lunes, 27 de enero de 2020

Amapola siempre estuvo ahí






 Tenemos una confidente que es la tristeza. Como una compañera nos sigue a todas partes con pensar profundo. Vemos la vida de otra manera, la vivimos de otra manera. Es compañera de soledades y de desamores, también de la mala suerte o de la enfermedad...Hay personas que están tristes toda la vida y se arreglan como un viejo en una residencia de ancianos o el que vive solo con los años cumplidos porque siempre esperaba lo que nada recibía.

Veo la tristeza en cada mirada y en cada palabra. Algunos se esfuerzan en sonreir y de la sonrisa, tan solo asoma la tristeza. Una depresión afecta a millones de personas. La tristeza se hace socia con la enfermedad y no te deja como el que firma un pacto con el diablo...De la tristeza se aprende mucho en su detenimiento. Se espera un día para ser feliz como quién compra lotería pero pasan los días como los lunes de la semana.

A veces la tristeza es dulce. Como una almohada nos escucha llorar para nuestros adentros o afuera y cuando terminamos sentimos alivio placentero. Quien conoce la tristeza en su peso, conoce muchas cosas del alma. A veces me siento triste estando feliz y eso es bueno porque me acerca a mi verdad.

Mi amiga está triste desde hace tiempo, mucho tiempo. Busca una salida y encuentra otro laberinto. Con pesar en el corazón vuelven a mi memoria dias pasados. Entro en su corazón maltrecho con la sencillez que ella lo muestra preguntándome por qué la vida no hace pasar estos tragos tán malos.

Algún dia habrá una vacuna para la depresión y la locura, nos lo darán todo prefabricado como la televisión cuenta sus mentiras. Pienso en Amapola azul como a otras personas que conozco y rezo para que un día, tan sólo un día, la tristeza nos dé un respiro a todos...


Amapola siempre tuvo un gesto con nosotros y depositaba en sus escritos su alma buscando una solución. No sé si fué por su culpa su depresión debido a qué pero eso no importa. Ella estará siempre en mi corazón y vosotros en el suyo...

 Mi tarde ha sido algo intimo. La he pasado conmigo mismo y me he contado muchas cosas. A veces el sentimiento te lleva a lo profundo y de la profundidad a una emocion. Esta tarde fué apacible e inquieta, tranquila a veces y otras perdida como el reloj que marca su tiempo y nadie ve su hora...







domingo, 26 de enero de 2020

Políticamente incorrecto




Hace tres días me lo comunicaron y llevo dos meses esperando. Nunca maté a nadie. Me acusan por mis ideas políticas e intentar hacer un bién para mi pueblo. Ahora ya nada importa; ni mi nombre...Por las noches se escuchan los gritos más aterradores al fondo de la galería y es que alguien se volvió loco. Me dan de comer pero rechazo la comida infestada de inmundicias. Me he sumido en mi mundo interior y en mis recuerdos, en hablarle a Dios para hacer las paces por mir errores; en reflexionar sumiéndome en largos silencios llenos de frío y de miedo, en hablarle a mi padre muerto y a mi madre, a mi mujer y a mis hijos preocupado en qué les pasará...

Se escuchan pasos perdidos de botas, llaves que suenan en un llavero, palabras lejanas y hasta risas. El oído se afina si van a abrir mi celda, hasta escucho a alfiler que se cae al suelo con un sentimiento de frialdad. La gente grita por las calles porque ya no pueden vivir más así y se oyen disparos, petardos, coches blindados con las sirenas...y todo por mi, según dicen.

La gente se vuelve loca. No saben a qué atenerse o a qué los depara el futuro ya que sólo saben trabajar. El odio, la impotencia, todo es pánico cuando unos cuantos se enfrentan a la fuerzas públicas. A cuantas personas habrán arrebatado la vida protestando a cuantos inocentes. Una tarde salen de casa y los devuelven asesinados cuando la flor de la vida se les escapó en un grito o tirando una piedra...

Ahora estoy solo con mi conciencia. Volver atrás sería de cobardes para decir que estaba equivocado, que no quiero ser más político...que quiero ser más persona. Mi padre me pedía seguir con el negocio familiar pero mi corazón marchaba detrás de la política que con el tiempo uno se dá cuenta de la mierda donde está metido. A cuantos les he tapado sus robos o he hecho favores a sin verguenzas que me han hecho favores. Cuantas veces se me llenaba la boca de promesas en cada discurso lleno de gloria y al final, nada. La soledad, el extravío de mi gente y más injusticias.

Se abre la puerta de la celda y entra un sacerdote. Me tiro a sus pies y llorando le pregunto ¿¡¡Qué he hecho padre!!? ¿¡¡Qué he hecho!!?...





Lo que está perdido, perdido está




Tuvieron una discusión de mil pares de demonios. Ella le arrojó el whisky a la cara y le pidió que la llevara a casa inmediatamente.

Era su cumpleaños y su padre le regaló un anillo de brillantes. Aquello encendió el corazón de la chica pleno de felicidad pero la bebida y otra chica la enfurecieron. Tuvieron otra pelea los tres fuera del Pub y el por ser un caballero, la llevó a su coche para sacarla de allí...

Despertó desnuda en la cama y sin el anillo. Una paranoia acusaba al su amante del robo, otra acusaban a la chica de la disputa. Tenía claro el robo y quién pudiera ser. Ayer estaba borracha y su amigo no tenía dinero ni para invitarla...Le dijo que lo denunciaría si no le devolvía la joya pero él, una y otra vez le decía que no era un ladrón y que la amaba...

Llegó el buén tiempo. Aquel chico comenzó otra relación pero ella seguía amando a aquel ladrón porque nadie como él le hacía el amor. Pasó un año y volvieron los días frío. A ella legustaba aquella chaqueta y se la puso. Se dió cuenta de un descosido en el bolsillo y en el doble fondo, estaba el anillo...

Lo busco en el trabajo, en la calle, en el Pub y allí estaba con otra chica, la chica con la que hace un año, discutió.



jueves, 16 de enero de 2020

El sonido de las nueces






 Fuimos a Marruecos, el país del nunca jamás y los sueños oníricos...Uno se siente musulman cuando al amanecer se escucha llamar para rezar en la mezquita o paseas por callejones llenos de puestos que van a ninguna parte. La comida y sus especias, el té o las vistas del atardecer donde ella y yo nos besábamos como si fuera la primera vez...

Aquel día un exquisito perfume a carne asada nios llevó a un restaurante donde otros turistas se hacían selfies con los camareros. La comida fué abundante y para el postre nos ofrecieron frutos secos o desecados. Nos recomendaron las nueces que según nos contaba el camarero, eran las nueces más selectas y grandes del mundo...Eran baratas y nos pedimos una fuente de nueces con miel; para beber, té rojo.

Era verdad. Las nueces estaban exquisitas mezcladas con miel y los comensales de al lado también pidieron nueces con miel...La cosa es que tuve una urgencia para ir al aseo y para ir al aseo había que pasar delante de la cocina. Mi sorpresa fué mayúscula cuando un viejo casi desdentado abría nueces con la boca...





domingo, 12 de enero de 2020

Una danza sensual y embriagadora

 


Era nuevo en el lugar. Después de mi trabajo como contable para una empresa, me sorprendió la noche y las ganas de comer. A veces el estrés me pide una relajación y no se por qué, también tengo ganas de sexo.

Mi empresa me procuró una especie de apartamento con vistas al mar, con restaurante y aislado de todo ruido. Dejo mi equipaje y me registro para pasar la noche...Es una noche abierta de mayo. El mar tenía su sabor, los jardines del recinto estaban en aromas embriagadores y el restaurante abrió mis papilas gustativas. Quería más que nada tomarme unas copas antes de comer. Mi empresa me procuró un magnífico lugar y telefonee a mi esposa para contarle donde estaba.

El salón era acogedor. No había mucha gente y un pianista tocaba piezas de Bill Evans...Tomé asiento en la barra. Un whisky con 7up me relajó y la verdad es que el pianista era muy bueno. Tomé dos whiskys más hasta que apareció ella. Sumida en sus pensamientos pasó delante de mi como ausente. Hablaba con su marido y sus hijos siempre ordenando y contando el día que terminaba...Llevaba un sombrero, una falda hasta la rodilla y unos labios que invitaban besarlos. De pecho estaba sobrada y de trasero lo mismo. Sería por los efluvios del alcohol que no le quitaba la vista de encima hasta que ella, por cosas del azar, reparó en mí. Yo la saludé con la copa en la mano y ella con una sonrisa...

Tomé un asiento cerca y en el menú ofrecía comida del lugar. Ella tenía la carta para elegir. De vez en cuando su mirada sobresalía por encima como espiándome hasta que nuestros ojos se encontraron: los dos sonreímos.

Ella se pidió pato al horno y yo una chuleta de venado. Para beber, los dos agua. La carne de venado estaba dura y el cuchillo chirriaba con el plato hastas ponerme rojo y ella volvió a sonreir. Cuando pude tomar un trozo, le levante la mano mostrando el tenedor como si fuera un trofeo y ella sonrió...En el postre tomamos helado de pistacho y yo hacía una representación de no poder pinchar el helado como me pasó con la carne y ella sonreía como quién ve a un payaso.

Se levantó para ir al sevicio y yo pedí al camarero una cafetera para invitarla en su mesa. Ella regresó y yo me levanté con una mancha de salsa de venado en la camisa y la cafetera con dos tazas...

Ella era americana, de Houston y yo de Córdoba. Hablamos de la vida, de nuestro trabajo, de la familia, de los lejos que estábamos de casa y también cómo no, nos hablamos con la mirada...Los labios le temblaban en la taza de café y yo sabía que le gustaba. Pedi otros dos helados de franbuesa pero ella prefería un whisky porque al igual que a mí le relajaba...

Ya eran las 3 de la madrugada y yo ya estaba sentado a su lado. El pianista hacía una hora que se despidió y pedí al metre dejarme tocar el piano. Ella se sorprendió cuando me escucho tocar de la forma más dulce un tema de Bill Evans. Se echó anonadada casi encima del piano y sus pechos eran dos globos en ebullición...nos besamos, nos tocamos y el barman se fué sin decir nada. Su boca tenía sabor a hembra en celo. Nos fuimos a mi habitación y cuando desperté, ella ya no estaba...



sábado, 11 de enero de 2020

Luna





 
Blanca y llena te me adentras en soledad; cuando abres tu oído a este corazón conocido que te busca; cuando aun espero la respuesta de tu silencio...Alzo pues mi palabra en oración hacia la profundidad  de tu blancura; como el ser que espera una respuesta después de una larga travesía. A veces la incertidumbre de no saber qué pasará urge en deseos o conjuros y la oscuridad de esta mi noche, te habla de pesares en el reflejo de tu redondez... Me detengo pues en mis silencios y ahora vuelo de aquí para allá como una estrella fugaz que converge; ahondando sin decir nada en mi sentir... y tú, siempre tú silenciosa y yo, esperando una respuesta cuando la mujer que espero, vuelve su mirada a tu espejo tantas veces buscado. Quizá sienta ahora lo mismo qué sé yo....pero es tán difícil que quizá la solución sea mas simple, mucho mas simple de lo que creo...



jueves, 9 de enero de 2020

A mi corazón pongo por testigo





 A veces y muy de vez en cuando tenemos experiencias desastrosas. El abanico de sucesos es muy variado y por infinitas causas ya sean amorosas o de otra índole. Recuerdo a Escarlata Ó Hara cuando pone a Dios por testigo que nunca jamás pasará hambre y esa solidez con fuerza y firmeza, devanea el cuello a una persona que intente llevarle la contraria.

Estoy seguro de que todos tenemos en nuestro corazón una Escarlata por haber vivido experiencias nada agradables. Nuestro conjuro y la pretensión de evitar lo peor, hace que caminemos en tierra de nadie si hace falta para no vivir tamaño dolor...

Las personas somos así cuando enflilamos un asunto engorroso y ya nos quieran quitar la vida que la defendemos por aquel conjuro que clama al cielo...Ayer tuve un sueño de mi pasado y de aquel suceso, nace la roca, el acero o el cemento de ser quien soy ahora. Me podrán timar en otro asunto pero de aquellas cosquillas, tengo la guillotina preparada y afilada...