jueves, 14 de noviembre de 2019

Marujita y XJ9: Algo fuera de lo común




Antes de su llegada a la tierra, XJ9 se informaba de todo aquello que podría encontrarse...Sabía de esa acritud que tiene la especie humana para relacionarse entre ellos mismos o con la naturaleza de todo ser vivo. XJ9 aprendió lenguas muertas y lenguas vivas; sabía psicología y tenia conocimiento de anatomía humana. Conoció el amor en su química, la verdad y la mentira, la ilusión o la desilusión...

Desde el planeta R2D2 todo estaba planeado para que XJ9 entrara en la tierra para enviar información. La forma de tomar contacto con el planeta es a través de teletransporte en espacio y tiempo. Todo ha de estar preparado, incluso el lugar. XJ9 entrará en la tierra a las 20pm en un lugar donde su aparición a pesar de su indumentaria, no cause terror pues su vestimenta es de otro planeta y de otro tiempo...

En la unidad central de datos, solo hay un lugar propicio en la tierra el día terrestre del 15-11 de 2019  que es propio sin causar estupor. Ese lugar en sí es la función de un circo cuando a las 20:15 hora terrestre comienza un espectáculo de magia: Todo está controlado. El enlace en la tierra XJ3 dará información puntual sobre el evento.



En El Circo de los Muchachos no cabe ni un alfiler. La variedad de artistas y de género causan un exito soberbio pero, aún queda por salir el "Mago de la ilusión". Todo el mundo está pendiente del siguiente truco; aquel de fama mundial cuando de una caja fuerte sumergida en un estanque, debe de salir una hermosa mujer con sonrisa en los labios...

Sacan la caja fuerte del estanque. Dentro se escuchan gritos de terror y al abrir la puerta, sale un engendro mitad mujer, mitad ser desconocido. El mago se queda petrificado y la gente aplaude y aplaude ante tan magnífica representación...


miércoles, 13 de noviembre de 2019

UNA HORRIBLE HISTORIA


Aquel día John no estaba para bromas. La calle era un río de gente que hacía cola para ver su espectáculo. John, era el cómico más famoso de New Jersey por su gran habilidad de manejar el lenguaje de la forma más absurda. En el camerino, la nariz de payaso y la peluca multicolor no eran motivos de alegría sino, de la angustia de un hombre que se ganaba la vida forzando a veces su corazón para dar otra cara más alegre. La mirada se perdía más allá del espejo, donde los sentimientos formaban redes enmarañadas que solo daban angustia y soledad. Los años pasados y los recuerdos se amontonaban como si su vida fuera producto de una broma del destino...Deseaba escapar de allí y dar plantón a tantísima gente que solo les importaban las bromas que se repetían como letanías y nada más.
Su manager, Thomas Crown, era un buscafortunas que le preparaba los espectáculos más lucrativos. Entró en el camerino para decirle que era un día importante en su carrera y que había tipos "cazatalentos" esperando verle para llenarle los bolsillos de contratos en las Vegas. Pero John desde hacía un tiempo arrastraba una depresión y su mente le jugaba malas pasadas, con pensamientos extraños llenos de vacíos existenciales. A Thomas, le brillaban los ojos de avaricia y no permitía un descalabro que arruinara su sueño de sacar tajada aquella noche pero John, estaba tan cansado de su vida que solo quería echarse en una cama y que lo dejaran en paz. Thomas lo zarandeaba por los hombros y le pedía que hiciera un esfuerzo porque estaban en juego muchos proyectos...
De una cajita metálica tomó una jeringuilla para inyectarle un coktel de anfetaminas. A veces esas sustancias le salvaban la noche y también el talento. Le dió también una rayas de cocaína y John la aspiró.

Una música estruendosa anunciaba que el espectáculo comenzaba. La gente aplaudía sin parar y el telón se subió.

Lo primero que John hacía era dar un grito enorme con saltos destartalados. El grito lo dió pero se quedó quieto como una estatua. Pasó así un minuto y dos y la gente enmudeció. De su nariz brotaron dos hilitos de sangre y su cuerpo se zarandeó sin poder mantener el equilibrio. Una mujer lanzó un gritó y muchos se asombraron por ver a un hombre que se dejaba la vida de la forma más aterradora. Cayó al suelo herido de muerte y antes de morir dijo: ¡¡MAMAAAA!!...


lunes, 11 de noviembre de 2019

Lecciones de hospital




No podía dormir. Estaba pendiente del gotero o de si mi padre me reclamaba para algo. El hombre de al lado era veterano en ingresos y estaba tan malo como mi papá. La madrugada se acercaba y los ruidos de las habitaciones se quedaron en silencio. Me pregunto que piensa ahora mi padre cuando el final de todo esto se complica más y más...Mis oraciones desembocan en la aceptación de la muerte pero él sigue estando conciente; pendiente de comentarios, del médico, del pasillo del hospital de donde por la noche la gente se muere y la familia llora.

No puedo dormir en este sillón ni tampoco evitar pensar qué sucederá con la última analítica si los marcadores se disparan. La paciencia de mi padre me conmueve. Cierro la puerta pero es imposible dormir. El señor que comparte la habitación necesita asistencia continua. Su hijo le tiene la mano cogida porque de esa manera su padre está todavía en la realidad del amor. Mi padre mira al techo con mirada que se pasea pensando un no sé qué y los silencios se suceden cuando ya las palabras sobran...

Hace dos días que lo llevé al hospital y salió llorando de mi casa; casi resignado a dejarla y veo la mirada de mi hermano preocupado y mi madre disponiendo la maleta con los más imprescindible: el está ya amarillo.

Se escucha el oxígeno, las toses con flema o las visagras de las puertas cuando todo está en silencio. Ya son las cinco de la mañana. Parece que la gente se muere más de noche que de día y mi padre y yo no decimos nada; un suspense maldito para que nos coja el número siguiente de la lista.

Llega la mañana. Llega mi madre que viene de la casa de mi hermana sin descansar y le da un beso. Le trata con cariño y me dice que ya me puedo ir a descansar. Pero mi padre se queda casi resignado a otro día y otra noche; esperando a ver que dice la última analítica como última esperanza...Todos los hermanos nos turnamos durante el día pero las mujeres se quedan por las noches menos esta última que la pasé yo. Las mujeres tienen la virtud de cuidar mejor y estar atentas hasta para dar un beso.

Salgo del hospital sucio respirando el aire fresco de la mañana. Necesito una ducha y despejarme. Me tomo un café en la cafetería de al lado cuando mi hermana me llama al móvil y está llorando: Mi padre acaba de fallecer...




domingo, 3 de noviembre de 2019

No profanar el sueño de los muertos




Era viajante de una empresa de muebles. Por aquel tiempo le tocó hacer la ruta de Galicia para recorrer pueblos pequeños. Se lo tomó como una excursión ya que sólo trabajaba por la mañana y por las tardes, las dedicaba a turismo rural...

Cada mañana temprano partía de su hotel para hacer la ruta y como cada mañana pasaba al lado de un cementerio que le llamaba la atención; algo había en aquel camposanto que debía ver...Sobre las dos de la tarde ya estaba de regreso y como siempre, pasaba por la entrada del cementerio. Justo en la entrada, un deseo de entrar le invadía como si el destino le invitara a algo extraordinario, algo que a el le daba mucho respeto...La tapia estaba verde por la humedad. Un Ángel de marmol decapitado guardaba la entrada y al parecer, desde la entrada siempre parecía desierto.

Llegaba el último día y la imagen de la entrada del cementerio no se le iba de la cabeza...algo lo llamaba desde su interior poderósamente a la vez que sentía un profundo miedo y una curiosidad creciente. Por fín se decidió ir.

La tarde anunciaba lluvias contundentes y las nubes estaban muy bajas. Las puertas oxidadas no se podían abrir como abandonadas y en su interior no había nadie, sólo soledad. Ese algo lo encaminaba a traves de callejas estrechas repletas de nichos que se antojaban centenarios. Sabía y presentía que iría a encontrarse con algo que estaba relacionado directamente con él y así fué...

Comenzó a llover. En una especie de placita, había una lápida con una grieta. De pronto se escucha el llanto de una mujer que lloraba y no había nadie. Giró varias veces sobre sí y el llanto flotaba en el ambiente pero la lápida le devolvió la atención. Se acercó y en ella pudo leer su nombre con la fecha de ese día tallada...Se rodeó para salir de aquel sitio a toda velocidad. Tropezó y cayó de bruces sobre una lanza de hierro fundido que adornaba una reja. Antes de morir, apareció aquella mujer como venida de ultratumba; era su mujer...

Salió de la pesadilla y del hotel sin decir apenas adiós. Cuando pasó al lado del cementerio, apretó el acelerador pero al entrar en una curva cerrada, chocó de frente con un tractor y la profecía se volvió a cumplir...Su familia lo enterró en aquel lugar. Eran pobres y no podían costear el traslado...




sábado, 2 de noviembre de 2019

La conjura de los muertos




Aquella noche de difuntos tenía unas reglas concisas y es que alguien debía de morir esa noche.Todos estaban de acuerdo. La ruleta giraría sola como por arte de algún espíritu y las 5 personas estaban espectantes de su suerte para cumplir el cometido. Antes de la media noche, la ruleta giraría sola. Juraron su alma a la Luna Negra para que una vez muerto el elegido, este  regrasara a una Ouija y así  desvelar a sus amigos secretos de ultratumba...ya faltaba poco.

Degollaron a un cordero y a un lechón; ambos por el Islam y el Cristianismo. Revolvieron la sangre de los dos animales en un baño de plástico negro y los cuerpos inertes, se los entregaron a las alimañas de la noche. Era una casa de campo aislada en medio de la nada y de todo; donde los carroñeros daban cuenta a sus estómagos para digerir inmundicias que alguien tiraba como basura...Y con esa ofrenda, fuera se escuchabanan a las alimañas regañar con la boca llena de ansiedad; eran lobos y coyotes. Parecía aquello una pelea encarnizada por la supervivencia que enturbiaba el silencio de la casa hasta poner el vello de punta.

Dos horas antes iniciaron el ritual con una orgía de dos mujeres y tres hombres. En idiomas extinguidos, citaban al maligno mientras bebían de aquella sangre que se deslizaba por el cuerpo desnudo a la vez que se lamían...Tomaban drogas alucinógenas entre unos cánticos oscuros y fornicaban como animales salvajes en una atmosfera con olor a sangre caliente de animal inocente...

Cinco minutos antes, cada uno ocupó su lugar en la mesa. El jefe de ceremonia dejó tan solo una vela encendida y la ruleta comenzó a girar sola; de una manera frenética para elegir al ajusticiado. Fueron momentos de tensión y de silencio hasta que la ruleta con su punta de flecha, eligió a una mujer.

Desnuda y temblorosa se levantó drogada y embadurnada en sangre con la mirada puesta en el techo mientras que uno de sus conpañeros le rajó el vientre para sacar sus tripas...La ceremonia tenía también su parte de canibalismo y de beber sangre de la propia victima. Le cortaron los pechos, le sacaron el corazón para ofrendarla al maligno y los intestinos se los dieron a los lobos...

Tomaron más y más drogas a fin de poder llevar a cabo el ritual. Alguien de los cuatro gritaba como un poseso, otros cantaban y fornicaban desnudos con la mujer que quedaba y hasta entre ellos mismos. Pasaron dos horas, pasaron tres y sacaron la Ouija.

El tablero ya estaba dispuesto. Le hacían preguntas y el respondía. Invocaron al espíritu de la mujer asesinada y esta respondió con un " SÍ, AQUÍ ESTOY". La llama de la vela se alargó como si fuera un lanzallamas y sus corazones alcanzaron unas pulsaciones y una tensión, que les dejo los ojos cubiertos en sangre. Las venas de la cabeza reventaron y la yugular parecía una tubería...tres murieron. El cuarto se despertó pasados tres días y los cuerpos inertes comenzaron a apestar por descomposición. Tomando conciencia de los sucedido, desnudo salió fuera de la casa vomitando mientras que los lobos y los coyotes, se abalanzaron por el hasta devorarlo...

Alguien los descubrió pasados unos días. Antes de denunciar aquel esperpento monstruoso, se llevo la Ouija a su casa y la maldición se propagó aniquilando a más personas que quisieron saber de su destino...


martes, 29 de octubre de 2019

Alguien mece una campana sola



El diablo se enamoró perdidamente...Con su maldad no podía reprimir el deseo hacia aquella mujer inocente venida de tierras lejanas. Pasaban los días persiguiéndola disfrazado de perro callejero o escupitajo en la puerta de una iglesia...y ella, tan sensual de piernas perfectas y sencillez de clase, no pasaba desapercibida para la maldad. Llegaba la incipiente primavera en el Cono Sur para levantar el ardor del sexo y el diablo, se deshacía en conjuros para conquistarla. Era 1 de noviembre cuando dió el paso. Detrás de la tumba más sola del cementerio, la citó con falsas poesías llenas de mentiras pero de una belleza, que la engañaba...

Ya casi eran las 7.30 cuando lo vió cara a cara rodeada de un aire frío y seco tan despiadado como su destino. Con mirada lujuriosa la recorrió y la exploró como quién hace una radiografía y ella, inocente y demasiado niña para saber delante de quién se encontraba, le dió su corazón...El diablo estuvo con ella el resto de la noche en algún hotel barato. Le regalaba rosas y le escribía poesías robadas de otros poetas y ella, le amaba profundamente; tan virginal que el diablo se retorcia bajuno de felicidad...hasta que llegó el día dos de noviembre de todos los difuntos...

Ella despertó en aquella cama de aquel hotel sola. Toda la noche lo estuvo amando. El diablo le entregó una semilla al hacer el amor y la dejó en estado. El se fué a sus tinieblas para festejar su ruín hazaña y al nacer la criatura, la madre escondió al bebé en un sitio apartado porque aquel engendro daba miedo verlo. Una noche el diablo se le presentó. Ya no se manifestaba como aquel galán sino como un ser inmundo que vino a arrebatarle a su hijo y llevarse también su alma...

El amanecer iluminó el cuerpo inerte de una mujer joven e inocente que apostó por el amor engañada por Satanás y en el campanario de una iglesia perdida, como cada año, el viento hace sonar una campana el día de difuntos...






El miedo confabuló sobre la tierra



El miedo confabuló sobre la tierra.

La gente ya hablaba de una tercera guerra mundial. No había país en la tierra donde en la población la paz o la vida cotidiana tuviera un momento de calma...Las almas  inocentes subían la cielos y se contaban por miles mientras que la televisión decía que sólo unos muertos. Algo se estaba fraguando en el lado oscuro para evitar lo inevitable.

Muchas personas vivían al borde de la indigencia en paises desarrollados y el océano era un cementerio de personas que buscaban una vida decente. Las guerras se declaraban en cuestión de días y duraban años y años cuando los gobernantes aseguraban que unas semanas...La mayoría de la gente estaba educada para no pensar. Estaba diseñada para acatar lo que la televisión les decía en países libres donde consumir era lo que estaba de moda...

La gente alardeaba de ser valiente sin conocer el valor. Los gobernantes se mantenían firmes en la retaguardia mientras que mucha gente padecía en silencio sin hacer oir su voz...

Atentados, manifestaciones, guerras, golpes de estado, exodos de personas, hambrunas, ahogamientos en el mar, peleas entre hermanos de sangre y manipulaciones del corazón inocente... este era el miedo que confabuló con el pánico hasta vencer al valor que no era valor, mas bien cobardía y frialdad.

Llegó el 1 de noviembre y todos los santos del cielo hicieron una reunión urgente. Acordaron probar el valor de todos aquellos que segaban las vidas de los inocentes y esperar los resultados. Toda persona de este mundo debía enfrentarse al miedo de igual a igual para tener ese lugar en la sociedad del que disfrutaban... Así el miedo se instaló en el corazón de los gobernantes y de todo aquel que empuñara una pistola apuntando a un inocente. Todo aquel que alardeara de valor, el miedo iba a su corazón para que lo demostrara. Los terroristas, militares, políticos, embusteros y farsantes; hasta el último ser de esta tierra que tuviera dos piernas para caminar, debía de demostrar su valor para defender lo indefendible...

Sonaron las 12 de la noche del día uno de noviembre y como venida de la nada, la Paz cubrió la faz de la tierra de norte a sur y de este a oeste...No hubo asesinatos, tampoco guerras ni atentados cuando todo aquel que decía tener valor, estaba ahora debajo de su cama podrido de miedo...