jueves, 29 de octubre de 2020

Canción de cuna

 

 

En mi vida pude ver con mis propios ojos, lo que el hombre puede hacer para subsistir... La necesidad hizo su aparición en cada país del mundo; en cada familia. Después de luchar contra el Coronavirus, las familias carecían de recursos y no había día que no pasara algo espantoso por la lucha de la supervivencia. Los vecinos olvidaban a los vecinos, las familias se separaban por el hambre, la enfermedad, el dolor del corazón;  todo lo horrible, se convertía en algo cotidiano como cuando me contaba mi abuelo aquellas míseras historias sobre la post guerra española. La gente se embrutecía olvidando sus sentimientos y yo, era testigo de esa dureza que crea la sed del el hambre...me pregunto hasta dónde pueden llegar las personas en esta sin razón.

 

Un coche la dejó en el número 32 de mi calle como quién deja a un perro abandonado. La casa es humilde; abandonada desde cuando sus dueños se fueron a la capital dejándola sola de habitantes hasta que ella llegó. A los pocos días, le pusieron luz y agua; nadie más entró. Nunca supe su nombre. Caminaba con la mirada perdida; ausente. Vestía una ropa humilde y tenía unas manos muy trabajadas de campo...La gente con la que se cruzaba no disimulaba su indiferencia porque la tragedia de sus casas no era para menos. Caminaba siempre ausente. La comida se la daba Cáritas o la Cruz Roja y por las noches de invierno, cuando todo estaba en silencio, se la escuchaba cantar canciones de cuna hasta bién entrada la madrugada. Decían que era un de un pueblo de Sevilla y que estaba embrujada, maldecida o poseida...

 

Con el tiempo, el pais ha ido ganando en calidad de vida. La gente encuentra empleo, no faltaba la comida y el gobierno con sus recursos, se preocupa mas de la gente que está en la indigencia...pero ella sigue viviendo en aquella casa casi en el anonimato. Cuando se cruza con madres que llevan a su niño recién nacido, su mirada se enciende de pleno amor; como si algo la sacara de esa ausencia por un amor maternal que empaña su mirada...Ya han pasado tres años desde su llegada. Parece que la gente no tiene esas necesidades que las hace enfrentar unos con otros pero ella sigue igual de ausente. La vacuna contra la covid-19 funciona y hasta hay fiestas de norte a sur y de este a oeste...


Como cada noche la escucho cantar. Su voz es dulce como una nana que se pierde hasta entrada la madrugada y yo, he dado parte a la Guardia Civil porque esa mujer merece una atención...Esta tarde, la asistente social del pueblo ha entrado en su casa y ha salido llorando con un pañuelo en la boca, casi vomitando cuando se encontró con aquella escena. Yo he entrado en la casa. Ella abrazaba una mantita llena de miedo por que no se la arrebataran. Le dije que se tranquilizara y ella tuvo mas confianza conmigo. Me acerque poco a poco mientras se abrazaba a aquellos andrajos que envolvían a lo que quedaba de un cadaver de un recién nacido...Hoy he visto de cerca a la locura y la locura esconde razones que me hacen llorar. Ruego a Dios que estas sin razones no se repitan y que la educación de nuestros hijos lleven el peso de la realidad...


7 comentarios:

Campirela_ dijo...

Que historia nos dejas hoy más cruel. Hay razones que no se entienden como puede haber personas que vivan en tal miseria y pobreza. Creo que nos estamos volviendo inhumanos cosas que no lo podemos permitir, ya que todos necesitamos de todos, para nuestra mejor salud mental.
Un fuerte abrazo y lastima de historia.

Rafael dijo...

Sí, es una "sin razón", como bien dices, pero hay casos así, muy irracionales.
Un saludo.

Sandra Figueroa dijo...

Cosas y casos de la vida. Saludos amigo Buscador.

Albada Dos dijo...

Durísima entrada, de una pérdida de la realidad total, que no dudo que puede conllevar la no aceptación de la muerte de un reciñen nacido. Una escena impactante que reflejas adecuadamente, Buscador.

Un abrazo, amigo

Susana Moreno dijo...

Qué pena me ha dado. Un beso

Meulen dijo...

Solo Dios bien sabe el motivo cierto de su desolación trastornado en esa locura, que a veces esos seres abandonados de todo amor se rompe por dentro lo más relevante que es la existencia misma por lo que se es y será...y de que modo han dado aquellos que debieron velar por su enseñanza de todo tipo.

Solo ella sabe la auténtica razón de porque llega a esa etapa de su vida...y cual es lo que al final la lleva aferrase a un cuerpo sin vida...

Siby dijo...



Que tristeza mi amigo,
eso si es cruel, no se
que mas decirte mi amigo.

Besitos dulces
Siby