miércoles, 24 de agosto de 2016

Metamorfosis



Sus brazos se transformaron en ramas y los dedos en la prolongacion de estas. La lengua en una hoja y la mirada en fruto...Solo podía pensar; pensar cientos de años según viviría en ese árbol y tanto pensó, que se hizo conocedor al cobijo de aquel árbol. La soledad no existía y su corazón, como una coraza invencible, se abría al pensar más sabio de todos los sabios...Lo visitaban los animales y los pastores, los tiempos de bonanza y de sequía; vivía y vivía convertido en árbol tan fuerte como sus raices...

Pasaban los años y las estaciones con miles de nidos entre sus ramas hasta que de pronto, un verano lo convirtió en ceniza un pirómano del lugar...Toda materia vegetal desapareció y el, desnudo convertido en hombre, en medio de la nada, sin nada que comer, murió desolado en un paraje que le daba libertad de movimientos pero, indefenso cual viejo centenario. En la grandeza de su pensar, estaba la indefensión y la nada que la vejez que se ofrece a la tierra que lo vió nacer...



Estoy enfermo








Pensaba en nada particular
Divagaba en tierra yerma...
Buscaba sustancia y
encontraba lo insípido
Quería
Necesitaba
Ansiaba
Requería
Desesperaba
Daba vueltas y mas vueltas
Intentaba inventar,
salirme de la rutina
...y al final,
apareces tú...

lunes, 22 de agosto de 2016

Bálsamo inalcanzable






El alivio es bálsamo que llega a un puerto de mar...Soy un desconocido cuando afloran las lágrimas y es entonces cuando soy yo en realidad...La profundidad me llama muchas veces; demasiadas...Persigo tal hondura que de su alivio me da vida pero, esta conciencia no alcanza a esa lágrima furtiva...Se desliza por el recuerdo como son los pensamientos en el vivir...



Cuando el corazón se conmueve,
nace de la profundidad
inunda nuestra conciencia
y de los ojos,
nace una lágrima
siempre,
para calmarnos...


 El germen de una semilla, de una poesía, multiplica miles de pensares condolientes. Cuando una persona aprecia la labor y la enseñanza; el arte de todo lo que fue su vida y, la profundidad del sentir, la muerte carece de significado. La muerte en sí amiga mía, carece de valor... la agonía, la enfermedad, el mal vivir perpetuo del espíritu, es más traicionero que la muerte.

La muerte es un cordón umbilical sin rostro ni tacto y es mas, es una fiesta que deberíamos celebrar pues detrás está Dios...No olvides a tu corazón por ser como eres; te lo habran dicho muchas veces por ser mujer de luz donde aquí en la distancia, Lejano y solo te sigue con el corazón más sincero, por venir en un pasado del dolor.








viernes, 19 de agosto de 2016



Cómo podría olvidar si
el olvido no existe.
Si los sueños y la vigilia
la ausencia y la muerte,
viven por mas que no se quiera.
Cómo no podría existir
si
vivo en tí...



Ella en un baile de sombras




Como la brisa te me escapas; te rozas en mi piel eternamente viajera, como los besos que se dan en menos de tres segundos y se adhieren cual alfileres que me pinchaban en los remiendos de mi madre...Aquella realidad de inocencia, es tan elástica que va desde mi juventud hasta esta estación de tren en que veo a dos jovenes que se dan un beso de despedida y en esa despedida, apareces tú.

Es dulce la nostalgia colmada de coincidencias. La gente pasa en direcciónes lejanas; con maletas llenas de tantas cosas como acertijos son los del corazón. Y en esta estación de tren he visto infinidad de despedidas y de encuentros; de soledades bién avenidas cuando las busco para mis adentros y un pañuelo, juega con el viento en medio de una película en blanco y negro...

Aquel tiempo jamás volverá. Me siento perdido en esta estación de Córdoba con una existencia que se hace poca cosa en lo tremendo que es el recuerdo. Miles de pasos perdidos buscan andenes de rapidísimos AVE que portan sueños por caminos viciados de viajeros y yo, en medio de la nada, sentado en un banco de estación, te vuelvo a ver...Caminas con el móvil en tu oido; ausente de mi realidad y yo de la tuya, cercana sin verme en tu pasado y yo, casi te saludo si no fuera que un tipo te toma del talle en un beso de carmín; como aquella película en blanco y negro de labios rojos para la ocasión, donde una lágrima de despedida, moja un pañuelo de papel que se lleva el viento...




Como tu






Hay algo que te llama.
Quizá por miedo
no te dejas llevar.
Ese algo es inmenso
ES TU CORAZON...



jueves, 18 de agosto de 2016



Quizá en tu vida
Quizá en la mia
Halla algo que demoler...
Pero más abajo hay raices
Raices que lo soportan todo

...y de la raiz,
nace la vida.