensibilidad, la razón, la mesura, la cordura, el refinamiento, el valor de la persona, la inteligencia...y aquel médico lloró cuando en sus alcances se imagina que clase de vida pudo llevar aquella persona que por miedo nunca se llegó a expresar.


A veces vuelvo a ver en mi imaginación la trompa oscilante de aquel elefante y pienso que los animales también tienen alma como las personas. Me pregunto qué puede no hacerle dar un salto desde aquel remolque e intentar escapar del circo...Me siento cercano a los animales porque tienen sus sentimientos que quizá rayen la pureza en sus acciones. Muchas veces necesitamos algo que nos motive para comprender que los animales son también nuestros hermanos. El hombre elefante, se llamaba John Merrick; una persona refinada que fué tratada como a un animal...y la mayoría de las personas estamos ciegas en nuestro entendimiento porque no podemos ver de cerca la grandeza humana ya sea de una persona o de un animal.


Qué mas puedo decir. Vivimos acelerados y con valores caducos donde nuestro corazón es una olla express que cualquier día estallará por cosas que son sólo nuestras y que no podemos frenar porque estos patines no tiene frenos en estos días...


Hoy Albada me sugirió escribir sobre este tema.

Le estoy agradecido.





lunes, 8 de marzo de 2021

El aniversario

 


 

 Van pasando los años. Esta noche no había mucho sueño pero tu has estado dormida toda la noche. Desde hace un tiempo los recuerdos me asaltan cuando en nuestra habitación sólo reina el silencio enredándose con nuestra respiración. Todavía me recuerdo con la primera vez de muchas más repetidas como cuando te besé, cuando senti tu amor, cuando nos fuimos a vivir juntos y, tantos cuandos más que a lo largo de esta noche, vuelvo a ser el principiante de la primera vez...Quizá, la naturalidad que tienes en tu forma de ser y la belleza física o esos detalles que me hacen que te conquiste de nuevo, son el detonante de mis miedos por perderte. Sin duda has aguantado esas manias o esos sin sentido que muchas veces me asaltan y que te sacan de quicio o también la forma de llevar nuestro matrimonio con tu entereza y sensatez...Pronto llegará nuestro aniversario; a la mañana. El tiempo es un atleta que pasa a gran velocidad buscando un record y el 25 es un año que se encadenará al 26 y Dios quiera que sean más. Daría lo que fuera por ver en imágenes lo que estás soñando ahora. Me gustaría ser el protagonista de tus sueños o el habitante que vive en tu pensamiento. Contigo soy feliz en esos detalles sencillos que se mezclan con el amor que te tengo. Formamos un puzzle donde cada pieza ha sido fabricada para encajar con nuestra personalidad. ¿He sido bueno contigo? me pregunto cuando por mi mala cabeza te he hecho llorar o me he enfadado por una sin razón...Las horas de la noche se van deslizando buscando el amanecer y yo estoy fresco como una rosa. Te rozo con mi brazo y no quiero despertarte; tan sólo sentir el calor de tu piel.

Pero poco a poco voy cayendo por el túnel del sueño y me quedo dormido; pleno de dicha. Al llegar la mañana, me despiertas con un beso y me dices al oido: Feliz aniversario.

 

 

domingo, 7 de marzo de 2021

Qué significas para mí, si con la edad me haces marchita...

 


 

  Con la edad de los besos perdidos, ella se volvió a enamorar. No compredía ni asimilaba el por qué la naturaleza le hacía rejuvenecer pero en su corazón la primavera volvió a florecer...El era joven y apuesto, ella vieja y arrugada. Pero la vida florecía sin edad ni arrugas y los sueños de juventud la asaltaban como los pajarillos cantaban en su ventana canciones en celo. El brío del corazón la estremecía por aquella tarde que lejana y sola la volvía a seducir la brisa del amor. Lloraba cosas imposibles y a veces volaba con todo lo contrario. Se miraba al espejo con esa mirada vidriosa donde la melodía de la vida, era la sensibilidad de un nuevo canto con siginificado. El vello se erizaba en su compañía, el tacto la volvía loca cuando lo rozaba y su boca reclamaba un beso aunque fuera robado...

Pasaban los días con sus dudas. Lloraba para sus adentros en este mes de marzo con puertas a la primavera. Loca lo buscaba allá donde estuviera; dispuesta a todo menos a nada. Era una chiquilla virgen, era el candor del amor, era los sueños por cumplir cuando el amor se iluminaba en la cara y en la mirada con una simple sonrisa...era, siempre era con la edad mustia; arrasada y plena de vivencias como el desfile de todo lo bello y lo amargo pasados los 70...

El día menos pensado lo ve del brazo de una chiquilla. Pasan por su puerta en el mes de abril como el polen fecunda a la flor hembra y ella, se muere de dolor...

No puedo continuar ni seguir al sentir la pureza que se estrella en el desamor. Ella volvió resignada al invierno; al otro lado del muro infranqueable y el, abre sus sentidos al amor quizá no tan puro como ella te tuvo en su corazón...

  ¿Cómo hablarle, cómo decirle, cómo no sé qué? Si ya era vieja para cantarle a la vida. Si sus pechos, su vientre, sus caderas y a veces su ánimo, se inclinaban al suelo donde el día menos pensado descansarían por ley de vida.



jueves, 4 de marzo de 2021

El vuelo de lo desconocido

 


 

  Hace unos días, volví a cruzar la frontera que hay entre mi vida cotidiana y mi silencio. Ya son dos las veces en tan espaciado tiempo...Mi forma de pensar está evolucionando; cambiando así como la semilla tiene su transformación al germinar. Volví a entrar en ese pozo sin fondo donde aparentemente no hay nada. Dejé allí, en una profundidad considerable mi semilla y siguieron mis días con mi vida cotidiana. Algo fabuloso sucede en mi interior. Haber profanado de nuevo mi silencio, acarrea cambios como una ficha de dominó empuja a otras en un sincronismo perfecto. La primera vez que cruzé la frontera, supe de nuevo de la soledad, de la ansiedad, de la infelicidad y de la desazón de no saber qué o a qué debía de atenerme. Ahora sin embargo sigo siendo feliz pero tremendamente sensible a lo que sucede a mi alrededor. Llevo días que no escribo ni realizo actividades que antes hacía. Estoy pendiente de mi interior al sentir en lo profundo que hay un nuevo renacer. Cualquier cosa me puede herir, cualquier cosa me puede hacer sentir algo bello pero, este gigante crece en mi interior como un volcán que entra en erupción sin saber cuando ni dónde. Siento deseos de volver a cruzar mi frontera para fundirme en la grandeza de la humildad donde todo tiene una explicación sencilla. Nadie sabe de mi ni me comprende salvo muy pocas personas. Siento que la primavera de mi corazón está a punto de eclosionar en esta época de carestía y necesidad del ser humano...

 

 

lunes, 15 de febrero de 2021

En pandemia

 


 

 

 Amanece y no quiero abrir los ojos. Los gorriones dan la alarma del nuevo día; justo cuando su canto se mezcla con los sueños ya tardíos. Los pies están fríos y el silencio ya no es sepulcral. Parece que la luz lleva sonido y que la razón de estar despierto, se perfuma con palabras. Amanezco en otro día envuelto en la nada como si fuera un regalo de mi cama. El viento mueve las persianas, el grifo de aseo gotea insistentemente a cada segundo y cuento gota tras gota al compas de mi corazón. Hace nada la paz vino en un sueño surrealista; de esos que le cuentas a un amigo y te pide cita para el psiquiatra pero, maravilloso mientras lo vivía en sueños. Hoy no tengo nada qué hacer cuando me levante salvo ir a orinar. La oscuridad de mis ojos se vuelve de un rojo intenso cuando los alcanza un rayo de sol. Pasado un rato se escucha mi vecino, a los coches, a las voces lejanas y se retiran mis sueños para descansar mientras dure el día. Abro los ojos que se van directos al despertador: Las 8:30. Mis brazos y mis piernas cobran fuerza y crujen en un estiramiento. Salgo de la cama. Pasados unos instantes mis pasos enfilan el pasillo. No recuerdo ni un ápice sobre lo que soñé; siempre me pasa. Las visceras se mueven, me tiro dos pedos como si fueran dos salvas y,  comienza un nuevo día...

 

viernes, 5 de febrero de 2021

Las manos





 

 Desde aquellos días, las manos de la gente me causan fascinación y ella las tenía muy hermosas. No eran ni grandes ni pequeñas pero sí sedosas y bién cuidadas. Su calor me daba seguridad cuando las tomaba y el perfume se difuminaba en mi mente cuando estaba solo en mi cuarto y los fantasmas me acechaban...Yo era un niño de corta edad que por problemas en las piernas, necesitaba que alguien me ayudara en momentos determinados. Ella era mi maestra. Todo cuanto hacía me resultaba maravilloso. Me gustaba observarla cuando caminaba, cuando reía, cuando se enfadaba, cuando miraba al infinito buscando en su cabeza una respuesta o cuando me tomaba de la mano para bajar las escaleras. Fué mi primer amor; algo tan inocente en un niño de 5 años donde su cabecita era un ordenador a todo gas para asimilar las cosas de la vida; el descubrimiento de lo que no se conocía, el secreto de saber lo que pasaba. Ahora puedo revivir el olor infantil y profundo de la clase, su voz enredándose en mis oidos, mis compañeros de clase y el polvo de la tiza en sus dedos cuando se los limpiaba con un pañuelo. Las manos han significado para mí algo mágico por ser capaces de crear belleza como una prolongación del alma. Su calor era ardiente cuando me acariciaba la cara y me tomaba de la mano. Después de todo aquello pasaron muchos años y llegó el olvido de muchas cosas menos de ella: la mujer más encantadora que jamás he conocido.

Cuando conocí a mi mujer, fueron sus manos en lo primero que me fijé. Luego su forma de hablar, su sonrisa, la manera de caminar y el perfume que usa. Antes no hubo otra mujer por no ser enamoradizo y me casé con ella. A veces caminamos cogidos de la mano y siento su calor como quién da un beso de amor. Por las noches, tomo sus manos acariciándoselas y ella me las aprieta volviendo a mi recuerdo aquel sentimiento de seguridad que me daba mi primer amor...Quiero a mi mujer pero no puedo huir del pasado, son vivencias que forman parte de mi forma de ser. Cuando me presentan a alguien, con prejuicios juzgo a esa persona por sus manos, incluso me he dejado llevar por ese juicio. Pero ella siempre estuvo presente e imagino que si aún vive, las manos como el resto del cuerpo son perecederos. Nunca vi unas manos iguales como aquellas y mi mujer que lo sabe todo sobre mi, también me eligió por mis manos cuando la conocí pues hace la manicura...

 

jueves, 4 de febrero de 2021

Michelle

 


 

  A veces el destino tan solo teje sombras del pasado...Me pregunto cómo era la voz de aquella chica que sonreía delante de la cámara a principios de la primavera. Su recuerdo lo llevo presente como quién guarda un sueño que jamás se hizo realidad. Cada mes de abril se cumple su aniversario en un parque donde los enamorados se besan y los sueños se hacen realidad.

El perfume de las rosas, las palomas adornando el cielo, la fuente y aquella luz intensa de la mañana, confabularon para que su mirada se tropezara con la mía. Sonreía delante de la cámara con la piel blanca como la nieve y el brillo de sus ojos que se detuvieron en los míos...Algo extraño me sucedió dentro de mi corazón; algo claro y certero que me provocó un lapsus de tiempo en el corto intervalo de un segundo...y la vida siguió hasta hoy; sin mas que esperar a lo largo de todos estos años a pesar de estar casado.

Mi ciudad atrae ríos de gentes de todo el mundo a cada época del año. Los años se van cumpliendo como quien te empuja al precipicio de la vejez y el destino con sus avatares me llevó a vivir a otra ciudad; a otro país. Tuve suerte con la mujer que me casé y también con los hijos. El trabajo me permitía ciertos lujos pero el recuerdo de aquella mujer en mi ciudad natal, me persigue como una cuenta pendiente por no haberme acercado a ella para tener un gesto; qué menos.

A veces pienso que mi mujer tiene un sexto sentido sobre mi. Una noche, después de hacer el amor, me pregunta que por qué no la he olvidado y yo me quedé frío como la nieve. No supe qué responder cuando los silencios dan la razón...Sin embargo mi mujer no me dejó y la vida nos llevó hasta el desenlace de la muerte por vejez.

María se enterró el 1 de noviembre en París. El funeral fué sencillo y mi mujer pidió ser incinerada cuando falleciera. Aquel dia muchos parisinos visitaban a sus familiares y cuando terminó la ceremonia, mis hijos quisieron llevarme a casa cosa que rechacé. Quería dar un paseo y si me cansaba cogería un taxi. Ellos se fueron con un abrazo y dos besos.

El cielo estaba claro. De mi boca salía el vaho y el humo de mi cigarrillo. A cada paso, la lápidas del cementerio hacían un defile de gentes ya pasadas y entonces apareció ella; siempre ella. La fotografía era la de aquel día en el parque de mi ciudad; la reconocería entre mil. Se llamaba Michelle. Hacía años que murió y yo arranqué la fotografía de aquella lápida para guardarla en el bolsillo y salí del cementerio rápidamente.

No volví a verla hasta que llegué a casa. Su nombre se repetía constante en mi pensamiento: Michelle, Michelle, Michelle...Michelle. Cuando la saco de mi bolsillo, ella no estaba mirando al objetivo de la cámara sino a mí cuando nuestras miradas de cruzaron en aquel día de primavera...el vello se me puso de punta y las lágrimas, afloraron a mis ojos.



miércoles, 13 de enero de 2021

El dolor de la nada

 


 

  Todo se fué cuando pensaba que te tenía. Mi corazón rebosaba de sentir de vida; con la mirada puesta en la belleza. Pero llegó el vacío y con él, la nada...Miles de cristales se rompen en mi corazón. Qué fría es la nada cuando no florece ni la palabra; cuando el silencio es frío en un cementerio donde nadie grita por estar muerto. Te fuiste y yo me quedé con este silencio que araña, que muerde, que hiere...Me siento solo; ajeno a la vida cálida de un beso cuando la luz entraba por mi mirada...y eras tú.



domingo, 10 de enero de 2021

La ley del corazón



 Por problemas afectivos, la vida se le hizo cuesta arriba. Por entonces contaba con 30 años y la locura no se la llevó por tener una forma de ser sencilla y sincera. La sensibilidad iba de puntillas por la vida. No entendía a la humanidad ni por qué sufría tanto cuando se enamoraba. Padecía de silencio y soledad, nadie quería saber de ella pero tenía unos valores arrebatadoramente perfectos...

El médico era un hombre de media edad. Casado y sin hijos pero con un corazón dispuesto para ayudar al necesitado. No contaba con muchos pacientes a pesar de que no cobraba una cantidad excesiva. El le llevaba la medicación además de una psicoterapia donde la chica le desnudaba su interior y la forma maravillosa de ver la vida. La citaba todos los jueves a la misma hora...y ella mejoró de forma rápida. La dulzura, la sensibilidad, el buén atino de su corazón de mujer fue minando la razón del psiquiatra: el amor se hizo presente en su día a día.

Su mujer era su confidente cuando algo le sucedía. Le escuchaba casi todas las noches y estaba acostumbrada a escuchar los renglones torcidos de la razón pero, el amor que sentía por su marido no era correspondido y hubo una separación.

La paciente como cada jueves, llegaba a la consulta con ilusiones renovadas para contarle cosas de su vida: de cómo se sentía feliz gracias a el pero, la consulta estaba cerrada aquel día laborable. La placa de médico ya no estaba en la puerta de la calle y el portero de la vivienda le entregó un sobre.

Inquieta lo abrió y así decía:

Tu nombre se enreda en mi pensamiento hasta hacer florecer lo mejor que hay en mi. Nunca pude esperar que el amor que siento por mi profesión, pudiera ser empañado por una paciente al enamorarme de ti y me siento derrotado. Jamás nos volveremos a ver pero te por seguro que lo más difícil de un hombre es encontrar el olvido cuando la maravilla se descubre en su corazón...

Ella se sintió culpable y lloró amargamente porque también lo quería.

 

viernes, 8 de enero de 2021

Una mente maravillosa

 


 

 Su cabeza estaba llena de ruido...Pensamientos y sentimientos le angustiaban la existencia sin orden ni concierto para llevarlo al borde de la locura. Las manías dominaban sus actos y sus intenciones. Las reglas de adentro y afuera excedían con creces sus posibilidades para hallar un equilibrio. La vida era un tormento desde que despertaba hasta que por la noche se echaba en la cama para dormir. Todavía podía aún dormir y a ratos; era lo que añoraba para evadir ese precipicio que lo empujaba a la sin razón. La mirada a veces estaba perdida en la nada cuando la noción de realidad jugaba con su mente en extrañas formas de visión...y era un adolescente de 16 años.

Poco a poco su razón se fué minando de fantasías y de sueños inalcanzables. Suspendía los cursos y se llevaba las reprimendas de sus padres. Huía de la realidad fría con la soledad que lo acuciaba apartándolo de los demás chicos. Una bomba se fraguaba en su mente y nadie tenía idea de lo que le pasaba. Al parecer es un chico raro, sólo eso, comentaba el profesor con otros compañeros. Poco a poco se fué aislando. La obsesión le angustiaba, los complejos se hacían más patentes y una voz, el día menos esperado, le ordenaba en su cabeza cosas absurdas que debía de hacer. Entonces llegó el cataclismo.

En el recreo comenzó a hablar solo, a reirse solo, a gruñir solo, a gritar, a llorar, a dar patadas al aire y los niños lo tomaron por un payaso al verlo de aquella forma tan estrambótica. Por un momento, tuvo un atisbo de razón. Su mente entró en calma y el ruido cesó. La voz profunda y clara de su corazón le habló por un momento. Era la pureza de su espíritu quién vino a rescatarlo para que tuviera conciencia de donde estaba metido. Se puso de rodillas en el suelo cubriéndose la cabeza con sus manos y los niños se reían aún más inconscientes. El ruido de nuevo comenzó a sacudirle, la voz enferma de su cabeza le hablaba con ordenes absurdas y un grito de pedir auxílio salió de su boca implorando un: ¡¡SOCORROOOO!!. Todos los niños reían; todos menos una niña que se abrazó a el llorando... 



miércoles, 6 de enero de 2021

Rutina pasada por agua

 

 


 

 

 Hace nada que era de día; un día gris que te hiela la planta de los pies y nunca se calientan. Los charcos son espejos que reflejan la vida cotidiana con agua sucia. Voy sumido en mis pensamientos y me tropiezo con un perro que quiere pasar desapercibido pegado a la pared. Va a paso rápido, alzando los ojos para vigilar con miedo a quién se cruza por si tiene que correr. Todo es frío. Todo es triste. Como una nube gris, el silencio va cubriendo las calles de este pueblo. Se escucha la vida cotidiana de alguna casa, los últimos pajaros de los tejados, un coche lejano o un niño que llora amargamente. Hacía años que el invierno era invierno y mis recuerdos de niñez vuelan lejos de esta rutina. Tengo el corazón caliente y los pies fríos. Al volver la esquina, está la puerta de mi casa. Me quito la mascarilla y lleno mis pulmones de aire...lejos en el horizonte el sol se va escondiendo buscando otras tierras donde quiza ella, se cruce en mi mirada con su pensar...

 

 

martes, 5 de enero de 2021

Carta a los Reyes Magos de Oriente

 

 Queridos Reyes Magos:


Como cada año, me dirijo a sus majestades con una carta y varios deseos. Ha sido un año que según mi noción del tiempo o los años que ya tengo, pasó rápido, muy rápido. Como cada año y por ley natural se fué para siempre gente querida ya sea por culpa de este virus u otra enfermedad. Mis momentos de ocio han predominado mas que los de trabajo. Ello me ha permitido tener un tiempo valioso para mi crecimiento personal. Mientras la televisión, la radio, la gente...todo el mundo se volcaba día y noche siguiendo los pasos de un bichito que de infectarnos, podría llevarnos al otro mundo. A mucha gente se le han cerrado espectativas de futuro como es el trabajo o la economía que ha menguado bastante. Por las calles de Córdoba como las calles de otra ciudad cualquiera, se ven personas que no deberían de estar pidiendo pero que por necesidad ya lo están haciendo...2020 ha sido un año para el recuerdo y para el olvido.


Por estas tierras ha comenzado la recolección de la aceituna. Trabajo no falta. La campaña de Navidad toca a su fín en mi pueblo que es famoso por sus anises y dulces de Navidad. El Belén de chocolate no tenía colas para entrar ni el museo del azúcar pero sí se ha vendido bastante aunque menos que en otros años. Ahora el frío cubre las calles desiertas de Rute y sus majestades están a punto de llegar. Esta noche es la noche de los sueños que sueñan hacerse realidad y yo, os pido dos deseos imposibles como siempre. Ojalá que este virus de un cambio de las naciones a como estaba distribuida la sociedad porque de esa manera sería prolongar el fín. La tierra necesita un cambio urgente y los gobiernos al parecer se empeñan en volver a lo anterior. Sé que algo sucederá y os pido que no sea catastrófico. Mi segundo deseo es que nunca el olvido cubra a la gente venidera para no apreciar el valor de las cosas. Para ello se necesita una educación y no una manipulación.


Ya casi es de noche. De lejos se escucha a la banda de música que va recorriendo las calles...y todo está tranquilo, casi en silencio cuando la banda se pierde y deja lugar a la soledad. Alguien verá luz en mi ventana mientras os escribo. Cuando una persona pide desde lo profundo un cambio, nada se pierde en su corazón...


Me despido de sus majestades deseando también a la gente que visita mi blog un Feliz 2021 y no se olviden que no los olvido.