jueves, 22 de septiembre de 2016

Santiago Expósito




Santiago tiene sensibilidad sin conocer el significado ni qué significa. Su mundo está limitado a lo que le enseñan pues, por ser niño, no lo educaron para el amor ni tantas cosas que enriquecen el alma de las personas porque el, también es persona...

Tiene miedos sin saber que son miedos...angustias de su madre y su padrastro cuando se enfurecen pues le pegan cuando beben de ese licor tan malo. Santiago desconoce el mundo porque nadie le enseñó el mar ni el rio, la belleza de la música o la mano sincera sin pegarle ni regañarle. Los niños le acusaban de tener madre prostituta y el se enfrentaba con ellos como un animal preguntándose si era cierto pues, su madre no tenía un aspecto tan feo...

Con ocho años fumaba porque le decían que era bueno para el corazón pero el se ponía la mano en el pecho y latía bién, cuando no latía era por fumar mas si se lo decían los amigos, sería bueno. Odiaba el cinto de su padrastro para que se hiciera un hombre y odiaba a su madre cuando lo besaba de aquella manera con respiración entecortada. Santiago no sabía nada de este mundo ni de el mismo. Le costaba comprender cosas que su amiguitos ya sabían pues poco a poco se fue marginando de la sociedad hasta que desde muy pequeño, quedó completamente solo...

Santiago en sus sueños tenía miles de amigos. Uno se llamaba número que lo enseñaba a sumar sin enseñarlo, tenía otro que se llamaba fidelidad y nunca lo dejaba, otro que se llamaba amor y no dejaba de darle besos y hasta una amiga a la que protegía porque vivía en las mismas circunstancias que el...

Su padrastro lo obligaba muchas veces a hacer cosas que no eran correctas pero su madre le mandaba también hacerlas...Comprendía que su madre le decía que debía de ser fuerte para pelear por su casa y no arrinconarse; mandar como lo hacen los hombres de pelo en pecho pues ya era mayor.

Tuvo inquietudes por saber qué era el mundo pues en un bar vió la televisión con unos autos fabulosos y hasta comoció al hombre que vivía en el espacio dando vueltas a la tierra. Jamás como en televisión vio cómo se besaban los novios en una casa que estaba limpia de botellas de licor y de hombres que dormian con su madre cada noche distinta...

Santiago tenía tantos sueños que un día se rompieron. Con 17 años ya era alcoholico y fumaba esa marihuana que decían buena para el corazón. Su madre estaba enferma y muchos la intimidaban porque les provocó la misma enfermedad...Santiago pasaba coca a los niños y les decía que era buena para el corazón y hasta se acostaba con chicas por costearlas en una noche de ensueños...

El día menos pensado, Santiago se vió a sus 17 años con una hemiplegia. El lado derecho se le paralizó y no podía moverlo; tampoco hablaba y su padrastro lo volvió a moler a palos porque decía que aquello era castido del divino...

De esta manera, Santiago fue a parar a los hermanos de San Juan de Dios para cuidarlo hasta que la embolia se repitió y un Angel, lo envolvió en un halo de santidad para llevarselo donde se merecía desde el día en que nació...



7 comentarios:

jfbmurcia dijo...

No se si los angeles bajan a envolver a las personas, lo que sí sé es que esas personas existen, se repiten, sufren, a lo largo y ancho de la superficie de la tierra. Y entonces uno tiene todo el derecho del mundo a cuestionar a los angeles, a los dioses, y a los demonios.
Saludos.

Marina Fligueira dijo...

¡Caramba, Buscador!!! Es un relato estremecedor, escalofriante en toda regla; es verdad que hay casos así de padres que nunca deberían serlos, sus locuras las pagan los inocentes que no han pedido venir a este mundo, me ha quedado mal el cuerpo al leer esta historia.

Te dejo m gratitud e inmensa estima.
Un abrazo y se muy feliz.

Magdeli Valdés dijo...

No escribes lejos d e la realidad...
en tantos lugares la vida para muchos es así
sino son otros los que provocan tanto dolor en un niño o niña
son los mismos hogares los que destruyen a estos
viene a la Tierra a recoger tanta miseria...que aprenderán?
el lado grotesco del desamor, d e la locura...del deshumanismo humano

lo peor es lo que provocan aquellos que son llamados a entregar el primer amor...
a cultivar en el corazón lo noble
y todo lo corrompen...

en esa esperanza sublime hay que creer
después de todo El padeció en la cruz
todo ese flagelo
para que la luz se haga al final
de la existencia...yo si creo
porque el amor de Dios es el más grande.

una abrazo.

maría del rosario Alessandrini dijo...

Como duele saber que hay muchos niños, y adolescentes que viven esas penurias, que sus vidas no vale nada para nadie, es injusto que los seres humanos no podamos darles una vida decente, realmente todo es verdad, tú narración es excelente amigo.
Abrazo

Josefa dijo...

Triste relato. Dios se lo llevó para que no sufriera más.
Un abrazo.

Sara O. Durán dijo...

No asimilo que haya padres que se encarguen de desgraciarles la vida a sus hijos.
Y hay tantos así. Es una desgracia. Es como un fruto suculento que adrede dejan que se pudra.
Un beso.

Sara O. Durán dijo...

¡Qué fuerte!
Un beso.