domingo, 25 de septiembre de 2016

Silencio necesario



A veces el sentimiento es un largo silencio. La sangre parece que es más densa y la mirada de nuestros ojos afinan donde no ven nada alrededor  y entonces, aparece la sinceridad particular de mi propia compañía; de mi corazón...

Demasiadas palabras fluyen sin apenas pensarlas envueltas en un rio de imagenes, sentimientos y recuerdos pues hasta el silencio de mi corazón habla y habla y yo, escribo y escribo; como buscándome en un origen oscuro ( quizá olvidado ) en hallar esa luz necesaria de este Buscador...

Es agradable un sentir íntimo sin lágrima en los ojos. De un golpe el corazón se exprime por buscar la verdad y entonces, todo el mundo gira a mi alrededor como si no pasara nada; ausente como es ausente de otros corazones que miran a su interior y que muchos de ellos, pasarán al anonimato conociendo la genialidad de su corazón...

Es corriente que la mejor obra de arte pase desapercibida. Alguien en un momento determinado tuvo una solución maravillosa y lo mismo que vino, desapareció...Nuestro corazón es una asignatura para con nosotros mismos y más difícil aun, que nos conozcan. Imagínense el corazón de las demás personas con todas sus razas y culturas; con sus defectos y virtudes, sus mejores momentos y los peores...Se necesitaría lo no contable para entrar en su corazón y comprender lo que no comprendemos del nuestro...

La vida pasa atropellando a todo ser vivo de corrido y es así muchas veces nuestro pensar. No descansamos ni sabemos descansar. Se vive en un continuo stress hasta que explotamos porque el corazón nos dice ¡¡ya basta!! y entonces el silencio, se hace con nosotros...






jueves, 22 de septiembre de 2016

Santiago Expósito




Santiago tiene sensibilidad sin conocer el significado ni qué significa. Su mundo está limitado a lo que le enseñan pues, por ser niño, no lo educaron para el amor ni tantas cosas que enriquecen el alma de las personas porque el, también es persona...

Tiene miedos sin saber que son miedos...angustias de su madre y su padrastro cuando se enfurecen pues le pegan cuando beben de ese licor tan malo. Santiago desconoce el mundo porque nadie le enseñó el mar ni el rio, la belleza de la música o la mano sincera sin pegarle ni regañarle. Los niños le acusaban de tener madre prostituta y el se enfrentaba con ellos como un animal preguntándose si era cierto pues, su madre no tenía un aspecto tan feo...

Con ocho años fumaba porque le decían que era bueno para el corazón pero el se ponía la mano en el pecho y latía bién, cuando no latía era por fumar mas si se lo decían los amigos, sería bueno. Odiaba el cinto de su padrastro para que se hiciera un hombre y odiaba a su madre cuando lo besaba de aquella manera con respiración entecortada. Santiago no sabía nada de este mundo ni de el mismo. Le costaba comprender cosas que su amiguitos ya sabían pues poco a poco se fue marginando de la sociedad hasta que desde muy pequeño, quedó completamente solo...

Santiago en sus sueños tenía miles de amigos. Uno se llamaba número que lo enseñaba a sumar sin enseñarlo, tenía otro que se llamaba fidelidad y nunca lo dejaba, otro que se llamaba amor y no dejaba de darle besos y hasta una amiga a la que protegía porque vivía en las mismas circunstancias que el...

Su padrastro lo obligaba muchas veces a hacer cosas que no eran correctas pero su madre le mandaba también hacerlas...Comprendía que su madre le decía que debía de ser fuerte para pelear por su casa y no arrinconarse; mandar como lo hacen los hombres de pelo en pecho pues ya era mayor.

Tuvo inquietudes por saber qué era el mundo pues en un bar vió la televisión con unos autos fabulosos y hasta comoció al hombre que vivía en el espacio dando vueltas a la tierra. Jamás como en televisión vio cómo se besaban los novios en una casa que estaba limpia de botellas de licor y de hombres que dormian con su madre cada noche distinta...

Santiago tenía tantos sueños que un día se rompieron. Con 17 años ya era alcoholico y fumaba esa marihuana que decían buena para el corazón. Su madre estaba enferma y muchos la intimidaban porque les provocó la misma enfermedad...Santiago pasaba coca a los niños y les decía que era buena para el corazón y hasta se acostaba con chicas por costearlas en una noche de ensueños...

El día menos pensado, Santiago se vió a sus 17 años con una hemiplegia. El lado derecho se le paralizó y no podía moverlo; tampoco hablaba y su padrastro lo volvió a moler a palos porque decía que aquello era castido del divino...

De esta manera, Santiago fue a parar a los hermanos de San Juan de Dios para cuidarlo hasta que la embolia se repitió y un Angel, lo envolvió en un halo de santidad para llevarselo donde se merecía desde el día en que nació...



lunes, 19 de septiembre de 2016



23:37. El silencio cala mi mirada en espera. Profundas en la nada, fluyen palabras sin voz delante de un teclado sin aliento...Lejanos son los pasos detrás de mi ventana buscando su hogar; con miradas puestas al suelo que se levantan cuando se cruzan con alguien para decirse adios.

La noche va rumiando sueños venideros en alcobas; donde las parejas y las soledades se desnudan sin decirse nada que sea más allá que un reproche o un buenas noches...Mientras mi pueblo entra en la soledad de los gatos y los basureros; los borrachos de última hora o algún infeliz que va a trabajar en horas de Luna.

El peso de la existencia se posa en las antenas de los tejados y los mochuelos marcan sus territorios. Algún vecino ya ronca con una mujer que no lo aguanta y se va a otra cama. Alguien que está sordo, sube el volumen de la TV para decirnos a todos que tiempo va a hacer mañana... Algún perro ahulla a la Luna como si anunciara una desgracia venidera y según dicen, los perros no se equivocan de la rabia de la naturaleza o del destino.

Poco a poco tan sólo se escucha mi teclado y poco más. El vecino sordo apagó el televisor, el roncar del vecino lo enmudece la ventana cerrada, al perro lo callaron y los mochuelos se fueron a otros tejados...Mi respiración es tranquila y mi mirada cansada asi que, a las 0:00, me voy a dormir...

Buenas noches a todos.



sábado, 17 de septiembre de 2016

La raiz de la flor de Loto




En el pais de los descuidos nació Juan sin rostro. Conocía a cada habitante de su pueblo pero nunca jamás vió su rostro. La gente le explicaba como era su faz mas, nadie le provocaba en su imaginación un rostro definido...En aquel mundo, nadie nunca jamás tuvo conocimiento de su fisonomía pues, los espejos no se inventaron.

Se enamoraba de chicas que para el eran preciosas pero algunas le decían que no era su tipo o otras que era bién parecido y nada mas. A Juan todo el mundo le parecía bello, todo el mundo menos el...Tenía complejo de belleza y hasta de inferioridad porque existían chicos que sin duda lo superarían además de bellos, en inteligentes...

Pasaban los años y Juan sufría por conocer su rostro. Algún amigo le comentó que vió a algún tipo que se parecía a el en alguna ciudad lejana pero imposible localizarlo. En su país todo el mundo tenía un rostro al que su propietario la traía sin cuidado. Juan se exploraba con el tacto cada rincón de su cara, cada cicatriz, sus orejas y su nariz, su barbilla sus mofletes sus labios pero, no le bastaba para saber quién era en realidad...En su país no había ningún objeto que reflejara la cara de la gente como una madición que a toda la gente no le importaba.

Pasaban los años y según tenía comprobado la gente poco a poco cambiaba su rostro a lo largo de la vida. Su sueño era conocerse y el destino, morir en el anonimato personal. Sus padres lo llevaban a psicólogos pues su caso era además de complicado, especial. Las consultas eran largas y estaban empeñados en hacerle cambiar de aptitud pues se preocupaban por perder la cabeza...

Un día llegaron a su pueblo unos gitanos ambulantes para mostrar las novedades de la ciencia y entre ellas como novedad, traido del lejano oriente, un espejo para conocerse el rostro. Todo el mundo hacía cola para ver su cara por tan sólo tres centimos. Algunos salian satisfechos y otros lloraban por reconocerse feos. Juan no perdíó la oportunidad de conocerse. Se afeitó, se lavó la cara, se perfumó y ya solo le faltaba un ramo de flores para ofrecerse a el mismo...

Por fín le tocó su turno. Estaba nervioso e inquieto. Entró en la tienda donde todo estaba a oscuras y una voz le dijo:

- Amigo extraño, no piense que su vida cambiará después de tener el gusto de conocerse pues antes de la cara, está el rostro del corazón. Sea cual fuere su fisonomía ha de tener en cuenta que lo bello está en el corazón...Las flores de Loto son caducas y su raiz a pesar de ser fangosa, perdurará en el tiempo. Usted decide si es importante que se vea el rostro.

...y Juán, comprendiendo el mensaje, supo que tenía olvidado el corazón y dijo:

- Todo lo tiré por la borda a cambio de una imagen y ahora tengo la oportunidad de alcanzar mi sueño pero, me iré con mis seres queridos porque sufren por mí. Así pues, en mi corazón estoy hasta que deje este mundo y por la gracia de Dios, así seré.

De esta manera, cada cual de su pueblo conoció su rostro menos Juan. Se inventaron cremas y cirujía plástica debido al espejo de los gitanos y Juan sumido en si vida interior, fué feliz...





En imaginar mi imagen
me recreo con pasados.
A veces visito mi niñez
cuando en el peso de mi persona,
juego al encuentro...



miércoles, 14 de septiembre de 2016

Se equivocó el río








Pobre de mi alma
que desvaría.
Equivocado, cambié mi rumbo
hasta que de tí
floreció la poesía
por venir del amor.

Quiero tornar al cauce,
darme en mi sentir a
lagrimas y arroyuelos,
deseos y sed del caminar perdido...

Soy río de corazón
que por equivocarme,
me pierdo en otros cauces
y mas lejos,
no podré llegar al mar...


Esta poesía se la dedico a Ambar.
Buscador.




domingo, 11 de septiembre de 2016

Colaboración al blog de ibso




Soy buscador de sueños que se hacen realidad. Esos sueños son realidades de cuyo significado, el hombre no podría vivir sin conocerlo...He llegado hasta aquí atravesando el océano para buscar lo que perdí en mi querida tierra. En esta tierra árida, plena de sed y de hambre, he encontrado este fruto de la naturaleza que fué cultivado por el amor. Con sudor en mi frente cansada tomo mi aliento que se perfuma de recuerdos y alza la mirada hacia el cielo donde perdí a mi amor...

Me pregunto sobre los sinsabores de la belleza; cuanta gente busca en sus adentros el secreto que vuela como el perfume de estas flores. Llevo en mi cantimplora anís Machaquito de mi tierra que me calma del desaliento y pone el alma en su sitio...pero el dolor sigue y sigue, me persigue con las leguas andadas en esos caminos de Dios buscándome o huyendo; por miedo a mi pérdida o mendigando un corazón como el de mi amor...

Tenía la felicidad al alcance en sus labios. Me sentía colmado y pleno de vida cuando hacíamos el amor cuando por aquellas noches de verano, las lágrimas de San Lorenzo iluminaban el campo y el cielo envuelto perfúmenes de Jazmines y Damas de Noche; Albahaca y Hierba Buena...Pero mi boca esta seca en la hebriedad de este anís de Rute que tantas penas me quita. Busco un significado a todo lo que sentí en el pasado y por Diós que ahora en este campo de tierra extraña no lo encuentro. Arañando en peleas por todo Mexico fuí un loco Español que bebía Anis Machaquito donde había Tequila...Su recuerdo me atormentaba en la imaginación y hasta despertaba en medio de un callejón abrazado a la nada más absoluta...

Esta mujer que Dios la bendigue, me ha secado el sudor y las lágrimas. El desierto ha poblado nuestros rostros ya viejos en vivir pero, ella con todo el tacto del mundo me preguntó que qué era lo que persigo porqué si, de esta manera, perderé la vida...La miro con ojos de anis Rute, perfume de sus flores y polvo del camino y le digo:
- Sé lo que es el amor y lo he sentido profundamente. He amado hasta perder el juicio pero aún así, no encuentro a mi corazón. Cuando ella murió, yo también fallecí y he vagado por este mundo hasta conocer en mi algo tan simple como lo que sentí por ella. He conocido a la peor gente y los peores antros pero, no he conocido a mi corazón que parece inerte por causas extrañas...

- Aquella anciana me abrazó y un escalofrío me recorrió el cuerpo dicendome con toda ternura: Todo lo que sentiste y parece que has olvidado sin olvidarlo, se llama PUREZA...


 https://caminoautopia.blogspot.com.es/