jueves, 3 de marzo de 2016

Juez y parte



Mi suspense se prolonga en un vacío. Pienso en el enorme infinito de posibilidades sin saber nada cierto. Mantiene mi atención sin decidir hacer nada y me siento indefenso a algo que condicionará mi vida a partir de ese instante...Sólo mi defensa podría hacer algo quizás laborioso y puede que por algo insignificante.
Nuestra existencia influye en el proceso de deliveración como un engranaje donde yo soy una pieza más; desnudo y frágil a una determinación donde alguien nos da a conocer esa sentencia posiblemente inamovible. Nos defendemos y a la vez somos responsables de aquello que sucederá con nuestra influencia a otras personas que se ven involucradas en su causa y efecto...
Puede ser fantasioso pero es muy corriente que estas cosas de la vida se den aunque casi nunca llegue la sangre al río...



5 comentarios:

Amapola Azzul dijo...

Lo ideal es no sentirse juzgado por nadie.
Lo ideal es sentirse siempre libre sin miradas acusadoras. Un beso.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Siempre hay que tomar una postura, nunca quedarse estático, no somos marionetas, podemos pensar , sentir y decidir.
Mi agradecimiento por tu bello comentario en mi blog. Cierto que cuando nos llegue el momento, nos conoceremos en Dios.
Un gran abrazo Buscador.

recomenzar dijo...

htacias por compartir tus bella letras

Gladys dijo...

Que difícil resulta ser tu propio juez sin ofender o herir al otro.

Saludos amigo feliz fin de semana.

Kasioles dijo...

Siempre lucho por lo que creo justo, no me importa ir contra corriente, soy fiel a mis ideas y trato de que, al defenderme, pueda hacerlo sin herir a otras personas.
Cariños y buen fin de semana.
Kasioles