lunes, 13 de junio de 2022

Cuando el demonio se hace con tus entrañas

 https://1.bp.blogspot.com/-0z4VhAjGs0U/You0lIim2jI/AAAAAAAAURA/gsxa3ESRR2scQ2hBdJNpCUfachnfv6x8wCNcBGAsYHQ/s618/tumblr_70ebc756d44a70f08c711966ddda90d8_3c94d174_540.jpg

 https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/2022/06/convocatoria-un-jueves-un-relato.html

 https://latrastiendadelpecado.blogspot.com/

 


 El padre Santiago termino su liturgia. Estaba cansado y marchó para casa a descansar..."Desde hace un tiempo has perdido la Fé" (se decía). Algo atreyente y dulce, algo malévolo y cruel, lo invitaba en sus sueños que no se dejaban de recordarle a lo largo del día. Se sumía en pensamientos con aire taciturno y buscaba la soledad. Buscó también confesión en otro amigo cura y el amigo le decía una y otra vez que estaba agotado. Cada amanecer, despertaba con los ojos inyectados en sangre. La noche era pasto de los sótanos de la maldad donde él mismo crucificaba a sus fieles en el Altar Mayor para beber de su sangre mientras se foyaba a mujeres traídas por el engaño de lo religioso...Cada despertar de cada día, se prolongaba en la conciencia perdida de aquella pesadilla; como si fuera un sonambulo que carece de voluntad pero que al fín, recobraba la lucidez antes de cometer una atrocidad... 

 

Pasaban los días con la conciencia cada vez más anulada. La mañana se empleaba en cobrar la primera victima por clavarle los dedos en su propia garganta y arrancarle así el gaznate. Pero una vez más, una fuerza mayor lo detenía y entonces, sus rodillas se clavaban en el suelo pidiendo clemencia... 

 

Andaba descuidado y totalmente poseido pasados unos días. Unas veces hablaba en otro idioma o con las palabras del revés. Sus fieles se preguntaban si estaba enfermo pues llevaban días sin verlo...pasaban más días y de su casa salía un hedor nauseabundo. La Policía local entró con la Guardia Civil rompiendo la cerradura y encontraron al padre Santiago atravesado por una estaca en el hueco de la escalera...Todo aquel que fué testigo de aquella escena, bebió de la semilla donde todo comienza por una pesadilla en las noches venideras...El cielo del pueblo se cubrió del rojo de la sangre el día que quedó vivo un niño que con su llanto, buscaba alguien a quién asesinar...

 

 

 

10 comentarios:

Campirela_ dijo...

Tremendo cielo e infierno os has descrito de la mano del padre Santiago, cuando la fe desaparece vienen los fantasmas de la lujuria y perversión. Un abrazo, feliz semana.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Una amenaza que se fue esparciendo, provocando un gran desastre.
Del que queda un peligroso sobreviviente.
Bien logrado el efecto de terror.
Saludos.

Sara O. Durán dijo...

Espeluznante!
Un abrazo.

Albada Dos dijo...

Inquietante sí que es. Muy buena narración

Un abrazo

Susana Moreno dijo...

Terrible historia. Un beso

Mağ ~ Mağade Qamar dijo...

Hola, Buscador.
Primero de todo, muchísimas gracias por sumarte a la convocatoria. Sé que me has dejado el texto en un comentario de mi blog pero he preferido no publicarlo para que todo el mundo venga a comentarte aquí :-) así solo estás pendiente de este lugar que es tu casa.

Segundo, sobre tu texto, decirte que en este caso los demonios vinieron a verle a él en vez de él acercarse al infierno aunque este estaba dentro de él, en su conciencia y en su trastorno disociativo, en su psicopatía, que lo arrastró hasta el más profundo de los abismos en el que, desde luego, no le servía su fe y, mucho menos, su sotana. Esta no le hacía ser mejor.

Un beso enorme.

Mujer de Negro dijo...

Cuando la fe se vulnera y todo el mal se acerca

Me alegro volver a leerte, Buscador

Un abrazo

Gustab dijo...

No se si reír o llorar.... sangriento y poseido. ¡diablos!. Pobre Santiago.

Neogeminis Mónica Frau dijo...

Una cruda historia se terror que te hace helar la sangre! brrrr... Soy flojita para estas historias, sobre todo si las veo i me las cuentan de noche! Jeje. Un abrazo

rodolfo dijo...

el cine, la mitología urbana con sus leyendas han creado en nuestras mentes escenas aterradoras que reviven al click de un interruptor mental. El mal va acompañado de la culpa Un abrazo