domingo, 17 de enero de 2016

Un hogar en el corazón


Es inamovible la profundidad. Alcanzarla, a veces se deja con un golpe de corazón; tan necesario como respirar, comer o amar para entregar nuestros sentidos...Procuramos tener una base necesaria para vivir decentemente y, hasta construimos muros que si no están anclados debidamente, sufrimos un mal trago quizás irreparable.

Justo en nuestros sentires, la vida es una algarabía de placeres; un darse al mundo con la brisa cálida que acaricia nuestra piel. A veces, somos felices ofreciendo el fruto de nuestro corazón sin cobrar nada a cambio. Es maravillosa la vida expandiéndose y derrochando profundidades que hacen cosquillas de placer al sentirnos llenos y útiles a los demás...Sin duda la sencillez nos tiende la mano y creemos que todo está ganado de aquí al infinito... Existen días de tranquilidad, noches de bellos sueños y encuentros con gentes inolvidables. En nuestro pensar sensible, el pensamiento nos ofrece sensaciones y experiencias que nos transportan a un horizonte donde dirigir esos pasos por alcanzar lo más divino...

También lo pasamos mal por miles de historias que suceden y si no nos suceden, quizás nos las inventamos porque el ser humano también es estúpido por naturaleza...Pero todo pasa y todo queda mas lo nuestro es caminar dando la mano al futuro que está por llegar. Tenemos una edad maravillosa para emplear nuestro tiempo en ser mejores y en ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Así sin más, maduramos como fruta de un arbol de la vida que ofrece sombra en verano. Pero jamás olvides a tu corazón porque despues del verano, llega el otoño y el invierno con las ramas de tu árbol secas en apariencia, entonces debes de alimentarte de tu corazón cuando guardaste en él la solidez que da razón a tu vida...

Jamás construyas castillos en el aire ya se que son necesarios para nuestro regocijo pero nunca en los cimientos de la vida. Estés donde estés, siempre hay alguien que te aprecia y piensa en tí. Quizás un desconocido o un familar, un amigo o alguien que desde la distancia, quiso animarte y en ese caso, soy yo...


4 comentarios:

Fina Tizón dijo...

Un relato repleto de buenos consejos, Buscador.

Algumos frases me recordaron al gran Antonio Machado: " ...todo pasa y todo queda, pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos, caminos sobre la mar...

Feliz inicio de semana para tí

Fina

Eva BSanZ dijo...

Sí, nunca se esta absolutamente solo ni en la absoluta soledad. Gracias. Un abrazo

BEATRIZ dijo...

Que lindo, gracias. Porque uno que esta siempre en la distancia tiene rachas de soledad tremendas. Pero como dices, vale recordar que quizá en este mismo instante, alguien piensa en ti.

Saludos.

Marina Fligueira dijo...

¡Hola Buscador!!!

Nos dejas un precioso texto que da paz al alma, pensando que en cada uno de nosotros en nuestra soledad siempre habrá alguien que nos recuerda.

Ha sido un placer pasar por aquí y leerte.
Gracias por tu buen hacer.
Te dejo un abrazo y toda mi estima.
se muy muy feliz. Y recuerda que no estás solo.