viernes, 24 de marzo de 2017

Yermo



El hombre más solo del mundo, creció sin madre. Seco estaba su corazón cuando le faltaba el cariño y el amor de una mujer por conocerlo mas que de oídas....Vagaban sus pasos por el desierto yermo de mucho y de nada. Por las noches, rezaba a las estrellas con mirada ausente por recibir una señal del más allá y saber de una madre cuyo nombre poblaba su mente y su corazón en momentos de soledad.

Su padre le hablaba de la mujer mas hermosa del mundo y de las enseñanzas que se aprenden si se acaricia su pelo, si con tus labios rozas los suyos o de cómo se siente el amor en la plenitud de la vida. Le hablaba de su madre, muerta cuando el nació y del amor que le daba antes de irse con Dios; de como lo estrechaba en su pecho mientras se desengraba en una tienda ausente de todo menos de enfermedad...

Su padre le hablaba de maravillas cuando la primavera ilumina los ojos de una mujer; de cómo se enciende el corazón al sentirse enamorado y del aliento de una boca que busca el deseo. Le hablaba noches enteras de las maravillas que enciende el corazón de una mujer cuando en su plenitud, amamanta al hijo recién nacido y de cómo lo proteje hasta con su vida...

Pero ahora el hombre más solo del mundo, vaga por el desierto errante de todo; curtido en el peor de los días y hambriento de todo menos de sueños. El hombre más solo del mundo jamás se vendió a nadie ni robó un corazón. No entiende casi de nada mas que de sus huellas y el rumbo a ninguna parte. Solo, siempre solo, sin una identidad hasta que el fin de los días lo encuentre desmayado y hambriento; con un corazón puro que nunca jamás, pudo conocer el corazón de la vida que mueve el mundo, el corazón, de una mujer...

Buscador.




La vida se asoma
en pinturas abiertas
...y la mirada,
se viste de primavera.




En el momento de nacer
una flor se abre...

Ni antes ni después.

Sólo la sensación
de cómo nace al amor...

Ni antes ni después.





Al dolor del amor
palomas vuelan
siempre a desbandada
cual hoja de otoño

Dolor por querer,
amor por amar...





De remolino en remolino
mi corazón se deshoja.
Aquí es primavera
tardío es mi otoño...
Cada hoja, cada lágrima
cada verso, un anhelo
...y en cada pérdida,
la muerte...
De remolino en remolino
mi corazón se deshoja .



lunes, 20 de marzo de 2017

Bebe de tu sed




Las personas muchas veces andamos perdidas. Intentamos hacer cábalas de muchas cosas que pensamos sobre todo y también sobre nosotros mismos. Mostramos nuestra mesura a la hora de explicarnos pues con buén atino,  se intenta nuestra razón de ser...Cuántos pensamientos rondan con su verdad buscando la verdad de nuestro corazón...

No hace falta decir que me fascina cada entrada de un blog escrita con el mayor amor de los amores; con la sinceridad que agradece también el corazón de quién la escribe. Leo y a veces releo cosas que me hubira gustado escribir. Agradezco vuestros comentarios y correos que recibo porque alguna gente se interesa por mi o también se enfada. De pais en pais no tenemos pasaporte y de corazón en corazón, muchas veces nos sentimos indentificados.

Nuestra vida rutinaria está cargada de hechos y de pensamientos. Cada persona arrastra tras de sí lo bueno que tiene y lo malo. A veces,  los errores nos visitan porque quieren rendir cuentas con nuestro corazón; nos persiguen y acechan en la conciencia porque muchas veces huímos de esa nuestra  sombra que además de sombra, es negra...Una y otra vez repetida nuestro pasado nos necesita y huímos porque nuestro pecado es demasiado grande para digerirlo; flota en nuestra conciencia y herimos al corazón de un disparo pero, intentamos taparlo.

He pasado unos días dando cara a mi corazón; haciéndole frente que no es una guerra sino, la paz de mi conciencia. He crecido unos centímetros más y hasta tengo más peso. Asimilar todo lo sucedido es cosa de un segundo hasta que encontré esta llave que abre la ventana de la indulgencia. Jamás huyan de ustedes mismos ya sea de hechos o pensamientos porque pueden pesar mucho a la larga.


Me encanta Radio Futura. Os dejo una canción.








lunes, 13 de marzo de 2017



Siento un vacío
lleno de polvo
lleno de nada...

No es soledad
tampoco silencio


Es la ausencia