domingo, 26 de noviembre de 2017

La magia del sentir



La maravilla me visita de vez en cuando. Amplia como el mundo y sencilla,  tan simple como poderosa en nuestro corazón y del corazón a la conciencia. Frágil en esencia pero con poder de hacernos madurar y ver la vida desde un punto de vista mágico; afianzándome a cada latido de mi corazón para dar Fé en cada segundo de vivir con la plena expansión de mis sentidos...Sin duda nos volvemos artistas ante la humildad que se derrama en esas miradas que Gó pinta; en cada sensibilidad que lo mismo nos hace derramar alguna lágrima o el tacto volviéndose mas cercano. La humildad es el poder de las personas para ver el corazón de otras personas con AMOR sin importar nada más...

A nadie molesta. Ese tesoro tiene capacidad de herir como un dardo que se clava en el corazón mas, jamás lo hará porque la ofensa carece de sentido. Me lleno de su oxígeno con el tacto de aire que fluye en mis pulmones y el tacto de mis manos que desgrana palabras como puños a la vida...Me entrego a todas luces a la humildad que es capaz de desvelar los misterios más grandes que puedan existir y existiran, y a la melodía del alma que se me derrama como el agua por un cristal; creciendo a lo profundo de mi corazón solitario...y sintiendo el dolor, la alegría, la sencillez, el beso, el cielo, el mundo entero que se abre como el sentimiento de felicidad; de plenitud, de silencio...

A veces la humildad se olvida y no aprendo el camino de regreso. La busco con avaricia y más lejos queda pero, suceden cosas que la provocan en mi vida como en las demás personas pues mi flor vuelve a florecer, vuelve al hogar en mi pueblo o en Córdoba plagada de gentes en sus aceras...y me expando con felicidad como un niño que le habla a Dios suplicando que se quede conmigo un poquito más...



6 comentarios:

Anónimo dijo...

Suplicando que se quede un poqito más? la maravilla de la vida está siempre en nosotros.
La melodía del alma, la felicidad, la humildad y el resto, tenmos que alimentarlo con el corazón, para que hagan nido y no se aparten de nosotros.
Un abrazo.
Ambar

Abuela Ciber dijo...

A veces somos tan humanos que damos lastima
Pero nuestra esencia a veces desborda el ser u en aperturas de conciencia nos vemos maravillados con el vivir
Cariños

dijo...

Cómo me emocionan tus palabra,cada día más poeta,cada día más tierno,espiritual,sencillo...
Esa flor de la humildad,a mí también se me pierde en ocasiones,aunque quiero creer que sólo se me despista,pero vuelve a mí,SÍ,ella vuelve porque es la huella por donde quiero pasar,el aromo que quiero oler en cada momento de mi vida .
Ayer hablaba del perdón,porque siento que me quejo y no pienso que hay tanta gente que lo está pasando peor!!
Por ello ,busco la humildad,para saber que hay que aceptar nuestra fragilidad,nuestra sustantividad.
Eres una gran persona y espero que la luz de mis cuadros te siga llegando desde la ventana de mi casita
Besucos ,amiguco y GRACIAS!!

recomenzar dijo...

es una maravilla como escribis
un abrazo desde Miami

Amapola Azzul dijo...

Da gusto verte feliz.
Besos.

Ángeles dijo...

"..y me expando con felicidad como un niño que le habla a Dios suplicando que se quede conmigo un poquito más..."
Tu entrada hace que miremos en nuestra alma sentimientos que afloran cuando algo la acaricia. Cada vez escribes mejor, eres un trovador de las cosas sensibles, esas que cosquillean el alma como una dulce melodía... Creo siempre en la bondad de las personas desde el amor y la humildad y tú me has sumergido en los latidos de mi alma, hoy que estaban un poquín hundidos.
¡Gracias por tu ayuda en esta dura etapa de mi vida!

Abrazos de luz.
Ángeles