domingo, 6 de diciembre de 2015

Cobayas de laboratorio


Los rumores no cesaban en los periódicos. La radio comentaban sobre asesinatos similares por todo el mundo...y todo se preparaba para la gran prueba
Aquello era un sin fín de hipótesis tan dispares, que componían un puzzle;  piezas que no se ajustaban. Llamaron al inspector Newman; hombre atormentado por problemas estomacales y a punto de jubilarse por enfermedad. Newman se puso en contacto con el instituto de anatomía forense para examinar el cuerpo de aquella chica, algo le daba en su intuición que aquello no era nada nuevo y como memoria fotográfica, aparecienron imágenes de casos donde las uñas de las victimas se mezclaban con hipótesis de agresiones sexuales y terrorismo islámico; pero todo estaba por descubrir...
En Irak, Siria, España, India, Sudamérica, Mongolia y Rusia, por el momento...En todas partes chicas indefensas que se dedicaban a la prostitución, aparecían sin uñas en los dedos o uñas incrustadas en las nalgas que no les pertenecían. Newman se crecía ante las adversidades, su mujer estaba a punto de dar a luz y no quería asumir investigaciones que lo alejaran del nido familiar...Aquel era un caso atrayente y peligroso, algo que le reportaría el dinero suficiente para vivir si lograba encontrar a aquel o aquellos psicopatas de mente retorcida.
El sexo, siempre el sexo era el motor de una pulsión que llevaba a la gente para matar pero, ¿y los países arabes?...Violaban y sodomizaban a aquellas chicas, las torturaban y les sacaban las uñas que al parecer, contrastando con el ADN de las victimas de esos países, los institutos de anatomía patológica como una red de información y afirmación, comprobaron que esas uñas, eran un intercambio de víctimas donde la clave de todo era una conspiración internacional...
Los diarios de TV no dejaban de recibir noticias de nuevas victimas y todas correspondían con aquellas atrocidades ya conocidas por Newman. El mundo se puso en guardia cuando las prostitutas legales de Amsterdan, aparecieron trágicamente asesinadas por gente que se inmolaba al grito de Alá es grande...
Pronto aparecieron nuevas víctimas, víctimas que pertenecían a ciudadanos normales y corrientes que sin ninguna explicación, las asesinaban sin contemplaciones...En todo el mundo se implantó la ley marcial y la gente se volvía loca de psicosis aterradora...

Un día, el presidente de los Estados Unidos, tranquilizó al mundo entero. Obama,en un discurso en el despacho oval de la casa blanca junto con el inspector Newman, dijo que todo habia sido un simulacro de emergencia y que no había habido victimas algunas; todo fue un experimento duro para conocer la reacción de la gente y por la seguridad mundial sobre casos supuestamente de emergencia...

Dos días después de conocer ese simulacro para crear pánico, aparecieron en varios paises casos de asesinatos reales; análogos al simulacro...



1 comentario:

Marina Fligueira dijo...

Caray!!! Vaya relato. Estremece el alma al leerlo.
Pasan tantas cosas que uno sale a la calle con el corazón en un puño.

Un abrazo amigo.