miércoles, 5 de septiembre de 2018



Desde hace un tiempo estoy pensando en dar una tregua a mi vida cotidiana y salir un poco de la rutina.  No se cuanto me ausentaré del blog pero hace mucho tiempo que no cojo vacaciones. A lo mejor me arrepiento en mis planes pero como a ustedes mismos les puede pasar, es necesario tomar otros aires para desconectar. A veces mi trabajo requiere mucho tiempo, quizá demasiado.  Necesito salir de la rutina y hacer cosas que yenía previstas y que se aplazan pero de hoy, no pasa. Estoy seguro que a la vuelta llegaré con las pilas cargadas. Tomaré de nuevo las cosas que tenía olvidadas y os aseguro que las disfrutare....No tengo mas que decir. En el caso de que vuelva al blog atenderé los comentarios pendientes. Nunca me olvido de vosotros porque dais el corazón sin conocer el rostro que oculta cada blog.

Sinceramente gracias
Buscador



martes, 4 de septiembre de 2018

La delicadeza del sentir



Cuando una persona tiene constancia de sus sentimientos, sabe que los demás sean de la raza que sean, son diferentes pero iguales en el sentir. La maravilla del ser humano está en el hecho de conquistar su propio corazón para comprender el de los demás de una forma, que nos hace humildes y hermanos para vivir en armonía. En mi profundidad de verdad vemos nuestra imagen reflejada para aceptarnos en los defectos y amarnos en nuestras virtudes pero ¡ojo!, tu propio amor debe de ser sincero que poco a poco irá creciendo conforme vas creciendo. No seas una belleza que lo tiene todo creido ni te desprecies en lo contrario. Ámate valorando la vida que te rodea, lo que haces, lo que sientes, las personas que te quieren y tu familia. Ya se que para algunas personas le resultará imposible pero, la magia del amor es infinita y yo no puedo ayudar mas que dar testimonio de lo que ahora siento. Cuando leemos un escrito que nos llena el corazón, tenemos el sentimiento de la felicidad por venir de nuestro interior. Cuando escribimos desde el corazón ese sentimiento es solo nuestro de nuestra naturaleza, fuente de vida y de amor...Pero pasado un momento mas o menos largo, ese sentimiento parece que desaparece...Me queda mucho que caminar amiga. Mi horizonte es lejano y hermoso pero ese sentimiento que ahora comparto contigo, si no te miento, me dura todo el día y toda la noche. ¿Cómo lo he hecho? pues no lo se pero llevo años que me acompaña y yo, me esfuerzo por ser mejor persona.

Un beso.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Testimonio



Hay momentos en que una persona cambia la estela de su camino. Naturalmente nunca podrá borrar su pasado ni lo que hizo pero eso, no es importante. Las huellas de nuestro pasado también están en la gente que nos conoce o de alguna manera tuvieron que ver con nosotros; todo es un entramado. Los hechos, los pensamientos, lo aprendido, lo que nos dieron o lo que vivimos...toda esa estela que forma nuestro pasado se puede hacer nada. Es muy fácil de explicar el por qué cuando una persona toma una determinación sobre algo, toma otro rumbo diferente al que llevaba y con eso, un cambio. El bién y el mal es algo que me atrapa en esta vida mía pero desde mi Fé, creo en las personas sean de la ideología que sean pero con una verdad que sustente sus vidas. Cada uno es consciente de su vida y cómo la lleva....Volviendo a la estela, cuando una persona toma una determinación limpia sobre su vida, es algo maravilloso a lo que no hay que temer sea cual sea esa determinación porque no le hará mal a nadie. Nunca habra pasado en esa estela que te quite el sueño porque estarás por encima de ese pasado....Las personas tienen que estar en una confianza consigo mismas y defender su forma de pensar libre para darse a los demás.


domingo, 2 de septiembre de 2018

GAJES DEL OFICIO DEL PIE IZQUIERDO







.!!!Dejadme en paz!!!
...y que la noche alivie mis sentidos.
-GORAN SOCOWICH-



 Noche fría en Madrid. Calefacción al máximo y tripas rugiendo. Dos hombres me levantan al unísono la mano. Detengo el coche y compruebo que son dos extranjeros hablándome en una mezcolanza de alemán, inglés y algo de español. No los entiendo. Suben al taxi y en un nuevo conflicto de idiomas parecido a la torre de Babel, me piden que los lleve a su hotel.
 Apenas comenzada la carrera, se encienden en mi cabeza las luces de alarma .Aguanto lo indecible pero quedo resignado e impotente, al dejar escapar irremisiblemente un pedo.
Sale como los gases silenciosos de un volcán y con una temperatura, que deja en ridículo a la calefacción del coche. Me temo lo peor. La flama sube con la velocidad del aire caliente y cuando la olfateo me digo:¿Pero esto puede ser mío? . Mi cara enrojece como el semáforo donde estoy parado. Bajo un poco las ventanillas y el aire exterior se encarga de expandir aquel olor por todo el habitáculo.
Los dos extranjeros se miran en un principio con ojos interrogantes y pasado un instante, con ojos afirmativos. Las expresiones de sus rostros gesticulan, hablan entre ellos y este conductor agradece no entenderlos. Son momentos delicados. Uno piensa en todo, desde abandonar el coche y salir corriendo avergonzado, hasta retroceder en el tiempo para cambiar el futuro. Mis labios nerviosos intentan despegarse de la boca y decir: ¨Sorry...I´m sorry¨, pero permanezco en un silencio angustioso… tanto, que me distrae de la conducción. Cuando los ánimos parecen que se han calmado, me viene otro apretón de tripa. Los gases llaman imperativamente a las puertas de la libertad y no sé que postura adoptar. Mi trasero empuja contra el asiento, el puño de mi mano libre se cierra fuertemente como si de esa manera pudiera controlar la evolución de la naturaleza. Le pido a Dios con vehemencia, una segunda oportunidad para que mi dignidad no vuelva a caer por los suelos y mi pensamiento, se acelera hasta quedar bloqueado.
 Miro la fotografía de mi mujer, la de mis hijos, la de San Cristóbal...todas sus miradas cambian el significado de su expresión y yo les digo… que no puedo más.
 En una especie de alucinación aparece la imagen de mi suegra. Me mira con ojos maternales llevando entre sus manos un enorme plato de judías estofadas: Las culpables de mi desgracia. Esos ojos cargados de ternura, esconden el odio de quién se venga a conciencia por viejas rencillas. No,… si ya lo sabía yo.
 En mis años de taxista, siempre me había manejado bien en estas situaciones pero la verdad es que este suplicio no lo aguanta ni un hereje mientras lo torturan .Mi cuerpo empieza a arder, el sudor se hace abundante y un pensamiento cercano al delirio me dice: ¨ Ya de perdidos, al río ¨.
Estudio cuidadosamente y con mucho tacto la forma de quedar por fín aliviado. Mi estrategia es soltarlo poco a poco, a pequeñas ráfagas y cuando pongo en acción mi plan, todo el metano sale más aprisa que el aire comprimido.
Desconcierto total .Éste, a diferencia del primero, lleva música incorporada. Una paz celestial entra por mi cuerpo y mi mente extresados.Mi cara expresa por un momento la candidez de un recién nacido y la tensión de mi cuerpo desaparece. Creo que si mi vida transcurriera con este bienestar, sería el hombre más feliz del mundo. Mientras tanto, uno de los extranjeros ya ha sacado su cabeza por la ventanilla y el otro me pide bajar las delanteras.
 Un aire polar entra por el habitáculo desalojando mi desgracia y purificando el ambiente. El sudor de mi cuerpo se convierte en un carámbano. Me hace temer el peor de los resfriados.
Al final de la calle termina mi odisea. Acelero un poco más y cuando detengo el taxi a las puertas del hotel, no me atrevo a volver la mirada para mis ocupantes. Creo haber recibido un castigo. Los niños, cuando han sido regañados merecidamente y se han desahogado en su lloriqueo, se sienten en paz con el mundo. Así estoy yo. En estos momentos soy un hombre humilde, cargado de bondad y deseándole a los dos extranjeros la mejor de las dichas.
Decido no cobrarles el servicio adivinando la comprensión en los ojos de los dos. Aún así, deciden pagarme por encima de mi insistencia. Nos damos la mano amiga y en mi despedida, les digo con la mano en mi vientre y media sonrisa: RETORTIJONES. Los dos me miran pensativos por aquella expresión y cuando me alejo en busca del taxi, uno de ellos me dice en su acento Alemán: !Adios! !Re-tor-ti-jo-nes!.



sábado, 1 de septiembre de 2018

Del cielo se cayó





 Veloz es quién conoce su verdad ausente de palabra; tan seguro como el viento que silva su melodía y entra en nuestro ser. Veloz y solícita es la paz del caminante que encuentra en otra alma lo que siempre buscó...y duerme en tu pecho con susuros arcáicos nunca jamás escuchados por un hombre. Veloz como el viento de otoño y una gota de rocío en tu mirada que busca y busca la verdad de otra mirada vestida de otoño en el regazo del amor...y fluyes y te deslizas con versos como el amanecer roba los sueños de los enamorados; cuando el ave rapaz busca su presa para sus polluelos; cuando el amor se desliza por tu piel que abandona el sueño y palpa lo real...y así vivimos el día a día mezclando lo onírico con la gota de rocío que se desliza por el cristal de una ventana quizá olvidada a la luz. Cada poesía, cada verso, cada micromomento, todo se derrama al infinito del corazón; allá donde la verdad teje nuestras mentiras no resueltas, donde el amor tiene un calificativo y el beso, es nuestra razón de ser...





martes, 28 de agosto de 2018






El amor tiene muchas vertientes. Quién siente el amor puro dejará esa flor en paz y hasta la cuidará...Pero quién puede vivir sin un beso o una caricia; un tomarte la mano o agarrarte para que no escapes...El amor puro deja libre a todo el mundo pero el amor de pareja necesita una posesión y una exclusividad. Comenzamos a amar de forma inocente y limpia pero después llegan las impurezas como la sospecha, los celos o pedir explicaciones...El amor es algo complejo de manejar. Nos perdemos en un bosque de no saber qué y hasta sufrimos faltos de posesión. Nadie escapa al amor en el laberinto de la vida. Alcanzar nuestro corazón en su profundidad y razón parece que está de manos de unos pocos. Entonces y para entonces dejaremos a esa flor tranquila y si nos regala un beso, mucho mejor.



Silencio

 
 
 
 
 
 
 La gente teme a lo desconocido; a cruzar esa frontera donde silencio y ruido fuera algo lleno de peligros...En silencio me envuelvo a veces con la oración; tomando un baño de paz que de otra manera no, sería posible.

En el silencio está el lenguaje del corazón y no miento cuando digo que a la hora de escribir, prescindo de la palabra, palabra amada por tanta gente. En el silencio está la seguridad y la confianza, tu voz personal y los cimientos que vencen todo aquello que no pudiste eliminar en ti...El silencio está por encima de la enfermedad, de la palabra, de los sentimientos poco claros, de las preocupaciones...el silencio parece un vacío lleno de peligros y es todo al contrario.

Con el silencio se encuentran las verdades. Uno es humilde y se entrega a la verdad; se ofece incondicionalmente engrandeciendo el corazón en la humildad más pequeña. Un sentimiento agradable queda detrás del silencio; una paz que nos llama y nos necesita necesitándola. Cada tarde disfruto de mi silencio en la oración como es mi silencio el que desgrana letra a letra lo que estoy contando. El silencio es una habitación amplia y sin luz; llena de intimidad para la vida cotidiana y arma para el que tiene Fé.

Cruzar la frontera del ruido cotidiano y llegar al silencio, algo que no hace mucho hice y allí me quedé. Mi silencio me acompaña a cada paso del día y ya poco me importa el ruido. Paseo por las calles con ese sentimiento limpio que se llama felicidad por venir de mi silencio. Disfruto de lo simple ausente de la palabra que es solo un instrumento poco claro...El silencio se eleva por encima de mis preocupaciones; respaldado en la seguridad y lo genuino de mi voz....y pasan los días ayudando; cosechando verdades en la gente cercana que en su inocencia, también habla de su silencio. El tiempo se siente a flor de piel como si cada segundo fuera una bendición y al final del día, un descanso y una conciencia tranquila que haber cumplido...