sábado, 28 de noviembre de 2015

Tu ausencia



En un mar
de desconsuelos
se llena mi soledad...
El corazón me reclama
donde no hay nada,
solo la angustia
del mar bravío
y yo, pobre de mí,
navego sin timón
desnudo de corazón...


4 comentarios:

BEATRIZ dijo...

Desnudo de corazón pero revestido del mar qué late de aquí y en la distancia.

Gracias por tus generosos comentarios, siempre me transportan a tu tiempo y espacio, por lo menos virtualmente.

Saludos.

Marina Fligueira dijo...

Haber Hombre de Dios, a vestir ese corazón de riquezas de sabiduría y humanidad, pues un corazón desnudo es como un rosal sin rosas.
Así que venga, echa un poco de sal y pimienta a ese nada, y a fuera la angustia.
Creo que eres una persona muy sensible y eso es bueno, pero hay que vivir!!!!!

Ha sido un placer pasar a leerte.
Un abrazo, mi gratitud y mi estima.
Feliz semana.

Amapola Azzul dijo...

Precioso poema, es muy bonito¡

Besos.

maduixeta dijo...

Dicen que tras la tempestad llega la calma y tras la noche más oscura llega la luz del día y nos inunda.
Tras la aussencia llegará la presencia.

una lluvia de besos