viernes, 8 de abril de 2016

Vivir en abril



La razón desafina en abril. A flor sin esperar, florecen los estados de ánimo que llaman a las puertas de la conciencia con urgencia donde aparentemente, no ocurre nada... Te pones serio y otras veces sonries mientras que todo lo que pensabas hace un momento, te lleva por caminos desconocidos que con razón crítica, carecen de sentido. La primavera zarandea a todo el mundo sin mirar a enfermos o gente saludable; asalta a los corazones mas seguros por ser indefensos de ese enemigo que se lleva por dentro: La primavera. La luz de cada día baña mis pupilas siempre en tonos diferentes dependiendo de cada momento y con ojos inquietos,  registro las calles, la gente, los parques, los coches, los edificios, las nubes, las palomas, el sabor de la novedad etc etc. siempre pendiente a la creatividad de mi voz interna que me va relatando todo aquello que percibo. La sensibilidad se hace aguda por momentos en plena vorágine de personas que pueblan la ciudad con un amplio  mundo y particular que se llena de datos como si fuera un ordenador inagotable,  enriquecedor...
Ya sólo me faltaba una cosa,  pobre de mí, que intento guardarme de la sin razón yendo de puntillas por la vida para no estropearlo todo. Sublimes suelen ser las meteduras de pata en el mes de abril cuando por un descuido de mi corazón, el amor pudiera llamar mi puerta...






8 comentarios:

Leonor. dijo...

Ninguno estamos a salvo de enamorarnos, confiemos en que ahora somos un poquito mas sabios y siempre sera una experiencia.
Mientras tanto la primavera me tiene loca.

EMBRUJO dijo...

hola buscador la primavera aprieta para que salgan las flores, las sonrisas y el animo hay que trastearlo, errores se comete todos los dias si parece ser creo que lo bonito de la vida es que llame un amor a tu puerta la del corazón besitoss

Fina Tizón dijo...

Es así, las hormonas se revolucionan, y sobre todo, si esas hormonas viven en cuerpo juvenil...
Pero...bendita la primavera que todo lo pinta dr colores...
Feliz sábado, Buscador
Fina

Eva BSanZ dijo...

La primavera cosa buena abundan las flores crece el alma en floresta apasionada. Un abrazo

Gladys dijo...

Un tremendo relato, tienes que tener mucho cuidado señor Buscador, si las personas dependen de las estaciones del año eso significa que no son estable emocionalmente, nadie puede vivir emocionalmente cambiando de ánimo, de acuerdo a la estación del año.

Un abrazo feliz fin de semana.

censurasigloXXI dijo...

Entre el otoño y la primavera, no sé yo por cuál me decidiría. Es cierto que todo huele distinto, sabe distinto y se colorea de varias formas. Vivir en pequeñas localidades rodeadas de montañas hace que estas sensaciones se acentuen y se vivan más intensamente. Cuando el clima es templado divagamos y nos afirmamos en nosotros mismos, nos neganos al segundo y esperamos que los deseos se cumplan. El amor llamará a tu puerta con el picaporte y ondeando bandera, seguro, seguro, seguro :))

Un abrazo, Sr. Buscador.

ReltiH dijo...

ME AGRADAN MUCHO L@S POETAS, PORQUE NOTAN LAS DIFERENCIAS DE LA VIDA.
ABRAZOS

Amapola Azzul dijo...

Si llama a tu puerte síguelo. Besos.