lunes, 19 de septiembre de 2016



23:37. El silencio cala mi mirada en espera. Profundas en la nada, fluyen palabras sin voz delante de un teclado sin aliento...Lejanos son los pasos detrás de mi ventana buscando su hogar; con miradas puestas al suelo que se levantan cuando se cruzan con alguien para decirse adios.

La noche va rumiando sueños venideros en alcobas; donde las parejas y las soledades se desnudan sin decirse nada que sea más allá que un reproche o un buenas noches...Mientras mi pueblo entra en la soledad de los gatos y los basureros; los borrachos de última hora o algún infeliz que va a trabajar en horas de Luna.

El peso de la existencia se posa en las antenas de los tejados y los mochuelos marcan sus territorios. Algún vecino ya ronca con una mujer que no lo aguanta y se va a otra cama. Alguien que está sordo, sube el volumen de la TV para decirnos a todos que tiempo va a hacer mañana... Algún perro ahulla a la Luna como si anunciara una desgracia venidera y según dicen, los perros no se equivocan de la rabia de la naturaleza o del destino.

Poco a poco tan sólo se escucha mi teclado y poco más. El vecino sordo apagó el televisor, el roncar del vecino lo enmudece la ventana cerrada, al perro lo callaron y los mochuelos se fueron a otros tejados...Mi respiración es tranquila y mi mirada cansada asi que, a las 0:00, me voy a dormir...

Buenas noches a todos.



6 comentarios:

jackie dijo...

Me parece que no hay tanto silencio en tu noche. Tu alma esta cantando. Saludos.

Amapolita Azzulita dijo...

Buenas noches. Un beso.

Pluma Roja dijo...

Menos mal que cesó el ruido porque realmente no era sonido.

Saludos.

Sara O. Durán dijo...

Entonces, te dejo besitos silencios. Para no despertarte, ya que te ha dejado descansar, ese poético prefacio de tus sueños.

Marina Fligueira dijo...

Bien, aquí entro despacito para no interrumpir tu descanso.
Es un relato muy bien logrado. Felicidades.

Ten un excelente día.

Magdeli Valdés dijo...

Cuanta soledad se vislumbra en esos pasos...
y se presiente o mejor dicho se atisba
como si esperaras algo o alguien no?

la noche siempre ha sido fructífera ala hora del teclado para muchos
pero como tantos en mi caso
me abruma el sueño y si a veces me duermo
con el ladridos de los perros
que es verdad
ellos siempre anuncian puros desastres...
tienen ese sentido que no engaña a su raza...
al menos a uno la preparan para lo que vendrá...

saludos.