domingo, 12 de enero de 2020

Una danza sensual y embriagadora

 


Era nuevo en el lugar. Después de mi trabajo como contable para una empresa, me sorprendió la noche y las ganas de comer. A veces el estrés me pide una relajación y no se por qué, también tengo ganas de sexo.

Mi empresa me procuró una especie de apartamento con vistas al mar, con restaurante y aislado de todo ruido. Dejo mi equipaje y me registro para pasar la noche...Es una noche abierta de mayo. El mar tenía su sabor, los jardines del recinto estaban en aromas embriagadores y el restaurante abrió mis papilas gustativas. Quería más que nada tomarme unas copas antes de comer. Mi empresa me procuró un magnífico lugar y telefonee a mi esposa para contarle donde estaba.

El salón era acogedor. No había mucha gente y un pianista tocaba piezas de Bill Evans...Tomé asiento en la barra. Un whisky con 7up me relajó y la verdad es que el pianista era muy bueno. Tomé dos whiskys más hasta que apareció ella. Sumida en sus pensamientos pasó delante de mi como ausente. Hablaba con su marido y sus hijos siempre ordenando y contando el día que terminaba...Llevaba un sombrero, una falda hasta la rodilla y unos labios que invitaban besarlos. De pecho estaba sobrada y de trasero lo mismo. Sería por los efluvios del alcohol que no le quitaba la vista de encima hasta que ella, por cosas del azar, reparó en mí. Yo la saludé con la copa en la mano y ella con una sonrisa...

Tomé un asiento cerca y en el menú ofrecía comida del lugar. Ella tenía la carta para elegir. De vez en cuando su mirada sobresalía por encima como espiándome hasta que nuestros ojos se encontraron: los dos sonreímos.

Ella se pidió pato al horno y yo una chuleta de venado. Para beber, los dos agua. La carne de venado estaba dura y el cuchillo chirriaba con el plato hastas ponerme rojo y ella volvió a sonreir. Cuando pude tomar un trozo, le levante la mano mostrando el tenedor como si fuera un trofeo y ella sonrió...En el postre tomamos helado de pistacho y yo hacía una representación de no poder pinchar el helado como me pasó con la carne y ella sonreía como quién ve a un payaso.

Se levantó para ir al sevicio y yo pedí al camarero una cafetera para invitarla en su mesa. Ella regresó y yo me levanté con una mancha de salsa de venado en la camisa y la cafetera con dos tazas...

Ella era americana, de Houston y yo de Córdoba. Hablamos de la vida, de nuestro trabajo, de la familia, de los lejos que estábamos de casa y también cómo no, nos hablamos con la mirada...Los labios le temblaban en la taza de café y yo sabía que le gustaba. Pedi otros dos helados de franbuesa pero ella prefería un whisky porque al igual que a mí le relajaba...

Ya eran las 3 de la madrugada y yo ya estaba sentado a su lado. El pianista hacía una hora que se despidió y pedí al metre dejarme tocar el piano. Ella se sorprendió cuando me escucho tocar de la forma más dulce un tema de Bill Evans. Se echó anonadada casi encima del piano y sus pechos eran dos globos en ebullición...nos besamos, nos tocamos y el barman se fué sin decir nada. Su boca tenía sabor a hembra en celo. Nos fuimos a mi habitación y cuando desperté, ella ya no estaba...



11 comentarios:

Tracy dijo...

¿También te la proporcionó tu empresa o lo soñaste? jejeje muy bueno.

Campirela_ dijo...

Vuelvo a decirte que es un buen texto donde no es extraño esa situación ..creo que se dan mucho más de lo que pensamos ..los viajes y la soledad hacen que cualquier persona que tengamos a nuestro lado y nos de esa dosis de cariño nos abramos a ella o él ..Un fuerte abrazo y feliz noche.

JLO dijo...

Pero... su familia desaparecio? Ja...

Buen y sugerente relato master

Sandra Figueroa dijo...

Buen texto, cosas asi pasan muchas veces, en los viajes de placer o de negocios pueden suceder, por aca decimos que es una cana al aire, pero aveces dejan bellos recuerdos.... Un placer leerte amigo Buscador. Saludos.

Albada Dos dijo...

Una velada de ensueño, con una protagonista soñada. Muy bueno.

Un abrazo y por las musas y las mujeres que pueden parecerse.

La utopía de Irma dijo...

¡Qué grande el comentario de Tracy! No hay más que decir jajaajaja.

Besines utópicos, Irma.-

RECOMENZAR dijo...

me gusta el final ya que nosotros lo pensamos Realidad un sueño?
no importa seguimos disfrutando

Amapola Azzul dijo...

Una aventura que recordará protagonista.

Besos.

CÉU dijo...

Un texto muy interessante, bién escrito y con mucha imaginação, como siempre.
Fui acompanhando todos tus movimentos y os dela, pero fiquei sem saber se foi realidade ou sueno.
Besos, amigo Buscador!

BOM ANO NUEVO!

Dj...flor. dijo...

Hola Buscador , esto es un bello sueño de verano , sueños sueños son
besos de flor, te deseo una feliz noche.

Meulen dijo...

Bueno, que mejor que un sueño se haga realidad, sin culpas...que es lo que viene para algunos después, malogrando lo vivido...