miércoles, 29 de enero de 2014

Cuéntame otra vez


Mucha gente fallecida vive en mi después de los años; son historias de mis padres y mis abuelos, de gentes que conozco por su pasado lejano. Guardo imágenes no vividas pero sí sentidas que vuelan en mi imaginación. Por entonces y por ahora han sucedido sin cesar esos recuerdos de los habitantes de mi pueblo. Rute fue cuna de miles de historias y de anécdotas con personajes muy peculiares. Esas voces de mi pasado, se dan la mano con otras historias de otras gentes que enlazan con otras tierras lejanas. Si la memoria nos faltara, qué sería del mundo sin esos recuerdos...qué sería de nuestra identidad...


1 comentario:

Amando García Nuño dijo...

No sé, a veces sospecho que la verdadera identidad consiste en despojarse de todos esos intrusos, esos recuerdos que nos habitan. Cualquiera sabe...
Salud-os