domingo, 26 de enero de 2020

Lo que está perdido, perdido está




Tuvieron una discusión de mil pares de demonios. Ella le arrojó el whisky a la cara y le pidió que la llevara a casa inmediatamente.

Era su cumpleaños y su padre le regaló un anillo de brillantes. Aquello encendió el corazón de la chica pleno de felicidad pero la bebida y otra chica la enfurecieron. Tuvieron otra pelea los tres fuera del Pub y el por ser un caballero, la llevó a su coche para sacarla de allí...

Despertó desnuda en la cama y sin el anillo. Una paranoia acusaba al su amante del robo, otra acusaban a la chica de la disputa. Tenía claro el robo y quién pudiera ser. Ayer estaba borracha y su amigo no tenía dinero ni para invitarla...Le dijo que lo denunciaría si no le devolvía la joya pero él, una y otra vez le decía que no era un ladrón y que la amaba...

Llegó el buén tiempo. Aquel chico comenzó otra relación pero ella seguía amando a aquel ladrón porque nadie como él le hacía el amor. Pasó un año y volvieron los días frío. A ella legustaba aquella chaqueta y se la puso. Se dió cuenta de un descosido en el bolsillo y en el doble fondo, estaba el anillo...

Lo busco en el trabajo, en la calle, en el Pub y allí estaba con otra chica, la chica con la que hace un año, discutió.



3 comentarios:

Flor. dijo...

Al final encontró el anillo pero el chico estaba con otra
Me a gustado mucho este relato.
Besos de flor.

Albada Dos dijo...

Los hay que además del ladrones, no tienen dignidad. Vaya bolsillo delator.

Un abrazo

Meulen dijo...

Bueno eso es ver con quien te metes...y con esos valores ...todo mal.